Viaje a Croacia: Circuito Croacia (Dubrovnik - Zadar)

Duración 8 día/s, 7 noche/s
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
Completo
Circuito: Croacia (Dubrovnik - Zadar)
DURACIÓN: 8 día/s, 7 noche/s
Completo
Croacia como nunca la habías visto

Un viaje por la belleza de Croacia es la mejor forma de escapar de nuestra rutina. Situada a orillas del mar Adriático, los kilómetros de costa que bañan la región histórica de Dalmacia la convierten uno de los lugares imprescindibles que, sin duda, debemos conocer. Pero nuestro recorrido también asomará a una de las ciudades de la vecina Bosnia, Mostar, marcada por un pasado belicoso demasiado reciente. Otro punto fuerte será Zagreb, la capital croata, con su Ciudad Alta y su Ciudad Baja que la convierten en una localidad única. Las impresionantes playas, islas y parques nacionales de Croacia serán uno de los mayores alicientes de nuestro asombroso viaje.

Itinerario

Día 1: Punto de origen – Aeropuerto de CYL – Dubrovnik MP. Primer contacto croata.

RÉGIMEN Cena
Transporte Autocar, minibús o vanVuelo
Visitas Panorámica de Dubrovnik
ALOJAMIENTO Hotel

Dentro de pocas horas estaremos paseando por las calles de Dubrovnik, una de las más bellas ciudades de Croacia. Ya tenemos a punto todo nuestro equipaje y los documentos necesarios para subir al avión, nada puede fallar. Nos presentamos dos horas antes de la salida del vuelo para evitar posibles problemas y no agobiarnos con las prisas. Pasamos por el mostrador de facturación, por el arco de seguridad y esperamos en nuestra puerta de embarque a que nos toque subir al avión. Ya solamente nos queda relajarnos y disfrutar de un plácido recorrido aéreo hasta la costa dálmata croata.

Cuando por fin pisamos tierra firme no podemos reprimir nuestra emoción. Lo primero que haremos será instalarnos en el alojamiento, nuestro traslado ya está previsto y no tenemos por qué preocuparnos de cómo llegar al hotel. Como ya estamos impacientes por conocer la ciudad, tendremos la ocasión de hacer un recorrido general por los puntos más importantes de la mano de un experimentado guía local. Con sólo una mirada comprenderemos fácilmente por qué la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad.

La belleza está presente en todas las calles, edificios y plazas de Dubrovnik, y el mejor lugar para admirarla al completo es el punto panorámico elevado al que nos dirigiremos, que permite visualizar y fotografiar todo el conjunto de la ciudad antigua frente al mar, completamente rodeada por una fortaleza robusta que protegió la villa de numerosos ataques en el pasado.

Tenemos tiempo todavía de admirar de cerca la Catedral de la Asunción de María. Podremos disfrutar de la belleza del templo desde su interior y aprender sobre las distintas épocas en que fue levantado. La actual Catedral data de los siglos XVII y XVIII, ya que fue destruida con anterioridad por un fuerte terremoto que acabó, incluso, con sus reliquias antiguas más valiosas. Algunas de las que sobrevivieron, como los restos de San Blas, se encuentran salvaguardadas en el conocido Tesoro de la Catedral, que es custodiado a conciencia en una capilla barroca de la bella Catedral.

El Palacio de Knezev Dvor es otro de los edificios que cuentan la historia de la ciudad. Es uno de los puntos más importantes y más visitados por los viajeros que llegan hasta este punto de Croacia y nosotros tendremos la ocasión de acceder a él.

Seremos testigos del valor que tuvo este edificio para Dubrovnik, ya que el conocido Palacio del Rector (en español) era la sede del máximo dirigente de la antigua República de Ragusa. La casa también ha sufrido alteraciones debido a su destrucción parcial en varias ocasiones, posteriormente ha sido reparado y reconstruido para mantener una armonía con el palacio original. Hoy en día alberga el Museo de Historia y Cultura y contiene piezas de colección que datan del siglo XVI, las más antiguas.

En otra visita nos adentraremos al Monasterio Franciscano, un complejo museístico que, además de tener un gran valor arquitectónico, posee una famosa farmacia que se atribuye el mérito de ser la que más tiempo ha estado abierta ininterrumpidamente de todo el mundo, data de 1317 y es, eso sí, la más antigua de toda Croacia. Del Monasterio también cabe destacar su impresionante biblioteca que, aunque también fue destruida por un gran terremoto y su posterior incendio, hoy en día ha recobrado su valor salvaguardando entre sus históricas paredes más de 75 mil ejemplares, de los cuales unos 200 son grabados originales.

Día 2: Dubrovnik MP. Dubrovnik y sus islas.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Las posibilidades de explorar Dubrovnik no se acaban en un día, por eso hoy tenemos otra oportunidad para realizar lo que ayer se nos escapó o nos quedó pendiente. Después de un buen desayuno en nuestro hotel nos adentramos de lleno en la ciudad. Uno de los musts de la antigua Ragusa es pasear por las murallas que salvaguardan la belleza de la villa.

Podemos acceder a ellas a través de la Puerta de Pile, una de las entradas principales. A partir de allí tendremos unos dos kilómetros de murallas para recorrer, y nos ofrecerán unas vistas inigualables de la ciudad desde lo alto, con toda la extensión de tejados rojizos del casco antiguo y el azul del mar de fondo. ¡No podremos resistirnos a tomar fotos constantemente!

Si nos apetece también podemos acercarnos a los mercadillos que se extienden por la ciudad, algunos de ellos han mantenido el encanto primero del intercambio comercial más austero, y nos trasladarán directamente a otra época. Si lo que queremos es hacernos con un souvenir y llevarnos a casa un recuerdo único de esta ciudad, también encontraremos tenderetes dedicados a este fin en los mercados de las plazas más destacadas.

El buen tiempo del que suele gozar esta metrópoli mediterránea la hacen un lugar ideal para mercadear y, si nos cansamos paseando entre la multitud, también podemos pararnos en alguna terraza y refrescarnos disfrutando de la belleza de las calles de esta localidad.

Si pensamos en el tiempo suave que suele dominar Dubrovnik durante gran parte del año también se nos viene a la mente otra actividad muy mediterránea: tumbarse y relajarse en una playa de arena fina. Esta puede ser otra opción para el día de hoy.

Muy cerca del casco antiguo encontraremos una playita, Banje, dotada con todos los servicios necesarios para que no tengamos que pensar en nada más que en nuestro descanso. Aunque son más las playas cercanas a las que podemos dirigirnos si queremos salirnos un poco de la ciudad, como la bella Sveti Jakov.

Si el tiempo lo permite y el calor aprieta incluso podremos meternos en el agua y disfrutar de las bondades del mar adriático que baña la costa dálmata.

Una muy buena opción para explorar el entorno de Dubrovnik puede ser realizar una excursión de media jornada a las Islas Elaphiti. Este conjunto de islas e islotes goza de una naturaleza salvaje y escarpados acantilados. Cada una tiene sus propias características, aunque las une el hecho de gozar de una posición privilegiada en la costa de Dalmacia. La mayoría de ellas no están habitadas, a excepción de las tres principales: Kolocep, Lopud y Sipan. Una de estas será nuestro objetivo en la excursión opcional que nos ocupa.

Aparte de recorrer la belleza natural de la isla elegida y comprender la historia de sus puntos más destacados, también tendremos el gusto de gozar de un aperitivo con música en directo a bordo de la embarcación que nos llevará surcando las aguas del Adriático hasta una de las más destacadas Islas Elaphiti.

Día 3: Dubrovnik – Mostar – Región de Split PC. Una pequeña incursión a Bosnia.

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte Autocar, minibús o vanCANOA
Visitas Panorámica de Mostar
ALOJAMIENTO Hotel

Estando tan cerca de la frontera con Bosnia y Herzegovina sería una pena no aprovecharlo para visitar Mostar, una ciudad clave para enriquecer nuestras experiencias y nuestro conocimiento. Por la mañana partiremos iniciando nuestra ruta en dirección a esta pintoresca metrópolis.

Antes de verla de cerca aprovecharemos para tomar un buen desayuno que nos ayude a estar a pleno rendimiento para descubrir el pasado y el presente de una ciudad que ha sufrido el lastre de la guerra y que, a día de hoy, aún se deshace de los escombros físicos e ideológicos de su pasado demasiado reciente.

Si visitamos sus calles hoy, podemos ver como la ciudad ha rehecho su vida y ha crecido económicamente, viviendo en gran parte del turismo que recibe. Pasear por sus estrechos callejones es una delicia, observaremos bellos edificios y símbolos que marcan el ir y venir de las diferentes culturas que habitan la ciudad, sus mercadillos ofrecen al viajero un entretenimiento sin igual, así como la posibilidad de llevarse a casa algún souvenir típico del país.

Pero obviar las brechas que abrió la reciente guerra será casi imposible, y mucho menos al visitar el Puente Viejo, símbolo de la destrucción de la paz de la ciudad. Antes de la guerra de Bosnia, iniciada en 1992 y finalizada tres años después, en Móstar convivían los bosnios musulmanes con los croatas católicos y los serbios cristianos ortodoxos. El Stari Most era un símbolo de unión entre las dos partes de la ciudad que el río Neretva dividía.

El puente fue destruido deliberadamente en 1993 por el Consejo Croata de Defensa, recalcando aún más las diferencias culturales y étnicas que anteriormente convivían en armonía en una misma ciudad. Este puente se volvió un icono de un pueblo y fue reconstruido con posterioridad gracias a la inestimable ayuda de la UNESCO, para juntar lo que la guerra había dividido. Actualmente la ciudad vuelve a ser sólo una, y todos sus habitantes intentan sobreponerse a los coletazos de la guerra, y así lo demuestran las cifras de visitantes que recibe, que la sitúan como uno de los destinos turísticos más importantes de la antigua Yugoslavia.

Más tarde continuaremos nuestro recorrido hasta Split, de vuelta a Croacia. Aquí es donde se encuentra el hotel donde nos albergaremos las dos noches siguientes. Con todo el bagaje cultural que nos llevamos de la enigmática Bosnia, hoy nos merecemos una buena cena y un descanso plácido para prepararnos para nuestra siguiente jornada.

Día 4: Split – Trogir – Slpit MP. La costa de Dalmacia y su capital.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica Split
ALOJAMIENTO Hotel

Despertamos en la bella región de Split, en la costa dálmata croata. Durante esta jornada seremos testigos de la belleza de la costa a través de dos de sus ciudades más destacadas. Empezaremos por la capital de la región, que alberga uno de los mayores tesoros arquitectónicos de la costa de Dalmacia.

Split es la segunda metrópolis más poblada del país, por detrás de Zagreb, la capital croata, además es el puerto más importante de la costa y un punto de partida clave para descubrir las islas cercanas. La belleza de su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad, y se engloba dentro del asombroso Palacio Diocleciano.

En sus inicios el emperador romano Diocleciano construyó el complejo para retirarse a descansar después de su carrera política, y llevó a cabo una obra tan impresionante que terminó siendo una villa en la que llegaron a residir unas 9.000 personas durante los siglos posteriores a su creación. Aquí podremos visitar el sótano, las catacumbas, que hoy en día han sido usadas por una de las series de mayor popularidad, Juego de Tronos, donde estuvieron encerrados los dragones de la famosa Daenerys.

En la zona central podremos pasear por el Peristilo, un bello patio rodeado de columnas que actúa como corazón del palacio. No nos perderemos tampoco el Templo de Júpiter, aunque no se conserva el original intacto sí que vale la pena ver la historia y evolución del lugar a través de este templo.

Entraremos también en la Catedral de la ciudad, formada por el mausoleo de Diocleciano, la propia iglesia y el bello campanario que sobresale por encima del resto de la ciudad, convirtiéndolo en un punto ideal para gozar de las bellas vistas de esta impresionante villa erigida en noble piedra blanca. En definitiva, uno de los monumentos romanos más destacados del mundo.

Nuestra próxima parada será en otra urbe costera: Trogir. La recorreremos en una visita panorámica por los puntos más destacados y nos adentraremos en las callejuelas y plazas de esta ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los vestigios de imperios pasados como el Bizantino y el Austrohúngaro son visibles en el trazado urbano de Trogir.

Destacan algunos edificios singulares, como la Catedral de San Lorenzo, con un campanario que presenta una clara muestra de detalles de estilos gótico, veneciano, renacentista y barroco. Muy cerca de la Catedral se alza el Palacio Cipiko, del cual hicieron su morada las familias más poderosas del lugar durante el siglo XV. La Plaza de Juan Pablo II también constituye un punto importante para la ciudad, siendo el centro de todos los caminos y el lugar ideal para pararnos a reflexionar sobre la belleza de la costa de Dalmacia y tomarnos un café relajándonos después de nuestro paseo por la bella villa costera de Trogir.

Por la noche regresamos a Split, donde nos esperará una deliciosa cena con elementos tradicionales. Estamos deseando poder pasar una buena noche descansando para seguir mañana con nuestro camino rumbo a la capital croata.

Día 5: Split – Sibenik – Zagreb MP. El camino hacia la Zagreb.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Sabemos que Croacia tiene mucho que ofrecernos, incluso en su zona interior donde se levanta la capital de la República. Pero por el momento nos negamos a abandonar la bella costa que define el carácter del país y de sus habitantes. Es por eso que antes de poner rumbo a Zagreb nos pararemos en Sibenik, una bella villa y puerto marino que es el máximo exponente cultural renacentista de este asombroso país.

Esta urbe se encuentra a poca distancia de Split, así que después de desayunar será hora de poner rumbo a nuestro próximo destino. Al pisar la encantadora Sibenik nos daremos cuenta de que la parada ha valido la pena. Con la valiosa ayuda del guía local aprenderemos más sobre la historia y evolución de este antiguo asentamiento, que fue establecido por nativos de la costa de Dalmacia sobre el año 1066. Aunque no es tan antigua como algunas de sus vecinas fundadas por griegos o romanos, tiene un gran número de puntos de interés.

Varias iglesias se extienden por su territorio, y las podremos visitar en nuestra panorámica de la ciudad, donde conoceremos la Iglesia de San Francisco y la Iglesia de Santa Bárbara, entre otras. La Plaza de la República Croata es conocida por ser una de las más bonitas de toda la costa, y en ella se alza la pintoresca Logia antigua que alberga el ayuntamiento de la ciudad. Pero, sin duda, el máximo atractivo local es la Catedral de Santiago o San Jacobo, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.

La construcción de la Catedral se inició en el año 1431 y se usó solamente piedra para levantarla, prescindiendo de ladrillo y madera, a diferencia de las otras construcciones de la época. Es considerado el más grande y representativo edificio de estas características de toda Croacia e incluso de Europa.

Su bella fachada principal elevada sobre las escalinatas nos emocionará, pero la detallada decoración que flanquea todos sus costados nos quitará el habla con sus numerosas caras talladas, que se cree que representan a los antiguos habitantes que donaron dinero para la construcción del templo. La bella cúpula que culmina el templo también será el centro de todas nuestras miradas. Al conocer su interior este monumento religioso no nos decepcionará, ya que el ambiente medieval que se respira junto con el tono oscuro de sus paredes y sus puntos de luz natural, que se materializan a través de sus ventanales y su rosetón, nos harán sentir que hemos viajado en el tiempo.

Es hora de recorrer el camino que nos separa de Zagreb, la capital de Croacia. Podremos observar por nuestra ventana como el paisaje costero va quedando atrás para dar paso a la zona más interior del país. Al llegar a la gran metrópolis tendremos unas horas para hacer un pequeño tour a nuestro ritmo por los recovecos más destacados de Zagreb. Si no nos da tiempo a verlo todo no debemos preocuparnos, ya que mañana nos espera una auténtica visita guiada por los puntos que no debemos perdernos de esta asombrosa ciudad.

Día 6: Zagreb MP. Una capital con mucho carácter.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Zagreb
ALOJAMIENTO Hotel

Amanecemos en Zagreb, una ciudad que no nos es completamente desconocida ya que ayer tuvimos la oportunidad de empezar a recorrerla. Hoy contaremos con la experiencia de un guía local que nos relatará la historia de los puntos más destacados de esta metrópoli tan interesante. Pasearemos en una visita sin igual por la Ciudad Alta, conocida como Gornji Grad, cuya característica principal es su pasado medieval, que aún conserva a día de hoy.

Los restos de su muralla renacentista nos acercan a la vida pasada, y las vistas que se tienen desde lo alto de la ciudad nos devuelven a la realidad de una de las ciudades más bellas y enigmáticas de Europa. Numerosos palacios góticos y barrocos se extienden por esta zona, y alguna de las iglesias más bellas también pertenecen a Gronji Grad, como la mítica Iglesia de San Marcos característica por sus tejados.

La Catedral de Zagreb, en la colina de Kaptol, se levanta en el punto más alto de Zagreb, y sus torres se divisan desde la mayoría de los puntos de la capital. Esta catedral sufrió varios percances que han hecho necesario rehacerla por completo, las guerras destruyeron la inicial construcción románica y un terremoto, la gótica que se había levantado en su lugar.

Con decenas de fotos capturadas en este recoleto casco antiguo, nos desplazamos hasta Donji Grad, la Ciudad Baja. La modernidad está presente en cada esquina de estas calles con edificios levantados en la época del Imperio Austrohúngaro. Podremos apreciar un cambio en el trazado de las calles, mucho más cuadriculado en esta zona y con plazas y parques que dan una mayor sensación de amplitud al lugar. Los centros comerciales están a la orden del día y los museos más destacados pueden visitarse en esta parte de la ciudad.

La Plaza del Ban Jelacic forma parte de la planificación que se llevó a cabo al proyectar la ampliación de la ciudad más allá de su casco antiguo, es considerada el núcleo de la metrópolis, y de ella parten las calles más destacadas de Donji Grad. La cultura y el arte rebosan en esta Ciudad Baja, en la cual se alzan edificios como el del Teatro Nacional Croata, fusión de estilos neobarroco y rococó. Una gran ristra de museos también pueden ser visitados en esta zona. Un punto que también suscita mucho interés es el cementerio Mirogoj, del cual se dice que es uno de los más bellos del continente Europeo.

Esta tarde se nos presenta una disyuntiva, podemos continuar paseando por Zagreb, incluso visitar uno de sus museos, ya que alguno seguro será de nuestro interés, admirar sus plazas, tomarnos algo en sus establecimientos más míticos o simplemente dejarnos llevar sin rumbo fijo por las calles del lugar. Aunque si lo preferimos podemos desplazarnos en una excursión opcional a Varazdín, una bella localidad que fue la capital de este país y que se encuentra rodeada de verde por doquier.

De la mano de un guía tendremos la oportunidad de recorrer su casco histórico, con un centro urbano sin igual y un castillo feudal hoy en día convertido en museo que parece directamente sacado de un cuento de hadas. Una buena opción para ahondar más en la cultura y el día a día de este deslumbrante país.

Día 7: Zagreb – Lagos de Plitvice – Zadar MP. Naturaleza en estado puro.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte FerryAutocar, minibús o van

Croacia es conocida por ser uno de los países con mayor biodiversidad de Europa, con más de 37.000 especies de plantas y animales conocidas, y se estima que aún quedan muchas más por conocer. Existen varios parques naturales y reservas naturales estrictas, y los parques nacionales llegan a un total de ocho, siendo el más conocido el de los Lagos de Plitvice, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Este será nuestro destino destacado del día, será una jornada para abstraernos por completo del mundo y dejarnos llevar por la belleza de los lagos y cataratas de este entorno natural de unos 4.000 años de antigüedad. Los saltos de agua serán los máximos protagonistas, y las lagunas que se forman debajo de estas cascadas y cataratas aportan un color azul idílico al entorno.

La frondosa vegetación permite la vida interior de una casi incontable flora y fauna, de la cual seremos testigos en primera persona. Para conocer los lagos desde dentro se incluirá en nuestra visita un paseo en barco por el lago más profundo y de mayor extensión del conjunto de los 16 lagos que se encuentran en este Parque Nacional. Es el único navegable y los cambios de color de sus aguas son una auténtica experiencia para los sentidos.

Todavía embelesados por las sensaciones que nos ha transmitido este lugar natural ponemos rumbo a Zadar, otra de las bellas urbes de la costa dálmata de Croacia.

Al llegar tendremos tiempo para admirar la ciudad a nuestro aire, pasear por sus calles junto al puerto puede ser una buena opción para familiarizarnos con esta urbe que será nuestro punto de despedida de la bella Croacia. Pero, de momento, aún estamos a tiempo de vivir la vida en las plazas y callejuelas del lugar y de gozar de una fabulosa cena y una plácida noche de sueño en este punto del mar Adriático.

Día 8: Zadar – Aeropuerto CYL – Ciudad de Origen. Zadar en profundidad y despedida croata.

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o vanVuelo
Visitas Panorámica de Zadar

Aún podemos sacar partido a nuestra última jornada croata. Despertamos en Zadar y, después de un desayuno con sabor a despedida, salimos a recorrer las calles de la localidad con la inestimable ayuda de un guía que conoce palmo a palmo el lugar. Aunque ayer ya tuvimos una primera toma de contacto, será en las próximas horas cuando mejor descubriremos los encantos de esta villa frente al mar.

El foro romano se alzará ante nosotros esplendoroso en cada resto de las construcciones que sigue en pie, además podremos admirar la belleza de la iglesia de San Donato, levantada en el siglo IX en el mismo foro romano.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Categoría Estándar

Katarina Dugopolje
Dugopolje, Croacia

Katarina Dugopolje

Remisens Albatros
Cavtat, Croacia

Remisens Albatros

Valamar Club Dubrovnik
Dubrovnik, Croacia

Valamar Club Dubrovnik