Ayuda Ayuda
Menú Menú

La tradición musical de Francia

El lado más desconocido de este país

Durante la Edad Media tienen lugar los cantares de Gesta, poemas que narran los juglares, músicos, poetas o trovadores de temática épica y que se interpretaban, sobre todo, en el sur de Francia. Esta región fue además cuna de los trovadores y del Ars Nova. Su compositor más influyente, en aquella época, era Guillaume de Machaut. En siglos posteriores, el XV y el XVI destacaron relevantes composiciones musicales. Más adelante el músico Jean Baptiste Lully creó un estilo operístico propio combinando los recitales típicos de la corte con dramas más contemporáneos franceses. Unió, además, la danza con la ópera italiana.

Ya a partir del siglo XVIII se conocen los nombres de François Couperin y Jean Philippe Rameau por sus suites para clavicordio. Poco después Cherubini, Grétry, Meyerbeer, Gluck y Offenbach compusieron sus obras desde París, que se convirtió en el centro musical del mundo. Entre los compositores de ópera galos del siglo XIX destacan Charles Gounod, Jacques Halévy, Georges Bizet y Jules Massenet. Y de orquesta: Héctor Berlioz. Una tradición que se ha mantenido hasta hoy en día. A principios del siglo XX encontramos, por ejemplo, a Maurice Ravel, Ígor Stravinski o Les Six, un grupo de compositores neoclásicos. A Francia han llegado ritmos traídos de modas mundiales que la han influenciado, pero aun así regiones como Córcega y Auvergne conservan la música folclórica con gran protagonismo del acordeón y el piano. Mientras que en la zona continental destaca el uso de la gaita que llegó al país en el siglo XVII. Actualmente, el Chanson française, que es el estilo tradicional de la música aquí es muy popular.

No puedes perderte

Festival Intercéltico de Lorient

Cada año unas 800 mil personas entre más de mil voluntarios y unos 4500 artistas venidos de todas partes del mundo hacen realidad el Festival Intercéltico de Lorien desde 1971. Nació con la intención de contribuir al desarrollo y mantenimiento de la música y la cultura bretonas, así como para abrirse camino a las naciones con raíces celtas de las islas británicas y del norte de España. Hoy es un verdadero punto de encuentro del mundo celta. Se celebra el mes de agosto, durante diez días, y se realizan unos 120 espectáculos repartidos en once escenarios.

La ópera nacional de París

Charles Garnier es la persona responsable de esta obra maestra de la arquitectura teatral que se construyó en el siglo XIX. El Palais Garnier se inauguró en el año 1875 después de que Napoleón III ordenara su construcción como una obra más de la renovación de París que se encomendó al Barón Haussmann. Antes de terminarse, Napoleón creyó que era necesario hacer una avenida para unir la ópera con el Palacio de las Tullerías, así que se hicieron expropiaciones a decenas de familias para la avenida. El edificio está abierto a los visitantes durante el día, pero sin ceder a su principal finalidad, ser escenario de espectáculos líricos y coreográficos

Una cita con la música electrónica

Se ha convertido en un importante evento de música electrónica. En Francia no todo es folclore, el festival Astropolis celebrado en agosto, es una cita ineludible para los amantes del tecno. Se celebra en los bosques de Keroual, cerca de Brest, y es el más antiguo de Francia que todavía es capaz de reunir entre 10 y 30 mil personas. Aunque el festival en sí es en verano, los organizadores también hacen muchos eventos relacionados durante todo el año.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x