Ayuda Ayuda
Menú Menú

Jurmala

La ciudad de los mil colores

Conformado por 15 distritos, fue el municipio de Dubuty el primero en acoger a los primeros veraneantes. Con el paso de los años, los municipios acabarían uniéndose en lo que se conoce hoy como Jurmala. Si bien el corazón de la acción se sitúa en los distritos de Majori y Dzintari, la región al completo es merecedora de ser visitada.

Y es que Jurmala ha mantenido su firma propia de retiro, lugar de desconexión y ciudad para ver y ser visto. Además de sus playas y balnearios, la naturaleza y la luz propia de la región la convierten en la ciudad de los mil colores, donde serás de testigo de una amalgama de tonalidades que despiertan dependiendo de la época del año. Muchos escritores letones han escogido esta región como fuente de inspiración de sus novelas. La perla de Letonia ofrece los ingredientes idóneos para desconectar y recargar energías. A menos de 30 km de Riga, la ciudad cuenta con parques verdes, museos y por supuesto, playas y atardeceres, que han conseguido situarla en el mapa de destinos internacionales. Una de las primeras impresiones que invaden al viajero cuando llega a Jurmala es la vasta naturaleza que conforma la ciudad. Y es que aquí, un tercio de la ciudad es verde. Bosques de pinos, parques naturales y zonas ajardinadas adornan la ciudad convirtiéndola en un pulmón verde donde se respira aire fresco y saludable. Para los amantes del ecoturismo y las excursiones, recomendamos el Parque de Dzintari. Ubicado en pleno corazón de la ciudad, aquí podrás disfrutar de un largo y tranquilo paseo mientras observas grandiosos árboles con más de 200 años de antigüedad. Sube hasta la torre de vigilancia para disfrutar de unas vistas panorámicas o piérdete por los múltiples senderos que unen al parque con la ciudad. La palabra Jurmala en letón significa “al otro lado del mar” y según los locales hace alusión a sus arenas blancas, acantilados y al mar, ya que sin playa Jurmala perdería gran parte de su encanto. La región cuenta concretamente con 25 kilómetros de playas a los largo de 11 municipios. Cinco de ellos: Bulduri, Dzintari, Majori, Dubulti y Jaunkemeri han recibido los certificados de Bandera Azul. La más transitada es Majori debido a su cercanía con la ciudad, sus idílicos restaurantes y sus atardeceres. Si bien es una de las playas más bonitas debido a sus vistas al Báltico, te recomendamos descubrir tu rincón secreto. Aquí encontrarás acantilados detrás de la arena, atmósfera vírgenes interrumpidas tan solo por un pequeño café de playa y atardeceres con colores que jamás habías visto antes. Aseguran los locales que, por mucho que hayas viajado, jamás encontrarás un atardecer como los de Jurmala porque cada día es distinto.

No puedes perderte

Jomas

Es la calle principal y más antigua de Jurmala. Conecta los distritos de Majori y Dzintari y completamente peatonal. La calle reúne la esencia de la región. Aquí podrás saborear la gastronomía letona tradicional, disfrutar de la arquitectura típica de estilo art noveau de principios del siglo XX y de mercados de artesanías y dulces donde probar algunos típicos como el helado de lavanda o el caramelo de sal.

El río Lielupe

El río desemboca en el mar Báltico y su temperatura es siempre más cálida que la del mar. Y es que, posiblemente, este sea uno de los secretos mejor guardados de Jurmala. Debido a que la gran mayoría de viajeros decide quedarse en la playa, pocos se han aventurado a acercarse a la desembocadura del río. Es por ello que aquí podrás disfrutar de un baño rodeado de naturaleza sin aglomeraciones. Los propios letones prefieren un picnic en el río en la temporada alta de viajeros. Bosques de pinos, aguas templadas y dunas blancas como la duna blanca de Jurmala (Baltā kāpa) hacen de este rincón un lugar único.

Cottage of Rainis and Aspazija

Ubicado en uno de los lugares más bonitos de Jurmala, este museo es idóneo si buscas familiarizarte con las obras de los grandes poetas que pasaron aquí los últimos años de su vida. El diseño de esta mansión histórica fue cuidadosamente restaurado de acuerdo con las tradiciones del pasado. El Museo Cottage de Rainis y Aspasia abrió sus puertas en 1949 y exhibe muchos artículos de valor incalculable, incluidos libros de la biblioteca privada de los antiguos propietarios, numerosos documentos antiguos y fotografías únicas.

Dzintari Concert Hall

Una sala de conciertos muy conocida por su espectacular acústica y su gran historia que se remonta a finales del siglo XIX. Quizás uno de sus mayores atractivos es que conserva la misma arquitectura original desde que se inauguró además de vistas espectaculares a un hermoso parque. Pese a que aquí han actuado cientos de artistas internacionales, su esencia nunca ha variado y sigue siendo uno de los principales motivos de orgullo de la ciudad y lugar de celebración de festivales que celebran la historia de Jurmala.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x