Ayuda Ayuda
Menú Menú

Ámsterdam, una de las capitales de Europa

La combinación perfecta de tradición y modernidad

Todos hemos visto cientos de imágenes de los canales de Ámsterdam, contemplado representaciones de los grandes maestros de la pintura holandesa de todos los tiempos, o soñado con pasear por sus calles, plazas y barrios más emblemáticos. Ahora tenemos la oportunidad de conocer en primera persona los encantos de esta ciudad única.

Ámsterdam, una de las ciudades más bonitas y románticas de Europa, es también una de las ciudades con más ambiente del continente, una ciudad abierta y tolerante y que, además, está a la vanguardia de Europa en cuanto a espectáculos, arte y museos. Entre estos últimos destacan, por ejemplo, el Rijksmuseum, el Museo Van Gogh o la Casa de Ana Frank. Ámsterdam conserva con mimo y cuidado su enorme patrimonio histórico y cultural, y lo ofrece generosamente a los viajeros, al mismo tiempo que facilita, simplifica y enriquece sus visitas gracias a su eficiente sistema urbano de transporte. En Ámsterdam todo está cerca y es bastante normal ver a miembros de la familia real moverse en bicicleta. La capital de los Países Bajos consiguió hacer del agua un recurso valiosísimo en todos los sentidos: además de ser un suministro imprescindible, también es uno de los medios de transporte preferidos por sus habitantes. De este modo, en Ámsterdam se combinan los canales y los puentes, de más reciente factura, con la original arquitectura de los siglos XVI y XVII, concentrado todo ello en una superficie relativamente pequeña.

Los lugares más emblemáticos de Ámsterdam

La Plaza Dam

La Plaza Dam, un lugar tranquilo y hogar de cientos de palomas, es el centro y el corazón de la ciudad de Ámsterdam. Aunque existen otras plazas y lugares quizás más bonitos que visitar, todos los turistas acaban por pasar por aquí. La Plaza Dam ha sido testigo de muchos eventos históricos, como, por ejemplo, el recibimiento a Napoleón y sus tropas durante la toma de posesión de la ciudad, en 1808. Dominando la plaza, se encuentra el Palacio Real (Koninklijk Paleis).

Los canales

Ámsterdam es conocida como "La Venecia del Norte", debido a su gran número de canales, por lo que, sin duda, un viaje a Ámsterdam no está completo sin un paseo en barco por alguno de ellos, ya sea un relajante y fantástico paseo durante el día, como uno encantador y romántico por la noche, cuando muchas de las casas y los puentes se iluminan. Los cuatro principales canales del centro de la ciudad son Prinsengracht, Herengracht, Keizersgracht y Singel.

El barrio de Begijnhof

Este curioso lugar, fundado en el siglo XIV, fue el hogar de una hermandad de mujeres católicas, llamadas Begijntjes. Las casas del barrio son viejas, pero muy cuidadas. Entre ellas, destaca la más antigua de Ámsterdam, de 1465. Se la reconoce debido a su fachada de madera y es una de las dos únicas casas de madera de la capital. Este material se prohibió para la construcción por temor a los incendios. Actualmente, Begijnhof es el hogar de unas 140 mujeres, donde se pide a los visitantes respeto y silencio. Un auténtico remanso de paz en la bulliciosa Ámsterdam.

El Barrio Rojo

Ámsterdam es una ciudad conocida por su actitud liberal, y tal vez el mejor ejemplo sea la legalización de la prostitución. En su famoso Barrio Rojo, cientos de prostitutas, detrás de un conjunto de ventanas con luces rojas, ejercen el oficio más antiguo del mundo. Es, sin lugar a dudas, uno de los puntos más famosos de Ámsterdam en el que podemos encontrar cerveza, ambiente festivo y sex shops. El Barrio Rojo es algo así como un parque de atracciones dedicado a todo lo referente al sexo.

El Parque Vondelpark

El Vondelpark, de gran valor cultural e histórico, es el parque más grande de Ámsterdam y el lugar ideal para caminar, pasear en bicicleta, practicar deportes, comer al aire libre o relajarse sentado en alguno de sus cafés con terraza. Al estar situado muy cerca del centro de la capital, se ha convertido en un lugar perfecto para relajarse. En las noches de verano, se puede disfrutar en él de algún concierto, o de una obra de teatro al aire libre. En 1996 fue declarado Monumento Nacional.

El Mercado de las Flores

Uno de los atractivos turísticos de Ámsterdam que despierta más interés es el mercado flotante de las flores, un mercadillo único en el mundo, ya que los puestos se colocan en barcazas flotantes. Es el lugar preferido por los habitantes de la ciudad para comprar todo tipo de flores, plantas, tulipanes de todos los colores, semillas y artículos de jardinería. El producto estrella para los viajeros son los bulbos de tulipán, uno de los mejores recuerdos que podemos llevarnos de un viaje a Ámsterdam.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x