Viaje a Alemania: Circuito Lo mejor de la Selva Negra

Duración 7 día/s, 6 noche/s
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
Desde 1.001 €
Ver disponibilidad
Circuito: Lo mejor de la Selva Negra
DURACIÓN: 7 día/s, 6 noche/s
Desde 1.001 €
Ver disponibilidad

La opinión de nuestro guía

Elena María Abril Humanes
Siempre que recibo un grupo para comenzar el circuito Lo mejor de la Selva Negra les doy mi más sincera enhorabuena por el buen criterio que han tenido al elegir este maravilloso viaje organizado. Y lo hago de corazón porque estoy convencida de que no hay mejor manera de conocer la Alemania más romántica, mágica y legendaria junto con lo más pintoresco y característico de su región hermana, la Alsacia en Francia.
Leer más
Elena María Abril Humanes Guía especializado en Circuitos por Centro Europa
¿Adoras la naturaleza? ¿Quieres combinarlo con pequeños pueblos que parecen sacados de un cuento de hadas con un ambiente acogedor y cargado de historia?

Tienes en tus manos un viaje que transcurrirá entre bosques y tierras de labranza de esencia germánica y un toque galo, que no te dejará indiferente. Si eres de los que buscan naturaleza, estás en el recorrido perfecto. Adentrarse en la Selva Negra, al sudoeste de la Alemania es una auténtica experiencia. Te advierto: atrapa y hechiza. Frankfurt, Heidelberg, Baden-Baden, Friburgo, Triberg, Gutach, Titisee y Estrabusgo componen una pequeña lista del top ten de una semana que no será fácil de olvidar.

Itinerario

Día 1: España - Frankfurt. Los castillos te esperan

RÉGIMEN Cena
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Ha llegado el día D para olvidar tu rutina. Como buen enamorado de la naturaleza, estás deseando explorar la Selva Negra, pero antes vamos a echar un vistazo a nuestra documentación y maleta para que no nos falte nada. Recuerda que tienes que estar dos horas antes en el aeropuerto, pero como estás deseando, seguro que ya lo tienes todo listo para adentrarte en un mundo mágico, sacado del mejor cuento de hadas. Hoy nuestra primera toma de contacto con el país germano es la capital de Frankfurt, una de las puertas de acceso al Viejo Continente, el centro neurálgico financiero de Alemania.

¿Sabes que tiene una gran cantidad de rascacielos y hasta un río, el Main? Por eso también esta ciudad es conocida popularmente por “Main-hattan”.

Antes, unos apuntes para lo que te espera mañana después de desayunar. Visitar la casa de Goethe, tomar vino de manzana o probar las tradicionales Frankfurten Würstchen, son solo algunas de las cosas que podrás hacer en esta ciudad alemana. Y si eres de los que no puedes visitar un lugar sin ver tiendas, recuerda el nombre de Zeil. Lugar principal para hacer compras, cómoda por zona peatonal y por la que discurren cada día miles de personas. Se le denomina también "La Quinta Avenida de Alemania”, esta calle ofrece desde boutiques de moda, y las principales cadenas y tiendas por departamento hasta un moderno centro comercial de diez pisos, la 'Zeil Galerie'.

Día 2: Frankfurt. Un centro financiero cargado de historia germana

RÉGIMEN Desayuno y cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Frankfurt
ALOJAMIENTO Hotel

Tras el desayuno, y después de la breve toma de contacto de anoche, hoy nos disponemos a sacar todo el jugo a una ciudad que combina historia con modernidad. Su casco antiguo es pequeño, por lo que lo hace ideal para moverse a pie por la ciudad, aunque cuenta con una excelente red de metro, autobuses y tranvías.

Nuestra primera visita es el Römer, que forma parte del decorado del corazón histórico de esta ciudad, y que en su momento fue considerado el ayuntamiento, edificado en 1405, y donde fueron coronados algunos de los más importantes reyes y emperadores alemanes.

Esta montaña romana fue destruida parcialmente durante la Segunda Guerra Mundial, pero fue reconstruida y hoy brilla en la plaza Römerberg.

También, merece la pena visitar la catedral de San Bartolomé donde durante dos siglos desde 1562 y 1792 se coronaron varios emperadores. Esta catedral de estilo gótico fue construida entre los siglos XIV y XV y ha sufrido diferentes calamidades a lo largo de su historia, como ser destruida por el fuego en 1867 o varios bombardeos entre 1943 y 1944 que destrozaron por completo su interior. Fue reconstruida en la década de los cincuenta y actualmente es una las cosas que ver en Frankfurt sin lugar a dudas, además de uno de sus símbolos más representativos gracias a su torre de 95 metros, desde la que se pueden admirar unas bellísimas vistas.

No olvide echar un vistazo a la iglesia de San Pablo, construida entre 1789 y 1833, cuna de la democracia alemana. La iglesia fue utilizada para reuniones políticas y se convirtió en la sede del primer parlamento alemán elegido libremente en 1848. Hoy en día, la iglesia de San Pablo se utiliza principalmente para exposiciones y eventos especiales.

Pero no hay mejor manera de subirse al cielo de Frankfurt que desde lo alto de la Torre Principal, el único rascacielos que ofrece vistas de la ciudad al público. Toma el ascensor y sube los 650 pies de plataforma para disfrutar de panorámicas vistas del paisaje urbano de Frankfurt.

A continuación, nos dejaremos enamorar por la Ruta Romántica que une el río Main y los Alpes bávaros. Es como ver cine en primera fila, a través de un sinuoso recorrido que pasa por pueblos coquetos con murallas, castillos, iglesias y ayuntamientos de sabor medieval como Würzburg o Marienberg donde encontrarás numerosas leyendas relacionadas con alcaldes que bebían para salvar su pueblo, monjes que enterraban tesoros y ciudadanos que agradecían haberse librado de la peste.

Después de esta maravillosa ruta, dispondremos de tiempo libre hasta que regresemos a Frankfurt.

Día 3: Frankfurt - Crucero por el Rhin - Heidelberg. Un crucero hacia el pasado

RÉGIMEN Desayuno, almuerzo y cena
Transporte Ferry
Visitas Castillo Palatino Crucero por el Rhin Panorámica de Heidelberg
ALOJAMIENTO Hotel

Tras un rico desayuno, salimos hacia Rudesheim, donde embarcaremos en un agradable y relajante crucero por el Rhin, pasando por el valle de Loreley, considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

Serpenteando el Rhin te vas deslizando por un mundo de ensueño y con un encanto que te pondrá las emociones a flor de piel.

Cuenta la leyenda que una bella muchacha rubia seducía con su voz a los navegantes del Rhin y los llevaba a la perdición. Sentada sobre una roca, la sirena entonaba extrañas y melancólicas canciones mientras peinaba sus largos cabellos rubios. Los navegantes, hechizados por su extraña voz y belleza, dejaban de atender la corriente traicionera para mirarla y naufragaban, comprendiendo en ese momento el destino de seducción y muerte.

En un estrecho del Rhin que seduce entre elevaciones de 130 metros de altura, el curso del río forma una “S” y es allí donde aparece la Loreley, una enorme roca maciza, frente a la corriente del río, en la rivera derecha. Hoy en día y en virtud de las nuevas tecnologías, este paso no resulta peligroso, pero hasta el siglo pasado, los navegantes que no contaban con la fuerza de las máquinas, tenían buenos motivos para preocuparse cuando atravesaban este recodo del río con muchas corrientes y con poca luz.

Después del almuerzo, Heidelberg se arremanga para seducirnos. Presume de una belleza que discurre entre colinas boscosas del valle del río Neckar y que tiene un histórico prestigio por ser la sede de la primera universidad de Alemania, fundada en 1386. Tomaremos la calle Hauptstrasse, que es la más comercial de la ciudad y que se alarga más allá de un kilómetro y medio hasta unirla con Karlstor, la puerta de la ciudad.

Uno de los primeros edificios imponentes de la calle más bonita de Heidelberg es la conocida como Haus zum Reisen o Casa del Gigante, que era la vivienda del general von Veningen, personaje que encontramos en una hornacina de la fachada y que data de principios del siglo XVIII. Poco más adelante nos detendremos en la iglesia de la Providencia, que destaca por su campanario en forma de bulbo de cebolla. Y a tiro de pieza, nos topamos con el palacio Morais, que es la sede del museo del Palatinado, dedicado a la historia local y del arte.

El famoso castillo Palatino, construido en una fortificación medieval y sobre la ladera del Königstuhl, llegó a convertirse en el siglo XVI en una de las residencias renacentistas más bellas de Alemania.

Tras la Guerra de los Treinta años y la Guerra contra Francia, quedo destruido casi por completo, pero en la actualidad las ruinas son un símbolo de la maravillosa época del renacentismo alemán, donde es visitado por muchísimos turistas, para contemplar la estructura de este majestuoso castillo, su increíble jardín y las espectaculares vistas que ofrece. Anualmente se lleva a cabo dos fiestas muy populares, como los Schlossfestspiele y bailes como el Ball der Vampire.

Día 4: Heidelberg - Baden-Baden - Carretera panorámica de la Selva Negra - Castillo de Hohenzollern - Friburgo. Ruta de escenarios de película

RÉGIMEN Desayuno y cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Castillo de Hohenzollern
ALOJAMIENTO Hotel

Acabamos de desayunar hoy nos espera una ruta fascinante, dirigiéndonos en primer lugar a disfrutar del encanto de Baden-Baden, una elegante ciudad balneario conocida internacionalmente por sus mágicas aguas, sus villas modernistas y sus preciosos jardines que fueron el lugar preferido de veraneo en la Europa de la Belle Époque. Es una auténtica joya que guarda perfectamente ese aroma regio y elegante que le ha dado fama.

Pocos o casi ningún rey, princesa, famosos, que se han querido perder perderse en una ciudad muy chic. Sus aguas termales ricas en minerales son famosas y ya fueron aprovechadas en la antigüedad por los romanos, que supieron adivinar y exprimir la riqueza del lugar ubicado en las laderas de la misteriosa Selva Negra. Actualmente, puedes visitar las ruinas de los baños romanos, incluidas las de Caracalla que se han convertido en un preciado balneario donde hacer culto al wellness, y hasta doce fuentes termales distribuidas por la ciudad, repletas de leyendas que dice que si bebes el agua caliente de la fuente Fettquelle, ubicada al lado de Romerplat. ¡Rejuvenecerás diez años!

También puedes deleitarte con el arte de sus museos, sobre todo, uno en especial donde podrás contemplar grandes obras de arte moderno como las de Picasso y Pollock, el Frieder Burda. Después date un paseo por sus elegantes calles en busca del que dicen es el casino más bello del mundo, el lujoso edificio neoclasicista de Kurhaus cuyos interiores están inspirados en el Palacio de Versalles. Puedes además ver la Alameda Lichtental, un precioso y detallista jardín inglés con más de tres siglos de historia que alberga más de 300 especies de árboles.

Pero hoy te perderás por el corazón de la Selva Negra, en una carretera panorámica conocida como Schwarzwaldhochstrasse, une Baden-Baden con interesantes lugares como el lago de montaña Mummelsee, los picos del Schliffkopf, el Alexandraschanze y el Kniebist. El Castillo de Hohenzollerm te abre sus brazos. Su belleza te dejará boquiabierto. Es una de las residencias más espectaculares de la familia Hohenzollern, que ha sido la que ha ostentado el poder político y económico de Prusia y Brandemburgo, lo que supone el germen del estado alemán, desde la edad media hasta finales de la I Guerra Mundial. Un castillo de película que se emerge sobre una montaña, dominando todos los valles con murallas que lo defienden, con sus almenas y torreones.

Y con este lugar de cuento, nos dirigimos a Friburgo y nos vamos a dormir.

Día 5: Friburgo - Triberg - Gutach - Friburgo - Titisee - Friburgo. Un remanso de paz

RÉGIMEN Desayuno y cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Cascadas de Triberg Museo aire libre de Vogstbauernhof Panorámica de Friburgo de Brisgovia
ALOJAMIENTO Hotel

Nos despertamos, desayunamos y ponemos rumbo a Triberg para contemplar una de las cascadas más famosas de Alemania, "Las Cascadas de Triberg". Este es un lugar donde te sentirás en plena Selva Negra. Continuaremos hacia Gutach, donde disfrutaremos de su museo al aire libre, Vogstbauernhof, donde conoceremos sus casas, sus costumbres, su estilo de vida......en fin, conocer sus raíces. Después de esta maravillosa visita, pondremos rumbo a Friburgo, pequeña y acogedora ciudad que se ubica a los pies de los viñedos y bosques de la Selva Negra.

Nuestra primera visita será a su hermosa catedral, un edificio imponente. Desde su campanario, sus vistas nos dejarán sin aliento. La construcción comenzó en el año 1200 siguiendo un estilo románico, que más adelante derivó en un intrincado estilo gótico. La iglesia se convirtió en catedral en el siglo XIX y desde entonces ha sido el edificio católico más importante de la ciudad. Maravíllate con la pintura de varios paneles del altar mayor. Esta obra de 1516, llamada la "Coronación de la Virgen", fue el encargo más importante que recibió el artista renacentista Hans Baldung Grien.

También, tendrás la oportunidad de pasear por la plaza del Ayuntamiento, donde se encuentran los dos principales edificios gubernamentales de la ciudad, el Antiguo y el Nuevo Ayuntamiento. Ambos datan del siglo XVI y los dos fueron declarados Monumento Nacional. En el edificio, antiguo reclama su atención su color rojo y su torre con un portal renacentista que sirve de entrada y en la parte superior un reloj coronado por un águila bicéfala del Sacro Imperio romano germánico. En cambio, el nuevo ayuntamiento está formado por tres cuerpos, uno central con tres arcos coronado por un reloj y dos torres laterales. Cada día a las 12 suena una melodía diferente del carillón del reloj del nuevo ayuntamiento, el repertorio de 50 melodías abarca desde canciones populares hasta himnos.

Asimismo, le dan un toque pintoresco a Friburgo sus pequeños canales de agua que recorren el casco antiguo de la ciudad y porque a la entrada de muchas tiendas puedes encontrar mosaicos en el suelo que te indicarán qué se vende en cada una.

A continuación, nos dirigiremos a Titisee, un rincón de ensueño con uno de los lagos de origen glaciar más importantes y turísticos del sur de Alemania. Desde aquí podrás contemplar un impresionante macizo montañoso cubierto de bosques de abetos. Este popular lago de 2 kilómetros de largo ofrece un paisaje que varía en función de la época del año en que lo visites. En invierno, se convierte en hielo e incluso podrás caminar por encima de él. Sin embargo, si vas cuando hace mejor tiempo, podrás apuntarte a un relajante paseo en barquito para recorrer sus aguas y disfrutar de estar rodeado de la naturaleza germana más salvaje.

Disfruta del camino por carretera porque el paisaje entre bosques es digno de inmortalizar. Seguro que te quedarías todo el día, pero hay que volver hacia Friburgo.

Día 6: Friburgo - Colmar - Ruta de los vinos - Estrasburgo. El encanto de la “Pequeña Venecia”

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Bodega de Vino con degustación Panorámica de Estrasburgo
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy nos toca una ruta de viñedos entre la romántica Alsacia. Un recorrido que esconde tesoros naturales, arquitectónicos, culturales, vinícolas y gastronómicos que merecen ser saboreados sin prisas. Verde, tranquila, coqueta, deliciosamente incomparable… Las carreteras serpentean entre bucólicas parajes, milenarios viñedos situados en la llanura del Rhin y los Ballons des Vosges, bosques de leyenda, castillos y vestigios medievales.

Descubrirás Colmar, un encantador y precioso enclave, la gran capital de los vinos de Alsacia. Sus casitas de colores con entramado de madera, sus rincones medievales y empedradas calles crean un ambiente de cuento, para no olvidar. Déjese hipnotizar por el barrio conocido como 'la pequeña Venecia', por la Rue des Tanneurs y la Quay de la Poissonnerie, un antiguo barrio de pescadores donde es posible alquilar un bote de remos y disfrutar de la ciudad desde otra perspectiva.

Proseguimos la Ruta del Vino de Alsacia, una de las más antiguas de Francia, que recorre los milenarios viñedos alsacianos. Podrás saborear y enloquecer con su belleza atravesando una ristra de floridos y pintorescos pueblecitos, ciudades vinícolas de renombre y magníficos escenarios y nos detendremos en Ribeauvillé, custodiada por sus tres castillos. Un lugar para pasear con calma disfrutando de sus calles, monumentos y plazas y con una parada en su bodega con degustación.

Pero este día, aún nos dejará una sorpresa, Estrasburgo. Última parada. Te recomendamos un paseo en barco con salida desde el muelle de Bateliers, una excelente opción para descubrir los lugares más emblemáticos de la ciudad desde el agua. También podrás realizar una visita panorámica por el casco antiguo, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988.

Como primer plato comenzar por la place de la Cathédrale de Notre-Dame, visitando este hermoso edificio gótico que guarda numerosos tesoros, al salir sobre la Place du Chateau, visitar el Musée de l'Oeuvre de Notre Dame, anexo a la catedral donde se conservan muchas de la piezas originales de la catedral, a la izquierda de la place du Chateau se encuentra el Palais Rohan, antigua residencia de los príncipes-obispos.

Continuando nuestro descubrimiento de la ciudad antigua, debemos hacer hacer una parada obligada en el Marché Gayot y seguimos hasta asaltar el muelle de los pescadores o Quai des Pecheurs. Callejear por el Quai des Pecheurs, des Bateliers, Saint Nicolas... nos brindará uno de los mejores y placenteros paseos a orillas del Río Ill y la posibilidad de admirar hermosos edificios antiguos. Pasando el Pont du Corbeau (famoso por ser el puente desde donde se arrojaban en jaulas a los infanticidas) llegamos al Musée Alsacien, museo de la cultura popular.

Otra de las opciones es no perderte la visita al barrio europeo. Estrasburgo es la única ciudad que no es una capital de estado y que alberga instituciones europeas. Así podrás ver el Consejo de Europa, el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos y el Parlamento Europeo, que alberga el hemiciclo más grande de Europa. Al caminar por este barrio podrás pasear también por el Neustadt o barrio alemán o imperial. Representa perfectamente la arquitectura y el urbanismo alemán imperial como por ejemplo la Universidad, Correos, la Plaza de la República o el jardín botánico.

Día 7: Estrasburgo - Frankfurt - España. Volvemos enamorados

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Toma tu último desayuno en esta capital. Hoy saldremos hacia Frankfurt, donde la ahora indicada se realizará el traslado al aeropuerto para volar a casa. Si tu vuelo está previsto para este día, es importante recordar que no debes reservar vuelos anteriores a las 14:00 horas. En el caso de no poder conseguir vuelo posterior, deberías reservar tu vuelo para el día siguiente a cualquier hora y pasar noche en Frankfurt que te permitirá degustar su rica gastronomía y volver a recorrer algunas de sus calles. Ahora sí que ya volvemos hacia España.

Puedes aprovechar para probar el apfelwein, una de las bebidas más típicas de Alemania y beberlo es una de las mejores cosas que puedes hacer antes de volver. Este ‘vino de manzana’, con un contenido alcohólico que ronda entre 5 y 7 grados, empezó a elaborarse en los alrededores de la villa. Hoy se puede encontrar en algunas de las antiguas tabernas de sidra del barrio de Sachsenhausen. En muchas de ellas, sólo es posible beber ‘Apfelwein’, elaborada por ellos mismos desde hace tres siglos siguiendo recetas familiares que han ido pasando de generación en generación. ¿Y para acompañar? Nada mejor que una ración de Handkäse mit Musik, queso marinado con aceite, cebolla y vinagre.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Leonardo Royal Frankfurt
Frankfurt, Alemania

Leonardo Royal Frankfurt

Mercure Strasbourg Palais des Congres
Estrasburgo, Francia

Mercure Strasbourg Palais des Congres

NH Hirschberg Heidelberg
Hirschberg, Alemania

NH Hirschberg Heidelberg

Mercure Strasbourg Centre
Estrasburgo, Francia

Mercure Strasbourg Centre

Novotel Frankfurt City
Frankfurt, Alemania

Novotel Frankfurt City

Holiday Inn Frankfurt Airport
Frankfurt, Alemania

Holiday Inn Frankfurt Airport

InterCityHotel Freiburg
Friburgo, Alemania

InterCityHotel Freiburg

Opiniones de nuestro guía
Elena María Abril Humanes
- Elena María Abril Humanes -
Guía especializado en Circuitos por Centro Europa

El circuito empieza en Frankfurt, que no es sólo el corazón financiero de Europa con unos rascacielos impresionantes que dibujan un skyline inconfundible, sino que cuenta con un centro histórico donde se mezclan lo más antiguo y lo más moderno de la arquitectura de entramado, sin olvidar que sus típicas salchichas, cerveza y sidra nos darán la energía para pasear por la espectacular Römmer Platz donde la fachada del ayuntamiento nos dejará boquiabiertos.

La aventura continúa con un crucero por el Rhin romántico, paisaje protegido por la UNESCO y el lugar con la mayor concentración de castillos y fortalezas medievales de toda Europa. También disfrutaremos de las maravillas de Heidelberg, la ciudad más importante del Palatinado coronada por uno de los castillos más emblemáticos y especiales del país al que subiremos en un funicular histórico.

El tour nos adentra después en la mágica Selva Negra, lugar de tradiciones y leyendas donde recorriendo la famosa carretera U-500 (Schwarzwaldhochstrasse) se nos inundará la vista en enormes extensiones de bosques, montañas y lagos como los de los cuentos. Las cataratas de Triberg, los lagos Mummelsee y Titisee, el castillo de Hohenzollern o las granjas de Gutach, son solo un ejemplo de los lugares encantados por los que discurre este circuito. Además, nuestro viaje está organizado para que disfrutemos de las ciudades de la Selva Negra más carismáticas como la lujosa Baden-Baden y la siempre animada y muy ecológica Friburgo, pionera en las políticas de sostenibilidad medioambiental y hogar de una de las catedrales más bonitas de la región. Y no olvidemos mencionar la variada y riquísima gastronomía que disfrutaremos en esta zona que también es la cuna de los relojes de cuco que todavía hoy se fabrican a mano y son famosos en el mundo entero.

Como guinda de este magnífico tour cruzaremos el valle hasta Francia, al otro lado del Rhin para recorrer la parte más bonita de la Alsacia, entre mares de viñedos visitaremos pueblos de la ruta de los vinos como Colmar , Ribeauvillé o Riquewihr que parecen sacados de la paleta de colores un excelente pintor. Terminaremos con la joya de la corona Alsaciana, Estrasburgo con su catedral que es el mejor exponente del gótico renano, la Petite France con sus canales y el barrio gubernamental donde se encuentran las instituciones europeas más importantes.

Este circuito nos dejará con tan buen sabor de boca que estaremos enseñando fotos alucinantes y contándole el viaje a nuestras familias y amigos durante semanas. Es uno de esos viajes organizados que como guía me entusiasma hacer porque sabes que los pasajeros tienen la satisfacción garantizada.