Compartir:

Cubalibre cubano

Si viajas a Cuba, hay varios sitios, comidas y espectáculos nocturnos que no debes perderte. Mientras que de día podéis recorrer más a fondo la cultura y el arte cubano en estado puro, al finalizar la jornada turística, y después de una buena ducha en el hotel, no hay nada como descubrir la música, los bailarines y artistas de la isla bonita viviendo una noche musical cubana divertida e inolvidable. Hay espectáculos donde podéis cenar mientras quedáis asombrados con tanta maravilla en movimiento, pero también os ofrecen tomar una copa o un cóctel. Os contamos todo sobre el mejor mojito y cubalibre cubano, así como de otros ricos cócteles que harán que vuestro paladar sienta al ritmo caribeño.

¿De dónde viene el mojito? ¡De Cuba!

Como no podía ser de otra manera, el mojito tiene sus orígenes en Cuba. Nos remontamos unos cuantos siglos atrás para rememorar la trepidante época de los piratas. En sus comienzos, el mojito era conocido como “El Draque”, en honor a Sir Francis Drake, unos de los piratas más temidos de toda la historia. Seguro que mojitos habréis probado muchos, pero ninguno como el mojito cubano. Ya lo decía Hemingway, que su mojito favorito era el que ofrecen en el bar La Bodeguita de En medio, que podréis degustar también en vuestro viaje a Cuba. ¿Queréis saber cómo se hacen?

Los ingredientes del típico mojito cubano

Al principio, el mojito estaba hecho con tafia en lugar de ron. Mientras que la tafia también está hecha con el jugo de la caña de azúcar, no se deja envejecer. Sin embargo, el ron, a base del mismo ingrediente, se estaciona en barriles de madera para provocar esa destilación y aroma envejecido que tan característico lo hace. El nombre del mojito proviene del mojo, o aliño hecho a base de lima de origen cubano pensado inicialmente para aderezar platos y no bebidas. El mojito, como ya sabéis, lleva lima. Por eso, al pedir uno de estos cócteles, se pedía con un poco de mojo, o de mojito, y de ahí quedó bautizado como el mojito que a día de hoy conocemos. Además de una parte de zumo de lima, el mojito requiere de una parte de ron blanco, además de cucharada y media de azúcar blanca, dos ramitas de hierbabuena fresca y una buena parte de hielo.

Secretos del mejor mojito de Cuba

A la hora de preparar este rico cóctel, hay que tener en cuenta no solo la receta, sino seguir al pie de la letra el orden de los ingredientes, así como unas cuantas peculiaridades. Primero, se echa el azúcar blanco en un vaso alto y ancho para que nos facilite remover el hielo después. Después, se vierte la lima, y antes de echar la hierbabuena, podemos echar el agua con gas o sifón (no es obligatorio), colocar las ramitas de hierbabuena, y empezar a remover. Por último, echamos el ron, el hielo y ¡a saborearlo!

El truco para que elaboremos el mejor mojito del mundo es usar siempre ron blanco y seco.

La hierbabuena ha de removerse, pero nunca triturarse. El hielo es mejor no picarlo, sino usar cubitos para que no se derrita tan rápido y no se agüe.

El origen del cubalibre también es cubano

Resulta que el leitmotiv del brindis de los soldados americanos en Cuba durante la guerra acontecida entre España y EEUU a finales de 1901 era “Viva Cuba Libre”. Se brindaba de esta forma típica en un bar de la Habana Vieja, con una rica mezcla de ron y refresco de cola con un poco de hielo. Y de tanto repetir el “Viva Cuba Libre” a esta mezcla deliciosa que cobró entidad propia, se le llamó cubalibre.

¿Cómo se prepara el mejor cubalibre cubano?

Al igual que ocurre con el mojito, el ron blanco es la mejor opción. El refresco ha de ser de cola, y se puede añadir una rodaja de lima o de limón junto con el hielo, hasta que rebose. En contraposición al vaso ancho del mojito, en este caso se recomienda un tubo largo y más estrecho, de tubo. También puede tomarse muy rico en una copa de balón. Se mezcla con una pajita y a refrescarse con el rico cubalibre cubano

Además del mojito y del cubalibre, combinados hay variados y el daiquiri y la piña colada son también muy refrescantes a la vez que deliciosos para que saquéis el máximo partido al ambiente de fiesta de Cuba, tanto si asistís a una sesión de jazz u os deleitáis con el Ballet Tropicana. ¿No os ha entrado sed al leer este artículo?

Anterior Desplázate por Cuba de forma segura
Siguiente Pásalo de cine en el Habana Film Festival

Categorías

Artículos relacionados