Compartir:

Costumbres del caribe

Existe en el Caribe una mezcla religiosa espiritual casi inverosímil y magnética, a su vez. Aunque la religión católica es predominante en la mayor parte del área geográfica caribeña, la creencia en espíritus, la práctica de rituales y el uso de amuletos es una de las costumbres del Caribe más curiosas que puedes encontrar si viajas a algún país caribeño y te relacionas con sus gentes.

¿Por qué? Conocer una cultura en profundidad requiere recorrer los centros históricos y neurálgicos de sus ciudades y pueblos en busca de conversación y observación de sus habitantes. El carácter caribeño es extrovertido y sociable, por lo que si queréis conocer de cerca las costumbres del Caribe más curiosas, lo tenéis fácil. Tan solo tenéis que sonreír y ser amables y veréis que sus gentes responden en sintonía rápidamente, abriendo las puertas de sus casas y de sus vidas para contaros y enseñaros algunas de sus tradiciones.

El verdadero origen de la espiritualidad del Caribe

Con motivo de la llegada de esclavos africanos en la colonización, diversas etnias africanas llegaron al Caribe, siendo los yorubas (provenientes de Nigeria) los más representativos e influenciadores en la posterior santería cubana. Los esclavos negros llevados hasta las Américas no solo influyeron en la cultura caribeña (gastronomía, folklore, carnaval caribeño, etc.). También lo hicieron en la religión. Fueron su energía, su espiritualidad y sus creencias lo que causó furor en la isla. Mientras trabajaban a ritmo de látigo, estos no dejaban de profesar culto a sus dioses y santos para sobrevivir a las desdichas y condiciones inhumanas a las que se veían sometidos.

Es por esto que las costumbres religiosas caribeñas son, en realidad, fruto de una mezcla cultural e interracial lógica que, durante años, ha ido enraizándose en sus gentes. Hablamos de ciertas costumbres del Caribe que forman parte de la santería o Regla de Osha-Ifá, un sistema religioso que unifica valores y creencias del catolicismo y costumbres y rituales de la cultura yoruba. Algunos son devotos creyentes de Jesús y otros son más proclives a los altares, las velas y los crucifijos.

¿Qué es la santería y dónde se practica?

La santería se fundamenta en la existencia de una fuerza universal creadora del “todo” a quien llaman Olodumaré. La creación de este Dios tiene lugar a través de una energía mágica, potente y única a la que denominan Ashé. El Ashé es, a su vez, favorecido y bendecido por los Orishas o santos. Existen cinco Orishas mayores, que son Eleggua, Obatalá, Yemayá, Changó y Ochun.

¿Cómo protegen los Orishás a quienes practican la santería? Durante una ceremonia típica yoruba se les practica culto mediante la puesta de collares de santo también llamados elekes. Cada eleke es de un color diferente, pues cada Orishá tiene su propio color. Normalmente, en la misma ceremonia la persona que rinde culto y somete su fe se coloca cinco collares (uno por Orishá). Son los sacerdotes y sacerdotisas de santería quienes consagran la puesta de los elekes.

Los elekes sirven como protección espiritual del santo al que corresponden y repelen las energías oscuras, los males de ojo y las brujerías de quienes lanzan magia negra. De los ekeles irradia el Ashé o energía protectora que cada Orishá genera y aporta a quien lo lleva, bendiciéndole con ella. Es común ver en Cuba cómo los cubanos llevan frecuentemente colgados en el pecho los collares de santo. Es así como manifiestan abiertamente la fe en el santo elegido así como la veneración que se le profesa.

La santería predomina en Cuba principalmente, pero también en Puerto Rico, República Dominicana, Colombia, Panamá, Brasil, Venezuela y áreas de influencia latina e hispana en Estados Unidos de América.

El vudú en Haití

También con orígenes africanos, el vudú se manifiesta culturalmente exclusivamente en Haití. Iniciado como una costumbre del Caribe influenciada por la etnia africana, el vudú haitiano se ha convertido en una práctica conocida mundialmente por su mezcla de la magia y la hechicería. Pese a su mala fama, el vudú contiene bastante simbolismo católico y se usa primordialmente con fines curativos o paliativos.

El objeto vudú más conocido es el muñeco vudú (representa a la persona en quien se piensa). Este es conocido también por su vinculación con fines dañinos a otras personas a través de la puesta de alfileres en el muñeco, que no son para provocar dolor sino para sujetar los objetos personales de la persona en cuestión al mismo. Esto es porque se precisan elementos como fotografías, pelo o un trozo de ropa de la persona a quien va dirigido el ritual. El fin del ritual vudú depende de la intención de quien lo realiza. Por eso, el vudú no es bueno ni malo.

Anterior Guía de Bayahíbe para turistas como tú
Siguiente Turismo volcánico en la isla de Montserrat

Ofertas Relacionadas

Nueva York - Riviera Maya

7 noches
Desde 2.729 €
Consultar

Bangkok y Phuket

6 noches
Desde 1.955 €
Consultar

Budapest y Praga

7 noches
Desde 1.998 €
Consultar

Categorías

Artículos relacionados