Ayuda Ayuda
Menú Menú

Tierra de castillos

Un país lleno de fortalezas

¿Por dónde empezar tu ruta de los castillos escoceses? ¡Cualquier opción es buena! Por ejemplo, el espléndido castillo de Blair, una de las mejores maneras de conocer la evolución de la vida aristocrática en las Highlands. Y es que a lo largo de sus 700 años de historia, este laberíntico castillo ha sido reformado en numerosas ocasiones. Lo primero que te llamará la atención es su extrema blancura, que destaca desde lejos en medio de la vegetación que lo rodea. Podrás visitar un gran número de salas y todas las encontrarás profusa y elegantemente amuebladas y adornadas: retratos, porcelanas, estucados, armas, armaduras…

Tu ruta puede continuar por el castillo de Urquhart, sin duda uno de los más fascinantes de toda Escocia. ¡Y eso es mucho decir! En primer lugar, está situado en medio del archiconocido lago Ness. De hecho, ‘se aprovecha’ de ello diciendo que desde esta fortaleza los visitantes tendrán más opciones de ver al famoso monstruo… En todo caso, su tamaño y su situación le otorgan un encanto especial. Se construyó durante el siglo XII, aunque en las siguientes centurias sufrió tantos ataques que acabó muy dañado. Se amplió en el siglo XVI para convertirlo en uno de los más grandes de Escocia, pero siguió siendo atacado, así que ahora sólo encontrarás las ruinas. Pero si de verdad quieres contemplar unas vistas de esas que quitan el sentido, debes acercarte hasta el castillo de Dunnottar. El enclave, localizado a pocos kilómetros de Stonehaven, está pensado para convertir el edificio en una fortaleza inexpugnable: en lo alto de un islote con barrancos de 50 metros hacia el mar del Norte, muros enormes y una sola entrada. En la isla de Skye, encontrarás otro buen ejemplo de castillo típicamente escocés. Es el castillo de Dunvegan, erigido a la orilla del lago con el mismo nombre y que ha sido la residencia del clan MacLeod desde el siglo XII. De hecho, uno de sus grandes atractivos es la Fairy Flag, un legendario pedazo de seda que supuestamente era mágico, ya que protegía al clan en las batallas. Para verlo tendrás que ir a la torre sur, donde se encuentra la Fairy Room, que también alberga varios recuerdos de las luchas jacobitas y una colección de cornamusas, un instrumento musical que incluso tiene una competición en el castillo durante el verano. Además, podrás ver de cerca el famoso cuerno de Dunvegan, del siglo XIV, con el que los miembros del clan demostraban su virilidad… bebiendo vino en él.

No puedes perderte

Sube a la torre y capta la esencia de Escocia

Uno de los mejores lugares para captar la esencia de Escocia es el castillo de Urquhart. Prueba a subir a la torre de Grant y contemplar las vistas desde allí. El famoso lago Ness, tan oscuro y misterioso, rodeado de vegetación y ruinas llenas de historia… ¡Bienvenido a Escocia, querido viajero!

El castillo más fotografiado de Escocia

Cerca de la isla de Skye tampoco puedes perderte el castillo de Eilean Donan que, dicen, es el más fotografiado de Escocia. No es para menos, porque su espléndida silueta sobre el lago Duich merece que llenes la tarjeta de memoria de tu cámara. Aunque lo que ahora verás es una reconstrucción del siglo XIX, el edificio se remonta al siglo XIII.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x