Viaje a Irlanda: Circuito Irlanda y Escocia

Duración 10 día/s, 9 noche/s
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
Completo
Circuito: Irlanda y Escocia
DURACIÓN: 10 día/s, 9 noche/s
Completo

La opinión de nuestro guía

Lourdes Santana
Conocer Irlanda y Escocia es una experiencia sorprendente e irrepetible. Sus ciudades nos acogen con su tradición, su cultura inagotable y una gran animación, propia de sus gentes celtas alegres, hospitalarias y orgullosas de su riquísimo pasado y su próspero presente.
Leer más
Lourdes Santana Guía especializado en Circuitos por Reino Unido e Irlanda
Irlanda y Escocia, las tierras donde el verde de sus paisajes se funde con el azul del Atlántico

Recorre lo más destacado de dos islas cuyas ciudades y paisajes nos transportarán a la época celta, a las costumbres de la Edad Media, a la naturaleza salvaje donde el verde de las colinas se funde con el azul del Atlántico. Irlanda y las Tierras Altas de Escocia con sus pueblos marineros, sus historias de vikingos, sus universidades centenarias, su gran tradición musical, sus mitos y leyendas son el destino que a lo largo de 10 días descubriremos en un viaje lleno de encanto y emoción.

Itinerario

Día 1: España – Dublín. Cerveza y música en vivo

RÉGIMEN Cena.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy comienza tu viaje. A la hora indicada te dirigirás al aeropuerto para poner rumbo a Dublín donde comenzará la experiencia. En cuanto llegues te estarán esperando para llevarte al hotel donde antes de cenar podrás dar un paseo por la ciudad.

Dublín es una ciudad donde la diversión está garantizada. Y es que los amantes de la música en directo tienen la oportunidad de escuchar a los mejores grupos en los numerosos pubs que hay en todo Dublín. En La zona más conocida es la del Temple Bar, en la orilla sur del río Liffey, que debe su nombre a Sir William Temple, quien adquirió los terrenos en el año 1600. Sin embargo, no fue hasta 1991 cuando la zona adquirió su aspecto actual, con pubs y restaurantes que han hecho de esta calle la más popular de la ciudad para salir a divertirse.

El Temple Bar, que toma su nombre de la misma calle donde se ubica, es probablemente el más popular, con música en vivo a diario. Pero a lo largo de la ciudad encontramos otros locales también muy populares, como el Fitzsimmons, o el John M. Keating en Henry Street.

Después de esta primera toma de contacto, descansa en el hotel ya que mañana habrá más

Día 2: Dublín - Tralee. El Trinity College y el libro de Kells

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Dublín
ALOJAMIENTO Hotel

Te levantas descansado, y lo primero que haces será degustar un buen desayuno irlandés. Hoy vamos a dedicar el día a conocer a fondo la capital de Irlanda.

Dublín, una ciudad que sorprende por su ajetreada animación juvenil. En la visita panorámica podrás conocer: Merrion Square, el Museo de Historia Natural, el Palacio de Justicia, el Phoenix Park, el Barrio de las Embajadas, entre otros maravillosos lugares.

Luego tendrás el tiempo libre que desees o tal vez te quieras sumar a una excursión opcional para conocer una de las universidades más afamadas del mundo, el Trinity College, así como sus catedrales. Dublín tiene dos catedrales protestantes, la de Christ Church, conocida también como la Catedral de la Santísima Trinidad, y la más antigua, y la de San Patricio, la más grande de las dos y cuya pila bautismal aún se conserva desde la época medieval.

Después de este completo recorrido será hora del almuerzo. Pero nada más descansar un poco saldremos hacia Tralee donde tendremos tiempo libre para poder comenzar a explorar la localidad a nuestro aire, admirando sus monumentos más históricos. Después de haber conocido a fondo la ciudad te dirigirás al Condado de Kerry donde podrás cenar y descansar en el hotel.

Día 3: Condado de Kerry. El verde de las montañas y el azul del Atlántico

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Parque Nacional de Killarney con paseo en coche de caballos.
ALOJAMIENTO Hotel

Un nuevo día se presenta ante ti. Desayunas bien y comienza a conocer nuevos lugares. Una manifestación clara de lo que es Irlanda la encontramos en la península de Dingle, en el condado de Kerry. Los campos verdes se funden con el azul intenso del Atlántico y los caminos serpenteantes nos llevan a descubrir pequeños pueblos y remotas aldeas en las que el tiempo parece haberse detenido. Esta zona es conocida por los restos arqueológicos que se han documentado, unos 200 en total. Entre los más destacados figuran los yacimientos de Gallarus Oratory, el Fuerte Dunberg o el monasterio en ruinas de Riasc. La ciudad de Dingle es el centro neurálgico de la región, una encantadora localidad que tiene a un delfín salvaje por mascota, ‘Fungie’, y en la que podemos hacer un alto en la camino para reponer fuerzas en alguno de sus numerosos pubs, reconvertidos muchos de ellos en comercios.

Nuestra siguiente parada será el parque nacional de Killarney, el primer parque nacional de Irlanda, declarado Reserva Mundial de la Biosfera, donde podrás recorrerlo subido a un carro tirado por caballos. Este lugar tiene varios puntos de interés entre los que destaca el Ross Castle, a orilla del lago Lane, que antaño fue hogar del clan O'Donoghue. La construcción tiene tres pisos de altura y una muralla que rodea el acceso desde el lago. Otro punto de interés es la Casa Muckross, con sus extensos jardines. Se trata de una mansión del siglo XIX cuyo interior conserva el mobiliario de la época, con su salón principal, su biblioteca, su sala de billar, el tocador y sus dormitorios. La isla de Innisfallen y la cascada de Torc, una zona en la que podemos avistar numerosos animales, como ciervos y aves de todo tipo, son otros lugares interesantes del parque.

Killarney es la ciudad que se extiende junto al parque. Destaca por su animada vida cultural y por el famoso Killarney Summer Fest. Una de sus principales monumentos es la catedral de Santa María, una construcción del siglo XIX. Cuando llegues al condado de Kerry podrás optar por apuntarte a un espectácula de música folclórica tradicional. Más adelante tendrás la cena servida.

Día 4: Condado de Kerry – Galway. Los tranquilos pueblos de interior

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Castillo de Bunratty
ALOJAMIENTO Hotel

Seguimos con nuestra idílica ruta por el condado de Kerry donde conoceremos algunos de sus tranquilos pueblos. Uno de los más visitados es Adare, considerado el más bonito de Irlanda con su calle principal salpicada de casitas blancas y techos de paja. Hay varios lugares de interés en Adare, como el Castillo Desmond, que data del siglo XIII; el convento de San Francisco o la abadía de la Santísima Trinidad. El castillo fue propiedad de los condes de Kildare durante 300 años y cumplió con las funciones de fortaleza durante varios años. Por su parte, el convento fue fundado por el séptimo conde de Kildare y es un ejemplo típico de los monasterios erigidos en Irlanda durante los siglos XIV y XV. Por último, la Abadía es el único monasterio trinitario de Irlanda, actualmente se utiliza como iglesia católica.

El impresionante castillo normando de Bunratty, construido en el siglo XV por la familia Mac Namara será otra de las paradas que haremos en nuestra ruta por Kerry. Alrededor se ha creado la villa de Folk Park, una reconstrucción de hogares de la Irlanda de hace más de un siglo. Podéis pasear por las calles, visitar las casas de los trabajadores y comprar en alguna de las pequeñas tiendas. También se puede visitar una escuela, la casa de correos o el bar, entre otros.

Construido en sus inicios, fue un lugar ocupado por los vikingos, más tarde hacia el siglo XIII se edificó una fortaleza de madera por los normandos y fue ya en el siglo XIV cuando se inicia la construcción del castillo con materiales más duraderos. El edificio, tal y como lo vemos hoy en día, fue construido por la familia en el siglo XV, antes de que pasara años más tarde a manos de los O'Brien, el clan más poderoso de Munster.

Tras dejar atrás el Castillo de Bunratty cargado de historia nos encaminamos hacia los acantilados de Moher, una auténtica maravilla de la naturaleza, que se extienden a lo largo de 8 kilómetros por la costa del Océano Atlántico con alturas que llegan a alcanzar los 214 metros. Uno de los mayores atractivos de los acantilados, además de las vistas espectaculares es la cantidad de aves que anidan en los resquicios de las rocas, desde frailecillos a gaviotas y halcones peregrinos.

Para acabar el día encaminamos nuestros pasos hacia Galway, con sus pubs, sus festivales de verano, su mercado de fin de semana y el paseo marítimo de Salthill. Una ciudad para disfrutar. Aquí cenarás y descansarás.

Día 5: Galway – Londonderry. Connemara y su castillo de trágica historia

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o vanBarco
Visitas Abadía de Kylemore Fiordo de Killary
ALOJAMIENTO Hotel

Desayuna tranquilamente para luego seguir con nuestro recorrido. Nuestra primera parada de hoy nos llevará a uno de los lugares más bucólicos de Irlanda, el Castillo de Kylemore, en Connemara, una de las áreas naturales mejor conservadas de todo el país. En el parque natural de Kylemore, a los pies del lago, se erige la majestuosa silueta del citado castillo, que guarda una trágica historia. Fue mandado a construir entre 1863 y 1868 como lugar de residencia por el empresario y político Mitchell Henry en honor a su esposa. La familia vivió años felices en el lugar hasta que en un viaje la esposa de Mitchell enfermó y falleció. Unos años más tarde, tras la muerte de su hija, el empresario abandonó el lugar, que fue adquirido por unas monjas benedictinas, actuales propietarias.

Antes de encaminarnos hacia Londonderry haremos una parada en el fiordo de Killary, el único de Irlanda, una lengua de mar que se adentra 16 kilómetros hacia el interior y que lo recorreremos en barco. Almorzaremos en ruta y llegaremos a Londonderry. Lo primero que te llamará la atención será su muralla, ya que es la única ciudad de Irlanda que las conserva intactas y desde las que podemos contemplar una vista panorámica de la ciudad. Esta localidad, conocida también por los conflictos que se vivieron en ella en los años 60 y 70 a raíz del conflicto de Irlanda del Norte conserva viva aún en la memoria de sus residentes estos tristes hechos y a ello contribuyen los murales que visten las fachadas de muchas casas en el barrio de Bogside.

Otros puntos de interés en la ciudad es la catedral de Columbus, construida en el siglo XVII y de estilo gótico o la pequeña iglesia de Saint Agustine, del siglo XIX, junto a la que encontramos un pequeño cementerio.

Después de este gran día, qué mejor que una buena cena. Más tarde irás a descansar al hotel.

Día 6: Londonderry – Edimburgo. La historia de dos gigantes

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte FerryAutocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy, después de desayunar, nos espera un lugar realmente fascinante, la Calzada del Gigante, ubicada en la costa de Antrim, y formada por nada menos que 40.000 columnas hexagonales y pentagonales que se formaron hace aproximadamente 60 millones de años tras el enfriamiento rápido de la lava de un volcán que formó estas curiosas columnas de basalto que constituyen todo un espectáculo. Lo curioso es que este lugar, que hoy en día es uno de los más visitados de Irlanda, se descubrió en el año 1963 debido al aislamiento de esta zona de la costa irlandesa.

Conocida la explicación científica nos falta por conocer la leyenda. Sobre la Calzada del Gigante circulan unas cuantas y una de ellas dice que el gigante Finn McCool, que habitaba en tierras irlandesas y Benandonner, en Escocia, eran grandes rivales. El primero decidió un día construir una calzada de piedra que uniera las dos islas para enfrentarse con su enemigo y así demostrar quién era el más fuerte. Cuando tuvo el camino hecho cruzó el mar, pero regresó a Irlanda sin enfrentarse a Benandonner al asustarse cuando vio su enorme figura.

Sea como fuere es, sin duda alguna, uno de los lugares que no nos podemos perder en nuestro viaje a Irlanda.

Continuaremos nuestra visita en ferry rumbo a Edimburgo, donde dispondremos de tiempo libre, para conocer una de las capitales más bonitas de Europa.

Te recomendamos que comiences a pasear por sus calles y te tomes algo en alguno de sus pubs escoceses. Pero tampoco te agites ya que mañana lo conocerás bien. Después podrás ir a cenar y descansa.

Día 7: Edimburgo. Historia y estilo de vida cosmopolita

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Edimburgo
ALOJAMIENTO Hotel

Edimburgo, la capital escocesa, nos sorprende por su historia y su estilo de vida cosmopolita. Pero antes disfruta de un buen desayuno escocés. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es conocida mundialmente por sus festivales de verano y hoy vamos a descubrir algunos de sus rincones más emblemáticos. Vamos a empezar por la Milla Real, la calle más importante de la ciudad y la arteria que cruza todo el casco histórico y en la que se ubican los edificios más destacados.

En la misma Milla Real no podemos dejar de entrar en la catedral de San Gil, una iglesia gótica en la que destaca la Capilla del Cardo. El moderno parlamento de Escocia, obra del arquitecto Enric Miralles, es otro de los edificios ubicados en esta emblemática calle.

Otros lugares de Edimburgo que podemos visitar son la colina de Calton Hill, perfecta para contemplar la ciudad desde las alturas; Victoria Street, con sus edificios de colores, en cuyos bajos los bares, restaurantes y comercios nos invitan a entrar y curiosear.

Luego tendrás toda la tarde libre donde te sugerimos que des un paseo por el Water of Leith es un popular camino junto al río que nos lleva hasta el barrio de Stockbridge o la aldea de Dean Village.

Pero si prefieres tener todo organizado, existe la opción de apuntarte a una visita al interior del Castillo de Edimburgo y el Palacio de Holyrood.

El primero, con una posición privilegiada, sobre la colina de Castle Rock, fue utilizado como fortaleza desde el XII, y permite obtener unas vistas magníficas de la ciudad. Cada día a las 13.00 horas suena el One o’clock Gun, un cañón que se dispara a la una en punto desde el Castillo.

Por su parte, el Palacio de Holyrood es la residencia oficial de la Reina Isabel en Escocia y fue el rey Jacobo IV quien encargó la construcción del palacio para él y su esposa, Margarita Tudor. Pero, sin duda alguna, la residente más célebre del palacio fue la reina María Estuardo. Qué mejor que acabar el día que sumarte a otra excursión opcional por el Edimburgo Inédito, donde pasearás por Dean Village, Fettes College y Puerto de Leith, y disfrutando del ambiente de sus bares. Luego irás a descansar al hotel pero antes, disfrutarás de una suculenta cena.

Día 8: Edimburgo - Tierras Altas. Ruta por los castillos

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Castillo de Cawdor
ALOJAMIENTO Hotel

Partimos hacia las Tierras Altas escocesas donde haremos una parada en el Campo de Batalla de Culloden, en la ciudad de Inverness, escenario de la última batalla entre ingleses y escoceses, que tuvo lugar un 16 de abril de 1746 y acabó con el sistema de clanes. En este tranquilo lugar aún se conserva la piedra de Cumberland, emplazamiento estratégico sobre el cual se dirigió el enfrentamiento, así como la casa Leach, utilizada como hospital de campaña y la tumba de los clanes, en la que fueron enterrados los fallecidos en el campo de batalla.

Junto al Campo de Culloden se alza majestuoso el Castillo de Cawdor, construido alrededor del siglo XV. Tradicionalmente se ha relacionado a Cawdor con los hechos narrados por William Shakespeare en Macbeth. Sin embargo, no parece que sea algo real, dado que el castillo fue construido años después de que el legendario rey gobernara Escocia.

Inverness, la capital de las Highlands, es el punto de partida para realizar numerosas excursiones a algunos de los castillos cercanos, como el del Urquhart o al famoso lago Ness. Pero esta ciudad también reúne algunos lugares interesantes para visitar. En esta ciudad tendrás la tarde libre donde podrás, desde el Castillo obtener unas magníficas vistas de la ciudad y si lo que queremos es hacer compras. Sino tendrás la opción de apuntarte a una excursión opcional al lago Ness hasta las ruinas del castillo Urquhart. Luego toca cenar y descansar

Día 9: Tierras Altas - Stirling - Glasgow. Un paseo por las joyas de Escocia

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Castillo de Stirling Panorámica de Glasgow
ALOJAMIENTO Hotel

Vamos acabando nuestra ruta por las Tierras Altas de Escocia y nos encaminamos hacia Glasgow, pero antes disfrutarás de un buen desayuno. Luego visitaremos Fort William, en el área de Lochaber, una ciudad rodeada de una impresionante zona natural donde se encuentra la montaña de mayor altitud del Reino Unido, Ben Nevis, a 1.344 metros sobre el nivel del mar, y el Loch Morar, el de mayor profundidad.

La High Street es el lugar donde todo confluye en esta ciudad donde los principales puntos de interés son el West Highland Museum, que se encuentra situado en el centro de la ciudad. Pero, no cabe duda, de que el mayor atractivo es recorrer los bosques, lagos y parajes naturales que rodean Fort William.

Seguiremos nuestra ruta atravesando el valle de Glencoe, donde no dejaremos de sorprendernos con la espectacularidad de los paisajes que nos irán saliendo al paso. Ser uno de los lugares más bonitos de Escocia ha convertido estos parajes en protagonistas de numerosas películas como Braveheart, Rob Roy y Harry Potter.

Stirling es nuestra siguiente parada. Esta ciudad, que fue residencia real durante la Edad Media, es una de las joyas de Escocia. El castillo es el monumento más famoso y el que gracias a su ubicación sobre una colina domina toda la ciudad. El monumento al héroe nacional William Wallace, aunque se encuentra a las afueras de la ciudad, merece una visita. Cuenta con una torre que ofrece las mejores vistas de Stirling y en la que se puede recorrer la sala de Armas y la sala de los Héroes, donde se expone una réplica de la espada de Wallace.

Almorzamos y dejamos a atrás esta hermosa ciudad llena de historia para dirigirnos a Glasgow, la ciudad más grande de Escocia. Al llegar podrás realizar una visita panorámica donde conocerás sus murallas; el centro histórico y el exterior de la Catedral de San Pedro que es la segunda más grande en estilo gótico del norte de Europa. Después pasearemos por George Square, en el barrio de Merchant City, rodeada de calles con una intensa y animada vida social, llenas de restaurantes, cafés, comercios y músicos callejeros. La plaza es famosa por sus estatuas, que representan a personalidades famosas, desde la reina Victoria a James Watt. En la misma plaza encontramos el City Chambers, que puede visitarse dos veces al día, y es el palacio del ayuntamiento. Luego podrás degustar tu cena y descansar en el hotel.

Día 10: Glasgow – España. Una ciudad con carácter

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Nuestro viaje ya toca a su fin, pero antes de regresar a casa podemos aprovechar para terminar de ver algunos de los lugares más representativos de Glasgow si es que el día anterior no nos dio tiempo. Lo que no podemos perdernos es la catedral de San Mungo construida en honor al patrono y fundador de la ciudad, San Mungo. La cripta del siglo XIII en la que se encuentra el sepulcro del santo, es uno de los lugares más visitados. Justo detrás de la catedral se encuentra el cementerio victoriano, llamado Necrópolis. Merece la pena el paseo por la colina que asciende hasta él para contemplar la catedral desde arriba.

Para acabar nuestro recorrido por la ciudad, y solo si nos da tiempo, merece una visita el barrio de Finnieston, donde años atrás se ubicaban los astilleros y hoy en día se ha reconvertido en una de las zonas más modernas de la ciudad, en la que se levantan algunos de los edificios más llamativos, como el Riverside Museum, obra de la arquitecta Zaha Hadid o el Glasgow Science Centre, desde cuya torre se puede ver prácticamente toda la ciudad.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Clayton Liffey Valley
Dublin, Irlanda, República De

Clayton Liffey Valley

Riu Plaza The Gresham Dublin
Dublin, Irlanda, República De

Riu Plaza The Gresham Dublin

Academy Plaza
Dublin, Irlanda, República De

Academy Plaza

Red Cow Moran
Dublin, Irlanda, República De

Red Cow Moran

Da Vinci's Derry
Londonderry, Reino Unido

Da Vinci's Derry

Holiday Inn Express Derry - Londonderry
Londonderry, Reino Unido

Holiday Inn Express Derry - Londonderry

The Rose
Tralee, Irlanda, República De

The Rose

Earl of Desmond
Tralee, Irlanda, República De

Earl of Desmond

Claregalway Hotel
Galway, Irlanda, República De

Claregalway Hotel

The Connacht
Galway, Irlanda, República De

The Connacht

Maldron Oranmore
Galway, Irlanda, República De

Maldron Oranmore

Raheen Woods Hotel
Galway, Irlanda, República De

Raheen Woods Hotel

Oranmore Lodge
Oranmore, Irlanda, República De

Oranmore Lodge

Lough Rea Hotel & Spa
Loughrea, Irlanda, República De

Lough Rea Hotel & Spa

Leonardo Royal Edinburgh Haymarket
Edimburgo, Reino Unido

Leonardo Royal Edinburgh Haymarket

ibis Edinburgh Centre South Bridge - Royal Mile
Edimburgo, Reino Unido

ibis Edinburgh Centre South Bridge - Royal Mile

Ben Wyvis
Strathpeffer, Reino Unido

Ben Wyvis

Jurys Inn Glasgow
Glasgow, Reino Unido

Jurys Inn Glasgow

Glasgow Marriott
Glasgow, Reino Unido

Glasgow Marriott

Opiniones de nuestro guía
Lourdes Santana
- Lourdes Santana -
Guía especializado en Circuitos por Reino Unido e Irlanda

Dublín, Londonderry, Edimburgo, Glasgow… Cada una de ellas tiene un ambiente especial, genuino, fruto de una historia apasionante – a veces difícil – que podemos palpar al recorrer, por ejemplo, las calles medievales de Edimburgo, la gran área georgiana de Dublín o los vestigios de una Glasgow protagonista de la Revolución Industrial. Pero, además de su arquitectura, callejeando por las ciudades irlandesas y escocesas, vamos a encontrar adornos florales, comercios coloridos y la gran estrella de las Islas Británicas: los pubs. Una de las principales atracciones, y no sin motivo, porque estos cálidos locales son cada tarde el lugar de reunión entre amigos, parejas, compañeros de trabajo y familias, para disfrutar de las riquísimas cervezas locales, platos sencillos pero abundantes y la música…Nuestra gran compañera en estas tierras, ¡siempre hay música en directo en todas partes!.

Por supuesto, cada una de estas ciudades tiene sus propios lugares icónicos, como la Catedral de San Patricio de Dublín, no solo una impresionante catedral gótica dedicada al patrón de Irlanda sino también un auténtico museo de su cultura y su historia; o el Trinity College, una imponente universidad fundada en el siglo XVI en la que se encuentra una de las bibliotecas más espectaculares del mundo, además de una colección de manuscritos altomedievales iluminados cuya joya es el Libro de Kells, que da nombre a la exposición. Otro ejemplo, desde luego, sería la Guinness Storehouse, un museo muy divertido e interactivo dedicado a esta célebre cerveza negra irlandesa y todo el universo que la rodea.

En el caso de Edimburgo, es bien conocida su Milla Real, una preciosa calle medieval que une el magnífico Palacio de Holyrood, residencia oficial de la monarquía británica, con el Castillo de Edimburgo, que domina la capital escocesa, y cuya majestuosa arquitectura, decoración de sus salas e importancia en la historia de la nación lo ha llevado a convertirse, merecidamente, en el monumento más visitado de Escocia.

Pero al descubrir Irlanda y Escocia, no solo debemos pensar en su parte urbana sino también en su parte más rural, como sus pequeños pueblos de pescadores, sus granjas tradicionales y su espectacular paisaje natural: la costa occidental irlandesa, con sus acantilados de basalto, sus playas de arena, sus extensos prados y ríos oscuros, o las Tierras Altas escocesas, donde nos rodean bosques exuberantes, viejas montañas y un sinfín de valles y lagos de origen glaciar… ¡Como el mismísimo lago Ness! En él reside la criatura más famosa de Escocia y surcándolo en un agradable paseo en barco podemos contemplar la naturaleza sobrecogedora que nos rodea y visitar, una vez finalizado el trayecto, las ruinas del Castillo de Urquhart. No es de extrañar que estos paisajes místicos y primitivos hayan originado miles de leyendas o que se hayan convertido en lugar de inspiración para grandes escritores como Oscar Wilde o Walter Scott.

En definitiva, Irlanda y Escocia son destinos dignos de descubrir, conocer su apasionante cultura, disfrutar de su extraordinaria naturaleza y ser recibidos con Céad mile fáilte!.