¿Cómo vestirse en Laponia en invierno? Consejos para preparar el equipaje perfecto

Compartir:

¿Cómo vestirse en Laponia en invierno? Consejos para preparar el equipaje perfecto

La pregunta ¿cómo vestirse en Laponia en invierno? es una de las más repetidas por cualquier viajero que desee visitar este país. Es importante recordar que esta zona se encuentra en el norte de Finlandia, por lo que las temperaturas pueden llegar a ser muy extremas en las ciudades más visitadas. Así que si estás pensando en pasar tus próximas vacaciones en esta ubicación, la siguiente información te interesa.

¿Cómo debe ser tu ropa en Laponia?

Como venimos comentándote, muchos de los destinos arriba indicados están pensados para los más pequeños. Teniendo en cuenta que la temperatura oscila entre los -5 ºC y los -20 ºC, parece evidente que se necesita una ropa determinada que os proteja, también a tus hijos, de cualquier problema de salud. Te detallamos a continuación lo que no debe faltar en tu maleta.

Capa 1

Necesitarás ropa interior térmica lo más ajustada posible a tu cuerpo. Debes recordar que debes mantenerla siempre seca y que sea transpirable. 

Capa 2

A la base anterior, debes añadirle prendas gruesas. Un pantalón cómodo, un forro polar y encima un mono térmico. Si tienes frío, añade un jersey bajo el mono. Insistimos, la transpiración es fundamental para que el sudor haga las veces de termostato natural de tu cuerpo.

Capa 3

Es la que está formada por chaquetones, protectores, gorros, guantes y complementos varios que sean impermeables. En este caso, resulta básico impedir que la humedad entre en contacto con la ropa que cubren estas prendas para evitar enfriamientos y problemas de salud.

Aparte de estas tres capas no debes olvidarte de completar tu atuendo con:

- Unas buenas botas. El mayor problema del calzado es que se piensa que las botas de esquí pueden servir para este viaje. Este craso error provocará que vayas andando como un robot y que apenas tengas movilidad. Escoge una bota de invierno sólida y ponte varios calcetines. No te olvides de tu mochila para ir cambiándote los calcetines conforme lo vayas necesitando.

- Gafas de sol. La ceguera que provoca la nieve es más peligrosa de lo que parece y puede dañar tu retina con enorme facilidad. Recuerda que no te servirán las gafas que llevas a diario. Debes adquirir unas específicas o bien usar las gafas protectoras que usas para esquiar.

- Complementos varios. A los clásicos guantes, gorros y bufandas has de añadirles varios adminículos que están relacionados con el montañismo y que consisten, por ejemplo, en bolsas de gel que se calientan al tacto y similares. Busca en una tienda especializada y por poco dinero podrás conseguir un resultado muy efectivo.

- Barritas energéticas, frutos secos y aperitivos saludables. Lo sabemos, no es ropa y puedes comprar estos productos allí, pero recuerda que cada trayecto consiste en varios kilómetros sobre la nieve a una temperatura extrema. Estos artículos os darán energía y te ayudarán a enfrentarte a cualquier tipo de bajón físico provocado por la intensa actividad que requiere este viaje.

Ten presente que esta forma de vestirse no es una cuestión secundaria, ya que de ella depende tu salud. Pasar varias horas a una temperatura por debajo de los 0 ºC sin la ropa adecuada provoca daños que pueden hacer que tus vacaciones terminen en el hospital.

Llevar siempre ropa seca a mano es una obligación, no beber alcohol y acudir al médico antes de tu viaje para exponerle el destino que vas a visitar y la medicación que tomas son medidas a tener muy en cuenta para que tu viaje sea perfecto.

Esperamos haberte ayudado a conocer mejor la respuesta a cómo vestirse en Laponia. Ahora que conoces estos pormenores de tan interesante aventura solo falta que te animes a embarcarte en un viaje inolvidable. Estamos convencidos de que no tardarás en aconsejar esta visita a tus mejores amigos, para que disfruten tanto como tú lo harás en una zona cercana al Polo Norte en la que resulta imposible no caer rendido ante sus múltiples y bellos encantos.

Anterior Un paseo por los sabores de Alemania
Siguiente Un muro para separar...y después unir

Categorías