Compartir:

Minas de sal de Wieliczka (Cracovia)

Las Minas de sal de Wieliczka son una de las más antiguas del mundo, y se conocen también como la catedral subterránea de sal. Lo que vas a descubrir allí es toda una obra de arte, así que no es de extrañar que ya haya sido considerado Patrimonio de la Humanidad. Si vas a viajar a Polonia, ¡tienes una parada obligatoria en Wieliczka!

Con una profundidad de 327 metros, no hay excusa para perderse este recorrido que supera los 300 kilómetros de longitud. Galerías, cámaras, capillas… Todo un museo bajo tierra que recibe miles de visitas al año. Si quieres ser una de ellas, ¡acércate hasta allí con Iberojet!

Historia de las minas de sal de Cracovia

Tras el descubrimiento de sal en Wieliczka en el siglo XIII, se iniciaron las excavaciones en dos pozos. Y para el siglo siguiente, ya contarían con el Castillo de las salinas para su administración, y que hoy se ha convertido ya en un museo.

Por su atractivo, multitud de personas célebres acudieron hasta allí para visitarlas, como Goethe, Copérnico o Bill Clinton; de ahí que algunos cuenten con estatuas esculpidas en las rocas. En sus paredes, también se encuentra ilustrada la historia de la minería de la sal, y en el interior hay también un lago subterráneo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, se utilizó como almacén de guerra para los alemanes. Una vez finalizada la guerra, su protección fue aumentando, hasta que finalmente en 1978 fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Qué ver en las Minas de sal de Wieliczka y cómo llegar

La visita a las Minas de sal consiste en un recorrido guiado de 3 horas. En total, tendrás que descender aproximadamente 800 escalones a lo largo de él, y nada más entrar, te encontrarás con los primeros 400. Aunque es un recibimiento bastante intenso, ¡agradecerás que estén al principio cuando la energía aún es alta! Además, te permitirá entrar en calor; ten en cuenta que, debido a la profundidad, las temperaturas descienden hasta los 14º, así que llévate algo de abrigo y calzado adecuado.

Una vez dentro, el espacio es bastante amplio y hasta lograrás olvidarte de que estás bajo tierra. La sala de Copérnico es de las primeras cámaras que descubrirás, donde se alza una estatua en honor a este astrónomo de nacionalidad polaca. ¡El orgullo de una tierra!

A pocos metros de esta, un conjunto de estatuas de sal, representan en la cámara Janowice la leyenda de Santa Kinga; reina y patrona de la mina. Además, esta sala, cuenta con una capilla bajo su nombre, aunque por su tamaño se asemeja más a una catedral. Los relieves de las paredes, las estatuas y la peculiaridad de las lámparas te dejarán sin palabras.

Y de una reina pasamos al rey Casimiro el Grande, que durante la Edad Media se encargó de la gestión de este interesante lugar y que por este motivo también cuenta con una sala para él. Así, las cámaras se van sucediendo sin cesar hasta el final del recorrido, donde te espera la llamada Warszawa. De allí se han extraído miles de toneladas de sal, y hoy se ha convertido en un restaurante y sala de eventos. Si tienes algo que celebrar, ¡puedes alquilarla para tu fiesta!

Por suerte, para regresar al exterior de la mina no tendrás que volver a subir todos los escalones, sino que hay un ascensor que te llevará. Se trata del que utilizaban los trabajadores, así que su estética es tal y como lo estás imaginando; estrecho y con forma de jaula. ¡Para que salgas como un auténtico minero!

Información para tu visita a las Minas de sal de Wieliczka

Si te apetece visitar las minas, puedes llegar hasta allí en tren o en autobús, así como a través de tours para turistas. La estación de destino en ambos casos se llama Wieliczka Rynek y el recorrido no llega a la media hora. En cuanto al horario del tren a las Minas de sal de Wieliczka, la frecuencia es alta y el ticket cuesta menos de 1€. La estación de salida es Kraków Glówny.

Una vez allí, podrás comprar tu entrada sin problemas, aunque puedes ir a lo seguro y hacer una reserva online. La visita se hace en grupos de 30 personas, pero si tú ya formas parte de uno de gran tamaño, tendrás que reservar por adelantado.

En cuanto a los precios de la visita, es bastante asequible. La entrada normal ronda los 21€ y la reducida los 17€. Los adultos con 2 niños de edades comprendidas entre los 4 y los 16 tienen un precio de unos 60€, y los que no lleguen a esa edad pueden acceder gratis.

Ahora ya conoces todo lo necesario para preparar tu visita a las Minas de sal de Wieliczka. ¡Reserva tus billetes con Iberojet y descubre este lugar único!

Anterior Qué ver en Suiza, moneda, tiempo en Suiza... ¡Y más!
Siguiente Descubre las maravillas de Uxmal (México), la antigua ciudad maya