Circuitos y viajes Alsacia

La mejor selección de circuitos y viajes por Alsacia

La mejor selección de circuitos y viajes a Alsacia. Situada en el norte de Francia, haciendo frontera con Alemania, donde se producen los mejores vinos de la zona y en el que sus pequeños pueblos son tan bellos que parecen que los han sacado de un cuento de hadas. Un lugar para disfrutar de unos días de descanso. Explora esta zona de Francia con los circuitos por Alsacia. Un viaje al pasado donde el Rhin ha sido testigo del paso del tiempo y Estrasburgo la verdadera protagonista. Goza de unos días de deleite con este viaje organizado a la región de Alsacia.

CIRCUITOS
3 circuitos

Alsacia: Una pintoresca y fascinante región en el corazón de Europa

Famosa por sus exquisitos vinos, por sus paisajes de postal y por ser el lugar donde tienen su sede varios organismos internacionales, como el Parlamento Europeo, Alsacia es una región preciosa, dinámica y llena de sitios que visitar y de experiencias que vivir.

Dentro del gran territorio francés existe un encantador rincón, situado en el extremo nororiental del país, en el que conviven en plena armonía las grandes ciudades y los parajes naturales. Un rincón desde el que se legisla toda la Unión Europea, pero en el que los agricultores siguen cultivando la tierra como lo hacían sus antepasados. Un rincón que alberga un enorme patrimonio histórico y cultural, y del que, al mismo tiempo, salen algunos de los mejores vinos del Viejo Continente… Ese rincón es la región de Alsacia, una tierra fascinante que merece la pena recorrer sin prisa.
Las ciudades alsacianas, así como sus pequeños y pintorescos pueblos, constituyen la base de una región que, por lo demás, es eminentemente rural. Estrasburgo no solo es la capital de Alsacia, sino que también está considerada la capital de Europa, ya que alberga el Parlamento Europeo, la Corte Europea de los Derechos Humanos, la sede de la Europol, el Consejo de Europa y muchos otros organismos internacionales. Además, su centro histórico es de una gran belleza y ostenta la categoría de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Colmar, por su parte, es una ciudad preciosa y muy romántica, y se la considera la capital vinícola de Alsacia, mientras que Mulhouse ha sabido reciclarse y renovarse, convirtiendo buena parte de sus antiguas fábricas en museos y salas de exposiciones. En lo que respecta a los pueblecitos alsacianos, podemos decir que son una colección de pequeñas y encantadoras poblaciones, rodeadas de campo y de viñedos, en los que la belleza del entorno, sus pintorescas casitas de colores y lo tremendamente bien que se come hacen de una visita a cualquiera de ellos algo inolvidable. Riquewihr, Eguisheim, Hunawihr o Hunspach son algunos de los más destacados.
Hablar de esta región es también hablar de la Ruta de los Vinos de Alsacia, un recorrido de unos 180 kilómetros entre viñedos, bodegas y pequeñas aldeas donde el tiempo parece haberse detenido. Además de estos bucólicos parajes, esta región atesora un gran número de reservas naturales, entre las que destacan el Parque Nacional de Ballons des Vosges y el Parque Nacional Vosges du Nord. Dos enclaves donde respirar aire puro y admirar la belleza del entorno.
Para redondear la experiencia viajera en Alsacia, nada mejor que disfrutar de las delicias gastronómicas de la región, como el foie y los quesos, o visitar lugares emblemáticos como el castillo de Haut-Koenigsbourg, una imponente construcción del Siglo XII, o cualquiera de los numerosos museos que alberga la maravillosa y apasionante Alsacia.