Circuitos y viajes Castillos del Loira

La mejor selección de circuitos y viajes por Castillos del Loira

Sorpréndete con la naturaleza y sus modernas ciudades, en los circuitos por el Valle del Loira. Una gran selección de viajes a los Castillos del Loira, un lugar situado en la costa del océano Atlántico francés donde los espacios naturales abundan, los pintorescos pueblos son una cita indispensables y sus castillos son los protagonistas. Un viaje organizado al valle del Loira con el objetivo de conocer en profundidad todos los castillos del Loira.

CIRCUITOS
3 circuitos
Castillos del Loira: París, Castillos del Loira y Normandía Castillos del Loira: París, Castillos del Loira y Normandía

Castillos del Loira, 9 días

Visitando: París, Chambord, Amboise, Chenonceau, Tours, Villandry, Angers, Vannes, Carnac, Concarneau, Quimper, Dinan, Mont Saint Michel, St. Malo y Playas del Desembarco.

Enamórate de Francia en el Valle del Loria y sus ciudades. París te dará la bienvenida, admirarás los castillos del Loira y terminarás en las playas de Normandía.

Castillos del Loira: Un recorrido asombroso por algunos de los lugares más bellos de Francia

El río Loira, La Loire como lo llaman los franceses, discurre por el corazón del territorio galo, generando paisajes de ensueño y llenando de vida los campos que lo rodean. Pero, además, a ambas márgenes de este emblemático río se levantan, imponentes, una serie de castillos construidos en la Edad Media y el Renacimiento que son Patrimonio de la Humanidad.

Chenonceau, Amboise, Chambord, Angers, Blois, Valençay… Puede que estos nombres, por separado, no resulten demasiado conocidos, pero si los agrupamos todos bajo la denominación común de ‘Castillos del Loira’, entonces todo cobra sentido. ¡Voilà!
De los más de 1.000 kilómetros de longitud que tiene el río Loira, hay un tramo, comprendido entre las ciudades de Nantes y Sully-sur-Loire, que está rodeado de magia y encanto a raudales. En este valle, a ambos lados del río, se levantan un gran número de palacios y castillos construidos en diferentes momentos de la historia y que constituyen una colección de estampas espectaculares. En el año 2000, la UNESCO se rindió a los encantos de este lugar, y declaró Patrimonio de la Humanidad a 22 de ellos, bajo el nombre común de Castillos del Loira.
El de Chambord es, seguramente, el más emblemático de los Castillos del Loira. Fue mandado construir por el rey Francisco I, y además de ser de una belleza incomparable, constituye el paso entre la arquitectura medieval y la renacentista, movimiento que ya estaba viendo la luz en Italia y que el joven monarca quiso introducir en Francia. El de Amboise no es menos espectacular, ya que llegó a ser residencia real, y en su capilla se encuentran los restos mortales de Leonardo Davinci, quien colaboró en su construcción. El de Chenonceau, por su parte, recibe el sobrenombre de Castillo de las Damas, debido a la exquisita decoración de su interior y al gran número de obras de arte que alberga. También está el de Rivau, con sus preciosos jardines; el de Langeais, que cuenta con uno de los torreones de piedra más antiguos del país; el de Angers, en el que se halla el tapiz medieval más grande del mundo; el de Brézé, bajo el cual se esconde una gigantesca fortaleza subterránea; el de Blois, que combina diferentes estilos arquitectónicos y decorativos; el de Azay-le-Rideau, que se refleja en la superficie del agua del estanque que tiene al lado…
La mejor forma de conocer los Castillos del Loira y disfrutar de ellos en todo su esplendor es en coche -o autobús turístico-, sin prisa y dedicando a cada uno el tiempo que merece. Hay que tener en cuenta que, además de las preciosas construcciones medievales y renacentistas que salpican las orillas del río, esta es una de las más destacadas zonas vinícolas de Francia. Por ello, entre castillo y castillo se extienden campos llenos de viñedos que no hacen sino contribuir a crear una imagen de postal.