Compartir:

El submarinismo es el rey

La belleza y la biodiversidad que atesoran los fondos marinos de Maldivas hacen de este país el lugar perfecto para disfrutar del buceo, tanto si el viajero es un submarinista experto como si se dispone a hacer su primera inmersión. Debido a la popularidad de este deporte, existen cientos de empresas en Maldivas que ofrecen cursos y alquiler de materiales. Muchas de ellas, incluso, dan la oportunidad de realizar una formación completa, expidiendo al terminar un certificado con el sello PADI (Professional Association of Diving Instructor), el organismo más importante en el mundo del buceo. Este certificado otorga a su poseedor la capacidad de bucear en cualquier océano, mar o lago del mundo, y sin él, o sin uno expedido por una entidad similar, no está permitida la práctica de este apasionante deporte. Por supuesto, en la gran mayoría de los hoteles y resorts de Maldivas se puede acceder a los cursos y materiales necesarios para sumergirse en las increíbles aguas que bañan el país.

Resulta complicado elegir un determinado atolón o una isla en concreto para explorar sus fondos marinos, sobre todo cuando se tiene poca experiencia en este apasionante deporte. Así, lo mejor es dejarse asesorar por el personal del resort a la hora de contratar la actividad submarina. De todos modos, si tienes la opción de elegir por ti mismo el lugar de la inmersión, existen algunos enclaves de Maldivas donde la práctica del submarinismo resulta especialmente atractiva. Por ejemplo, cerca de Malé están el Guraidhoo Corner, un lugar que siempre está lleno de grandes peces, como pargos, rayas y tiburones grises de coral, y el Maldive Victory Wreck, los restos de un barco naufragado en 1981 que yacen a 35 metros de profundidad. También en las inmediaciones de la capital encontramos Banana Reef, un punto situado en el atolón Malé Norte, donde abundan las tortugas y los peces Napoleón gigantes; la isla de Kurumba, repleta de peces de colores tan acostumbrados a los submarinistas que llegan incluso a comer de sus manos; la impresionante barrera de coral de Kanifinolhu, o el lugar conocido como Shark Thila, que cuenta con una increíble biodiversidad en la que predominan los tiburones grises de coral, los peces tropicales y las tortugas mordedoras.

snorkel en maldivas

 

Inmersiones lejos de la capital

Desde el punto de vista de la belleza de sus fondos marinos, de su exotismo y de su maravillosa biodiversidad, hay varios atolones que destacan de forma notable además de Malé Norte y Malé Sur. Se trata de los conocidos como Ari, Vaavu, Meemu, Rasdhoo, Thaa, Laamu, Addu y Gaafu. El atolón de Ari es uno de los más importantes de todo Maldivas, y entre sus islas hay algunos verdaderos paraísos para los submarinistas: Manta Reef, que hace honor a su nombre, siendo el lugar donde viven cientos de mantas-raya; Rangali e Himandho, lleno de peces enormes, entre los que llama la atención el tiburón-ballena, o Kudarah Thila, donde miles de peces de colores nadan junto a un macizo de coral. En el atolón de Vaavu es famoso por la gran cantidad de tiburones de casi todas las especies que nadan por sus fondos marinos, mientras que el de Rasdhoo destaca por su gran biodiversidad: sumergiéndose en el punto conocido como Madivaru Beru es posible admirar prácticamente el 100% de las especies marinas de Maldivas.

El resto de los atolones mencionados cuentan con distintos enclaves de gran valor natural y una sorprendente belleza submarina. Por ejemplo, el precioso arrecife coralino de Maanaagalaa Giri, en el atolón de Gaafu; el canal Olhugiri Kandhu, lleno de tiburones y meros gigantes, en el atolón de Thaa; las cuevas submarinas de Mulaku Kandhu, en el atolón de Meemu, o los restos de un naufragio en British Loyalty, en el de Addu.

 

Algunos consejos y advertencias

Si quieres que tu experiencia bajo el agua de las Islas Maldivas se convierta en un recuerdo imborrable, y no quede empañado por ningún incidente desagradable, recuerda siempre estas sencillas indicaciones:

-          Si nunca antes has buceado, presta el 100% de tu atención a los instructores. Y si ya lo has hecho alguna ocasión… presta el 100% de tu atención a los instructores también. Cada fondo marino es diferente, y toda precaución es poca cuando nos hallamos fuera de nuestro elemento.

-          El fondo marino es un ecosistema protegido, que no solo merece todo nuestro respeto, sino que además constituye uno de los principales reclamos turísticos de Maldivas. Por ello, está terminantemente prohibido romper intencionadamente cualquier trozo de coral, por pequeño que sea. Si quieres un recuerdo, tendrás que comprarlo en una tienda de souvenirs.

-          Sigue siempre la regla de oro de los submarinistas: ver pero no tocar. Algunos arrecifes pueden tener bordes cortantes, y lo que parece una simple piedra puede resultar ser un pez venenoso camuflado. Disfruta al máximo de tu experiencia bajo el agua, pero mantén los pies en el suelo.

 

Y si no te quieres sumergir…

Teniendo en cuenta que Maldivas es el país más llano del mundo, con una altura media de dos metros sobre el nivel del mar, podemos deducir que las actividades como el senderismo, la escalada o el barranquismo no se estilan mucho en estas islas. Toda la oferta de turismo activo del país gira en torno al agua, como no podía ser de otra forma. Así, la pesca, el surf y las excursiones multiaventura conocidas como Safaris atraen poderosamente a los viajeros más decididos que quieren cambiar por unas horas el sol y la playa por actividades más emocionantes. De un tiempo a esta parte, Maldivas se ha convertido en una meca para los amantes del surf de todo el planeta, gracias a las magníficas olas que se pueden coger durante los meses centrales del monzón húmedo, de abril a octubre, sobre todo en los atolones de Malé, concretamente en la isla de Lohifushi. Por su parte, los aficionados a la pesca disfrutarán de lo lindo realizando alguna de las excursiones que ofrecen los resorts de Maldivas. Una jornada a bordo de un velero tradicional llamado dhoni, respirando aire puro, contemplando un paisaje increíble y culminando la experiencia con un banquete a base de los pescados conseguidos, asados en una barbacoa, es, sin duda, una perspectiva más que apetecible. En lo que se refiere a los Safaris, se trata de excursiones que pueden durar uno o varios días, y que condensan varias actividades en una misma experiencia: avistamiento de ballenas y otras especies, visitas a playas desiertas, buceo…

 

Más deportes acuáticos y experiencias inolvidables

Cuando decimos que tu hotel o resort dispondrá de todos los servicios que puedas imaginar, no estamos exagerando… Los complejos turísticos de Maldivas ponen a disposición de sus clientes una de las más amplias ofertas de actividades del planeta. Si te apetece practicar algún deporte acuático, independientemente de si ya tienes experiencia o eres un novato, en tu resort podrás elegir entre actividades tan entretenidas como montar en moto acuática, hacer surf, kitesurf o windsurf, practicar body boarding, dar un paseo en canoa o a bordo de una banana inflable arrastrada por una lancha, navegar en un catamarán o en un barco con fondo de cristal, o hacer esquí acuático. ¿Demasiada adrenalina? No pasa nada, todos los grandes hoteles de Maldivas cuentan con mesas de ping pong, billares, futbolines, hockey de mesa y dianas para echar una partida de dardos.

Para vivir una experiencia inolvidable al más puro estilo de Maldivas, una de las mejores opciones es realizar una excursión a una de las 1.200 islas del archipiélago. Puede ser una de las habitadas, para conocer de primera mano la forma de vida tradicional de sus pobladores. Llevan una existencia tranquila, apacible y alejada del turismo, de manera que conservan intactas sus costumbres y se siguen dedicando a la pesca y a la agricultura igual que sus antepasados. Y si se trata de una isla deshabitada, podrás sentirte como auténtico Robinson Crusoe, explorando un territorio prácticamente virgen en mitad del paraíso. Aún hay más: en tu resort hallarás también la posibilidad de contratar un paseo en lancha por las aguas del Océano Índico, siguiendo el rastro de los delfines, un tour aéreo en hidroavión, una excursión a Malé para darte un baño de cultura o ir de compras, o una inmersión a bordo de un submarino de verdad, llamado Whale Submarine, desde el que admirar toda la belleza que se esconde bajo la superficie del agua de Maldivas.

surf en maldivas

 

¿Qué tal un poco de relax y bienestar?

Maldivas es un destino puntero a nivel mundial en lo que se refiere al turismo activo y las experiencias emocionantes en el agua, pero su oferta en materia de relax y bienestar también es muy amplia y variada. Para empezar, todos los grandes hoteles y resorts del país cuentan con, al menos, un spa en el que relajar los músculos tras una intensa jornada en la playa, buceando o realizando alguna excursión. Fisioterapeutas, masajistas y toda clase de profesionales del bienestar trabajan diariamente en los resorts de Maldivas para hacer aún más placentera la estancia de los viajeros. También existe la opción de acudir a clases de yoga, tanto dentro de una sala del hotel como en el exterior, incluso en la playa. Y no debemos olvidar la terapia conocida como Ayurveda, un sistema asiático de sanación con base en la medicina tradicional india, que emplea el masaje relajante y las hierbas medicinales como únicas herramientas. Cada vez más complejos turísticos la incluyen en su carta de servicios.

atolón maldivas

Anterior 5 museos de Cuba que no debes perderte
Siguiente Un país envuelto y mimado por el azul del mar

Categorías

Artículos relacionados