Viaje a Grecia: Circuito Atenas, Olimpia, Delfos y Kalambaka

Duración 7 día/s, 6 noche/s
Desde 1.162 €
Ver disponibilidad
Circuito: Atenas, Olimpia, Delfos y Kalambaka
DURACIÓN: 7 día/s, 6 noche/s
Desde 1.162 €
Ver disponibilidad

La opinión de nuestro guía

Laura del Prado
¿Pensando en realizar un viaje? Grecia siempre es la gran elección! Fantástico lugar que ofrece de todo y en el que podréis encontrar desde maravillosas playas hasta islas paradisíacas, cultura e historia por doquier, además de comida deliciosa y un pueblo amable y hospitalario esperando. Un lugar mágico donde mito y realidad se fusionan de un modo extraordinario.
Leer más
Laura del Prado Guía especialista en circuitos por el Mediterráneo
Trasládate durante 7 días a los tiempos de la primera gran civilización de occidente

Déjate maravillar por la apasionante historia y valiosísimo legado de la Grecia clásica y descubre la hospitalidad y el carácter mediterráneo del pueblo heleno en este recorrido imprescindible.

Itinerario

Día 1: España - Atenas. Grecia, cultura milenaria

RÉGIMEN Alojamiento.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Cuna de la civilización occidental y con una fuerte personalidad, Atenas es una de las ciudades europeas más visitadas. La Acrópolis es su sello de identidad y la casilla de salida de este viaje de siete días por la Grecia más clásica que estamos a punto de arrancar.

Tendremos que personarnos en el aeropuerto al menos dos horas antes de la salida del vuelo, y siempre con el DNI o el pasaporte en vigor encima.

Cuando aterricemos en la capital griega, nos estarán esperando para llevarnos a nuestro hotel. Después de dejar nuestras cosas y refrescarnos un poco, podremos salir a dar un paseo por nuestra cuenta, ya que tendremos tiempo libre hasta el final del día. Por la noche regresaremos al hotel para dormir.

Día 2: Atenas. Un museo al aire libre

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Atenas Acrópolis con entrada
ALOJAMIENTO Hotel

Primer día que amanecemos en Grecia. La ilusión por explorar lo mejor de Atenas nos invade, pero lo primero es lo primero: hay que cargar bien las pilas con el desayuno que nos brinda el hotel.

A continuación, nos espera una apasionante visita panorámica por la capital. La plaza Sintagma será la encargada de abrir este tour lleno de historia y cultura. Y presidiendo esta plaza, también conocida como de la Constitución, se encuentra el Parlamento. Destaca, justo enfrente, la Tumba del Soldado Desconocido, especialmente por la noche cuando es custodiada por los “Evzoni”. Con un poco de suerte llegaremos a tiempo de ver la ceremonia del cambio de guardia… Después, nos acercaremos hasta la avenida Panepistimiou, donde encontraremos la Biblioteca Nacional, de estilo neoclásico, así como la Universidad y la Academia.

El plato fuerte de la jornada llegará con nuestra entrada en la Acrópolis. Desde lo alto de la colina, majestuosa, vigila la ciudad. Lugar de culto y defensa en la antigua Grecia, conoceremos, entre otras maravillas, el Partenón y los templos del Erecteion, con su famoso pórtico de las Cariátides, y de Atenea Niké.

Por la tarde tendremos tiempo libre, así que podremos pasear tranquilamente por lugares como el barrio de Plaka, el Museo de la Acrópolis, o las calles de la zona llamada Monastiraki, que alberga el Templo de Hefestión y que puede presumir de ser uno de los barrios más animados de Atenas. Al final del día, volveremos a nuestro hotel para ponernos cómodos y disponernos a pasar la noche.

Día 3: Atenas - Canal de Corinto - Epidauro - Micenas - Olympia. De ruta por el corazón del Peloponeso

RÉGIMEN Desayuno.Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Visita Epidauro Micenas con entradas
ALOJAMIENTO Hotel

Es hora de despedirse de Atenas para adentrarnos en la península del Peloponeso. Tras desayunar, nos dirigiremos al Canal de Corinto, donde realizaremos una breve parada. Éste comunica el mar Egeo y el Jónico evitando a aquellos barcos menores de 23 metros de ancho y ocho de profundidad rodear la friolera de 400 kilómetros. Más de 10.000 embarcaciones lo atraviesan cada año.

La siguiente parada será en Epidauro, cuyo yacimiento arqueológico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los más famosos de Grecia junto con el de Micenas. En Epidauro podremos comprobar la gran acústica de su teatro. Construido en el siglo IV, y con una capacidad para 14.000 personas, hoy sigue albergando noches mágicas.

Después de nuestra apasionante escala en Epidauro, continuaremos con nuestro periplo de hoy. La siguiente parada será en Micenas, donde conoceremos las murallas de la ciudad, la Puerta de los Leones, el recinto de las Tumbas Reales y la Tumba de Agamenón. ¡Una experiencia increíble!

Finalmente, cubriremos el trayecto que separa Micenas de Olympia y, al llegar a esta maravillosa ciudad, iremos directamente al hotel para disfrutar de una suculenta cena y de una merecida noche de descanso.

Día 4: Olympia - Delfos. El origen de los Juegos Olímpicos

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Fue en el año 736 a.C cuando se celebraron por primera vez los Juegos Olímpicos. Actualmente, cada cuatro años, la llama olímpica se sigue encendiendo en el estadio de la ciudad que los vio nacer. Nos referimos, por supuesto, a Olympia, el lugar donde hemos pasado la noche.

Una vez que hayamos terminado de dar buena cuenta del desayuno en el hotel, nos llevarán a visitar el área arqueológica de Olympia, donde aún se pueden admirar las ruinas del Templo de Zeus, dios al que se dedicaban los Juegos, así como el gimnasio en el que los atletas calentaban y se ponían en forma. También conoceremos otras instalaciones olímpicas, como el Estadio propiamente dicho. A continuación, realizaremos una visita guiada por el Museo Arqueológico de Olympia, que alberga tesoros como la maqueta del Santuario de Zeus, los frontones del Templo y la famosa estatua de Hermes de Praxiteles.

Tras visitar el museo, será el momento de despedirnos de Olympia y poner rumbo a Delfos, nuestro siguiente destino. Para llegar hasta allí, pasaremos por la ciudad de Patras y atravesaremos el Estrecho de Rion, cruzando el puente colgante más largo del mundo, llamado Jarilus Tricupis. Al llegar a Delfos, iremos directamente al hotel, donde nos estará esperando una deliciosa cena y una confortable habitación en la que pasar la noche.

Día 5: Delfos - Kalambaka. Santuario de Dioses

RÉGIMEN Desayuno.Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Olympia y Delfos con entradas Panorámica de Kalambaka
ALOJAMIENTO Hotel

Amanecemos en Delfos y, como no podía ser de otra manera, lo primero que haremos será desayunar bien en el hotel. Lo vamos a necesitar, porque hoy tenemos por delante una jornada apasionante y repleta de citas memorables…

En primer lugar, iremos a realizar una visita guiada al Museo Arqueológico de Delfos, donde podremos admirar piezas de un valor incalculable, como el Auriga de Delfos, una escultura de bronce que fue trofeo de los Juegos Píticos en el año 478 a.C., y el Agias de Lisipo. A continuación, haremos un tour por las zonas arqueológicas de Delfos, y tendremos la oportunidad de ver cómo los rayos del sol dotan de un aura especial a los restos del Santuario de Apolo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y considerado uno de los símbolos mejor reconocibles de Grecia en general y de Delfos en particular.

Después de habernos quedado con la boca abierta con el museo y con los restos arqueológicos de Delfos, será el momento de despedirnos de esta ciudad y poner rumbo al norte, con la mirada puesta en Kalambaka, nuestro siguiente destino. Este lugar destaca por dos motivos: primero, por su catedral, en la que se pueden admirar numerosas pinturas y frescos del siglo XVI. Y segundo, porque constituye la puerta de entrada a los Monasterios de Meteora, uno de los enclaves más asombrosos de toda Europa. Pero esa visita tendrá que esperar a mañana… Cuando lleguemos a Kalambaka, iremos al hotel para disfrutar de la cena y de una noche de sueño reparador.

Día 6: Kalambaka - Monasterios de Meteora - Atenas. Meteora, un lugar único y recóndito

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Monasterios de Meteora
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy nos espera una jornada de infarto, así que lo mejor será que desayunemos fuerte y prepararemos bien la cámara de fotos. Vamos a contemplar un paisaje divino, un escenario más propio de la ficción que del mundo real…

En la llanura de Tesalia emerge un lugar único, Meteora. Su significado literal es “rocas en el aire”, y se trata de un conjunto de monasterios bizantinos que se construyeron hace más de 600 años en lo alto de una serie de montículos, algunos de ellos de una altura espectacular. Se levantaron allí arriba por motivos defensivos, pero lo cierto es que hoy en día la mayoría de los Monasterios de Meteora son totalmente inaccesibles. Nosotros visitaremos dos de ellos, y podemos estar bien seguros de que la experiencia merecerá, y mucho, la pena.

El primer monasterio que se construyó fue obra de un monje llamado Athanasios en el año 1336. De los 24 que se levantaron en el siglo XIX, a día de hoy tan solo quedan trece -seis de ellos abiertos al público- y su construcción sigue presentando numerosas incógnitas para arqueólogos e historiadores.

Con esta bellísima imagen bien guardada en nuestras retinas y en nuestra memoria viajera, emprenderemos el trayecto de regreso a Atenas. Por el camino, pasaremos por el famoso desfiladero de las Termópilas y veremos el Oráculo del rey Espartano Leónidas. Una vez en la capital griega, podremos ponernos cómodos y subir a las habitaciones para pasar la última noche en esta maravillosa nación.

Día 7: Atenas - España. ¡Hasta pronto!

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Ciudades impactantes, obras arquitectónicas que quitan la respiración, paisajes de ensueño, el bullicio de su capital… Es difícil elegir qué es lo que más nos ha gustado de este gran viaje a Grecia, ¿verdad? Lamentablemente, ha llegado la última jornada de esta aventura, y es el momento de despedirse de Atenas y del maravilloso país del que es capital. Después de desayunar, tendremos tiempo libre hasta que llegue la hora acordada. Entonces, vendrán a buscarnos para trasladarnos al aeropuerto y tomar el vuelo de regreso a casa. ¡Hasta pronto!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Amalia Kalambaka
Kalambaka, Grecia

Amalia Kalambaka

Anemolia Resort & Conference
Arachova, Grecia

Anemolia Resort & Conference

Opiniones de nuestro guía
Laura del Prado
- Laura del Prado -
Guía especialista en circuitos por el Mediterráneo

Podréis disfrutar de un café frappe mientras paseáis por los mismos lugares donde lo hicieron Sócrates o Platón; podréis deleitaros con una excelente cena mientras contempláis uno de los más icónicos templos de toda Europa, el Partenón, erguido orgulloso sobre la Acrópolis; o podréis embriagaros con el hechizo de sus calles, monumentos y rincones mientras os dejáis llevar por las exóticas melodías griegas. Y es que Grecia nunca parará de sorprenderos en cada lugar habrá una historia por descubrir, en cada rincón un mito por aprender, en cada calle una canción por escuchar.

Grecia, cuna de la civilización occidental, donde comenzaron a crecer y a forjarse nuestras raíces. Lugar donde nacieron la filosofía, la historia, la medicina y las matemáticas, donde el teatro, la poesía y las más finas artes florecieron, por lo que nuestra cultura y sociedad tienen mucho que agradecer a estos antiguos griegos. De este modo realizareis un verdadero viaje al pasado, a los orígenes… aprendiendo su bellísima e interesante historia a través de los más fascinantes relatos y las más hermosas leyendas. Encontrareis un sinnúmero de templos antiguos, monumentos, esculturas, arte por doquier y lugares históricos que visitar. ¡¡Y es que Grecia es tan versátil y tiene tantas y tan diversas caras que se presenta como un magnífico caleidoscopio al que asomarse!! Y sin duda, hasta el más pequeño lugar de Grecia, está unido a su pasado: minoicos, micénicos, griegos antiguos, romanos, bizantinos, italianos, turcos, árabes o ingleses, son solo algunos ejemplos de los pueblos que pasaron por este lugar y ayudaron a forjar la Grecia moderna.

Comenzaremos este fascinante viaje, descubriendo Atenas, capital del país, centro de la vida económica, política y cultural actual, donde no solo la democracia se creó sino también llegó a fraguarse una de las más bellas civilizaciones. Ciudad única donde conviven armoniosamente el más fastuoso pasado con el más dinámico presente. En ésta podréis hacer una verdadera inmersión en su historia al tiempo que paseáis por los grandes templos e imponentes monumentos que han sido capaces de perdurar en el tiempo. Abandonaremos Atenas, para dirigirnos a través del canal de Corinto al Peloponeso,” la isla de Pélope”, ¿Qué poder deciros sobre este lugar? Región de sorprendentes ruinas clásicas y medievales, increíbles playas, además de ser una de las zonas más auténticas e históricas de Grecia y de toda Europa. Nos dirigiremos primero a Epidauro, conocido por albergar el más perfecto teatro del mundo antiguo, cuya acústica y paraje natural no dejará de sorprenderos. De ahí pondremos rumbo a Micenas, donde encontraréis a los grandes héroes y caudillos de la guerra de Troya. Después llegaremos a Olimpia, en la que se celebraron por primera vez los juegos olímpicos y en el que todavía la llama olímpica resplandece radiante cada cuatro años. Dejaremos el Peloponeso, para conocer otro de los más célebres lugares del mundo antiguo: Delfos, el oráculo más importante de todos los tiempos, ombligo y centro del universo, al que todo ciudadano debía acudir al menos una vez en su vida. Situado en el mismísimo Parnaso, morada de Apolo y las musas, por lo que también poetas y artistas acudían a él en busca de la inspiración. En Delfos, recibiremos las mismas recompensas que los antiguos peregrinos, la contemplación de vestigios históricos, espectaculares paisajes y la paz otorgada por este valle de suave paisaje mediterráneo modulado por un mar de olivos y altos cipreses. Por fin nos dirigiremos hacia Tesalia, al norte de Grecia, donde sobre las cimas de unas curiosas formaciones rocosas, se levantan imponentes los Monasterios de Meteora. Lo recordareis como uno de los sitios más bellos y sin duda especiales en los que habéis estado. Tras cuatro días de fábula, y con la satisfacción de haber vivido una de las más bellas experiencias en nuestros corazones: iniciaremos el regreso a la capital griega, Atenas.

Sin embargo, no podría hablaros sobre Grecia y su cultura, sin hacer una mención honorífica a su gastronomía, que en sí misma ya es una buena razón para visitar este país. Tan variada, deliciosa, y abundante que os puedo asegurar que donde quiera que comáis, donde sea que valláis, no saldréis de ese lugar sin sentiros completamente plenos y colmados. Podréis probar las más exquisitas y tradicionales recetas griegas: mousaka, soublaki, tsatsiki, ensalada griega con auténtico queso feta, cremoso yogurt y un sinfín de platos y dulces, acompañados de vinos de una alta calidad. Como dirían los griegos “Kali orexei” (¡qué aproveche!) o mejor aún “Gia mas” (¡a vuestra salud!)

Para finalizar, no podría dejar de mencionar el aspecto más destacable de Grecia y su cultura, que no es otro que el de las gentes que habitan en ella: los griegos. Y es que en lo que respecta a la hospitalidad se llevan el primer premio: medalla de oro a la generosidad. Ya desde la antigüedad eran unos expertos en acoger y dar la bienvenida a los viajeros y visitantes que llegaban a sus tierras. Los veréis siempre tan afables y cálidos esperando con una gran sonrisa. Su abrumadora hospitalidad es incomparable. Extremadamente generosos cuando invitan a otros; cuando visitan a sus amigos, intercambian regalos, dulces o vinos. De hecho, los griegos se enorgullecen de poseer una palabra que solo existe en su lengua “filotimia”, que hace referencia a esta amabilidad.

Por todo ello, os puedo asegurar que lo que empezará como una simple visita a Grecia acabará siendo una experiencia de ensueño, el viaje de vuestra vida, un recorrido que al menos, cada persona debería realizar una vez. Pero tener cuidado porque Grecia es adictiva: una vez que has experimentado unas vacaciones en ella, ningún otro lugar en la tierra os parecerá suficiente. Grecia, un pequeño lugar, una verdadera joya, con un clima ideal donde la mayoría de los lugares reciben el sol 300 días al año, paisajes vírgenes, colores exóticos, el turquesa del mar Jónico y por encima de todo el brillo del azul de su cielo y del mar Egeo que parecen fusionarse en una combinación magistral y sublime. Cada lugar ostentará un estilo auténtico, diferente; y aunque dispondréis de siete días para descubrirlos, para disfrutar de ellos, solo necesitaréis de un instante y una mirada para que caigáis completamente rendidos en su mágico hechizo.