Circuitos y viajes Israel

La mejor selección de circuitos y viajes a Israel

No pierdas la magnífica oportunidad de viajar sin preocupaciones y con la certeza de que conocerás los más relevante y auténtico de Israel con estos circuitos que hemos creado pensando en ti. Este es el momento de conocer un país de fuertes contrastes, de cultura arraigada y de una mezcla perfecta para que te quedes impregnado de la esencia hebrea. Disfruta de los días que quieras en estos viajes completos en los que te ofrecemos comodidad y seguridad para que conozcas a fondo el país judío.

CIRCUITOS
6 circuitos
Israel: Israel Express Israel: Israel Express

Israel, 6 días

Visitando: Tel Aviv, Cesárea, Haifa, Monte del Precipicio, Galilea, Monte Bienaventuranzas, Tabgha, Río Jordán, Jerusalén (Ciudad Moderna y Ciudad Antigua) y Belén.

Descubre los innumerables encantos que atesora la nación israelí, y déjate seducir por su patrimonio, sus paisajes y el ambiente de sus ciudades.

Israel: Recorriendo Israel Israel: Recorriendo Israel

Israel, 8 días

Visitando: Tel Aviv, Cesárea, Haifa, San Juan de Acre, Galilea, Nazaret, Monte Bienaventuranzas, Tabgha, Río Jordán, Jerusalén y Belén (Palestina).

Explora los rincones más interesantes, bellos y repletos de atractivo de todo Israel, y disfruta con todas y cada una de las maravillas que atesora este destino único.

Israel: Israel Express y Mar Muerto Israel: Israel Express y Mar Muerto

Israel, 8 días

Visitando: Tel Aviv, Cesárea, Haifa, Monte del Precipicio, Galilea, Monte Bienaventuranzas, Tabgha, Río Jordán, Jerusalén (Ciudad Moderna y Ciudad Antigua), Belén, Masada y Mar Muerto.

Disfruta realizando este maravilloso recorrido por Israel y sumérgete en la historia y la cultura de Tierra Santa.

Israel: un viaje al pasado

Este destino se conjugan a la perfección los paisajes de montaña, las rutas insólitas por áridos desiertos y las playas de ensueño. Israel es un lugar que todos deberíamos visitar, al menos, una vez en la vida, independientemente de nuestro credo y de nuestra nacionalidad.

No es fácil encontrar un país que combine con tanta armonía su patrimonio histórico con una vocación de modernidad y apertura al mundo como Israel. Por un lado, esta nación está repleta de enclaves de enorme importancia histórica y religiosa: el Muro de las Lamentaciones, el Monte de los Olivos, las fortalezas de San Juan de Acre, los restos arqueológicos de Cesárea Marítima, el Monte Carmelo, las iglesias, mezquitas y sinagogas sagradas para las tres religiones monoteístas más importantes… Pero, por otro lado, Israel es un país moderno y dinámico, donde la gastronomía, el arte, la cultura y la vida nocturna ocupan papeles esenciales.

Jerusalén

Serían necesarios libros enteros para describir Jerusalén, con su historia, su patrimonio, sus monumentos, sus templos y todos sus maravillosos lugares impregnados de siglos de tradición judeocristiana. La capital de Israel es una increíble ciudad en la que conviven, desde hace mucho tiempo, las tres religiones monoteístas más importantes del mundo: la cristiana, la judía y la musulmana. Como consecuencia, a lo largo y ancho de la ciudad existen numerosas iglesias, sinagogas y mezquitas, cada una más bella que la anterior.
Podemos decir que Jerusalén tiene dos partes bien diferenciadas. Por un lado, la Ciudad Antigua, en la que se encuentran la roca del Gólgota, la Vía Dolorosa, la Basílica del Santo Sepulcro, el Muro de las Lamentaciones y la Explanada de las Mezquitas. Por otro está la parte más moderna y abierta de la ciudad, llena de museos (como el del Holocausto o el Museo de Israel) y de lugares de lo más interesante: la plaza Safra, el mercado de Mahane Yehuda o la calle Ben Yehuda, en el cosmopolita barrio de Mamilla, y las singulares imágenes de Mea Shearim, donde reside la comunidad judía ultraortodoxa.

Tel Aviv

La segunda ciudad más importante de Israel llegó a ser, durante un tiempo, capital del país, y actualmente ocupa un lugar privilegiado en la agenda de los viajeros aficionados al ocio nocturno. Tel Aviv se ha convertido, de un tiempo a esta parte, en una de las mecas mundiales de la fiesta y la música electrónica, al nivel de Ibiza y de Miami. Se trata de una ciudad dinámica, moderna y abierta al mundo, con una gran escena cultural y artística. Más allá de las discotecas y los clubes nocturnos, que se concentran en las zonas de Hilton Beach, Gordon Beach, Banana Beach y Alma Beach, Tel Aviv tiene mucho que ofrecer al viajero durante el día. Por ejemplo, la parte histórica de la ciudad, llamada Yaffo, llena de tiendas, mercadillos y restaurantes tradicionales. También está la zona conocida como “Ciudad Blanca”, en la que se encuentran numerosos edificios de estilo Bauhaus, y que está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Merece la pena pasear por el barrio bohemio de Neve Tzedek, así como por el paseo marítimo y por los mercados de Carmel y Sarona.

Cesárea Marítima

Israel también cuenta con un importante legado de la época del Imperio Romano, y así lo atestigua la singular y pintoresca ciudad de Cesárea Marítima. Se halla al norte de la región de Samaria, y llegó a ser capital de la zona durante los tiempos de la ocupación romana. Está junto al mar, aproximadamente en la mitad del camino que une las ciudades de Tel Aviv y Haifa, por lo que es un punto de paso casi obligado para los viajeros que se desplazan por aquí. Entre los importantísimos yacimientos arqueológicos de Cesárea se encuentran un acueducto romano y un teatro que, según los historiadores, fue mandado construir por el mismísimo rey Herodes, fundador de la ciudad. También destaca la Muralla de la Fortaleza de los Cruzados.