Ayuda Ayuda
Menú Menú

Machu Pichu

El impresionante legado inca

Miles de leyendas, no todas confirmadas, rodean la historia de este poblado incaico ubicado en la Cordillera Oriental del sur del Perú, en plena cadena montañosa de Los Andes, a 2.430 metros sobre el nivel del mar. Lo que nadie discute es que se trata de una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería.

El arqueólogo Hiram Bingham, quien se tropezó con las ruinas en 1911, pasó años excavándolas sin saber realmente ante qué se encontraba. Murió convencido, erróneamente, de haber encontrado la ciudad perdida de los incas. El escenario en el que está construida la ciudad de Machu Picchu es tan impresionante que es difícil creer que pudo ser elegido al azar. Los incas consideran a las montañas como deidades protectoras. Pero más allá de su posible origen místico, nadie sabe a día de hoy cuál era la función de este espectacular enclave. Es complicado y lento llegar a Machu Picchu. La zona arqueológica es accesible o bien por los caminos post-incaicos que llegan hasta ella, o bien utilizando la carretera Hiram Bingham. Lleguemos como lleguemos, nadie se escapa de pagar el precio de ingreso al complejo. Si se opta por la carretera, hay que tener en cuenta que ésta nace en el pueblo de Aguas Calientes, al que sólo se llega en ferrocarril (3 horas desde Cuzco) o en helicóptero (30 minutos). Aguas Calientes dispone de hoteles y restaurantes. Si optamos recorrer el camino incaico hay que caminar durante 3 días con una buena parte del recorrido siguiendo las vías del tren que lleva hasta Aguas Calientes. El área edificada de Machu Picchu es de 530 metros de largo por 200 de ancho y está dividida en dos grandes zonas. El área urbana cuenta con 172 edificios. Se da por hecho que ésta fue una residencia de descanso de Pachacútec, noveno inca del Tahuantinsuyo. Todo el complejo está entre las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu. Consta de una zona agrícola y una zona urbana. Entre lo que es visible para el visitante destacan el Templo del Sol, la Pirámide de Intihuatana, el Templo Principal o el Conjunto de los Morteros. Un refugio para el rey; el hogar de las Vírgenes del Sol, como probaría el hecho de que el 75% de los restos humanos encontrados fueran de mujeres; santuario; base alienígena...La única certeza es que Machu Picchu es un lugar lleno de misticidad, belleza, naturaleza y grandiosidad. Sea cuál sea el motivo que te lleve a visitarlo aquí te explicamos cómo llegar y qué no debes perderte.

No puedes olvidarte

Permiso

Antes de viajar a Machu Picchu debes tener en cuenta varias cosas. Primero que necesitas un permiso ya que el acceso está limitado a 500 personas al día. Hay turnos para visitarlo. El primero comienza a las 6:00 am hasta las 14 pm. Recomendamos ir en los primeros ya que podrás disfrutarlo sin aglomeraciones.

Vestimenta

Prepara ropa cómoda, calzado apto y chubasquero ya que en cuestión de minutos puede brillar el sol o ponerse a llover. Por último para el mal de altura es recomendable, según los locales, descansar el primer día de tu llegada a Perú. Hay pastillas disponibles o remedios naturales. Finalmente, es importante que reserves con antelación tu permiso para acceder a Machu Picchu. El resto de excursiones o tickets para sus monumentos se pueden adquirir en el propio país.

Wiñay Waina

El Camino original de los Incas dura cuatro días pero hemos confeccionado una ruta de dos días según los consejos de los guías locales. Puedes comenzar en el kilómetro 104 de la línea de tren al Machu Picchu. En una subida de tres horas se llega a Wiñay Waina, un lugar espectacular de ruinas de piedra y terrazas agrícolas curvadas pegadas a la cresta empinada sobre el río Urubamba

Aguas calientes

Los excursionistas pueden elegir entre seguir caminando en el mismo día a Machu Picchu o pasar una noche en el camino y así poder entrar en la ciudad perdida al amanecer, a través de la Puerta del Sol. La mejor opción es hacer noche en Aguas Calientes y desde allí madrugar para acceder al turno de las 6 am. Tienes la opción de ir caminando o en bus.

Amanecer

Ver amanecer en Machu Picchu es uno de los mayores espectáculos que vivirás en tu vida por eso aconsejamos madrugar y ver los primeros rayos de luz acariciando las ruinas. Puedes ir al mirador principal cuando el Sol está en lo alto, pero ten paciencia porque es probable que muchos viajeros tengan la misma idea.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x