Circuitos y viajes Letonia

La mejor selección de circuitos y viajes a Letonia

Sorpréndete con los circuitos más completos donde recorrerás y conocerás Letonia a fondo. Viaja con la máxima comodidad con estos viajes organizados a la capital del ‘art nouveau’ que hemos preparado para ti. Una visita a ciudades plagadas de rincones encantadores; a valles con inmensos pinos; a pueblos llenos de historias y a un país habitado por gente encantadora. Así es Letonia, un lugar con influencia rusa que ha sabido preservar su esencia báltica. Porque entre tú y Letonia solo está Iberojet.

CIRCUITOS
4 circuitos

Letonia: Modernismo y naturaleza en el Báltico

Arquitectura, cultura y naturaleza. Letonia es una de las joyas del Báltico. El estilo art noveau, sus fortificaciones a lo largo del país, el valle de Gauja y sus playas de arena blanca, convierten al país en un destino alternativo para demostrar que lo tradicional y lo moderno pueden convivir en perfecta armonía.

Desde su ocupación por tribus bálticas hasta su reciente incorporación a la Comunidad Económica Europea, Letonia ha sido un país conocido por su riqueza cultural, su sublime naturaleza y el espíritu acogedor de su población. Sus imponentes castillos de época medieval edificados en altas colinas y sus paisajes idílicos hacen de él un destino para viajeros apasionados por el senderismo y los deportes al aire libre. País llano y de extensos bosques, se ha convertido en uno de los mayores exponentes de la arquitectura art noveau de Europa, que alberga edificios modernistas que todo enamorado del arte quiere contemplar. Gastronomía y cultura convierten a Letonia en una de las joyas imprescindibles por descubrir en Europa.

Riga

La pequeña capital europea cuenta con menos de 700.000 habitantes. Es una ciudad tranquila perfecta para recorrerla sin prisas, con pintorescas calles para disfrutar de agradables paseos. El estilo predominante de sus edificios es el art noveau que logró incluir a Riga en la lista de las ciudades reconocidas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La ciudad conserva el casco antiguo de la época medieval, por lo que resulta imprescindible caminar por el centro desde la plaza del Ayuntamiento y contemplar la iglesia luterana de San Pedro, la casa de los Cabezas Negras, la estatua de los Músicos de Bremen y dar un paseo hasta la colina del Bastión para contemplar el Monumento a la Libertad levantado para conmemorar a los soldados caídos durante la Segunda Guerra Mundial. No te pierdas los bellos edificios de estilo art noveau de las calles Alberta Iela y Elizabetes Iela y las viviendas más antiguas del país localizadas en la pintoresca calle Maza Pils. La torre de la Pólvora, la catedral de Riga y las murallas de la capital se convierten en el colofón de cualquier visita cultural. Para terminar, date un capricho gastronómico en el mercado Central y en las numerosas terrazas y restaurantes de la céntrica plaza Lívu.

Jurmala

Situada a unos pocos kilómetros de la capital de Riga, esta fotogénica localidad costera debe a su nombre a la palabra “jurmala” que significa playa en letón. Enclavada entre el golfo de Riga y el río Lielupe, Jurmala se ha convertido en uno de los destinos más buscados de este rincón europeo para hacer una pequeña escapada a la costa. Sus tradicionales casas de madera, su agradable ambiente y estilosas villas llevan a los letones a escoger este enclave para desconectar de la rutina y disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Sus aguas de poca profundidad y su privilegiado litoral salpicado de arena de cuarzo blanco donde hondean orgullosas banderas azules son todo un espectáculo para los sentidos. Preciado destino balneario, debe parte de su fama a las asiduas visitas de las clases altas y oficiales rusos del ejército que llegaban a descansar a sus playas tras combatir en las Guerras Napoleónicas.

Sigulda

En el valle del Gauja, a 50 kilómetros de Riga, encontramos la llamada “Suiza Letona” donde la Orden de la Espada construyó su Castillo medieval en el siglo XVIII que contrasta con el Castillo Nuevo de Sigulda. El teleférico que cruza el valle permite obtener unas vistas dignas de admiración, además de ser un lugar idóneo para realizar bobsleing, una divertida actividad al aire libre que consiste en deslizarse con un trineo por la nieve. Su paisaje se compone de bosques que, erosionados por la arenisca, han formado terrenos rojizos y cañones de gran profundidad. Desde esta localizad se divisa en Castillo de Turaida, una de las imágenes más imponentes de la zona. La estación de esquí más grande de Letonia se encuentra en esta ciudad que atesora en su interior muchas sorpresas. Descúbrelas todas.