Compartir:

Abu Simbel, un templo cavado por los dioses

Enterrado bajo la arena, Abu-Simbel- el gran templo de Egipto- permaneció en el olvido hasta su redescubrimiento en el siglo XIX. Un hallazgo que traería a la luz la majestuosidad de los tiempos de Ramsés II y Nefertari, los dioses en la tierra para los egipcios.

Y como no podía ser menos, estos templos son el reflejo de su divinidad: dos auténticas obras de ingeniería cavadas en la roca y que hoy podemos visitar para recoger esos ecos del pasado.

Así, los templos de Ramsés II y Hathor se encuentran en un marco inigualable, flanqueados por el lago Nasser y por las poblaciones remotas que mantienen sus costumbres a pesar de ser un punto de encuentro para turistas intrépidos que se adentran en los secretos de Egipto.

¿Quieres sentir de cerca las piedras que acogieron la presencia de los faraones y sus rituales?, ¿Y sentir el magnetismo de un lugar inigualable, no solo en África, sino en el mundo? Entonces no lo dudes y pon rumbo a Egipto para adentrarte en los templos de Abu Simbel.

¿Qué es Abu Simbel?

Se trata de un complejo arqueológico que se sitúa en Nubia, al sur de Egipto. Localizado en la ribera occidental del Lago Nasser, se compone de dos principales templos uno de ellos dedicado a Ramsés II y el otro a Nefertari, su primera esposa y, dicho sea de paso, su predilecta.

Un poco de historia

Se construyó bajo la orden de Ramsés II y tardó unos 20 años en construirse (1284 a.C-1264 a.C).

¿El motivo de su construcción? La celebración de la victoria en la batalla de Kadesh y como símbolo de poder ante los enemigos y vecinos nubios. Y si hoy en día sigue proyectando la misma grande, seguramente en su época cumplió su propósito.

Así, tras su época de grandeza los templos se llenaron del polvo de la arena y el olvido hasta el año 1813, cuando el suizo Johann Ludwig Burckhardt desempolvó los templos para devolverlos a la vida.

Los templos y su culto

El templo mayor o de Ramsés II está dedicado a su propio culto, así como al de los dioses Amón, Ra y Ptha. Este templo se encuentra custodiado por cuatro estatuas sedentes.

Por otro lado, el templo menor o de Nefertari tiene seis colosos en la fachada principal ¿A quién rinde culto? A la belleza de la propia Nefertari y a Hathor, diosa del amor.

Algunas curiosidades

- A diferencia de las otras estatuas de la época, la imagen de Nefertari presenta el mismo tamaño que la de Ramsés II.

- Durante solo dos días al año (21 de febrero y 19 de octubre), el templo presenta una estudiada alineación con el sol. Durante las horas solares, un rayo de luz ilumina las imágenes de Amón, Ra y Ramsés.

- La imagen del dios Path permanece todos los días en la penumbra, a pesar de entre estas dos figuras ¿el motivo? Path era el dios del inframundo, por lo que debía permanecer en la sombra.

- Las fechas de esta alineación con el sol corresponden, aunque no se sabe con certeza, al cumpleaños y la coronación del faraón.

- El templo se construyó sobre un lugar considerado sagrado por los egipcios.

- El complejo arquitectónico fue trasladado piedra a piedra y montado sobre una colina artificial ¿por qué? Para evitar posibles daños por la presa cercana.

Visitar Abu Simbel

El modo más común y fácil es llegar en avión, aunque también puedes acceder en autobús o, más original, a bordo de un crucero a través del lago.

La mejor opción es ir con una visita guiada –puedes encontrarlas disponibles en español-para que conozcas todos los secretos del lugar.

- Precio de entrada para los dos templos: 50 Libras Egipcias LE (Aproximadamente 2,46 euros)

- Horario, días laborables de 6h00-17h00

Anterior El Lago de Constanza, la joya desconocida del norte
Siguiente Bienvenidos a Nueva York, la capital del mundo

Ofertas Relacionadas

Egipto Básico

7 noches
Desde 950 €
Consultar

Nilo Clásico

7 noches
Desde 981 €
Consultar

Egipto Básico al Completo

7 noches
Desde 1.104 €
Consultar

Categorías

Artículos relacionados