Circuitos y viajes República Checa

La mejor selección de circuitos y viajes a República Checa

Descubre los circuitos más completos donde recorrerás y conocerás República Checa a fondo. Viaja con la máxima comodidad con estos viajes organizados al ducado de Bohemia que hemos preparado para ti. Un viaje a sus bellos pueblos medievales, a sus tradiciones y monumentos, a sus famosos balnearios y fuentes medicinales y a su deliciosa gastronomía. Enamórate de República Checa en esta experiencia. Porque entre tú y República Checa solo está Iberojet.

CIRCUITOS
12 circuitos
12

República Checa: Explora el corazón del viejo continente

Ubicada en medio de Europa, por su posición puede considerarse a Chequia el corazón del viejo continente. Se trata de uno de los estados más modernos del mundo, pues nació el 1 de enero de 1993, tras separase de Eslovaquia.

Al norte y oeste limita con Alemania y Polonia, al este con Eslovaquia y al sur con Austria. Se compone de tres regiones Bohemia, Moravia y la pequeña Silesia. Los primeros habitantes de los que hay constancia fueron los Boyos celtas, de cuyo nombre latino deriva la palabra Bohemia. No obstante fue hasta el siglo VII cuando los eslavos la colonizaron y crearon aquí una unión tribal (el Imperio Samo). Actualmente ocupa el séptimo lugar en el mundo en número de inscripciones en el registro de la Unesco. ¡Tiene diez inscritos! Su enorme atractivo se entiende por sus monumentos históricos, sus balnearios curativos y su serena naturaleza.

Praga

Praga es la ciudad más importante de la República Checa y se cree que en el Paleolítico superior ya estuvo habitada. A lo largo de los siglos se fraguó su enorme interés por ser la residencia de los Reyes de Bohemia, sede de la corte del Sacro Imperio Romano y un centro de un importante renacimiento cultural a favor de la libertad. Este pedazo de tierra ha vivido violentas vicisitudes, desde los pogroms hasta las represiones contra los protestantes, pasando por las cruzadas anti-husitas o la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial. La enorme variedad de etnias, lenguajes y formas de vida que se han entrelazado aquí ha dado origen a ese halo tan mágico del que todos hablan. Como decía Kafka, Praga atrapa a todo el que se enamora de ella.
El amor por ella brotará dando un paseo por la Ciudad Vieja, el espectacular puente de Carlos, con sus magníficas vistas y sus esculturas; recorriendo las calles del sobrecogedor barrio judío, donde pueden visitarse sus antiguas sinagogas, el impresionante cementerio y el Museo Judío. O simplemente echando un vistazo al horizonte para divisar el soberbio espectáculo de campanarios góticos, cúpulas barrocas, torres medievales y los grandes palacios de la nobleza. Seguro que entenderás por qué la llaman la madre de todas las ciudades.

Ceske Budejovice

Ceske Budejovice es la mayor ciudad de la región y centro administrativo, económico y cultural del sur de Bohemia. Actualmente es mundialmente conocida por su famosa cerveza Budvar y por la fabricación de los lápices Koh-i-noor, aunque son sus monumentos y su pasado histórico los que le confieren ese halo mágico que atrae no sólo a turistas sino también a directores de cine, que buscan su real y encantador decorado para recrear los paisajes de sus películas, principalmente de cuentos. Ceske Buejovice fue fundada en el año 1265 por el rey Premysl Otakar II, y su pasado fiel a los reyes checos aún se respira en el espléndido centro histórico que exhibe con orgullo su red de calles regulares alrededor de una extensa plaza cuadrada y sus restos de la muralla. También se encuentra la Iglesia de San Nicolás, las ‘antiguas carnicerías’, la Torre Negra, el antiguo monasterio con la Iglesia del Sacrificio de la Virgen María y la fuente de Sansón como testimonio este pasado espléndido. El palacio Cervena Lhota, con sus paredes rojas y enclavado en la base de un fortín medieval, convierte al visitante en uno de los protagonistas de esos cuentos encantados.

Cesky Krumlov

Hermosa y fascinante, Cesky Krumlov es una de las ciudades más visitadas de la República Checa. Su colosal castillo, que se extiende a los largo de una serie de promontorios y sobre un pronunciado recodo del río Moldava, se comunica con el centro histórico a través de puentes, y su colorida torre domina la entrada a esta edificación. Esta ciudad medieval es patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y las primeras menciones se remontan a mediados del siglo XIII cuando fue sede de los señores de Krumlov. Su original castillo, reconstruido en estilo renacentista, y su colonia urbana crecieron indemnes a los acontecimientos bélicos y los incendios. Su centro gótico conserva las casas de piedra burguesas y una visión renacentista que embelesa al visitante. Además, es una ciudad muy activa desde el punto de vista cultural, con destacados festivales y exhibiciones que se representan en un anfiteatro natural con un auditorio giratorio.