Viaje a Francia: Circuito Alsacia, Alpes e Italia mágica

Duración 10 día/s, 9 noche/s
Desde 1.161 €
Ver disponibilidad
Circuito: Alsacia, Alpes e Italia mágica
DURACIÓN: 10 día/s, 9 noche/s
Desde 1.161 €
Ver disponibilidad
Un viaje extraordinario por lugares de excepción

La belleza de los lagos italianos, la imponente silueta de los Alpes, los maravillosos monumentos de Heidelberg, los pintorescos pueblos de Alsacia, la agradable ciudad de Zúrich, la espectacularidad de los vestigios del Imperio Romano, la deslumbrante colección de arte renacentista de Florencia, los canales de Venecia… Estos son solo algunos de los momentos épicos que vivirás a lo largo de este extraordinario viaje por Europa. ¡Saboréalos y haz de este el gran viaje de tu vida!

Itinerario

Día 1: España – Frankfurt. Nos recibe una de las principales ciudades de Alemania

RÉGIMEN Alojamiento
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

¿Todo preparado?, si es así, no nos queda más que salir, con tiempo suficiente, hacia el aeropuerto. Estamos impacientes por llegar a nuestro destino, la ciudad de Frankfurt. Pero antes, tendremos que facturar el equipaje y pasar los controles de seguridad. Durante el vuelo, tendremos ocasión de repasar, una vez más, lo que ya sabemos de la ciudad que nos abrirá las puertas de Alemania.

Frankfurt, es una de las principales ciudades del país y, también, una de las más grandes. Tiene una población cercana a los 735.000 habitantes. Debido a su importancia, no solo histórica, sino financiera, en algunas ocasiones se la llama, de forma extraoficial, “la capital económica y financiera de la Unión Europea”.

Cuando nuestro avión aterrice en Frankfurt, habrá alguien esperándonos para acompañarnos al hotel. Una vez que nos registremos y dejemos nuestras cosas en la habitación, tendremos, hasta que queramos retirarnos a pasar la noche, el resto del día completamente libre para salir a dar un paseo o quedarnos en el hotel descansando.

Día 2: Frankfurt – Heidelberg – Estrasburgo – Zurich. Entre Frankfurt y Zurich, dos visitas muy interesantes.

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos de desayunar, saldremos de Frankfurt camino de Heidelberg, donde tendremos un tiempo libre para pasear por sus calles llenas de encanto y admirar algunos de sus monumentos más importantes, como el Palacio de Heidelberg; la iglesia del Espíritu Santo, la más famosa de Heidelberg; la iglesia de San Pedro, la más antigua de la ciudad; el puente de Carlos Teodoro o la iglesia de los jesuitas. El centro histórico de esta ciudad, reconstruido en el siglo XVIII, que se conserva en muy buen estado, es, esencialmente, una gran zona peatonal en la que podemos encontrar edificios barrocos, varias iglesias y el centro de la Universidad más antigua de Alemania. No faltan comercios y cafeterías. Como sucede en la mayor parte de las ciudades alemanas, el transporte público está bien organizado y es muy sencillo moverse por la ciudad en calidad de turista.

Más tarde, dejaremos atrás Heidelberg para continuar hacia Alsacia, que es, sin duda, una de las zonas con mayor encanto de Alemania, y a su capital, Estrasburgo, sede del Parlamento Europeo. Por el camino, admiraremos sus maravillosos paisajes y veremos preciosos pueblos, como los que sirvieron de inspiración a los hermanos Grimm para escribir sus cuentos. Llegaremos a Estrasburgo y en esta ciudad volveremos a tener tiempo libre para disfrutar de sus lugares más emblemáticos: la Plaza de Gutenberg; la Petit France, con sus molinos, canales y puentes; su Catedral gótica, Patrimonio de la Humanidad desde 1988, y consagrada al culto católico de la Virgen María; la calle Mayor; el Palacio Episcopal… Si tenemos tiempo, deberíamos de probar una copa del estupendo vino blanco de la zona, que se hace con uvas riesling.

A nuestra llegada a Zúrich, la ciudad con mayor número de habitantes de Suiza (360.000), última etapa del día, dispondremos de algunas horas libres antes de que nos acompañen al hotel donde pasaremos la noche. Durante este tiempo tendremos oportunidad de conocer la zona antigua de la ciudad, en la que admiraremos la iglesia de Grossmünster; la de San Pedro, que cuenta con el reloj más grande de Europa; los balcones llenos de flores; su lago, con una extensión de noventa kilómetros cuadrados y, por supuesto no nos podemos perder la zona de Niederdorf, siempre llena de vida o la famosa Bahnhofstrasse si lo que buscamos es lujo y elegancia. Zurich es la auténtica capital de Suiza en cuanto a su importancia económica y financiera.

Día 3: Zúrich – Lucerna – Milán. Nos vamos hacia Italia.

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos de desayunar en el hotel, diremos adiós a Zurich para ponernos en camino hacia Lucerna, una preciosa ciudad medieval, capital de la región y del cantón de Lucerna. Se trata de la séptima ciudad de Suiza por número de habitantes (200.000). Es, probablemente, la ciudad más turística del país, situada junto al lago Vierwaldstättersee (Cuatro Cantones) y en plenos Alpes. Cuando lleguemos, tendremos tiempo libre para poder pasear por la ciudad y admirar, por ejemplo, su muralla y sus puentes de madera, como el Kapellbrücken (puente de la capilla), que es el más impresionante de todos. Este puente fue edificado en 1333 y es el más antiguo del continente europeo. Se conserva en muy buen estado y está adornado con pinturas que nos hablan de la historia del país. Lucerna es, sin lugar a dudas, una de las ciudades más hermosas de Europa. Desde la terraza del Museo de Arte se pueden admirar unas vistas espectaculares.

Si lo deseamos, tendremos la posibilidad de hacer, de forma opcional, una excursión que nos llevará a pasear, en barca, por el lago Vierwaldstättersee (Cuatro Cantones) y una posterior subida a lo alto del monte Rigi para admirar unos impresionantes paisajes de los Alpes suizos. (La excursión lleva incluida una fondue de queso).
En nuestro viaje hacia Italia, pasaremos por el cantón de Ticino, al sur de la cordillera alpina. Aquí el idioma que predomina es el italiano. Veremos bonitos pueblos, como Bellinzona y, por fin, llegaremos a Milán. Una vez allí, solo nos quedará tiempo para ir al hotel en el que pasaremos la noche.

Día 4: Milán – Lago de Garda – Padua – Venecia. Veremos lugares que no olvidaremos.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Milán
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos nuestro desayuno en el hotel, saldremos a recorrer, en una visita panorámica, los lugares más interesantes de la capital de la Lombardía, la ciudad de Milán: el Castello Sforzesco, del siglo XIV, que fue destruida y reedificada en 1450, es un impresionante castillo y que, actualmente, cuenta con varios museos en su interior. Junto a la fortaleza, hay un lugar, el Parque Sempione, donde los habitantes de Milán acuden a disfrutar del sol y de sus momentos de ocio. En el interior del parque, se encuentra el Arco della Pace. Conoceremos, así mismo, varios de los lugares más importantes y concurridos de la ciudad, por ejemplo, la Plaza Cordussio y la Vía Dante, que cuentan con hermosas edificaciones. Nuestra visita nos permitirá admirar la Galeria de Vittorio Emanuele II, una hermosa galería del siglo XIX, llena de tiendas de todo tipo y de las mejores marcas de moda. Para terminar nuestra visita a Milán, pasaremos por dos plazas que no nos podemos perder: la Piazza del Duomo, con la magnífica catedral gótica y la Piazza della Scala, en la que veremos el teatro de la Ópera y el monumento de Leonardo da Vinci.

Terminado nuestro tour de Milán, saldremos hacia Venecia. Haremos una parada, más o menos a mitad de camino, en el lago Garda, el mayor lago de Italia y uno de los que más fama tienen. Tiene una superficie de casi cuatrocientos kilómetros cuadrados, una longitud de 51,6 km y 17,2 km de ancho. En la parte sur del lago, está Sirmione, cuyo casco antiguo, con un castillo medieval y las ruinas de una antigua villa romana, está situado en una península del propio lago. En esta península se encuentra la magnífica fortaleza de Rocca Scaligera, que funciona como si se tratase de la puerta que une la península con la tierra firma. Es verdaderamente imponente. Sirmione es un centro turístico muy importante, gracias a su balneario. Admiraremos las maravillosas vistas que nos ofrece el lago rodeado de montañas.

Nuestra siguiente parada será la ciudad de Padua, en cuyo casco antiguo hay calles con arcos y elegantes cafés a los que van los estudiantes de la Universidad, fundada en 1222. En Padua tendremos suficiente tiempo libre para visitar la impresionante Basílica de San Antonio y sus alrededores. La Basílica es uno de los templos más emblemáticos de todo el norte italiano. Este templo se construyó para que fuera el lugar de reposo de los restos mortales de San Antonio. Las obras empezaron en el siglo XIII y duraron cerca de setenta años. En este edificio religioso, que tiene ocho imponentes cúpulas, que se ven desde cualquier lugar de Padua, se combinan el románico, el gótico y el barroco. Terminada nuestra visita a Padua, seguiremos camino a Venecia, en el Véneto. Cuando lleguemos, solo nos quedará ir a nuestro hotel a cenar y a descansar.

Día 5: Venecia. Admirando el encanto de una ciudad única.

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Crucero por la Laguna de Venecia
ALOJAMIENTO Hotel

Nos despertamos y somos conscientes de que estamos en Venecia, en el noreste de Italia, una de las ciudades más bonitas y, desde luego, románticas, del país. El centro histórico de Venecia fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. En cuanto desayunemos, nos pondremos en marcha para dar un paseo panorámico por la Laguna. Lo haremos a bordo de un barco que es la mejor forma de conocer lo inusual de una ciudad compuesta por 118 pequeñas islas, unidas por 455 puentes. Algunas de las islas más importantes de las que forman el archipiélago son: Murano, famosa en el mundo entero por sus objetos de cristal y vidrio; la de San Andrés, donde hay una fortaleza del siglo XVI, parte de las defensas de la ciudad, y la del Lido, donde se celebra el Festival de Cine y, además, la preferida por aquellos a quienes les gusta el sol y la playa, ya que cuenta con doce kilómetros de magnífica costa. Dentro de la ciudad no hay coches y el transporte público se realiza mediante unas embarcaciones que se llaman vaporettos.

Cuando terminemos nuestro paseo por la laguna, nos meteremos por la Venecia de los pequeños canales y las placitas escondidas, donde podremos admirar la cúpula de Santa María de la Salud, de 1631, edificada con el fin de conmemorar la finalización de la peste negra que asoló la región. Visitaremos el Palacio de los Dogos o Palacio Ducal y no nos perderemos la hermosísima y espectacular plaza de San Marcos, cuya construcción se empezó en el siglo IX, frente a la Basílica de San Marcos original. Su forma y tamaño actual datan de 1177. La reestructuración se llevó a cabo para la reunión del papa Alejandro III y el emperador Federico Barbarroja. La plaza ha sido siempre, y sigue siendo, el centro de Venecia.
Terminaremos nuestro paseo por Venecia visitando una de las fábricas de donde salen los famosísimos objetos de cristal de Murano y, después, hasta la hora de cenar y retirarnos a descansar, tendremos tiempo libre para seguir recorriendo esta ciudad única. Pero, si preferimos que un guía local nos acompañe, tenemos la posibilidad de contratar un tour opcional. Este tour se compone de la visita al interior de la Basílica de San Marcos y un paseo, llamado “la Venecia escondida”, que pasa por los lugares imprescindibles de Venecia. Algunos de estos sitios son muy conocidos, pero los hay que lo son menos, pero no por eso, sin interés. Aún tenemos otra posibilidad: disfrutar de una experiencia inolvidable contratando, opcionalmente, un paseo por los canales a bordo de una romántica góndola. Podemos hacer lo que más nos llame la atención. Al final del día, volveremos a nuestro hotel.

Día 6: Venecia – Florencia. Adentrándonos en la ciudad del Renacimiento.

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Florencia
ALOJAMIENTO Hotel

Después de desayunar en nuestro hotel de Venecia, diremos adiós a esta hermosa ciudad para seguir descubriendo las maravillas que nos brinda Italia. Hoy tomaremos rumbo hacia el sur, hacia Florencia, situada al norte del área central de Italia, es la capital económica, artística, cultural y administrativa de la Toscana. Una vez en nuestro destino, realizaremos una visita panorámica que nos permitirá maravillarnos ante los muchos tesoros artísticos y monumentales que encierra. Veremos el Duomo de la Catedral de Santa Maria del Fiore, del siglo XIII, obra de Arnolfo di Cambio. Es, sin lugar a dudas, una de las iglesias católicas mayores del mundo. Nos asombrarán su campanario, de más de cien metros de alto, obra de Giotto y su grandísima cúpula, del siglo XIV, realizada por Filippo Brunelleschi y que tiene una altura superior a los ciento diez metros. Además, hay un par de cosas interesantes en relación con Santa María del Fiore: Miguel Ángel y Bernini, como sabemos arquitectos de San Pedro del Vaticano, tomaron, como modelo, la cúpula de la Catedral. Otra curiosidad: Bajo la Catedral reposan los restos de Brunelleschi, en una pequeña capilla que estuvo oculta muchos años.

Todavía con el ánimo encogido después de haber visto la Catedral de Florencia, nos fijaremos en el Baptisterio, que está justo al lado de Santa María del Fiore. Este magnífico edificio fue realizado por Lorenzo Ghiberti y es una auténtica obra de arte, formada por paneles de bronce que recrean trozos del Antiguo Testamento. Su exterior, igual que el de la Catedral, está cubierto de losas de mármol verde y blanco. Es el edificio más antiguo de la Plaza del Duomo. Tiene tres puertas, de las que la más interesante es la Puerta del Paraíso. Hemos visto cosas increíblemente hermosas e inolvidables, pero Florencia todavía nos tiene preparadas más sorpresas. Una de ellas es el Ponte Vecchio, sobre el río Arno, lleno de tiendas de recuerdos y casas colgadas sobre el río. Se trata del puente de piedra con más antigüedad de Europa. ¿Qué decir de la maravillosa Plaza de la Signoria? Seguro que nos dejará con la boca abierta. Es un verdadero museo en la calle. En torno a ella, podremos admirar obras tales como la Logia dei Lanzi o la estatua ecuestre de Cosme I y la Fuente de Neptuno. En esta plaza se encuentra el fabuloso Palazzo Vecchio, en cuya entrada admiraremos las estatuas de Adán y Eva y una réplica del David de Miguel Ángel.

Finalizada esta inolvidable visita de la ciudad, tendremos toda la tarde libre para hacer lo que más nos apetezca: desde adentrarnos en alguno de sus mercados (el Mercato Centrale, el de San Lorenzo o el de Porcellino), hasta, simplemente, dedicarnos a pasear por la ciudad. También tenemos la posibilidad, nada desdeñable, de hacer una visita opcional a los magníficos museos de Florencia, lo que nos dará la oportunidad de admirar, de cerca, el David o los esclavos de Miguel Ángel, así como otras fantásticas obras de arte, por ejemplo, las Capillas Mediceas, (las capillas de los Medici), construidas entre los siglos XVI y XVII, como extensiones de la iglesia de Brunelleschi. A última hora del día, iremos al hotel a cenar y gozar de un bien ganado descanso.

Día 7: Florencia – Asís – Roma. Cada vez más cerca de la Ciudad Eterna.

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Roma
ALOJAMIENTO Hotel

Una vez terminado nuestro desayuno en Florencia, dejaremos atrás esta impresionante ciudad para dirigirnos a la no menos apabullante ciudad de Roma (la Ciudad Eterna). Más o menos a mitad de camino, haremos una parada en Asís, en la provincia de Perugia. Asís está situada en una colina y fue el lugar en que nació San Francisco de Asís (1181-1226), uno de los patronos de Italia. En Asís tendremos tiempo libre que nos permitirá conocer las dos basílicas que hay en la ciudad: La de Santa Clara y la de San Francisco. Esta última fue consagrada en 1253 y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000. En una cripta y dentro de un sarcófago de piedra, reposan los restos mortales de San Francisco. Dentro de la iglesia, además, podremos admirar unos hermosos frescos del siglo XIII, de un valor, desde el punto de vista artístico, incalculable, atribuidos a Giotto y Cimabue y que se refieren a la vida de San Francisco.

Terminada nuestra visita a la ciudad de Asís, seguiremos camino hacia Roma. Llegaremos a la Ciudad Eterna a tiempo de almorzar y, después, con un guía local que nos irá explicando todo lo que haya de interesante en los sitios por los que pasemos, haremos una interesante visita de la ciudad recorriendo los márgenes del río Tevere (Tíber) y la Avenida de los Foros, que une el Coliseo con la Plaza de Venecia, un enorme espacio abierto en el que veremos el Monumento a Víctor Manuel II, el primero de los reyes italianos tras la unificación. A este enorme monumento también se le llama “Altar de la Patria” y, más coloquialmente “la Máquina de Escribir”. Es de mármol blanco y data de principios del siglo XX. En su interior está el Museo de la Unificación de Italia y fuera se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido. Veremos, como no podía ser de otra manera, y por el exterior, el grandioso Coliseo, un anfiteatro de la época del Imperio Romano, construido en el siglo I. En él se ofrecían al pueblo cantidad de espectáculos, sobre todo las famosas luchas de gladiadores. Es Patrimonio de la Humanidad y forma parte del club de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, junto con obras tales como, el Cristo Redentor de Río de Janeiro; la ciudad de Petra, en Jordania; Machu Picchu, en Perú; la Gran Muralla China; Chichén Itzá, en Méjico y el Taj Mahal, en la India. Además, veremos el Circo Máximo, donde competían las cuadrigas.

Terminada la visita panorámica de la capital italiana, iremos al hotel a descansar y recordar, tranquilamente, todas las maravillas que hemos tenido la suerte de conocer.

Día 8: Roma. Disfrutando un día en la Ciudad Eterna

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Día libre para aprovecharlo en Roma. Una vez terminado el desayuno y hasta la hora de regresar al hotel, tenemos varias posibilidades. Una de ellas es salir a pasear por las calles de la ciudad y seguir descubriendo sus maravillas para fotografiarlas, como, por ejemplo, algunas de las decenas de iglesias que hay en la capital italiana (San Juan de Letrán, la verdadera Catedral de Roma; San Pablo Extramuros, una de las cinco iglesias más antiguas de Roma y la segunda basílica mayor de la capital, después de San Pedro; Santa María del Popolo, de la orden de los agustinos; San Pietro in Vincoli, donde podemos admirar el Moisés de Miguel Ángel y donde está enterrado el Papa Julio II; Santa María la Mayor, o Santa María in Cosmedin, oficiada por la iglesia greco-católica). Otra de las opciones es acercarnos a contemplar las fuentes de Bernini o, ¿por qué no?, quedarnos tranquilamente a descansar en el hotel.

Pero aún tenemos otra posibilidad, la de contratar un tour opcional, fuera del programa. Esta excursión nos llevará a la región de Campania para descubrir sitios inigualables. Visitaremos los restos de la antigua ciudad romana de Pompeya, destruida por una erupción del Vesubio en el año 79. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1997. Aunque fue totalmente destruida, las propias cenizas volcánicas han preservado, a lo largo de los siglos, vestigios suficientes para que nos hagamos una idea de cómo era la ciudad y cómo vivían sus habitantes: mosaicos, calles, el foro, muros de algunas casas… Después, haremos una visita panorámica por las típicas calles de Nápoles, capital de la Campania. La UNESCO declaró, en 1995, como Patrimonio de la Humanidad el centro histórico de esta ciudad repleta de contrastes. Para terminar, tomaremos un barco que nos llevará a la preciosa isla de Capri, cercana a Nápoles. Podremos admirar un panorama impresionante del Tirreno. En Capri podemos encontrar, también, restos de residencias romanas y sentir por sus calles toda la elegancia que les dan los ricos y poderosos veraneantes que pasan en la isla el verano.

De cualquier forma, nos decidamos por una u otra opción, disfrutaremos de este día libre hasta el momento de volver a nuestro hotel a pasar una noche más en Roma.

Día 9: Roma. Todo un día para descubrir Roma.

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Procuraremos desayunar bien en el hotel para enfrentarnos a un día completamente dedicado a nosotros. No tendremos horarios, ni itinerarios, seremos totalmente libres para empaparnos del ambiente y la cultura de Roma y descubrir sus decenas de hermosos monumentos.

También hoy tenemos una segunda posibilidad. Si lo deseamos, podemos contratar una actividad opcional para conocer, por la mañana, los Museos Vaticanos y la Basílica de San Pedro. Es una actividad realmente interesante. El interior de la Basílica es un auténtico museo plagado de obras de arte, tales como, la Piedad de Miguel Ángel o la estatua sedente de San Pedro en su trono. Es la iglesia más emblemática de la religión católica. En ella están enterrados todos los Papas y, en una cripta, bajo el altar mayor, reposan los restos del mismísimo San Pedro. La Basílica de San Pedro es descomunal, su interior puede llegar a albergar hasta veinte mil personas. Su nave principal tiene una longitud de casi doscientos metros y su cúpula mide ciento treinta y seis metros de alto. Es una visita que no nos podemos perder.

Igualmente, no deberíamos dejar de visitar los Museos Vaticanos, unas galerías que exhiben magníficas obras de arte propiedad de la Iglesia Católica y un conjunto de habitaciones accesibles al público. Nuestro recorrido nos permitirá admirar varios museos distintos con miles de obras de todos los tiempos y de todos los lugares (Imperio Romano, India, Antiguo Egipto, el África subsahariana o el Tíbet). El punto álgido de la visita será la Capilla Sixtina. Cuando entremos en ella, nos parecerá estar en otro mundo, nos dejará mudos de asombro. Esta capilla se llama así en honor al Papa Sixto IV. Durante su pontificado, pintores de la talla de Sandro Botticelli, Pietro Perugino, Pinturicchio, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli y Luca Signorelli llevaron a cabo dos series de paneles sobre la vida de Moisés (a la izquierda del altar, mirando hacia El Juicio Final) y la de Jesucristo (a la derecha), junto con retratos de Papas. El Papa Julio II, encargó a Miguel Ángel la decoración de la bóveda, que llevó a cabo entre los años 1508 y 1512.

Ya por la tarde, tenemos otra opción: contratar otro tour opcional, esta vez para visitar, por dentro, el Coliseo, que data del siglo I y cuyo nombre viene de una enorme estatua llamada el Coloso de Nerón, y que estaba cerca. Lamentablemente, no ha llegado hasta nuestros días. El Coliseo impresiona, si cabe, más por dentro que por fuera. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1980 por la Unesco y es una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. En el Coliseo tenían lugar las famosas luchas de gladiadores para diversión del César, los patricios y el pueblo llano. Nuestras sorpresas no terminan todavía. Esta visita opcional continúa con un recorrido por la Roma Barroca. En este paseo, conoceremos algunas de las fuentes y plazas más emblemáticas de la Ciudad Eterna: la Fontana de Trevi, la Plaza del Panteón o la Piazza Navona. El día ha terminado y no nos queda más que volver al hotel a pasar nuestra última noche en Roma.

Día 10: Roma – España. El adiós a la Ciudad Eterna.

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Nos despertamos y somos conscientes de que hoy dormiremos en nuestra casa, en España. Nuestro viaje ha terminado, pero todavía nos queda algo de tiempo libre, después de desayunar, para decir ¡adiós! o, tal vez, ¡hasta la vuelta! a esta ciudad mágica y a un magnífico país como es Italia.

A la hora que nos hayan citado, nos recogerán en el hotel e iremos al aeropuerto de Fiumicino. Allí pasaremos los trámites de rigor y subiremos al avión que nos traerá de vuelta a España. Posiblemente, sintamos algo de nostalgia por dejar atrás tantas experiencias y visitas únicas e inolvidables, pero, durante el vuelo, podemos empezar a planear nuestra próxima “aventura” en cualquier parte del mundo.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestra linea basada en hoteles de 3*S y 4* una ubicación inmejorable en el centro de las ciudades.

Mercure Venezia Marghera
Marghera, Italia

Mercure Venezia Marghera

Palazzo Ricasoli
Florencia, Italia

Palazzo Ricasoli

Novotel Venezia Mestre Castellana
Venecia Mestre, Italia

Novotel Venezia Mestre Castellana

Hotel Venetia Palace
Roma, Italia

Hotel Venetia Palace

Scandic Frankfurt Museumsufer
Frankfurt, Alemania

Scandic Frankfurt Museumsufer

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Leonardo Royal Frankfurt
Frankfurt, Alemania

Leonardo Royal Frankfurt

Holiday Inn Venice - Mestre Marghera
Marghera, Italia

Holiday Inn Venice - Mestre Marghera

Harry's Home Zurich
Wallisellen, Suiza

Harry's Home Zurich

Mercure Hotel & Residenz Frankfurt Messe
Frankfurt, Alemania

Mercure Hotel & Residenz Frankfurt Messe

Hilton Garden Inn Milan North
Milán, Italia

Hilton Garden Inn Milan North

Park Inn by Radisson Zurich Airport
Rumlang, Suiza

Park Inn by Radisson Zurich Airport

Mercure Frankfurt Airport
Frankfurt, Alemania

Mercure Frankfurt Airport

Sheraton Padova Hotel & Conference Center
Padua, Italia

Sheraton Padova Hotel & Conference Center

Best Western Titian Inn Treviso
Treviso, Italia

Best Western Titian Inn Treviso

Dorint Airport-Hotel Zurich
Zurich, Suiza

Dorint Airport-Hotel Zurich

Villa Gabriele d'Annunzio
Florencia, Italia

Villa Gabriele d'Annunzio

Occidental Aran Park
Roma, Italia

Occidental Aran Park