Ayuda Ayuda
Menú Menú

Sigulda

Donde se abrazan adrenalina y belleza medieval

Gastronomía, castillos medievales, aventura, naturaleza o desconexión total hacen de Sigulda el destino perfecto y el lugar donde se abrazan adrenalina y belleza medieval.

Y es que Sigulda es una excepción en todos los sentidos. Para empezar su ubicación. Acostumbrado a un país plano como es Letonia, donde el punto más alto está a solo 310 metros sobre el nivel del mar, esta ciudad es una verdadera rareza. Se encuentra en una posición elevada sobre el valle del río Gauja, rodeada de bosques. Sigulda es conocida por sus tres castillos medievales, cuatro si se cuenta la casa señorial ubicada al otro lado del valle del río en Krimulda. Actualmente está en proceso de rehabilitación pero su entorno bien merece también una visita. Una buena opción es comenzar la ruta por el castillo más antiguo: el Castillo Medieval , también conocido como Castillo de la Orden de Livonia. Fue construido en el siglo XIII por los Hermanos Livonios, una fraternidad de monjes guerreros, cuya misión era proteger su tierra natal de Livonia, que corresponde aproximadamente a la actual Letonia. El castillo fue dañado durante la guerra polaco-sueca y su estado actual no le hace justicia. Sin embargo, es posible subir a las torres del castillo para disfrutar de las vistas sobre el valle del río y del castillo de Turaida que fue en su día hogar del obispo, el archienemigo de los hermanos Livonios. Ubicado al otro lado del valle del río, a unos 15 minutos en coche de Turaida, y en un hermoso enclave de amplios terrenos, te recomendamos que dediques un par de horas a esta visita. El edificio principal del castillo se encuentra a orillas del valle del río y cuenta con unas vistas espectaculares. Además, el castillo ofrece una serie de exposiciones sobre la historia de Letonia y su cultura. Sus alrededores también son merecedores de conocer.A pocos metros se encuentra una granja donde podrás conocer toda la historia de los livonios, la gente nativa ugrofinesa de Letonia. ¿Sabías que el último hombre nativo de Livonia murió en 2013?. Aquí podrás aprender y escuchar algunas de las anécdotas para entender mejor la cultura letona y sacar el máximo provecho a tu viaje. Otra parada histórica antes de dejar Turaida es la tumba de la Rosa de Turaida. Se encuentra en una pequeña iglesia luterana de madera y honra la memoria de esta doncella legendaria que sacrificó su vida para no traicionar a su amor.

No puedes perderte

Castillo Nuevo

Fue construido en el siglo XVIII y , tras años de restauración, abrió sus puertas este verano. Si está buscando recuerdos, asegúrate de visitar también los talleres fuera del Castillo Nuevo, que incluyen joyas, un taller de papel y una herrería antigua.

Parque Folksong

No solo podrás disfrutar de un hermoso paseo sino también conocer el lugar donde tuvo lugar la Revolución del canto que finalmente conduciría a la independencia de los soviéticos. El parque contiene esculturas del artista Indulis Ranka , inspiradas en las tradiciones y el folclore de Letonia.

valle del río Gauja

El valle es rico en arenisca roja. Erosionado por el paso del tiempo por la acción de los glaciares, ríos y manantiales subterráneos, el valle presenta actualmente varias cuevas y formaciones rocosas. Una de las más conocidas es la Cueva de Gutmanis. Se trata de la cueva más grande de los países bálticos y la atracción turística más antigua de Letonia. Los primeros en visitarla lo hicieron en el siglo XVIII y prueba de ellos son las inscripciones de la cueva que datan del siglo XIX y principios del XX.

El teleférico de Sigulda

Operativo desde 1989, conecta Sigulda con Krimulda y viaja a una altura de 43 metros, un poco más alto que las copas de los árboles ofreciendo un panorama tan real como colorido. Las salidas son cada 20 minutos, desde las 10 am hasta las 18:30 pm en verano y hasta las 17 pm en invierno.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x