Ayuda Ayuda
Menú Menú

Una navidad en Austria

Una de las mejores épocas para hacer tu viaje

Las fiestas navideñas en Austria comienzan en realidad bastante antes de la Navidad en sí. Puede decirse que todo arranca a principios de diciembre, concretamente el día 4, cuando se celebra Santa Bárbara. En este día, existe la tradición de cortar una rama de cerezo y colocarla dentro de un jarrón en casa. Si en el tiempo que resta hasta la Navidad florece, es un signo de buena suerte para el año siguiente.

Una de las fechas señaladas en rojo en el calendario navideño austriaco es el 6 de diciembre, fiesta de San Nicolás. Se conmemora la bondad con los pobres y los niños que tuvo el obispo de Myrra (Turquía) y que ahora se ha convertido en un personaje que visita a los más pequeños en sus casas para regalarles mandarinas, frutos secos y chocolatinas. Las semanas previas a la Navidad toda Austria se llena de mercadillos navideños donde podrás empaparte del ambiente mágico de estas fechas y hacer alguna compra. Destacan, por ejemplo, el impresionante mercado de Navidad que se coloca enfrente del Rathausplatz en Viena, el que llena la plaza principal de Graz o el que inunda casi toda la ciudad de Hall in Tirol. Además, todas las localidades del país se engalanan con luces y decoración navideña, creando así imágenes de postal para el recuerdo. Como es lógico, el día más navideño del año es la Nochebuena. En esta fecha, las familias austriacas se reúnen por la mañana para adornar el árbol natural y, por la tarde, una campana suena para iniciar la celebración. Las velas se encienden, se canta el Noche de Paz junto al árbol -¿sabías que la letra y la música son obras de dos austriacos?- y después de una suculenta cena culminada con las galletas navideñas, llega el momento de abrir los regalos.

No puedes perderte

El Día del Krampus

Un día antes de San Nicolás, los más pequeños disfrutan con el Día del Krampus, un malvado ayudante del santo que visita a los niños ‘malos’ ataviado con un abrigo negro y peludo y haciendo ruido con la cadena que lleva atada. Los chavales que no se han portado bien a lo largo del año reciben como castigo patatas y carbón.

Un festejo por toda Austria

Las celebraciones para el día de San Nicolás se extienden por toda Austria, aunque hay algunas destacables. Por ejemplo, la mascarada de Matrei, el Nikolospiel de Bad Mittendorf o la colocación de belenes en las casas de Thaur, en el Tirol. No te pierdas tampoco si estás en Salzburgo sus famosos conciertos de Adviento.

¡Buen provecho navideño!

Tu visita a los mercados navideños austriacos es la mejor ocasión para regalarle momentos gloriosos a tu paladar. Prueba el vino caliente o el ponche especiado y reconfortante y acompáñalo con las típicas galletas de Navidad, como por ejemplo el pan de especias, la Vanillekipferln –hecha con vainilla y con forma de media luna- o el bollo de Navidad, a base de almendra, frutas confitadas y pasas.

El regalo más navideño

Uno de los regalos más especiales que puedes traerte de tu viaje a Austria es un tradicional calendario de adviento. Cada día que pasa del mes de diciembre se abre una casilla que esconde algún tipo de regalo, normalmente algo en forma de chocolate o de sorpresa diseñada por uno mismo.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x