Circuitos y viajes Belice

La mejor selección de circuitos y viajes a Belice

Belice es un país de los que ya hay poco en el planeta tierra, ¿te atreves a descubrirlo? si es así, conoce los circuitos que hemos organizado por el país la manera más sencilla de viajar y con la seguridad que vas a conocer lo más relevante de Belice. Sus yacimientos arqueológicos, sus selvas tropicales, sus paradisíacas playas así como los importantes restos Mayas que se encuentran por todo el Estado, es lo que te encontrarás en estos circuitos.

CIRCUITOS
1 circuitos

Belice: Entre la ruinas mayas y la barrera de coral

En un lugar remoto en la costa caribeña, se sitúa un pequeño país, desconocido para muchos pero que alberga tesoros naturales que dejan sin palabras a quien lo explora. Un país donde los mayas dejaron huella, donde existe una de las barreras de coral más importantes del mundo y donde el 60% de su superficie es puro bosque. Estamos hablando de la increíble Belice, un país de escasos 22000 kilómetros cuadrados, donde a pesar de su tamaña su enormidad reside en sus tesoros naturales y culturales.

Belice es un país único por su riqueza natural, así como por una importante huella que los mayas dejaron en su territorio. Un curioso país en el que conviven criollos --que son los descendientes de europeos y esclavos africanos-- con la etnia garífuna --procedente de África-- o los menonitas --procedentes sobre todo de Rusia y Polonia con costumbres propias del siglo XVIII--. Y curioso también por ser el único país de Centroamérica que tiene como idioma oficial el inglés, ya que fue colonia británica hasta que en 1964 comenzó el proceso de descolonización, que culminó en 1981, si bien la jefa del Estado sigue siendo Isabel II aunque con poderes muy limitados. Este país mantiene una disputa territorial aún viva con Guatemala, que reclama una buena parte del territorio beliceño al considerar que el Reino Unido incumplió unos acuerdos firmados en 1859. Dispone de algunos parajes de increíble belleza natural como sus numerosos cayos y atolones, así como el llamado Agujero Azul, una sima en medio de la barrera coralina que mide 300 metros de diámetro y alcanza los 123 metros de profundidad. Por cierto que este increíble lugar fue dado a conocer al mundo por el divulgador del mundo submarino Jacques Cousteau, quien hizo una primera inmersión en este lugar en 1960 y en 1971 llevó a cabo la investigación del mismo a bordo de su mítico barco, el Calypso.

Belmopán

Es la capital del país, pero no la más poblada, honor que ocupa Ciudad de Belice. De hecho, su baja densidad, unos 15.000 habitantes, hace de ella la capital más pequeña de todo el continente americano. Su creación, en 1970, obedeció a la necesidad de ofrecer otra capital al país después de que la principal ciudad del país hasta entonces, Ciudad de Belice o Belize City, quedara arrasada por un huracán en 1961. Al ser fruto de la planificación, su nombre responde a la fusión de los nombres de los dos ríos que se encuentran en la zona, el Belice y el Mopán. Por esta ciudad pasa además una de las principales atracciones del país, la carretera del colibrí o hummingbird highway en inglés, que serpentea por la jungla de este país ofreciendo unas vistas sin parangón.

Ciudad de Belice

La mayor ciudad del país y capital del mismo hasta 1970, Ciudad de Belice o Belize City cuenta actualmente con algo más de 60.000 habitantes. Traspasó la capitalidad a Belmopán obligada por la fuerte destrucción que sufrió en 1961 por el huracán Hattie, que destruyó cerca del 75 por ciento de los edificios de la ciudad al tener vientos de hasta 300 kilómetros por hora. Su fundación data de mediados del siglo XVII a manos de piratas y traficantes de esclavos africanos. Estos últimos eran traídos a estas tierras para que trabajasen en la industria de la madera de caoba y palo campeche, que produjo una riqueza que hizo crecer enormemente esta población, que los mayas llamaban Holzuz y los españoles Puerto Valiz. Esta ciudad no tiene grandes atractivos turísticos, aunque sí es considerado por muchos como un lugar muy agradable que visitar, aunque también tiene fama de tener una tasa de delincuencia algo elevada.

San Ignacio

Se trata de la segunda ciudad en cuanto a población del país, superando las 16.000 personas. Este destino aún poco frecuentado por los viajeros cuenta con una avenida principal, la Avenida Burns, que además es peatonal, en la que disfrutar de numerosos restaurantes y locales de música en directo ya que se trata de una ciudad con mucha vida social, que también se desarrolla en sus parques. Además de ser un lugar agradable, es punto de partida de numerosas excursiones, como las habituales a Guatemala o las ruinas precolombinas del asentamiento de Caracol.