Viaje a Croacia: Circuito Croacia (Zadar - Dubrovnik)

Duración 8 día/s, 1 noche/s
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
Completo
Circuito: Croacia (Zadar - Dubrovnik)
DURACIÓN: 8 día/s, 1 noche/s
Completo
Rendidos ante el encanto de Croacia

Si buscamos belleza urbana, siglos de historia y paisajes de película, Croacia es nuestro destino ideal. Recorreremos la capital del país para apreciar las diferencias entre la Ciudad Alta y la Ciudad Baja, nos adentraremos en las localidades costeras más destacadas y aprenderemos de las civilizaciones pasadas que se han asentado en estas tierras. Nos dejaremos perder por uno de los parques nacionales más deslumbrantes del país y haremos una incursión a Bosnia, a la ciudad de Mostar, que intenta sobreponerse a una guerra todavía muy reciente. ¡Todos los ingredientes para un viaje sin igual!

Itinerario

Día 1: Punto de origen – Aeropuerto CYL – Zadar MP. Aterrizando en Croacia.

RÉGIMEN Cena.
Transporte Vuelo
Visitas Panorámica de Zadar

Hoy es un día de descubrimientos y primeras veces. Pondremos rumbo a Croacia con la intención de no perdernos ninguno de sus tesoros arquitectónicos y paisajísticos. Sin duda será toda una experiencia que empezará nada más tocar tierra croata.

Nos estarán esperando en el mismo aeropuerto para trasladarnos al hotel de Zadar que nos acogerá en nuestra primera noche en el país. Tendremos tiempo para instalarnos, aunque estaremos deseosos de salir a conocer esta imponente ciudad que años atrás fue el centro administrativo de la Dalmacia Bizantina.

Una importancia singular, aunque el origen fundacional se remonta centenares de años antes y alcanzó su máximo esplendor bajo el mandato del Imperio Romano. Buena prueba de ello son los restos del foro romano que yacen en esta localidad, considerados los mejor conservados de toda la República.

En el mismo foro se levantan dos construcciones religiosas de épocas posteriores que guardan una belleza única amplificada por el entorno donde se enmarcan. Estamos hablando de la Iglesia de San Donato, del siglo XI, con una planta circular situada bajo la bellísima cúpula del lugar sagrado, y de la Iglesia de Santa María, ubicada en un antiguo monasterio benedictino del siglo XII.

La ruta guiada nos llevará, posteriormente, hacia el paseo marítimo de Zadar. La bucólica postal de la ciudad no sería completa sin el azul de fondo del mar Adriático. Podemos realizar una buena caminata en el paseo marítimo de esta ciudad hasta llegar al punto que recoge todos los elogios de la localidad: el Órgano de Mar. Debajo del paseo y de las escalinatas se esconden unos tubos de diferentes tamaños como los propios de los órganos de las iglesias. Estos tubos aprovechan el viento y el oleaje del mar para emitir distintos sonidos regidos por las bondades o inclemencias del tiempo, que envuelven el visitante en un aura de relax y confort casi mágicos.

Según dicen los locales, este es el mejor punto de todo el país para apreciar la más bella puesta de sol croata. Con el valor añadido de la música del órgano, estaremos seguros que hemos elegido el mejor destino posible para pasar nuestras vacaciones. ¡Y esto sólo acaba de empezar!

Día 2: Zadar – Lagos de Plitvice – Zagreb MP. Entre cataratas y lagos únicos.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte FerryAutocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

La naturaleza es uno de los bienes más preciados de Croacia, además de sus maravillosas islas y sus más de 1.700 kilómetros de costa continental, el país contiene varios parques naturales, reservas naturales estrictas y parques nacionales. En todo el territorio están catalogadas unas 37.000 especies de plantas y animales y se calcula que puede haber más del doble todavía por conocer.

La mejor oportunidad que tendremos para acercarnos a la naturaleza más salvaje será en el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, el más conocido de todos y que forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Pasearemos entre lagos y cataratas ubicadas en un entorno natural de más de 4.000 años de antigüedad.

En los límites del Parque Nacional 16 lagos se comunican por 92 cataratas, que se nutren, mayormente, por los ríos Bijela (que significa blanco) y Crna (río Negro). La belleza de las aguas azules de las lagunas y de las cascadas crean un paraje único que se ve potenciada por el verde de la exuberante vegetación del parque. Nos embarcaremos en un recorrido por el más extenso y profundo lago del lugar, el Kozjak, el único navegable y que ofrece unas panorámicas sin igual con sus aguas que parecen cambiar de color.

Ha sido una visita intensa pero nuestro camino sigue hacia Zagreb, la capital del país. Aunque será mañana cuando la conozcamos a fondo, hoy nos da tiempo para establecer un primer contacto con esta ciudad única, la más poblada de Croacia, que conserva el encanto de una metrópolis tranquila que vive en el presente rememorando su pasado y aprendiendo de él. Es por eso que en esta localidad se conserva la Ciudad Alta, la más antigua, y la moderna Ciudad Baja.

Nos retiraremos al hotel para la exquisita cena que nos hemos ganado a pulso después de un intenso día de descubrimientos.

Día 3: Zagreb MP. La Ciudad Alta y la Ciudad Baja de la capital croata

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Zagreb
ALOJAMIENTO Hotel

Por fin ha llegado el día de descubrir la historia de Zagreb. Con un pequeño paseo la noche anterior ya atisbamos que son muchos los detalles que podemos aprender y apreciar en esta ciudad sin par. Esta mañana un guía nos hará un recorrido por las distintas partes de la metrópolis, y compartirá con nosotros sus conocimientos para que nos hagamos un retrato lo más fiel posible de dónde viene esta ciudad y cómo es hoy en día.

Pasearemos por la Ciudad Alta, llamada Gornji Grad, con un pasado medieval que puede apreciarse en sus edificios más destacados. En los restos de la muralla renacentista emergen los ecos de un pasado en que proteger las villas era fundamental para sobrevivir a posibles ataques. En lo más alto de esta zona se emplaza la Catedral de Zagreb, en la colina de Kaptol, desde donde las vistas a la ciudad son impresionantes. Las torres de este maravilloso templo son visibles por la mayoría del territorio de la capital.

Esta catedral ha sufrido varios percances que han hecho necesario rehacerla por completo, las guerras destruyeron la inicial construcción románica y un terremoto, la construcción gótica que se había levantado en su lugar.

Avanzamos en nuestro recorrido para trasladarnos hasta la Ciudad Baja, Donji Grad, un área mucho más moderna y estructurada. Los edificios de la época austrohúngara se levantan en las calles organizadas de forma cuadriculada, rodeados de plazas y parques que aportan una sensación de mayor amplitud en contraste con el casco antiguo de Gornji Grad. Los numerosos centros comerciales y museos se encuentran en esta zona.

La cultura hierve en cada esquina y su máximo exponente es el Teatro Nacional Croata, tanto por su arquitectura neobarroca y rococó como por la programación que lleva a cabo este centro artístico.

Después de comer tendremos la oportunidad de visitar otra importante metrópoli: Varazdín. Aunque si lo preferimos podremos quedarnos en la capital para seguir explorando rincones como el cementerio de Mirogoj, el más bello de todo el continente, o entrar en algún museo que nos suscite interés.

Si elegimos la opción de la excursión recorreremos Varazdín junto con un guía local, y nos perderemos en su maravilloso casco histórico que contiene un castillo feudal convertido en museo capaz de transportarnos a un auténtico cuento de hadas. Las blancas paredes y rojizos tejados hacen que el castillo parezca aún más mágico rodeado de una zona verde en pleno centro de la ciudad. La excursión será ideal para conocer la peculiar historia de esta ciudad, que fue la capital del país durante varios años.

Día 4: Zagreb – Sibenik – Split MP. De vuelta a la costa dálmata.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Si lo que más nos apetece hoy es regresar a orillas del mar para gozar de la brisa fresca con aroma a sal, estamos de suerte. Ponemos rumbo a Split después de desayunar en nuestro hotel, pero haremos una importante parada en Sibenik, una pintoresca villa que gozó de ser uno de los centros culturales más activos de la Croacia renacentista.

Esta localidad marina se abrirá ante nosotros cuando empecemos a recorrer sus calles. Para aprender sobre la historia y evolución de este asentamiento tan longevo contaremos con la ayuda de un guía local que conoce todos los pormenores de la ciudad, de sus edificios y de sus gentes.

Aunque, a diferencia de sus vecinas, no tiene un origen fundacional griego ni romano, los puntos de interés que destacan en la ciudad son muchos y muy variados. Empezando por los puntos religiosos, que han organizado la sociedad a lo largo de los años, recorreremos la Iglesia de san Francisco y la de Santa Bárbara. También la destacada Catedral de Santiago o San Jacobo, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.

La característica principal de este bello templo sagrado es que se levantó usando solamente piedra, prescindiendo del ladrillo o la madera que se utilizaba en otras construcciones coetáneas. Con estas características tan singulares, la Catedral es considerada el único edificio de esta índole a lo largo y ancho de toda Europa. El bello interior contiene una mística oscuridad barroca atravesada por la luz natural que penetra por sus ventanales y su detallado rosetón. Y el exterior contiene la parte más fotografiada de todo el templo: las caras talladas de los habitantes que se supone que dieron dinero para levantar la construcción. La cúpula de su nave central y las escalinatas que nos llevan hasta la Catedral por su fachada principal son otros elementos representativos que todo viajero querrá capturar.

La Plaza de la República Croata es una de las más bonitas de toda la costa dálmata, y edificios como la Logia antigua que alberga el ayuntamiento de la ciudad tiene algo que ver. Con las columnas que sostienen los arcos en el piso inferior, más las columnas superiores y el balcón para las autoridades, este edificio le da un toque único a esta plaza rodeada de palacios barrocos.

Continuaremos hacia Split para cenar y pasar una noche de descanso antes de sumergirnos de nuevo en las bondades de las villas costeras de la costa dálmata de Croacia. Estamos en el equinoccio del viaje y nuestras emociones todavía se mantienen a flor de piel.

Día 5: Split – Trogir – Slpit MP. Dos ciudades frente al mar.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica Split
ALOJAMIENTO Hotel

En la jornada de hoy seremos testigos de la hermosura de la costa dálmata a través de dos ciudades imperdibles en todo recorrido por Croacia. La primera será Split, la capital de la región histórica de Dalmacia que contiene el tesoro arquitectónico mejor guardado de toda la costa: el Palacio Diocleciano. Debemos tener en cuenta que esta metrópoli es la segunda más poblada del país, por detrás de Zagreb, la capital de la República, además es el puerto de referencia de la costa a nivel mercantil, así como también el punto de partida más usado para conocer las numerosas islas de la zona.

Pero si nos centramos en el centro urbano que vamos a recorrer hoy, cabe destacar la notoriedad que ha adquirido el famoso palacio que mandó construir Diocleciano, un complejo de varios edificios que hoy constituyen el centro histórico de la ciudad. Lejos de ser solamente un edificio, esta impresionante obra llegó a ser el lugar de residencia de unas 9.000 personas durante los siglos posteriores a su construcción. El mismo emperador Diocleciano está enterrado aquí, y los muros que se conservan nos dan una idea de la importancia que llegó a alcanzar la ciudad.

En el recorrido podremos conocer las catacumbas, un subsuelo de gran belleza que ha sido usado como mazmorra de los dragones más famosos de la pequeña pantalla en la serie de Juego de Tronos. Daenerys los encerraba aquí y el sótano salía en varias escenas cuando la Khaleesi visitaba a sus hijos voladores. La zona central del palacio está constituida por el Peristilo, un bello patio rodeado de columnas considerado el corazón del complejo y también del centro histórico. En el mismo espacio palaciego se levanta el Templo de Júpiter. El original se ha perdido pero en la construcción actual puede apreciarse la historia y la evolución del lugar con el paso del tiempo.

Adentrarnos en la Catedral de la ciudad será uno de los puntos fuertes de la visita. Esta engloba el mausoleo de Diocleciano, la iglesia en sí misma y el campanario de gran altura, punto ideal para admirar las vistas de Split desde lo alto. Al terminar la visita estaremos de acuerdo, sin duda, que este es uno de los complejos monumentales romanos más bonitos de todo el mundo.

Trogir nos espera, ceremoniosa, alzándose majestuosa frente al mar Adriático y las bellas islas croatas. Tendremos la oportunidad de conocer los puntos más destacados de esta villa en una ruta sin igual de la mano de un experto en el tema. Nuestro guía será el encargado de desvelarnos los secretos que amagan las callejuelas y plazas de esta hermosa ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Antiguos imperios como el Bizantino y el Austrohúngaro guardan aquí vestigios clave para entender la larga historia que ha vivido esta ciudad. Como edificios destacados cabe señalar la Catedral de San Lorenzo, cuyo campanario recoge en sí mismo una muestra de detalles góticos, venecianos, renacentistas y barrocos. A pocos pasos de la Catedral nos toparemos con el Palacio Cipiko, que fue la morada de las adineradas familias del lugar a lo largo del siglo XV.

Tampoco nos pasará por alto la bella Plaza de Juan Pablo II, ya que es el centro destacado de la ciudad por la cual circula un gran volumen de gente y a la que llegan las arterias principales del trazado urbano de Trogir. Éste será el punto ideal si queremos reposar y tomar un café contemplando desde nuestros asientos el aura mágica que desprende este lugar sin par.

Día 6: Región de Split – Mostar – Dubrovnik PC. Una pequeña incursión a Bosnia.

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Mostar
ALOJAMIENTO Hotel

Volvemos a despertar en Split, esta mañana ya será la última que vez que desayunemos en esta ciudad. Iniciamos nuestro rumbo hacia el interior de Bosnia, donde tendremos la oportunidad de deleitarnos con la belleza de Mostar a la vez que ampliamos nuestro conocimiento sobre el conflicto que sumió la zona en la guerra poco más de una década atrás. Esta pintoresca metrópolis tiene aún las heridas muy abiertas a pesar de que, al pasear por sus calles hoy en día, podemos ver que la ciudad ha rehecho su vida y se ha volcado con el turismo que es su máxima fuente de ingresos.

Parece mentira que donde hoy en día vemos cámaras de fotos y sonrisas, hace unos pocos años estuviera lleno de balas y llantos. La bella Mostar intenta transmitirnos un mensaje positivo, y lo hace a través de su arquitectura, llena de edificios y símbolos que representan las diferentes culturas que habitan la ciudad.

El objeto más destacado y significativo que nadie quiere perderse y que resume a la perfección el pasado del lugar es el Puente Viejo, Stari Most. Levantado inicialmente en el siglo XVI, en la época otomana, este puente unía las dos orillas del río Neretva y creaba una armonía entre las diferentes etnias que convivían en la ciudad: bosnios musulmanes, croatas católicos y serbios ortodoxos. Esta calma fue devastada durante la guerra de Bosnia, iniciada en el año 1992 y finalizada en el 1995, y, como símbolo de la rotura, el Consejo Croata de Defensa hizo volar por los aires el puente en 1993. Esto ensalzó aún más la figura icónica de este puente, que posteriormente fue reconstruido con la ayuda de la UNESCO para unir lo que la guerra había separado, tanto de forma física como ideológica.

Desde el año 2005 este pintoresco lugar cargado con un potente mensaje forma parte del Patrimonio de la Humanidad. Aunque éste es uno de los puntos que más visitantes recibe de toda Bosnia, también tendremos la oportunidad de adentrarnos en los mercadillos más característicos de la ciudad para llevarnos a casa un auténtico recuerdo de nuestro paso por la antigua Yugoslavia.

Con un poco más de conciencia sobre lo sufrido en Bosnia pocos años atrás seguimos nuestro recorrido para pasar la noche en Dubrovnik, la ciudad que más viajeros atrae de toda la costa de Dalmacia, tanto por su belleza como por las ofertas turísticas que ofrece. Así que nos toca reponer fuerzas para emprender con ánimos una jornada de las más esperadas.

Día 7: Dubrovnik MP. Conociendo la ciudad más famosa del país.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Dubrovnik
ALOJAMIENTO Hotel

Al empezar nuestra ruta guiada y admirar la belleza de la ciudad envuelta en la fortaleza frente al mar, seguro que entenderemos al instante por qué esta ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Fotografiar la panorámica del conjunto de la ciudad antiguo desde lo alto de una colina será uno de los momentos que querremos atesorar para siempre en nuestra memoria.

Seguiremos la visita a Dubrovnik por la Catedral de la Asunción de María, donde apreciaremos el paso del tiempo y las distintas épocas que transformaron este templo religioso. El primer edificio fue levantado en estilo bizantino, aunque entre los siglos XII y XIV se reconstruyó en estilo románico. A pesar de todo la Catedral actual se levantó entre los siglos XVII y XVIII después de ser destruida por un fuerte terremoto que acabó casi con la totalidad de su edificio y sus reliquias más valiosas. Las pocas que sobrevivieron se custodian en el Tesoro de la Catedral, como los venerados restos de San Blas.

Nos dirigiremos posteriormente al Palacio de Knezev Dvor, uno de los lugares más visitados de esta ciudad que tanto tiene que ofrecernos. Conocido también como Palacio del Rector, este edificio era la sede del máximo dirigente de la antigua República de Ragusa. Conocer el valor arquitectónico actual del lugar nos hará apreciar el significado que tuvo para esta metrópolis esta construcción tan representativa. A día de hoy en su interior encontramos el Museo de Historia y Cultura de la ciudad con piezas que datan del siglo XVI.

Seguiremos nuestro camino para apreciar una curiosa farmacia que se vanagloria de ser la más antigua abierta ininterrumpidamente en todo el mundo. Se encuentra en el Monasterio Franciscano, y data del 1317, lo cual permite afirmar, como mínimo, que es la farmacia más antigua de toda Croacia. En el conjunto museístico del Monasterio podremos apreciar también la bella biblioteca que un incendio que siguió a un terremoto la quemó casi por completo.

Dubrovnik aún tiene mucho más para ofrecernos, si una mañana nos ha parecido poco por la tarde podemos dedicar nuestro tiempo libre a recorrer las bellas murallas y conocer la Puerta de Pile, una de las más bien conservadas que dan acceso a la fortaleza. Aunque si lo preferimos y el buen tiempo que suele caracterizar esta ciudad nos acompaña, tumbarnos y relajarnos en una de sus puede ser nuestra mejor opción. Podremos elegir entre las más urbanas hasta algunas un poco más alejadas del ajetreo de la gran ciudad.

Otra opción que se nos presenta es la de explorar una de las Islas Elaphiti, sus tres principales son Kolocep, Lopud y Sipan. En una excursión de medio día podremos observar la naturaleza sin par de la zona y los vertiginosos y escarpados acantilados que caracterizan el lugar. Para añadir más alicientes a esta posible visita debemos saber que a bordo nos ofrecerán un aperitivo local acompañado de la música en vivo como telón de fondo de una experiencia sin igual. ¿A qué estamos esperando?

Día 8: Dubrovnik - Valladolid. Día de despedidas.

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Todos nuestros objetivos del viaje se han cumplido, y el recuerdo que nos llevamos de este país es mucho mejor de lo que habíamos llegado a imaginar. Esta mañana aún nos quedará algo de tiempo para dejarnos llevar por las calles de Dubrovnik, la ciudad que nos verá partir de nuevo a casa.

Puede que haya algo que queríamos ver por última vez, o alguna compra que nos quedó pendiente y queramos aprovechar para realizarla hoy. Si no tenemos ningún rumbo fijo también podemos sentarnos en una terraza y ver el ambiente local en un día rutinario más. Ya nos sentimos un poco más cerca de los croatas, no hay nada mejor que viajar para descubrir nuevas culturas y modos de hacer.

No debemos pasarnos de la hora acordada para nuestra vuelta al aeropuerto, ya que un transfer nos estará esperando para acompañarnos hasta la terminal de salida. Todos los recuerdos se nos amontonan en la cabeza, no podemos hacer más que dejarlos salir y decir: ¡Croacia, ha sido un placer!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Categoría Estándar

Katarina Dugopolje
Dugopolje, Croacia

Katarina Dugopolje

Remisens Albatros
Cavtat, Croacia

Remisens Albatros

Valamar Club Dubrovnik
Dubrovnik, Croacia

Valamar Club Dubrovnik