Viaje a Francia: Circuito Castillos y Normandía con París Semana Santa

Duración 9 día/s, 8 noche/s
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
Desde 1.398 €
Ver disponibilidad
Circuito: Castillos y Normandía con París Semana Santa
DURACIÓN: 9 día/s, 8 noche/s
Desde 1.398 €
Ver disponibilidad
Experiencias inolvidables en Francia

Pocos lugares hay en el mundo tan bonitos y pintorescos como las riberas del río Loira, en Francia. La naturaleza, las pequeñas poblaciones y los viñedos envuelven a los castillos medievales que salpican el paisaje, generando una imagen de postal. París, la Ciudad de la Luz, y la maravillosa región de Normandía completan el programa de este viaje imprescindible al corazón de Francia.

Itinerario

Día 1: España - París. Arranca nuestra ruta por la historia de Francia

RÉGIMEN Alojamiento.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Romanticismo e historia se dan la mano en el viaje que hoy comenzamos, que nos llevará a conocer los mágicos castillos del Valle del Loira, la historia que bulle en las playas de Normandía y el siempre legendario charme parisino.

Precisamente en París comenzará nuestra ruta. Hasta allí llegaremos en avión y, una vez tomemos tierra, nos desplazaremos a nuestro hotel para acomodar el equipaje. Las calles de la capital francesa nos esperan para perdernos en ellas en una jornada libre en la que podremos sentirnos como unos parisinos más. Después podremos descansar en nuestro hotel.

Día 2: París — Chambord — Blois — Bodega de vinos de La Touraine — Amboise — Tours. La grandeza de los castillos del Loira

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Visita con degustación a una bodega de referencia en el Valle del Duero
ALOJAMIENTO Hotel

Tras disfrutar de nuestra primera noche en Francia y cargar pilas con un buen desayuno ponemos rumbo al Valle del Loira, donde se levantan los famosos castillos renacentistas galos.

Nuestra primera parada nos lleva directos al castillo más famoso de toda la región: el de Chambord. Vamos a conocerlo a nuestro ritmo, sin horarios ni visitas preestablecidas, a placer. Porque precisamente el placer era lo que buscaba Francisco I, el rey que ordenó construirlo en el siglo XVI y dejó en él su impronta de poder y riqueza. Impresiona la muralla de dos metros y medio de alto que lo rodea, extendiéndose a lo largo de 32 kilómetros pero no precisamente para evitar al enemigo, sino para que no se escapasen los animales, ya que en realidad Chambord no era una residencia, sino un pabellón de caza del rey.

Seguimos camino hacia Blois, la ciudad que se considera tradicionalmente puerta de entrada a los castillos del Loira, pues desde allí se divisa todo el valle. Y no solo por eso, sino también porque su Castillo Real, con edificaciones construidas entre los siglox XIII y XVII, ofrece una perspectiva muy completa de todo lo que significan estos monumentos. Vamos a conocerlo en profundidad con una visita guiada por un experto local, de cuya mano pasearemos por las cuatro épocas diferentes que evocan las cuatro fachadas del edificio y descubriremos la magnífica escalera con la que Francisco I dio aún más grandeza al bello patio central. Entre sus paredes susurra la historia de Francia, puesto que el de Blois es el único castillo que ha acogido a diez reinas y siete reyes del país.

Además de castillos, el Valle del Loira también cuenta con un patrimonio muy especial: el vitivinícola. Lo comprobamos en nuestra siguiente parada del día, en Amboise, donde visitaremos una bodega típica para degustar algunos de sus caldos. Esta ciudad se considera la Perla de La Touraine y allí pasó sus últimos días el gran genio Leonardo Da Vinci. Podremos descubrir algunos de sus rincones durante un tiempo libre antes de dirigirnos a nuestro destino del día: Tours. Allí cenaremos antes de descansar en nuestro hotel.

Día 3: Tours — Azay-le-Rideau — Chenonceau — Tours. Descubriendo el Renacimiento

RÉGIMEN Desayuno.Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Tours Castillo de las Damas
ALOJAMIENTO Hotel

Tours es, sin duda, una ciudad que invita al romanticismo y al ensueño. Sus callejuelas medievales, surcadas de casas con entramado de madera, son un deleite que invita a hacer un viaje en el tiempo. Y así lo haremos, tras el desayuno, en una visita panorámica en la que conoceremos algunos de los rincones más especiales de la ciudad que fue capital de Francia en los siglos XV y XVI.

La Plaza Plumereau es el corazón de la urbe, donde bulle la vida en terrazas de cafés y restaurantes, rodeados de hermosas fachadas de casas antiguas, algunas de ellas con interesantes esculturas de madera. El esplendor pasado de Tours también queda patente en la Basílica de San Martín, una de las más impresionantes de su época, así como en la Torre de Carlomagno, resto de la antigua colegiata sobre la que se construyó el actual edificio.

A menos de media hora de Tours se encuentra nuestro siguiente destino: Azay-le-Rideau, que sorprende por su impresionante castillo, levantado en una isla en el siglo XVI. Originariamente fue una fortaleza medieval, pero después se convirtió en todo un símbolo del estilo de construcción renacentista en el Loira. En él la tradición francesa se enriquece con decoraciones más innovadoras importadas de Italia, un patrimonio cultural y artístico que se ha conservado con mimo hasta hacer de este edificio la joya arquitectónica más armoniosa de todo el valle.

Llegamos a la hora del almuerzo y proseguimos camino hacia Chenonceu para conocer el Castillo de las Damas. Impresiona su construcción sobre el río Cher y, en su interior, la riqueza de sus colecciones, con mobiliario renacentista y un valioso conjunto de tapices. Todas las damas que lo habitaron (y en cuyo honor toma este nombre popular el edificio) fueron dejando detalles de su personalidad, si bien algunas, movidas por los celos, se encargaron de eliminar el rastro de la anterior inquilina. El romanticismo de este castillo queda patente también en la elegante decoración floral de sus estancias, que se repone cada semana.

Cae la tarde y es momento de regresar a Tours, donde disfrutaremos de la cena antes de relajarnos en nuestra habitación.

Día 4: Tours — Villandry — Abadía de Fontevraud — Angers. Jardines de cuento, historia de Europa y sabor medieval.

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Jardines de Villandry Panorámica de Angers
ALOJAMIENTO Hotel

Uno de los mayores placeres del viajero es dejarse sorprender. Y eso es lo que consigue el castillo de Villandry, nuestra primera parada del día. Fue construido en la época de Francisco I y estuvo en manos de nobles franceses hasta comienzos del siglo XX. Entonces el doctor español Joaquín Carvallo lo adquirió con la fortuna de su esposa y no solo lo salvó de la demolición, sino que creó el tesoro por el que hoy lo visitan miles de personas cada año: sus elegantes jardines renacentistas, seis auténticas obras de arte vegetales.

Desde allí continuaremos nuestro camino a la Abadía de Fontevraud, el conjunto monástico más poderoso de Francia. Se fundó en el siglo XII y las abadesas lo dirigieron hasta el siglo XVIII. Allí se unen la historia de Francia y de Inglaterra, puesto que alberga las tumbas de varios reyes ingleses de la dinastía de Plantagenet, señores de Aquitania, entre ellos Leonor de Aquitanoa, Ricardo Corazón de León o Isabel de Angulema, esposa de Juan Sin Tierra. Ahora la abadía es un centro cultural en el que destacan el claustro de Le Grand-Mostoier, la sala capitular, el refectorio y las cocinas románicas.

Y como la cocina nos habrá abierto el apetito, nada mejor que disfrutar de un delicioso almuerzo, esta vez en Angers. Ya saciados, conoceremos la ciudad en una visita panorámica que nos permitirá descubrir algunos de sus tesoros, como el casco histórico, la catedral de San Mauricio (el primer edificio con estilo gótico de la región) o el castillo fortaleza (del siglo XIII, una de las construcciones medievales mejor conservadas de Francia).

La gastronomía exquisita es una de las señas de identidad de Angers y podremos saborearla en la cena con la que pondremos el broche al día, antes de descansar en nuestro hotel.

Día 5: Angers — Dinan — Mont Saint Michel — St. Maló. Un paseo por la Francia medieval.

RÉGIMEN Desayuno.Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Visita Abadía Saint Michel
ALOJAMIENTO Hotel

Las huellas de la historia nos acompañan en esta quinta jornada de nuestro viaje. Tras desayunar en nuestro hotel de Angers ponemos rumbo a Dinan, una esplendorosa villa medieval en la Bretaña francesa. Allí dispondremos de tiempo libre para disfrutar del encantador ambiente de sus calles empedradas con casas de entramado de madera, entre las que nos van sorprendiendo su Torre del Reloj (desde donde se divisa toda la ciudad), su castillo del siglo XIV, el Palacio del Gobernador y sus imponentes murallas, de 3 kilómetros de longitud.

Saint Michel es nuestra segunda parada. Allí, tras almorzar, visitaremos uno de los enclaves más legendarios de toda Francia: la impresionante abadía gótica. La Abbaye du Mont-Saint-Michel es mucho más que un edificio religioso para rendir culto a San Miguel. Además de ser uno de los centros de peregrinación medieval más importantes de toda Europa, esta monumental construcción levantada sobre una roca en mitad de un estuario simboliza la resistencia heroica del pueblo francés frente a los ingleses en la Guerra de los Cien Años. Hoy no solo es uno de los lugares más visitados de toda Francia, sino también Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Desde allí continuaremos a St. Maló, una pintoresca ciudadela marítima amurallada que hace siglos fue refugio de corsarios. La vista del mar desde sus murallas, construidas en el siglo XII, es deliciosa y su castillo medieval es el punto perfecto para culminar el paseo.

Para terminar la tarde libre, nada como regalarse una agradable velada en un restaurante local, con una cena a base de marisco recién capturado y ostras de la zona, acompañadas de un delicioso vino blanco francés, bien frío, antes de regresar al hotel para relajarnos.

Día 6: St. Maló - Playas del Desembarco - París. Entre los ecos de la historia cercana.

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Playas del Desembarco
ALOJAMIENTO Hotel

Si hasta ahora hemos disfrutado del rico patrimonio medieval y renacentista de Francia, en esta nueva jornada vamos a poder conocer un escenario mítico en la historia contemporánea. Hablamos de las playas de Normandía, donde se produjo el famoso desembarco con el que comenzó la liberación de Francia en la II Guerra Mundial.

Partiremos a Normandía después del desayuno y nos dirigiremos al Cementerio Americano, donde se encuentran las tumbas de los más de 9.000 soldados estadounidenses que perdieron su vida en aquella batalla. La playa más difícil de tomar del famoso desembarco del «día D» fue Omaha Beach, nuestra siguiente visita. Seguramente nos resultará familiar su paisaje, pues allí se han rodado multitud de películas, entre ellas la famosa ‘Salvad al soldado Ryan’.

Este episodio legendario queda documentado a la perfección en el Museo del Desembarco de Arromanches, que recorreremos después de las playas. Su exposición permanente se inauguró en 1954 y conmemora el Desembarco del 6 de junio de 1944 y la batalla que allí tuvo lugar. De hecho, el edificio se levanta en el mismo sitio donde se ubicó el puerto artificial.

Allí almorzaremos antes de continuar nuestro camino hacia París, donde disfrutaremos del resto del día libre para perdernos por sus calles antes de regresar a nuestro hotel para descansar. Claro que antes tendremos la opción de conocer en primera persona por qué la capital francesa se llama «la ciudad de la luz», gracias a un tour opcional por el París Iluminado.

Día 7: París. La ciudad de la luz.

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de París
ALOJAMIENTO Hotel

Los rincones de París son infinitos, pero nada como una visita panorámica para descubrir la esencia de la ciudad. Después de desayunar comenzaremos nuestra ruta por algunos de los puntos clave de la capital francesa, empezando por la Plaza de la Concordia, con su elegante obelisco egipcio gobernando las vistas privilegiadas de los Jardines de las Tullerías. Es la segunda plaza más grande del país, solo superada por la de Quinconces, en Burdeos. Y su historia está claramente ligada a la de la Revolución Francesa, pues allí tuvieron lugar numerosas decapitaciones, entre ellas las de Robespierre y la mismísima María Antonieta.

La Plaza de la Ópera es otro de los ejes de la vida parisina, con la Ópera Garnier como gran referente y cruce de caminos de algunos de los bulevares y avenidas que vertebran el tráfico de la ciudad.

Y sí, la Torre Eiffel es la silueta por excelencia de París, pero también es símbolo parisino el Arco del Triunfo, que se erigió para recordar las victorias del ejército napoleónico. Al pasar junto al monumento descubriremos una llama siempre encendida en la Tumba del Soldado Desconocido, un homenaje a los franceses que murieron en la I Guerra Mundial y que no pudieron ser identificados.

Los barrios o distritos son el modo de organización de la ciudad y entre ellos los más famosos son el Barrio Latino y el de Saint-Germain-des-Prés, que también se incluyen en esta visita panorámica.

El Barrio Latino o Quartier Latin respira autenticidad en sus calles estrechas, repletas de restaurantes y donde la fusión entre culturas es constante. Su nombre procede del medievo, cuando la zona era el lugar donde vivían los habitantes de la Sorbona, en la que el latín era la lengua utilizada.

Junto al Barrio Latino se encuentra el de Saint-Germain-des-Prés, emblema de la elegancia parisina.

Tarde libre por París o una visita opcional por el Louvre, antigua residencia real y uno de los museos más visitados.

París también es vida nocturna, seducción y atrevimiento, y eso es lo que podremos disfrutar en la visita opcional al cabaré Le Lido, antes de regresar a nuestro hotel para descansar de la jornada.

Día 8: París. Respirando arte.

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

La magia de París no acaba en la ciudad. Una de las opciones que pone a nuestra disposición este itinerario es desplazarnos hasta Versalles para conocer sus encantos.

El Palacio de Versalles es una de las grandes joyas arquitectónicas europeas. Está inscrito en el Patrimonio de la Humanidad de la Unesco por su arquitectura (que fue modelo para la construcción de otros palacios, como el Palacio Real de Madrid) y sus jardines, pero para Francia es mucho más que todo ello: allí se han vivido algunos de los momentos clave de su historia, como la firma de la paz tras la I Guerra Mundial, que tuvo lugar en la mágica Galería de los Espejos.
El palacio comenzó siendo un pabellón de caza, pero Luis XIV lo amplió y transformó para instalar allí la Corte y el gobierno en 1682. Sus jardines son toda una obra de arte para la que hicieron falta cuarenta años y que se convirtió en referencia paisajística.

La tarde tiene reservada para nosotros otra experiencia única: una visita guiada al Barrio Latino y a Nôtre Dame. La catedral parisina es una de las obras góticas más impresionantes de todo el mundo. Desde el siglo XII, cuando empezó su construcción, ha sido no solo lugar de culto y objeto de estudio por parte de los expertos en arte y arquitectura, sino también escenario de acontecimientos tan destacados como la beatificación de la famosa Juana de Arco o la coronación como emperador de Napoleón Bonaparte. Nada como subir a su campanario para sentir los pasos del Jorobado de Nôtre Dame y, entre leyendas, tomar una foto de la ciudad vista desde sus características gárgolas.

Nôtre-Dame se deja abrazar por el Sena, otro de los grandes protagonistas de la ciudad. Recorrerlo en bateau mouche es la mejor opción para admirar la belleza de los puentes, una experiencia única opcional antes de regresar a nuestro hotel para concluir la jornada.

Día 9: París - España. Regresamos a casa.

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Hemos llegado al final de nuestro viaje. Después de ocho días recorriendo algunos de los lugares con más encanto de Francia, París nos da la oportunidad de disfrutar de algún tiempo libre tras el desayuno para hacer las últimas compras o tomar ese café delicioso en una terraza con vistas al Sena antes de trasladarnos al aeropuerto para volar de vuelta a casa.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más accesible, basado en hoteles de 3* con la mejor relación calidad/precio. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 2* identificados como 2* S.

Ibis Tours Centre Gare
Tours, Francia

Ibis Tours Centre Gare

Ibis Styles Paris Montreuil
Montreuil, Francia

Ibis Styles Paris Montreuil