Viaje a Italia: Circuito Roma y Nápoles

Duración 6 día/s, 5 noche/s
Desde 810 €
Ver disponibilidad
Circuito: Roma y Nápoles
DURACIÓN: 6 día/s, 5 noche/s
Desde 810 €
Ver disponibilidad
Dos ciudades únicas en un viaje muy especial

Como si de una moneda en pleno vuelo se tratara, Roma y Nápoles son la cara y la cruz de un país lleno de vida, de atractivos y de experiencias viajeras de primer nivel. Monumentos impresionantes, patrimonio histórico y cultural, paisajes asombrosos, museos, iglesias, ambiente urbano inmejorable, la imponente silueta del Vesubio, una gastronomía que se encuentra entre las mejores del mundo… Solo dos ciudades, pero un sinfín de emociones y experiencias inolvidables. ¡Adelante!

Itinerario

Día 1: España – Roma. Empieza nuestra aventura italiana

RÉGIMEN Cena.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Llevamos, quizás, meses pensando en el viaje que vamos a empezar en unas horas. Nos queda, solamente, hacer un último repaso para no olvidarnos nada antes de irnos al aeropuerto con tiempo suficiente. No queremos perder el vuelo que nos llevará a la capital de Italia, una ciudad increíblemente hermosa, sin duda una de las más bellas del mundo y que encierra una gran cantidad de tesoros históricos.

Después de un vuelo que se nos hará muy corto, aterrizaremos en Roma. Allí nos estarán esperando para llevarnos al hotel, nos registraremos y tomaremos posesión de nuestras habitaciones. A partir de este momento, y hasta que llegue la hora de gozar de una buena cena en el hotel, tendremos lo que quede de día (dependiendo la hora de llegada del vuelo) para dar un paseo y empezar a sentir la vida de la ciudad, o para descansar y prepararnos para estar en plena forma los próximos días. En definitiva, serán horas para disponer de ellas a nuestro antojo.

Día 2: Roma. Todo un día libre para explorar, tranquilamente, Roma

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Después de desayunar, se abre ante nosotros toda una magnífica jornada para conocer, a nuestro aire, la Ciudad Eterna. Un día que nos permitirá descubrir una de las ciudades con más encanto del mundo, empaparnos de su legado histórico y admirar sus calles, sus gentes y, como no, sus maravillosos restos del pasado.

Si no nos apetece esta posibilidad, o si preferimos que nos acompañen y nos expliquen lo que vamos a ver, tenemos la oportunidad de contratar, opcionalmente, una visita realmente imprescindible. Por la mañana, podremos realizar una visita opcional a los Museos Vaticanos y la Basílica de San Pedro. Esta actividad estará incluida para los viajeros que cuenten con la modalidad ‘Todo Incluido’.

Emplear unas horas en los Museos Vaticanos es algo que no nos podemos perder de ninguna manera. La visita consiste en la contemplación de varios museos muy diferentes entre sí y en los que podremos contemplar una enorme cantidad de obras de arte procedentes de la India, el Imperio Romano, el Tíbet, el antiguo Egipto e, incluso, del África Subsahariana. Pero aún nos queda gozar con la contemplación de la Capilla Sixtina, obra de Miguel Ángel, y que nos dejará sin palabras. La Capilla Sixtina debe su nombre al Papa Sixto IV.

Todos hemos visto fotografías de la fantástica Basílica de San Pedro, que nos dejan verdaderamente maravillados, pero tener la oportunidad de verla por dentro es algo impagable. De entrada, su tamaño nos dejará atónitos, la nave principal tiene casi doscientos metros de longitud y cuarenta y seis de altura, mientras que la cúpula llega hasta los 136 metros de alto. Es la iglesia más emblemática del mundo cristiano y, contrariamente a lo que se cree, no se trata de la Catedral de Roma. La verdadera Catedral es San Juan de Letrán. La basílica de San Pedro se empezó a construir en 1506 por orden del Papa Juan II. Todo a nuestro alrededor es una auténtica joya, por ejemplo, la estatua de San Pedro, cuya tumba está bajo el altar mayor y la Piedad de Miguel Ángel. En su construcción trabajaron arquitectos como Miguel Ángel, Bernini o Donato Bramante.

A la hora de comer, los viajeros que hayan contratado la opción ‘Todo Incluido’ podrán disfrutar del almuerzo sin coste adicional. Después, seguiremos teniendo tiempo libre hasta el final de la jornada, aunque se nos ofrecerá la posibilidad de contratar una nueva actividad opcional que enriquecerá aún más nuestro viaje. Se trata de una excursión a pie, acompañados de un guía local, que nos permitirá conocer varios puntos clave de Roma, que ilustran diferentes momentos de la historia de la ciudad.

A lo largo de esta excursión opcional conoceremos el Valle del Coliseo, subiremos al Monte Oppio, donde se encontraba la Domus Aurea, realizaremos un recorrido por la Vía de los Foros Imperiales y veremos el exterior del Teatro de Marcelo. Después de conocer los puntos clave de la Roma Imperial, podremos admirar una de las obras maestras del Renacimiento, visitando “El Moisés” de Miguel Ángel, y visitaremos la Plaza de Venecia, símbolo de Roma como capital de la Italia unificada.

Cuando el día esté tocando a su fin, independientemente del plan que hayamos elegido para pasar la jornada, regresaremos al hotel para pasar la noche. Los viajeros que cuenten con el pack ‘Todo Incluido’ podrán, además, disfrutar de la cena sin coste alguno.

Día 3: Roma. Un nuevo día libre para movernos a nuestras anchas

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

¿Pensamos que ya conocemos Roma? Estamos equivocados: Roma siempre tiene sorpresas que brindarnos.

En cuanto terminemos nuestro desayuno en el hotel, tendremos el resto del día para organizarlo como más nos guste.

Podemos pasar el día, tranquilamente, en nuestro hotel leyendo o descansando o podemos echarnos a la calle para descubrir los mil lugares interesantes y hermosos que hay a lo largo y ancho de Roma, como, por ejemplo, visitar varios de los centenares de templos que hay repartidos por sus calles: San Juan de Letrán, la auténtica Catedral de Roma; San Pablo Extramuros, una de las cinco iglesias más antiguas de Roma; Santa María in Cosmedin; Santa María del Popolo, que, desde 1250, pertenece a la orden de los agustinos; Santa María la Mayor, también llamada Basílica di Santa Maria della Neve y Basílica Liberiana; San Pietro in Vincoli, donde reposan los restos del Papa Juan II y donde está la famosa estatua del Moisés de Miguel Ángel.

Otra buena opción es admirar las fuentes de Bernini. Podemos hacer lo que queramos hasta que sea el momento de regresar a nuestro hotel a pasar la noche.

Día 4: Roma – Nápoles. Nos vamos hacia la ciudad más importante del sur de Italia

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Nápoles
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy diremos adiós a Roma para viajar al sur de Italia, a la ciudad de Nápoles, la más poblada del sur de Italia, con casi cuatro millones de habitantes contando con su área metropolitana. Debido a su enorme patrimonio artístico, histórico, cultural y gastronómico, la UNESCO declaró su centro histórico Patrimonio de la Humanidad en 1995. En cuanto demos buena cuenta de nuestro desayuno en el hotel de Roma, saldremos hacia nuestro nuevo destino y, cuando lleguemos, haremos un recorrido en autobús para ver los lugares más emblemáticos de la hermosa ciudad de Nápoles. Nos dirigiremos a la Colina Posillipo, situada entre las bahías de Nápoles y de Pozzuoli. El espectáculo que contemplaremos desde lo alto de la colina nos dejará atónitos: por un lado, la maravillosa vista del mar Tirreno y, por otro, la ciudad a nuestros pies.

Después, dejaremos el autobús para recorrer, paseando, los rincones y los monumentos más importantes e interesantes de la ciudad. Conoceremos la Galería Umberto I, la Plaza del Plebiscito y el Teatro de San Carlos. La Plaza del Plebiscito está en pleno centro de Nápoles y es una de las plazas más bellas. Tiene una extensión de, aproximadamente, 25.000 metros cuadrados y en torno a ella se encuentran edificios, tales como el Palacio Real, con una impresionante fachada con elementos renacentistas y manieristas, entre otros, y que, actualmente, es la sede de la Biblioteca Nacional y del Museo del Apartamento Real; la Basílica de San Francisco de Paula, de estilo neoclásico, que data del siglo XIX y se parece al Panteón de Agripa de Roma. Al lado de la Plaza del Plebiscito, está el Teatro de San Carlo, del siglo XVIII, que es, en realidad, la Ópera de Nápoles. Se trata de uno de los teatros de ópera mayores y más antiguos del mundo, además de los más hermosos. Nuestra próxima parada será la Galería Umberto I, a la que se accede a través de un hermoso pórtico sostenido por columnas de mármol travertino. Es un precioso edificio dentro del que podremos admirar unas imponentes bóvedas. En la actualidad, es un gran centro comercial.

Terminaremos nuestro paseo en una de las calles más importantes de Nápoles, Spaccanapoli, que, junto a las pequeñas y estrechas calles que hay en sus alrededores nos ayudarán a hacernos una idea de la incesante actividad de esta increíble ciudad, tanto desde el punto de vista del comercio, como de la vida cotidiana de sus habitantes. Al finalizar nuestro paseo por esta apasionante ciudad, comeremos y, a continuación, seremos libres para emplear nuestro tiempo en lo que queramos: volver a alguno de los lugares que hemos visto por la mañana, visitar algún museo, como, por ejemplo, el Museo Arqueológico, el Museo de Capodimonte, las catacumbas de San Genaro o el Museo Nacional. Seguro que disfrutaremos hagamos lo que hagamos. Al final del día, cenaremos en el hotel y nos retiraremos a descansar.

Día 5: Nápoles. Tendremos la opción de realizar unas visitas inolvidables

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Empezaremos este nuevo día con un buen desayuno en el hotel. A continuación, tendremos todo el día para nosotros mismos sin obligaciones ni horarios. Adicionalmente, se nos ofrecerá una oportunidad única: podemos contratar un tour opcional, que nos llevará todo el día, para visitar dos lugares que no debemos perdernos: la ciudad de Pompeya y la isla de Capri.

Empezaremos yendo a Pompeya, una ciudad de la antigua Roma, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997 y situada cerca de Nápoles. El 24 de agosto del año 79 d.C. fue destruida por la erupción del Vesubio. Allí veremos lo que queda de aquella ciudad: algunos templos, parte del foro, calles empedradas, una taberna, un prostíbulo, las termas, varias casas… Todos estos restos nos ayudarán a entender cómo vivían sus habitantes antes de que el fuego del volcán lo destruyera todo.

Es una visita que nos conmoverá y que no olvidaremos. Todavía con el ánimo algo encogido al imaginarnos cómo fue el final de esta próspera ciudad, nos dirigiremos hacia el sur de Nápoles, hacia la preciosa isla de Capri, que nos brindará unas espectaculares vistas del mar Tirreno. Capri ha sido, desde la época romana, un lugar de vacaciones para personas ricas y famosas: reyes, actores, príncipes, potentados… Pero, además, cuenta con algunos restos interesantes de antiguas villas romanas.

Llegada la hora de retirarnos a descansar, volveremos al hotel para pasar nuestra última noche en Italia.

Día 6: Nápoles – España. Nuestro viaje se acaba y es hora de volver a casa

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Nos parece mentira, pero nuestro viaje ha terminado. Después de desayunar, terminaremos de recoger nuestras cosas y, hasta que sea la hora a la que nos hayan citado, nos quedará aún un poco de tiempo libre, quizás para hacer nuestras últimas compras o dar un pequeño paseo. De cualquier forma, a la hora prevista, nos pasarán a recoger al hotel para llevarnos al aeropuerto, desde donde volaremos de vuelta a España.

Ya solo nos queda tiempo para recordar todo lo que hemos visto y experimentado en estos días. Seguro que nuestras maletas pesan ahora un poco más que al venir, ya que nos llevamos con nosotros un poco de este país. Una vez en el aeropuerto, tendremos que pasar por los trámites de rigor y, cuando estemos sentados en nuestros asientos, diremos ¡Hasta pronto! a Italia, porque estamos seguros de que volveremos.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Holiday Inn Naples
Napoles, Italia

Holiday Inn Naples