Viajes India

Descubre la magia, el misticismo y la riqueza cultural en la India

La India, país de cultura milenaria, historia única y tradiciones que sorprenden, es un destino que causa sensaciones muy intensas sobre quien decide visitarlo. Aromas agridulces, colores vivos, sonidos evocadores y emociones contrapuestas, es lo primero que la India te ofrece, luego viene lo mejor. Uno de los países más poblados del mundo, en el que conviven más de diez religiones diferentes y coexiste la más increíble fauna y flora tanto en la naturaleza como en las ciudades más bulliciosas, harán de este viaje una experiencia difícil de olvidar, en el que el impacto cultural está más que garantizado.

CIRCUITOS
5 circuitos
India: Sur de la India India: Sur de la India

India, 10 días

Visitando: Chennai, Mahabalipuram, Puducherry, Tanjore, Madurai, Kumarakom y Cochin

Conoce el exotismo del sur de India en este viaje de 10 días y explora el mercado de las flores de Madurai, una plantación de especias en Periyar y llega hasta Cochin en barco.

India: El escenario de mil leyendas

Llena de riqueza cultural, heredera de siglos de historia y escenario de mil leyendas. Así es la India, el destino que te dispones a explorar. Sus ciudades llenas de gente, sus palacios repletos de magia, sus bazares, sus fortalezas y su sorprendente gastronomía son algunos de los aspectos de la India que estás a punto de conocer.

Tanto si viajas al Triángulo de Oro, formado por las ciudades de Delhi, Agra y Jaipur, como si te internas en el estado de Rajasthan o si decides profundizar en el asombroso sur del país, lo que te espera en la India es un universo de sensaciones, de aromas y de emociones que te acompañarán para siempre, por mucho tiempo que pase. Visites los lugares que visites y vivas las experiencias que vivas, saborea este viaje, y llena tu maleta de recuerdos imborrables.

Delhi

La capital de la India es una gigantesca urbe con más de diez millones de habitantes, que engloba la ciudad vieja, y la llamada Nueva Delhi. Aunque no hay ninguna separación física entre ambas, es en Nueva Delhi donde se encuentra la mayoría de los edificios gubernamentales, como el palacio presidencial o el parlamento. Lo primero que llama la atención del viajero cuando llega a Delhi es el ruido y el caos que parecen dominar la ciudad: vendedores ambulantes, coches circulando de cualquier manera, un millón de bicicletas… Esta primera toma de contacto puede llegar a asustar, pero al cabo de unas pocas horas todo empieza a cobrar sentido, y Delhi se convierte en una jungla de asfalto que apetece explorar.
Nueva Delhi, como decíamos, es la sede de los edificios oficiales, pero además alberga el Gurudwara Bangla Sahib, el maravilloso templo de los Sikhs, con su espectacular cúpula dorada. En la ciudad vieja lo más destacado son las construcciones que mandó levantar el sultán Shah Jahan cuando trasladó la capital del imperio de Agra a Delhi en 1638. Sobre todo, el Fuerte Rojo, un asombroso conjunto arquitectónico amurallado a orillas del río Yamuna. Muy cerca de este palacio-fortaleza se encuentra la mezquita Jama Masjid, la más grande de la India, con un patio central en el que caben 25.000 personas. El tercer lugar de obligada visita en esta parte de la ciudad es el monumento en memoria de Mahatma Gandhi, una gran losa negra junto a la que arde una llama eterna.
Más allá de los enclaves puramente culturales, Delhi ofrece al viajero experiencias de carácter lúdico: la zona de Chandni Chowk es un hervidero de tiendas y bazares siempre atestado de gente, y Connaught Place es una gran plaza que reúne todos los servicios, incluyendo oficina de turismo y tiendas de todo tipo.

Jaipur

La denominada “ciudad rosa” es la capital del estado de Rajasthan, y uno de los lugares que más visitantes atrae de toda la India. Forma, junto con Delhi y Agra, el llamado Triángulo Dorado. La mayoría de sus casas fueron pintadas de rosa en 1905, cuando el Príncipe de Gales hizo una histórica visita a la ciudad. Las viviendas estaban construidas en estuco rosa, pero con el paso de los años habían perdido el color, de manera que las autoridades locales decidieron repintarlas para que el aspecto de Jaipur agradara al príncipe. Desde entonces, se asocia el color rosa con la amabilidad y hospitalidad de los habitantes de Jaipur.
Los vivos colores, los preciosos palacios y las vestimentas tradicionales que lucen los hombres y las mujeres de Jaipur hacen de ella una ciudad mágica, que transmite al viajero la sensación de estar de verdad en el lejano Oriente. Esta sensación se multiplica al llegar al City Palace, la antigua residencia del maharajá de Jaipur. Sus jardines, sus bellas fachadas y su exquisita decoración interior parecen sacados de uno de los cuentos de las mil y una noches. Otro de los palacios de la ciudad es el Hawa Mahal, o Palacio de los Vientos. Llama la atención su fachada rosa y blanca llena de balcones con ventanas caladas, que usaban las mujeres de la realeza para ver todo lo que sucedía en la calle sin que nadie pudiera verlas a ellas. El Jantar Mantar, observatorio astronómico de Jaipur, y el Templo de Govinda completan la lista de visitas imprescindibles en el centro de la ciudad.
Pero, sin duda, es el Fuerte Amber el que acapara el mayor número de visitantes, miradas y flashes. Esta colosal fortaleza del Siglo XVI se levanta sobre una elevación del terreno, está construida en arenisca roja y mármol, y en su interior, además del palacio principal, hay varios edificios monumentales y un templo consagrado a la diosa Kali.

Agra

Como antigua capital del imperio mogol, Agra es una de las ciudades de la India que cuentan con mayor patrimonio histórico y cultural. Enclavada entre el estado de Rajasthan y la gran llanura del Ganges, esta ciudad forma parte del denominado Triángulo Dorado, junto con Delhi y Jaipur. Siempre llena de turistas y con un gran ambiente, Agra es el lugar donde se levanta el monumento más visitado y fotografiado de la India: el Taj Mahal. Fue mandado construir por el sultán Shah Jahan en 1632 en honor a Mumtaz Mahal, su esposa predilecta, que había fallecido dando a luz a su decimocuarta hija. Este mausoleo, junto con el resto de edificios que alberga el recinto, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983, y actualmente es una de las siete maravillas del mundo moderno, junto con Chichén Itzá, el Coliseo de Roma, el Cristo Redentor de Río de Janeiro, la Gran Muralla China, Petra y Machu Picchu.
Aunque el Taj Mahal es el enclave más concurrido de Agra, existen otros dos puntos de interés en la ciudad: la mezquita Jama Masjid y el Fuerte Rojo. Este último, que recibe el nombre de Lal Qila, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el mismo año que el Taj Mahal, 1983, y constituye una obra maestra de la arquitectura moghul. Es de arenisca roja, y en su interior destaca el palacio de Akbar, el emperador que lo mandó construir en 1565.