Circuitos y viajes Lituania

La mejor selección de circuitos y viajes a Lituania

Disfruta de todas las ventajas que te ofrecen estos viajes organizados que hemos pensado para ti. Los circuitos y viajes más completos a Lituania. Conocerás la barroca Vilnus, una de las ciudades más bonitas de Europa, la bien conservada Kaunas, la naturaleza báltica más auténtica, una gastronomía sin igual y la hospitalidad de los lituanos. Porque entre tú y Lituania solo está Iberojet.

CIRCUITOS
4 circuitos

Lituania: un país de contrastes

Lituania ofrece al turista interesantes ciudades con una historia fascinante, excelentes museos, exquisitos restaurantes, obras de arte e infinidad de joyas arquitectónicas, una sorprendente naturaleza y una infinidad de lugares mágicos repartidos por todo el territorio nacional.

El principal símbolo del país es la barroca Vilnius, la engreída capital de Lituania y una de las ciudades más bellas del Báltico. Callejear por la Ciudad Vieja barroca más grande de Europa, incorporada al Patrimonio Mundial de la Unesco en 1994, es siempre una auténtica delicia. Es precisamente en este lugar donde se siente la esencia del país, su importante patrimonio y su gran diversidad de estilos. Lituania también encierra una sorprendente naturaleza que cautiva desde el primer momento, donde se disfruta de tupidos bosques, aguas termales, asombrosos lagos y lujosos resorts en plena naturaleza que regalan momentos inolvidables de relax y sosiego. Ven a descubrir un país que lo tiene todo.

Vilnius

Se trata de la ciudad más extensa y con mayor población del país, además de su capital. Esta hermosa urbe escapa del concepto convencional de lo que sería una capital europea, pareciendo más bien un pueblo grande y conservando el encanto y la atmósfera típica de las poblaciones rurales. Pero hablamos únicamente de su ambiente y apariencia, ya que hoy en día Vilnius es de hecho, una de las ciudades europeas más moderna a nivel de servicios.
Sin duda, su atracción turística principal es la Catedral, levantada en el s.XIII y que ha visto cómo la ciudad ha ido creciendo a su alrededor a lo largo de la historia. Aunque el símbolo de la localidad verdaderamente es la Torre de Gediminas, alzada sobre la colina colindante con mejores vistas de la urbe. En su día perteneció a una antigua fortaleza del siglo XII, pero en nuestros días funciona como reclamo turístico y es posible acceder a ella a través de un funicular. Más allá de estos dos centros emblemáticos, el casco histórico de la ciudad supone otra visita obligada. Fue declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad en el año 1994 y reúne algunos de los edificios más importantes de la metrópoli como son el Palacio Presidencial, la antigua Sinagoga o el Museo Nacional de Lituania.

Kaunas

Situada en el punto de unión de los ríos Neris y Nemunas, Kaunas es la segunda ciudad más grande e importante de Lituania. Seguramente se trate de la urbe que mejor ha sabido conservar todo el sabor de la tradición e historia del país, principalmente en su zona comúnmente conocida como Ciudad Vieja. Y es que la urbe se divide en dos partes principales, Naujamiestis, que correspondería a la denominada Ciudad Nueva y la ya nombrada Senamiestis. Por ello, es recomendable emplear dos días en su visita para poder conocerla sin prisa y en detalle.

Se trata de una localidad muy activa tanto cultural como artísticamente, con numerosos festivales de música y eventos de distinta índole celebrados en sus calles, especialmente en verano. Algunas de sus atracciones turísticas más importantes con la calle Vilnius, su arteria principal, el Antiguo Ayuntamiento, la Iglesia de la Resurrección de Cristo o el Museo del Demonio, un concepto único en el mundo que no deja de atraer curiosos debido a su originalidad.