Viaje a Holanda: Circuito Ámsterdam y Flandes

Duración 8 día/s, 7 noche/s
Desde 1.069 €
Ver disponibilidad
Circuito: Ámsterdam y Flandes
DURACIÓN: 8 día/s, 7 noche/s
Desde 1.069 €
Ver disponibilidad

La opinión de nuestro guía

Israel Cadore
Si lo piensas bien, viajar con un viaje organizado es una ventaja, lo tienes todo sin preocuparte de nada. Conocer en 7 días los Países Bajos y Bélgica, es una experiencia única, donde podrás ser testigo del ingenio holandés frente al agua, degustarás productos típicos, navegarás por los bellos canales de Ámsterdam y visitaras las impresionantes ciudades medievales flamencas.
Leer más
Israel Cadore Guía especializado en Circuitos por Centro Europa
Ocho días para descubrir los tesoros de Holanda y Bélgica, dos países de ensueño

Holanda, un país en el que una cuarta parte de sus tierras están situadas al mismo nivel del mar, conocida por sus grandes pintores: Vincent van Gogh, Piet Mondrian, Rembrandt, Vermeer; por ser la cuna o el lugar de residencia de grandes escritores como Erasmo de Róterdam, Spinoza, Descartes, John Locke; famosa también por las numerosas ciudades en las que desplazarse por canales de agua en lugar de por calles, a imagen y semejanza de Venecia, su producción de tulipanes y queso y su rico e inmenso patrimonio histórico y arquitectónico es junto con Bélgica, el país que acoge la sede del Parlamento Europeo, el destino que vamos a conocer durante 8 días.

Itinerario

Día 1: España – Ámsterdam. Viaje al país de los tulipanes

RÉGIMEN Alojamiento
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Ámsterdam, la capital de Holanda, es una ciudad que combina su historia centenaria con la modernidad, la tolerancia y la hospitalidad de quienes la habitan, acostumbrados a un trasiego continuo de turistas.

Nuestro primer día en la ciudad nos servirá para tener una primera toma de contacto. Un paseo por el centro nos acercará a los canales, el símbolo de Ámsterdam. Y es que esta ciudad tiene nada menos que 75 kilómetros de canales, 1.000 puentes y aproximadamente 2.500 casas flotantes, por lo que dar un paseo por alguno de los canales en los numerosos barcos que ofrecen esta excursión puede ser una buena manera de empezar a conocer la ciudad.

Ámsterdam también es la ciudad de las bicis. Todo el mundo se mueve en bici porque la ciudad está bien adaptada a este medio de transporte. ¿Sabéis cuántas bicicletas hay en la ciudad? Pues se estima que unas 800.000 y que más del 60% de la población se mueve en este medio de transporte, de ahí que sea tan habitual ver esos enormes parkings para bicicletas ubicados en distintos puntos de la ciudad. Podemos dar también dar una vuelta en bici por sus calles y descubrir todos sus rincones.

Puedes acercarte a la Plaza Spui, muy cerquita de la Plaza Dam, donde podrás acceder al barrio Begijnhof, donde podrás hacerte una foto en la casa más antigua de Ámsterdam, en el número 34. Ámsterdam también es la ciudad que acoge un buen número de museos destacados, como el mundialmente famoso Riksjmuseum, el Van Gogh o el Rembrandt y la casa donde Anna Frank y su familia se ocultó durante la ocupación nazi de la ciudad.

Y antes de volver a nuestro hotel podemos visitar alguno de sus famosos coffeshops para degustar alguna de sus numerosísimas variedades de cervezas y ginebras así como visitar su famoso Barrio rojo.

Día 2: Ámsterdam - Gran Dique - Giethoorn – Ámsterdam. El Gran Dique, obra maestra de la ingeniería

RÉGIMEN Desayuno, almuerzo y cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Visita al Gran Dique Excursión a Gierthoorn
ALOJAMIENTO Hotel

Holanda lleva siglos ganado terreno al mar para intentar frenar los efectos de la crecida de los océanos y las inundaciones. El 60% de su territorio es inundable, el 50% está un metro por encima el nivel del mar y el 40% está por debajo. Por ese motivo llevan siglos creando inventos, desde los molinos de viento hasta las turbinas eólicas, desecando provincias enteras… Así que hoy vamos a conocer de cerca el trabajo que esta nación realiza para mantener a raya el mar.

Por la costa este del IJsselmeer realizaremos alguna parada en los nuevos polders (tierra ganada al mar) que han creado la nueva provincia de Flevoland, una de las doce que componen los Países Bajos. Atravesaremos el Gran Dique, situado en Oosters de largo una altura de más de siete metros, es una de las grandes obras de la ingeniería hidráulica de todos los tiempos

Partiremos a continuación hacia Giethoorn, conocida como la "Venecia del Norte" o "la Venecia de los Países Bajos". En la parte vieja de la ciudad no hay coches, sólo está permitido el uso de bicicletas, y todo el transporte es realizado a través de los canales, sobre los que se construyeron 176 puentes, en unas embarcaciones similares a las góndolas venecianas llamadas punter.

Giethoorn ha sido un pueblo tradicionalmente elegido por multitud de artistas para desarrollar su obra, muchos de ellos pertenecientes a la escuela de La Haya y Laren , como Cornelis Vreedenburgh y Piet Zwiers.

Regresaremos a Ámsterdam donde podremos realizar una maravillosa velada por los canales de la ciudad, disfrutando de la degustación de sus quesos y vinos

Día 3: Ámsterdam. La Venecia del Norte

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Ámsterdam
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy dedicaremos el día a conocer a fondo una ciudad llena de bonitos rincones, haciendo una vista panorámica por el corazón de la ciudad.

Empezaremos por la plaza Dam, centro de la ciudad, es el punto de partida o de paso para cualquier ruta que hagamos por la ciudad. Es un lugar muy animado, con bares y terrazas en el que puedes observar el obelisco de 22 metros de altura que rinde homenaje o los soldados holandeses que murieron en la Segunda Guerra Mundial.

En la plaza también encontramos el Palacio Real, que fue diseñado por el renombrado arquitecto Jacob van Campen. Actualmente es uno de los cuatro palacios oficiales del Rey Guillermo Alejandro y la Reina Máxima, donde celebra ceremonias oficiales, como la celebración de Año Nuevo de la Casa Real. En un lado de la plaza encontraremos el Munttoren o Torre de la Moneda.

Otras visitas que no podemos perdernos en Ámsterdam es su famoso Mercado de las Flores. Ya sabemos todos que Holanda también es conocido como el país de los tulipanes. La historia del mercado se remonta a 1883, momento en el que llegaban al mercado cada día barcos cargados de flores para su venta. En el mercado puedes aprovechar para comprar algún bulbo de esta planta.

Ahor apartiremos hacia el barrio judío de Ámsterdam, donde se encontraban la mayoría de los judíos de Holanda. Aquí encontraremos Museo Histórico Judío, la Sinagoga Portuguesa, el taller de diamantes Royal Coster Diamonds o la Casa de Rembrandt.

Tendrás la tarde libre para seguir descubriendo Ámsterdam a tú aire. Si tu opción de viaje es ‘todo incluido’, quedaremos para comer y cenar.

Día 4: Ámsterdam. La tierra de los molinos de viento

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Una estampa tradicional de Holanda son, sin duda, sus molinos. Hoy tendrás la opción de visitar Zaanse Schans, en cuyo entorno se construyeron más de 600 molinos durante el siglo XVII. Esto la convirtió en la primera región industrial del país. Los molinos se usaban para moler especias y producir pintura, tablas de madera, tintes y óleos. Todos estos molinos siguen en pie y se pueden visitar.

Este pueblo ofrece la posibilidad de conocer cómo se trabajaban diferentes oficios y para ello han creado diferente museos, como el Bakkerijmuseum, en el que se muestra el antiguo oficio artesanal del panadero y en la Honig Breethuis, donde verás la casa de una familia de comerciantes del siglo XIX.

Marken es nuestra próxima parada en esta excursión. Esta localidad, de religión protestante, con sus típicas casa de madera construidas sobre postes, se separó de tierra firme a causa de una tormenta en el siglo XIII. El pueblo no se convirtió en una península hasta 1957, gracias a la construcción de un dique que volvió a conectarlo con el resto del país.

En este pueblo tan peculiar hay que visitar el taller de zuecos antiguo en el Marker Museum, con su exposición sobre sus trajes regionales.

En esta excursión opcional pararemos también en Volendam, de tradición católica, mientras que el resto de Holanda es mayoritariamente protestante. Es un pueblo de pescadores cuyos orígenes datan del siglo XIV. Lo más interesante de esta localidad es pasear por sus calles, curiosear en sus tiendas, donde podemos encontrar los trajes típicos holandeses y degustar un buen plato de queso y una cerveza en alguno de los restaurantes del puerto.

Si no queremos esta excursión opcional, nos podemos quedar en Ámsterdam y seguir recorriendo sus calles, plazas, museos, teatros...No te decepcionará


Si tenemos la opción de viaje ‘todo incluido’ disfrutaremos de una cena.

Día 5: Ámsterdam - La Haya - Delft - Rotterdam – Bruselas. Arte, cerámica y arquitectura de vanguardia

RÉGIMEN Desayuno y cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Parque Madurodam
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy conoceremos 3 ciudades a nuestro aire. La primera de ellas será La Haya. Es la capital administrativa de Holanda y allí podremos visitar el Parlamento, conocido también como Binnenhof, la sede parlamentaria en uso más antigua del mundo. El edificio sirvió originalmente como residencia de los condes de Holanda y se convirtió en el centro político de la República Neerlandesa en 1584. Está declarado monumento nacional.

Merece otra parada el Palacio Internacional de la Paz. En él tienen su sede algunas de las instituciones internacionales más importantes, como la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas, la Corte Permanente de Arbitraje y la Academia de Derecho Internacional, con la mayor biblioteca del mundo sobre el tema.

Holanda, país con una gran afición al arte y la cultura, tiene algunas pinacotecas dignas de mención y en La Haya, los museos Mauritshuis y Gemeentemuseum, son dos de los más importantes de la ciudad.

En Delft impresiona el Oostpoort, la entrada este de la ciudad, con sus impresionantes torres góticas de vigilancia, que datan de 1400. También visitaremos la iglesia Vieja, una de las más antiguas e importantes de la ciudad, cuya primera construcción se remonta a 1056 y la iglesia Nueva de la ciudad, con su campanario, el segundo más alto de todo el país y con unas impresionantes vistas panorámicas de la ciudad. La plaza del mercado de Delft es una de las más grandes de toda Europa. Fue construida en el siglo XIII y ya en la antigüedad era el lugar dónde tenían lugar las ejecuciones.

Delft también es muy popular gracias a la fabricación de cerámica azul, así que visitar una de las fábricas de la zona también puede resultar interesante. La más famosa por su antigüedad es la Royal Delft.

Rotterdam, nuestra última parada por hoy, es la ciudad con el puerto más importante de toda Europa, es también la más moderna, siempre vanguardista y a la última en lo que a moda, arquitectura, últimas tendencias culturales y gastronómicas se refiere. La ciudad sufrió grandes desperfectos durante la II Guerra Mundial por lo que alberga muchos edificios modernos de reciente construcción, no nos podemos perder el Puente Erasmus, las Casas Cubo o la Fábrica Van Nelle. El arte también ocupa un lugar destacado en la vida de la ciudad.

Después de un día tan intenso como el de hoy, pondremos rumbo a Bruselas, donde pasaremos la noche.

Si, tenemos la opción de viaje "todo incluido" tendremos visitas panorámicas a las ciudades con entrada a Madurodam y almuerzo en Delft.

Día 6: Bruselas - Brujas - Gante – Bruselas. La grandeza de las ciudades flamencas

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Bruselas
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy conoceremos tres ciudades fascinantes: Bruselas, Brujas y Gante. En la sede del Parlamento Europeo, Bruselas, no podemos dejar de visitar un buen número de edificios y lugares de interés, empezando por la misma sede del Parlamento Europeo, ubicado en el llamado barrio Europeo, en el que también se ubica el edificio Berlaymont, la sede principal de la Comisión Europea.

Pero Bruselas es también una ciudad con un gran patrimonio histórico. La Grand Place es el lugar más emblemático de la ciudad, considerada la plaza más bonita del mundo. El Palacio Real está en el centro de la capital y es la sede de la monarquía belga, aunque desde 1831 los reyes residen en el Palacio de Laeken. Una visita imprescindible de la capital es la Basílica del Sagrado Corazón, la quinta iglesia más grande del mundo y la obra de Art-Decó de mayores dimensiones construida.

Pero si hay algo que se identifica con la ciudad de Bruselas, es el Manenken- Pis, una estatuilla de bronce realizada en el S. XVII por Jeremy Duquensnoy, que en su día era una fuente que abastecía de agua a Bruselas.

Otra de nuestras paradas será Brujas, otra ciudad llena de canales, por eso se la conoce como la "Venecia del Norte", cuyo centro histórico, medieval, es uno de los mejor conservados del mundo. En Brujas destaca, entre muchos lugares de interés, el Minnewater o lago del Amor, que es el antiguo puerto de la Brujas medieval. Podrás visitar su histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y pasear por su Plaza Mayor, sus plazas, su ayuntamiento, sus calles con sus pintorescas casas de colores, su catedral...

Nuestra última parada de hoy es Gante, donde visitaremos la catedral, donde fue bautizado Carlos V y donde podemos admirar la Adoración del Cordero Místico de Van Eyck. El Castillo de Gante, antigua residencia de los condes de Flandes, con su museo de instrumentos de tortura, también merece una visita, así como la iglesia de San Nicolás y la Korenmarkt, la plaza más animada de Gante.

Después de otro día intenso, regresaremos a Bruselas a pasar la noche.Si tiene contratada la opción de todo incluido, realizará una visita panorámica de las 2 ciudades además de disfrutar del almuerzo.

Día 7: Bruselas - Amberes - Malinas – Bruselas. Diamantes y la mayor catedral de Bélgica

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Amberes Panorámica de Malinas
ALOJAMIENTO Hotel

Amberes, uno de los puertos más destacados de Europa gracias al río Escalda, y la segunda ciudad en importancia de Bélgica, es mundialmente famosa por su producción de diamantes en bruto, aproximadamente el 85% de la producción mundial.

En esta ciudad no podemos perdernos una visita a la plaza Mayor, donde se ubica el ayuntamiento y la fuente de Brabo, y la catedral de Amberes, el mayor templo de Bélgica. Es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y una de las iglesias góticas más importantes de Europa. La obra por excelencia de la catedral es el Descendimiento de la Cruz de Rubens, considerada una de las 7 maravillas de Bélgica. La Casa Museo de Rubens es otra parada obligada. Fue la casa y estudio durante los últimos 29 años de vida de uno de los pintores barrocos más importantes del norte de Europa. La casa data del siglo XVII y en la actualidad es un museo que abrió sus puertas el 21 de julio de 1946 y exhibe gran parte del trabajo del pintor.

En la ciudad de los diamantes no podemos pasar por alto el Museo de los Diamantes, con interesantes exposiciones de objetos y material audiovisual en los que se explica todo el proceso del diamante desde su extracción hasta su venta. La estación central, de estilo neobarroco y construida durante el reinado de Leopoldo II, entre 1895 y 1905, merece una visita, así como recorrer la calle Meir, el lugar perfecto para hacer compras en Amberes.

Continuaremos hacia Malinas, a medio camino entre Bruselas y Amberes. Aquí visitaremos el Schepenhuis, que a lo largo de los años ha ejercido de Parlamento, ayuntamiento o biblioteca y ahora alberga el museo municipal.

El Grote Markt o plaza del Mercado, con las fachadas de estilos y colores diferentes, también acoge el ayuntamiento y será otra parada en nuestro recorrido por la ciudad, al igual que la catedral, construida en el siglo XIII y gracias a la imponente Torre de San Rumoldo, el campanario más grande de Flandes, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y uno de los símbolos de la ciudad.

Uno de los tesoros de la ciudad son jardines del Palacio de Margarita, primer edificio renacentista de los Países Bajos, en el que vivió Margarita de Austria, en que también habitó su sobrino, Carlos V. Hoy en día alberga los juzgados.

Para finalizar nos dirigiremos a Bruselas donde podremos conocerla a nuestro aire u optar por una excursión a la ciudad universitaria de Lovaina.

Día 8: Bruselas - España. Adiós a dos países fascinantes

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Nuestro viaje llega a su fin. Durante 8 días hemos visitado las ciudades más destacadas de dos países con un patrimonio histórico, una cultura y tradiciones con gran arraigo, Holanda y Bélgica. Hemos navegado por sus canales, visitado sus catedrales, degustado su variada gastronomía. Ahora es tiempo de regresar a casa y planear nuestro próximo viaje.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Mercure Amsterdam City
Ámsterdam, Holanda

Mercure Amsterdam City

Catalonia Brussels
Bruselas, Bélgica

Catalonia Brussels

WestCord Art Hotel Amsterdam 3*
Ámsterdam, Holanda

WestCord Art Hotel Amsterdam 3*

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S. Se incluyen todas o la mayoría de las comidas (no incluye bebidas). Por razones operativas y para que descubras a tu aire la cocina autóctona, en algún caso hemos dejado las comidas libres. Se incluyen las visitas y excursiones más interesantes

Mercure Amsterdam City
Ámsterdam, Holanda

Mercure Amsterdam City

WestCord Art Hotel Amsterdam 3*
Ámsterdam, Holanda

WestCord Art Hotel Amsterdam 3*

Catalonia Brussels
Bruselas, Bélgica

Catalonia Brussels

Opiniones de nuestro guía
Israel Cadore
- Israel Cadore -
Guía especializado en Circuitos por Centro Europa

Al llegar, ya se tiene una idea de lo que vamos a descubrir, Schiphol es el aeropuerto más bajo del mundo, está bajo el nivel del mar, gran parte del territorio del país cuenta con cotas bajo el nivel del mar, ¿Ahora entiendes la relación entre su nombre y su territorio?

Ámsterdam, combina belleza, historia y diversión. Navegar por sus canales es mágico, aquí disfrutas de la armonía de los canales, sus casas, y puentes, simplemente, ¡maravilloso!

Personalmente, lo más sorprendente de los Países Bajos es el ingenio de su gente, durante siglos han luchado contra el agua para crear tierra. Este país no tiene muchos recursos naturales, pero lo poco que tienen ha servido para crear un país fuerte y dinámico. Diques y molinos fueron y son vitales para el país, ya te darás cuenta de su importancia, te quedaras sorprendido. No te pierdas el barrio rojo, un lugar único en el mundo, prueba los quesos, una auténtica delicia para el paladar. Róterdam, ciudad importante económicamente hablando, impresiona su arquitectura de vanguardia, y sobre todo, como resurgió después de la de la guerra.

Bélgica, un lugar sin igual, tal vez el lugar que más me gusta enseñar a los turistas y al que llevaría a mis amigos. Decía Leopoldo II “un país pequeño, de gente pequeña”, nada cierto, un país pequeño pero lleno de gente maravillosa y hospitalaria, un país donde se fusionan los idiomas para hacerlo uno de los lugares más interesantes de Europa.

Bruselas sorprende, la Grand Place, que según Víctor Hugo es la más bonita del mundo, o el Barrio del Sablón, me encanta tomar una buena cerveza belga en el Mercado de Saint Géry, pero lo mejor, es caminar por la ciudad con nuestros excelentes guías locales de Bélgica.

Las ciudades flamencas son excepcionales, conservan su trazado y casas medievales, cuando estás en ellas te transportas en el tiempo, son arte y cultura, contemplarás las pinturas de los maestros flamencos, te recomiendo en Gante visitar la catedral, y no dejes de ver el famoso tríptico La adoración del cordero místico. Cuando los turistas terminan el circuito siempre me dicen; “Bélgica valió la pena”.

Desde mi experiencia como guía sin duda alguna te recomiendo este circuito, son destinos cómodos, con trayectos cortos, ciudades interesantes, cuando mis amigos me preguntan dónde ir de vacaciones, siempre les digo “Holanda y Bélgica, ¡no lo pienses!”. Son lugares seguros, donde puedes ir en cualquier época del año y donde la diversión está asegurada. ¡No te lo pierdas!