Compartir:

Visitar Roma en 4 días: todo lo que no debes perderte

Roma es una de las ciudades más bellas que hay en el mundo y es una de las que tiene más historia. Fue la capital del imperio romano, uno de los regímenes más extensos y duraderos del Planeta y una de las capitales más prósperas en la antigüedad.

Tiene buenas plazas, monumentos majestuosos e iglesias llenas de obras de arte a mansalva. Una gran cantidad de atractivos que difícilmente los terminaríamos de disfrutar en un año entero de visita. No obstante, lo más importante de la capital de Italia se puede ver perfectamente en cuatro días.

A continuación, en Iberojet te indicamos un itinerario para poder disfrutar lo esencial de la ciudad de Roma en cuatro días.

Primer día en Roma

El primer día se puede hacer un paseo tranquilo visitando la Piazza Venezia y contemplar el monumento dedicado a Vitorio Emanuele II, conocido popularmente como la máquina de escribir, por su característica forma. Muy cerca de este emplazamiento hay la Piazza del Campidoglio, la primera plaza moderna que se diseñó en Roma, donde se puede visitar el Museo del Capitolio. A unos veinte minutos a pie, se puede ir a ver la basílica de Santa María la Maggiore, la iglesia más grande de Roma dedicada a la Virgen María.

Segundo día en Roma

El segundo día se puede empezar viendo la Piazza de la Republica. A pocos metros está la Fontana di Trevi, famoso enclave romano. En esta zona se puede aprovechar para visitar las tres plazas más bellas del centro de Roma: la Piazza Spagna, siempre repleta de gente en sus famosas escaleras, la Piazza del Popolo, una de las plazas con más encanto de Roma, con muchos artistas pintando y vendiendo cuadros; y la Piazza Navona, que destaca por sus fuentes espectaculares. Muy cerca de este emplazamiento se puede visitar el Panteón, originariamente un templo construido para venerar a todos los dioses romanos.

Tercer día en Roma

El tercer día de tu estancia en Roma tienes que visitar el Coliseo, lugar de ocio en la antigua Roma y gran foco de afluencia turística en la época contemporánea, debido a su buen estado de conservación. A poca distancia del Coliseo hay el foro romano, uno de los enclaves más concurridos de la Roma clásica. En esta zona también hay que visitar la Bocca della Verità, una máscara ubicada en la iglesia de Santa Maria de Cosmedin en Roma en 1632. Es típico hacerse una foto poniendo la mano dentro de la boca de la máscara, ya que si has dicho una mentira, la leyenda dice que la boca te comerá la mano. A escasos metros de aquí no hay que perderse el Circo Massimo, los restos de un estadio dedicado a la carrera de carros en la Roma clásica.

Cuarto día en Roma

El cuarto día y último en la capital del imperio romano lo puedes dedicar a visitar la Ciudad del Vaticano, el estado más pequeño del mundo y el único ubicado en las fronteras de otro estado. Antes puedes echar un vistazo al Castel de Sant’Angelo y abrumarte con la impresionante estatua del arcángel San Miguel que lo preside.

De la Ciudad del Vaticano destaca la Plaza de San Pedro, una de las plazas más grandes del mundo; la basílica de San Pedro, la iglesia católica que cuenta con más metros cuadrados de extensión del Planeta; y los museos vaticanos, que esconden un mar de tesoros artísticos como la Capilla Sixtina del gran Michelangelo o las lujosas galerías con sus paredes y techos decorados con hermosas pinturas.

Visitar los lugares esenciales de Roma en cuatro días es posible, pero si viajas cuatro días seguro que muy pronto volverás para terminar de descubrir todos los rincones que esconde la ciudad que vio nacer uno de los imperios más poderosos de occidente.

Descubre más y todo lo que te ofrece este país, con la guía de viaje de Italia.

Anterior Descubre el Puente Viejo de Florencia
Siguiente La belleza del triunfo en el arco de Constantino

Ofertas Relacionadas

Italia Bella: de Milán a Roma

8 noches
Desde 993 €
Consultar

Italia básico

6 noches
Desde 695 €
Consultar

Escapada a Roma I

3 noches
Desde 409 €
Consultar

Categorías

Artículos relacionados