Circuitos y viajes Egipto

La mejor selección de circuitos y viajes a Egipto

Bañado por el mar Mediterráneo y el Rojo, un viaje a Egipto es embaucador ¿quieres adentrarte en él? Te presentamos los circuitos a Egipto que hemos organizado pensando en tu comodidad y tu curiosidad. Viajes organizados a Egipto en los que podrás admirar la naturaleza en los oasis del Sáhara, visitar el milenario patrimonio de sus ciudades y podrás conocer la historia y tradiciones de un país con mucho que contar.

CIRCUITOS
6 circuitos
Egipto: Lago Nasser Egipto: Lago Nasser

Egipto, 12 días

Visitando: Luxor, Edfú, Kom Ombo, Asuán, Abu Simbel, Kars Ibrim, Amada, Wadi El Seboua y El Cairo

No dejes pasar esta oportunidad y emprende un inolvidable viaje a Egipto para conocer todos los increíbles tesoros que guarda este maravillo destino.

Egipto: Donde los faraones y pirámides son los protagonistas

El país de las pirámides, la tierra de los faraones, la nación del Nilo… Hay muchas formas de referirse a Egipto, pero solo una de conocer de verdad este maravilloso destino: viajando hasta allí y saboreando cada momento, cada visita y cada experiencia que nos ofrece.

Egipto puede presumir de albergar uno de los mayores tesoros arqueológicos del planeta, ya que en esta tierra vivió, hace miles de años, una civilización capaz de construir gigantescas pirámides en mitad del desierto, templos de una altura que incluso hoy parecen inabarcables y estatuas colosales que han sobrevivido al paso de los siglos sin apenas deteriorarse… Pero Egipto también es un país moderno y con la mirada puesta en el futuro, cuyo pueblo se muestra amable y hospitalario con los viajeros. Sus bazares, ciudades llenas de vida, las misteriosas aguas del Nilo, son los atractivos de este increíble destino que están esperando a que vayas a descubrirlos.

Kom Ombo

Con este lugar ocurre algo muy similar a lo que ocurría en Edfú. La ciudad de Kom Ombo es poco más que un pueblo a orillas del Nilo, situada a unos 40 kilómetros de Asuán y con algunos atractivos que, sin embargo, palidecen cuando los comparamos con el verdadero reclamo de este enclave. El Templo de Kom Ombo, a poca distancia del centro urbano, y junto a la orilla del Nilo, es el auténtico protagonista del lugar. Está consagrado a los dioses Sobek y Haroeris, y en realidad es un templo doble, de mitades simétricas, de apariencia imponente e interior fascinante. Por dentro, buena parte de sus muros están decorados con imágenes de instrumental quirúrgico, que llama la atención por lo avanzado de la medicina egipcia. Además, se puede admirar el llamado “Nilómetro”, con el que los antiguos habitantes de la zona medían el cauce del río. Por último, merece la pena destacar que en el interior del Templo de Kom Ombo se encontraron gran cantidad de momias de cocodrilos, que actualmente están expuestas en el contiguo Museo del Cocodrilo.

El Cairo

La gran capital de Egipto es una gigantesca ciudad en la que habitan más de 16 millones de personas, y que cada mañana, cuando despierta, pone en marcha un colosal mecanismo social y comercial. Un mecanismo que provoca que sus calles, plazas y mercados se conviertan en un hervidero de actividad que se ha convertido ya en todo un símbolo de la ciudad. El Bazar de Khan el Khalili es el mejor ejemplo de ello, así como las intrincadas callejuelas que lo rodean. No hay visita a El Cairo que no contemple una excursión a la Necrópolis de Guiza, situada a pocos kilómetros de la capital. En ella se encuentran la Gran Esfinge y las celebérrimas pirámides de Keops, Kefrén y Mikerinos, formando una estampa muy difícil de olvidar. En lo que se refiere al centro de El Cairo, destacan lugares como la Ciudadela de Saladino, que constituye la antigua ciudad fortificada fundada por el mismísimo Saladino, y que alberga la famosa Mezquita de Alabastro, o el Museo Egipcio de El Cairo, un precioso edificio de estilo neoclásico que alberga la más importante colección de objetos del Antiguo Egipto de todo el mundo.

Asuán

De las grandes ciudades de Egipto, Asuán (o Aswan) es la que se encuentra situada más al sur. Es célebre por tres motivos diferentes: primero, porque suele ser el punto de partida de la mayoría de las excursiones para visitar el complejo arqueológico de Abu Simbel, ubicado algo más de 200 kilómetros al sur. Segundo, por la enorme y famosísima Alta Presa que lleva el nombre de la ciudad, y que se encuentra entre las más grandes y potentes del mundo. Se tardaron diez años en construirla, se emplearon más de 40 millones de metros cúbicos de piedra, y dio lugar al Lago Nasser que, con sus más de 6.000 kilómetros cuadrados de superficie, es el lago creado por el hombre más grande del planeta. Mide 111 metros de altura, y tiene una longitud de 3.600 metros. Su anchura, que en la parte superior es de 40 metros, en la base alcanza casi los mil. Por último, Asuán es célebre por su obelisco inacabado, una gigantesca mole de piedra que estaba llamado a ser el más grande del mundo, aunque nunca llegó a serlo porque las obras se paralizaron.