Circuitos y viajes Sudáfrica

Descubre la nación del arco iris

Sudáfrica es un país que abarca una vasta multiculturalidad. Es un territorio multiétnico donde diferentes razas habitan en armonía. Además es el país con más lenguas oficiales del mundo, hablándose once diferentes. Esta riqueza de culturas, idiomas y religiones hace que este país sea único, maravilloso y el lugar perfecto para conocer el increíble continente africano. Sudáfrica, donde la modernidad y tradición se entremezclan a la perfección, la naturaleza y las grandes urbes se funden la una con la otra, está esperando al viajero para hacerle sentir una experiencia sin igual.

CIRCUITOS
3 circuitos

Sudáfrica: Un país que alberga variedad de culturas

El premio Nobel de la Paz Desmond Tutu calificó a Sudáfrica como “la nación del arcoíris” para resumir la enorme variedad de culturas, paisajes y caracteres que alberga su país. De la costa a la montaña, de las grandes ciudades a las enormes reservas naturales, Sudáfrica se nos presenta como el más grande crisol de África.

Sudáfrica es un país tan variado que hasta su bandera tiene seis colores –sólo Sudán del Sur comparte tal característica en todo el mundo-. Miles de kilómetros de costa comparten país con descomunales extensiones de terreno protegido para que campen a sus anchas los animales más espectaculares de África. En Sudáfrica podemos pasar de ver elefantes y leones a contemplar pingüinos y ballenas en apenas unas horas. Encontraremos espesos bosques, cordilleras, gargantas o ríos, y a la vez, ciudades enormes y vibrantes como Johannesburgo y Ciudad del Cabo, que conviven con urbes señoriales como Pretoria, versiones africanas de Las Vegas o localidades llenas de encanto, tanto en el interior como al borde del mar. Decenas de culturas se entremezclan en una nación que ha tenido una historia muy conflictiva, pero que desde hace décadas ha servido como ejemplo de reconciliación. “La nación del arcoíris”, como la llamó el premio Nobel de la Paz Desmond Tutu, nos espera.

Johannesburgo

Johannesburgo es la ciudad más grande de toda Sudáfrica y actuará como nuestra puerta de entrada al país. Jobug o Jozi, como la llaman coloquialmente los lugareños, es una urbe vibrante, activa, que nunca duerme. Es una mezcla de culturas en un entorno urbano, donde todo se hace a lo grande. Johannesburgo es uno de los mejores lugares para entender la historia reciente de Sudáfrica adentrándonos en el Museo del Apartheid o dando un paseo por Soweto. Este antiguo gueto para ciudadanos no blancos se está convirtiendo en una de las zonas de moda de la ciudad, a la que vez que se vuelve un ejemplo de la evolución del país. Otro de los puntos ineludibles en nuestra visita a Johannesburgo es la Golden Reef City, un espectacular parque temático que nos explicará cómo era Jozi cuando simplemente era un asentamiento minero.

Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo es la ciudad más cosmopolita y vibrante de toda Sudáfrica. Es uno de los lugares que no podemos dejar de visitar en nuestro recorrido por el país porque aglutina algunas de las atracciones más famosas de Sudáfrica. Lo comprenderemos nada más acercarnos a sus calles, cuando contemplemos el espléndido Monte Table que domina la ciudad con su cima plana como una mesa a 1.000 metros de altura. Esta montaña, casi siempre cubierta con una boina de nubes, ofrece unas vistas sensacionales de la ciudad y la posibilidad de recorrer un parque nacional prácticamente dentro de la segunda localidad más poblada del país. Ciudad del Cabo también es una tarde entre tiendas y restaurantes en el animado Waterfall, un paseo por el colorido Bo-Kaap o una excursión a Robben Island, donde Nelson Mandela y otros muchos presos pasaron años en una cárcel de máxima seguridad.

Durban

Durban en la ciudad del sol, donde miles de viajeros acuden para disfrutar de sus excelentes playas, sus magníficas olas para practicar el surf y su animado paseo marítimo. Y es que la Milla de Oro que se extiende junto al mar es uno de los lugares más entretenidos que podremos encontrar en Sudáfrica. Hay tiendas, bares, restaurantes, un acuario, un teleférico o un parque de atracciones. Sin duda, el mejor lugar para pasar una tarde de lo más divertida después de, por ejemplo, haber disfrutado del sol y la playa por la mañana. Tampoco conviene perderse el interesante casco histórico de la ciudad, donde hallaremos impresionantes mezquitas, templos profusamente decorados y mercados de lo más animado. Y cerca de la ciudad, una excelente excursión nos puede llevar al lugar donde Gandhi se convirtió en Gandhi, a la escuela que simboliza la lucha contra el racismo o al curioso barrio de Kwamashu.