Compartir:

Guía de bayahíbe

Bayahíbe es un destino turístico donde además de disfrutar de maravillas naturales como lagos y manglares, playas paradisíacas en las que tomar el sol durante todo el año acompañado de un rico cóctel y un clima estupendo, se puede bucear en sus aguas transparentes y descubrir preciosos arrecifes de coral. Pero además, para los más aventureros y curiosos, os recomendamos en esta breve guía de Bayahíbe las mejores excursiones que os sorprenderán y harán que vuestro viaje sea realmente inolvidable.

Entre islas, cuevas y pueblos pesqueros

Al sudeste de la República Dominicana se encuentra la asombrosa isla Saona, que resulta una maravilla para quienes la visitan por formar parte del Parque Nacional del Este. Y es que, Bayahíbe es uno de los destinos caribeños más apropiados para realizar ecoturismo y excursiones naturales. Hablamos también de Mano Juan, un pequeño pueblo pesquero que hace las veces de Centro de Recepción de Visitantes en la comunidad isleña que debe figurar, sin duda alguna, en la guía de Bayahíbe de lugares más originales que no puedes perderte.

Mano Juan, un pueblo olvidado

Mano Juan está muy cerca de la Laguna de los Flamencos, lugar natural emblemático que atrae a cientos de turistas que se acercan para disfrutar del recorrido por sus caminos adornados de alegres coloridos. Sus cabañas son típicas y originales no solo en construcción, sino también en la aplicación tan original que hacen del color. Además, la Laguna de los Flamencos es un santuario de tortugas, motivo por el cual está muy protegido.

Mano Juan simboliza lo que un pueblo indígena original pudo ser y no fue. Sin duda, su existencia resulta ser una gran aportación a la historia de la isla Saona. Sin embargo, este pequeño pueblo pescador parece estar olvidado pese a contar con un atractivo turístico más que evidente. ¿Cuál es el motivo entonces para ello? Con poco menos de 400 habitantes, Mano Juan tan solo acoge a un 3% de los turistas que llegan a la isla, ya que el 97% no tiene posibilidad de visitar el poblado. La razón no es otra que las empresas que ofrecen excursiones no lo contemplan dentro de sus programas vacacionales. Por esta razón, se dice que Mano Juan está olvidado, como dejado de la “mano de Dios”. La falta de turismo ocasiona un freno constante en la evolución económica del pueblo, que se encuentra limitado no solo a nivel económico, también a nivel social y cultural, ya que los servicios básicos son más que mínimos y la población duramente tiene acceso a agua potable y energía eléctrica.

La leyenda de la Cueva de Cotubanamá

Al oeste de la Laguna de los Flamencos se haya la Cueva de Cotubanamá, donde las muestras de arte rupestre precolombino dejan con la boca abierta a los turistas más incrédulos. Cutubanamá le debe su nombre a una figura histórica y legendaria. Se trata del cacique Cotubanamá, un valiente rebelde indígena que buscó asilo en esta cueva junto con su familia para salvarse de una muerte segura. Cotubanamá fue derrotado por los españoles que llegaron en pro de la conquista durante la segunda guerra de Higüey, y con él, todo el pueblo taino.

A pesar de que Cotubanamá era corpulento y contaba con una fuerza física y moral poco habituales, las armas de los españoles, obviamente, fueron más potentes y le derrocaron. Cuenta la leyenda que le buscaron sin tregua hasta que, por fin, dieron con él. Iba caminando por un sendero hambriento y con poca ropa, y que fue en una lucha cuerpo a cuerpo con un soldado a pie cuando perdió su vida. A raíz de su muerte, la Cueva de Cotubanamá cogió más renombre y fama por la leyenda de este valiente cacique.

Más Parques Nacionales en Bayahíbe: el Lago Enriquillo

No puede faltar en la guía de Bayahíbe este parque nacional que se ubica justo al sudoeste de República Dominicana. El Lago Enriquillo se esconde entre las sierras de Neyba y Bahoruco, en pleno Parque Nacional. Lo que más atrae la atención de quienes lo visitan es que el Lago Enriquillo posee unas condiciones geomorfológicas peculiares y la consecuencia es que sus aguas contienen una densidad de salinidad de más del doble que el agua marina.

Además, más de cien especies de aves locales y migratorias se pueden encontrar allí. Entre ellas, destacan por su presencia el flamenco, la garza blanca real, el pato criollo o el pato de Florida. Estas aves se ven obligadas a convivir con anfibios y reptiles como el cocodrilo americano o la iguana de Ricord (Cyclura Ricordi), y hasta con rinocerontes. Sin duda, una belleza en conjunto fascinante para el turismo de Bayahíbe que persigue enclaves naturales mágicos y genuinos.

Anterior Tu mejor estancia en el caribe mexicano en RIU HOTELES
Siguiente Costumbres del Caribe que te fascinarán

Categorías

Artículos relacionados