Compartir:

Dónde comer en Cuba

La gastronomía cubana se caracteriza por ser deliciosa a la par que sencilla y asequible de precio. Si estás pensando en visitar La Habana próximamente, puede ser interesante que vayas anotando algunos de los restaurantes de los que hoy te hablamos para saber dónde comer en Cuba. Para disfrutar de la gastronomía tradicional hay que comer como un cubano, y la cuestión se complica precisamente porque los cubanos no suelen comer en restaurantes. Son asiduos a comer de forma sencilla en casa o en puestos callejeros, pero no gastan en ocio gastronómico.

¿Dónde comer en Cuba siendo turista?

Por eso, los restaurantes no son el punto fuerte de Cuba y no resulta todo lo fácil que debiera dar con los mejores sitios para comer o cenar en La Habana. La explicación es bien sencilla: conseguir algunos de los ingredientes más básicos de la cocina es complejo por la escasez salarial y el alto precio de la alimentación y productos primarios. Además, el sector primario (que engloba la alimentación) no está industrializado, por lo que no existe un comercio mayorista que sea capaz de abastecer a una red de restaurantes, y, en consecuencia, al no poder ofrecer éstos un servicio de calidad, no existen

En contraposición, están los paladares, que son restaurantes privados gestionados por los propios cubanos que surgieron como alternativa a los restaurantes de propiedad estatal. Si bien ya hay alternativas gastronómicas para los turistas, los precios están subiendo mucho, alcanzando incluso precios similares a los Europa. En La Habana no funciona reservar en un restaurante caro y bien recomendado y esperar que la calidad sea proporcional al precio pagado. Si te estás preguntando dónde comer en Cuba con buena relación calidad precio, lo mejor es ir a paladares baratos a comer platos típicos. No olvidemos que la gastronomía cubana es rica y variada en ingredientes sanos y deliciosos y sus platos son bastante saciantes.

Paladar Doña Eutimia en La Habana Vieja

Casualmente, las recomendaciones en la red sobre este paladar hacen honor a la realidad. Este paladar es uno de los restaurantes que más merecen la pena en la capital de la isla caribeña. La comida está deliciosa y la forma en que está cocinada denota dedicación y grandes nociones de la cocina cubana que más enamora a los turistas. Es cierto que el nivel general de la media gastronómica es bajo para comparar, pero el Paladar Doña Eutimia nos ofrece un buen menú típico cubano por unos quince euros por persona que incluye un entrante, un plato principal, una bebida y postre.

Y como era de esperar, si un buen restaurante está muy solicitado, se complica el acceso a la hora de reservar. En este caso no ocurre así exactamente, pero os tendréis que ubicar bien en La Habana para no confundiros y entrar al verdadero paladar Doña Eutimia y no a otro. Se da el caso de que otros paladares, en una campaña de marketing poco legal, se hacen pasar por el auténtico Paladar Doña Eutimia para captar clientes.

Paladar Los Mercaderes en La Habana Vieja

Altamente recomendado en la red como lugar perfecto para degustar la típica comida cubana pese a sus caros precios. No es raro que quieras reservar en este paladar para darte el gusto de regalarte una buena comida, aunque económicamente pueda resultar un lujo. Y es que comer o cenar en un restaurante ubicado en una preciosa casa colonial no es una oportunidad que ocurre a diario. Te recomendamos que cuando entres te fijes bien en los precios de la carta. En La Habana ocurre a veces que los captadores en la calle muestran a los turistas cartas con precios inferiores a los reales, así que antes de sentarte, ten claro qué es lo que vas a poder y querer pagar por comer en La Habana.

La realidad es que la justificación por los altos precios por persona de sus menús (llegan incluso a cuarenta euros) no se fundamenta. Su carta de vinos no está bien estructurada y los platos elaborados tampoco se sostienen si atendemos a la típica comida de allí. Como sitio elegante está bien para simular el ambiente europeo que un turista puede desear en cierto momento, pero si de verdad quieres comer bien, es mejor que inviertas tu dinero en otro sitio.

Anterior ¿Planeando tus vacaciones de Semana Santa? ¡Ven al Caribe!
Siguiente Turismo de montaña en Antillas. ¿Te atreves con el Pico Duarte?

Categorías

Artículos relacionados