Circuitos y viajes Camboya

La mejor selección de circuitos y viajes a Camboya

Descubre la Camboya más desconocida en los viajes y circuitos que te presentamos a continuación, recorridos perfectos para cada viajero, en los que dependiendo de los días podrás conocer la Camboya más auténtica. Sentirás la hospitalidad de sus habitantes, saborearás su exquisita gastronomía y conocerás los pueblos y ciudades de Camboya que aún conservan sus tradiciones ancestrales. Disfruta de un viaje completo por al corazón del Sudeste asiático en Camboya.

CIRCUITOS
7 circuitos
Vietnam: Gran Tour de Indochina Vietnam: Gran Tour de Indochina

Vietnam, 14 días

Visitando: Luang Prabang, Hanói, Bahía de Halong, Hoi An, Hue, Ho Chi Minh, Siem Reap

Un viaje de 14 días en el que podrás conocer el Sudeste Asiático. Surca las aguas del Mekong para conocer las cuevas sagradas de Buda , prueba el café vietnamita en Hanói y adéntrate en la jungla camboyana para descubrir templos.

Completo
Myanmar: Camboya y Myanmar Myanmar: Camboya y Myanmar

Myanmar, 12 días

Visitando: Siem Reap, Yangon, Mandalay, Bagan, Heho y Lago Inle

Siente la magia del sudeste asiático en Camboya y Myanmar. 12 días en los que te adentrarás en la selva para conocer los templos de Angkor , atravesarás el lago Taungthaman en Amarapura y admirarás la artesanía de Inpawkhon

Camboya: mucho más que ruinas y arrozales

Camboya es una auténtica joya, sus gentes son otro de sus tesoros, ya que a pesar de haber sufrido atrocidades durante años y de haber vivido en una brutal pobreza, mantienen una sonrisa permanente que demuestra que el optimismo es una de las mejores vías para ser felices.

Camboya es un país fascinante del sureste asiático y sus protagonistas son los Templos de Angkor, que más que templos son ciudades ubicadas en la jungla: durante el apogeo del Imperio khmer acogieron a miles de personas. Con el paso del tiempo, la naturaleza ha engullido parte de estas construcciones convirtiendo este paisaje en una maravilla natural digna de ver. Aparte de este espectáculo visual y único en el mundo, este país, atravesado por el río Mekong, permite sumergirse en el sosiego de la vida rural, los paisajes atemporales de los verdes arrozales y los palmerales de azúcar que contrastan y combinan perfectamente con sus sorprendentes zonas urbanas.

Phnom Penh

Phnom Penh, también conocida como la perla asiática, es la capital de Camboya y la ciudad más grande del país en la que viven más de dos millones de habitantes. Esta vibrante y ruidosa mega-urbe mezcla tradición asiática y modernidad. Callejear por sus arterias da la oportunidad de conocer el carácter amable de sus gentes y de sorprenderse, a cada paso, con los increíbles edificios coloniales franceses que están desperdigados por sus grandes bulevares, como por ejemplo el Sisowath Quay, una zona repleta de restaurantes y cafeterías que invitan a sentarse a tomar un café y contemplar las vistas de este animado enclave.

Esta ciudad tiene mucho que ofrecer. En ella uno puede sumergirse en la historia de Camboya y el sitio ideal es el Tuol Sleng o S-21. Se trata de un instituto que fue convertido en prisión durante el régimen comunista y donde torturaron y aniquilaron a miles de personas. Puede ser una visita dura, pero es imprescindible para conocer la historia más reciente del país. Para profundizar en esta etapa de Camboya están los campos de exterminio de Choeung Ek, donde hay enterradas más de 8.000 víctimas de los Khmers Rojos.

Otra buena opción es una ruta por el Palacio Real de Phnom Penh. Este complejo está formado por nueve edificios en los que actualmente vive la familia real de Camboya. En este recinto también se ubica la popular Pagoda de Plata, con suelos realizados con baldosas de este material. Justo en frente de este espectacular complejo está el Museo Nacional de Camboya, inaugurado en el año 1920. En su interior reúne una de las mayores colecciones de material cultural khmer del mundo con más de 14.000 muestras.

La oferta de templos de Phnom Penh también es exquisita, pero el más famoso es el Wat Phnom, también conocido como la montaña Pagoda. Tiene una altura de 27 metros, lo que lo convierte en la construcción religiosa más alta de la capital.

Siem Reap

Siem Reap, es la entrada a los templos de Angkor, una de las maravillas del mundo. Los turistas suelen hospedarse en este enclave de Camboya para ver los templos, pero este lugar tiene muchísimo más que ofrecer. Esta pequeña ciudad, situada en el norte del país, se ha reinventado como el epicentro de Camboya y cuenta con enormes bulevares, un gran número de hoteles, restaurantes, tiendas, centro de spa, una espléndida gastronomía y una animada vida nocturna.

En los alrededores de Siem Reap están los populares templos de Angkor, un lugar mágico en el que descansan lugares de meditación y edificios antiguos que se funden con la naturaleza. Hoy en día es el complejo religioso más grande del mundo, pero antiguamente eran capitales del imperio khmer que llegaron a acoger a miles de personas. Visitar estos templos es un auténtico viaje al pasado por eso, en el año 1992 la Unesco declaró este enclave Patrimonio de la Humanidad.

El ambiente de Siem Reap es muy cosmopolita. Una buena actividad es pasear por su mercado nocturno, donde uno puede degustar la típica comida camboyana, además de comprar algún recuerdo tradicional del país. Una de sus calles más populares es la de Pub Street, el centro nocturno más importante de la ciudad, ya que cuenta con un gran abanico de restaurantes, pubs, salones de cócteles y vibrantes clubes nocturnos.

Battambang

Brattambang es la segunda ciudad más importante del Camboya, y dada su cercanía con Tailandia hace que esta urbe sea muy valiosa por su actividad económica y comercial. Sus calles desprenden una tranquilidad inigualable y en sus alrededores esconden rincones increíbles.

Esta ciudad cuenta con un mercado local, llamado Psar Nath, perfecto para ir de compras, ya que no solo dispone de productos típicos de Camboya, sino que también tiene de otras zonas como por ejemplo de China y Tailandia. Además, es la zona ideal para pararse a degustar alguna de las exquisiteces culinarias del país.

En la ribera del río Stung Sangke, que separa la ciudad en dos, se reúnen algunos de los templos más importantes de Brattambang. Además, se considera que es una de las ciudades de la época colonial francesa mejor conservadas del país, ya que conserva muchísimos edificios de estilo francés.

Si esta ciudad promete, sus alrededores ofrecen todavía más. El templo Wat Ek Phnom refleja el pasado khmer de la zona y es uno de los restos arqueológicos más importantes de la zona. Otro de los puntos de interés es el Wat Phnom Sampeau que en su interior aguarda la Cueva de los Murciélagos o Killing Cave, que se convirtió durante la época de los Khmers Rojos en un centro de eliminación de los detenidos donde se dejaban a los cadáveres. Hoy en día es un pequeño santuario en el que descansan los restos de muchos de los ejecutados y miles de murciélagos que al atardecer salen para sobrevolar el cielo de Brattambang.