Ayuda Ayuda
Menú Menú

¡Bienvenidos a Jerusalén!

La ciudad de los tres credos

Cuesta trabajo creer la ingente cantidad de lugares emblemáticos con los que cuenta la capital y ciudad más poblada de Israel. Jerusalén es, sin duda, una de las aglomeraciones urbanas más importantes del mundo en lo que a patrimonio histórico y cultural se refiere.

Jerusalén es la capital y la mayor ciudad de Israel, así como una de las ciudades más antiguas del mundo. Fundada por el rey David hace más de tres mil años, pocas ciudades comunican tanta espiritualidad como Jerusalén, ya que en ella vivió y murió Jesucristo y desde allí, según la religión musulmana, Mahoma ascendió al paraíso. Tres veces santa, sus calles ocultan siglos de historia y es destino sagrado para las tres grandes religiones monoteístas: judaísmo, cristianismo e islamismo. Jerusalén no se puede explicar fácilmente. Hay que vivirla y sentirla callejeando por el laberíntico barrio árabe, caminando en silencio por el barrio judío, o recorriendo la Vía Dolorosa contemplando la emoción en el rostro de los cristianos que detienen su tiempo y su vida ante las catorce estaciones o esperan una interminable cola en el Santo Sepulcro. El centro neurálgico de Jerusalén es la Ciudad Vieja, rodeada por una muralla de unos cuatro kilómetros, con siete puertas y más de treinta torres y entre cuyos muros se encuentran los barrios judío, cristiano, musulmán y armenio. Cada uno con su propio encanto, aunque su oferta es muy parecida: puestos de comida, restaurantes y cantidad de tiendas en las que poder comprar desde recuerdos, perfumes, objetos religiosos y camisetas con leyendas variopintas, hasta antigüedades, (restos de cerámica de la época de Jesús, monedas romanas, o vasijas milenarias). En Jerusalén cada rincón nos evoca una parte de la historia de la humanidad y en ella podremos admirar lugares tan emblemáticos como el Monte de los Olivos, el huerto de Getsemaní, la vía Dolorosa, el Muro de las Lamentaciones (lugar sagrado para los judíos), la mezquita de Al Aqsa (el templo venerado por los practicantes del islam), el Santo Sepulcro, o la explanada de las mezquitas, entre otros.

Algunos puntos clave de Jerusalén

Ciudad Vieja

La Ciudad Vieja de Jerusalén es el centro de la religión judía y cristiana y punto importante del islam. En sus estrechas calles, cada esquina cuenta cientos de historias y cada piedra rememora un hecho relacionado con la tradición cristiana. Jerusalén es el centro del judaísmo y del cristianismo, así como lugar santo del islam. La ciudad vieja está rodeada por una muralla de 4,5 kilómetros y tiene 43 torres y 11 puertas, (7 abiertas y 4 selladas). Tradicionalmente, la ciudad vieja ha estado dividida en cuatro barrios: musulmán, judío, cristiano y armenio.

Muro de las Lamentaciones

El Muro de las Lamentaciones, Mabka en árabe, (Muro del llanto), en referencia a la práctica judía de ir a este lugar para llorar por la destrucción del Templo, se encuentra, en su mayor parte, dentro del barrio musulmán de la ciudad vieja de Jerusalén, excepto el extremo sur que entra ya en el barrio judío. Se trata, sin duda, de uno de los sitios más venerados de toda la ciudad. De sus más de quinientos metros de largo, sólo 57, que dan a una gran plaza, han quedado reservados a la oración y de los 32 metros de altura desde los cimientos, sólo 19 quedan a la vista.

Explanada de las mezquitas

La Explanada de las Mezquitas, (Monte del Templo para los judíos), es uno de los lugares más apasionantes de Jerusalén, y un lugar sagrado para las tres grandes religiones monoteístas. Es el lugar donde los judíos sitúan los templos de Salomón y Herodes y la piedra del sacrificio de Isaac. Los musulmanes creen que Mahoma ascendió a los cielos desde este lugar y los cristianos están convencidos de que Jesús echó a los mercaderes del Templo precisamente en la explanada de las mezquitas.

Cúpula de la Roca

La Cúpula de la Roca es uno de los edificios más increíbles que jamás se hayan construido. Situado en la explanada de las mezquitas, se llama así porque en su interior se encuentra una roca sagrada, cuya historia difiere según musulmanes y judíos. No obstante, en ambas se la considera un lugar sagrado. Su deslumbrante cúpula dorada domina el cielo de Jerusalén. La Cúpula de la Roca es un edificio octogonal recubierto de azulejos de color azulado, que recuerdan a las decoraciones persas y uzbekas.

Torre de David

La Torre de David, cuyo nombre recuerda a las fortificaciones que construyó este mítico rey y que fueron destruidas, se encuentra cerca de la puerta de Jaffa, en la entrada a la ciudad antigua de Jerusalén. Su construcción data del siglo II a.C. y formó parte de las defensas de la ciudad antigua. Esta antigua ciudadela fue destruida y vuelta a construir por cristianos, musulmanes y otomanos. Actualmente, la Torre de David se utiliza para conciertos, actividades benéficas, encuentros de artesanos y espectáculos de luz y sonido.

Museo de Israel

El Museo de Israel se encuentra en la llamada Colina de la Tranquilidad y es una parada obligada para todo aquel que quiera conocer la historia, la cultura y el arte de un país tan apasionante como Israel. Fundado en 1965, el museo posee una interesantísima colección de más de 500.000 objetos, desde piezas arqueológicas, a esculturas de artistas contemporáneos. Sin duda, hay dos secciones que destacan por encima de la demás: el Santuario del Libro, donde se guardan algunos de los Rollos del Mar Muerto y la impresionante maqueta de Jerusalén del siglo I d.C, construida íntegramente en piedra caliza.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x