Viaje a Italia: Circuito Todo Sicilia (Salidas desde Castilla y Leon)

Duración 8 día/s, 7 noche/s
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
Circuito: Todo Sicilia (Salidas desde Castilla y Leon)
DURACIÓN: 8 día/s, 7 noche/s
Sicilia, la isla italiana que lo tiene todo

Tenemos por delante un paisaje que nos maravillará tanto por la belleza de las ciudades sicilianas como por la historia y naturaleza de esta asombrosa isla. Durante este viaje conoceremos metrópoli tan espectaculares como Palermo, la más poblada de Sicilia, Catania, una auténtica joya barroca que nos deslumbrará por sus construcciones hechas con piedra volcánica, o Caltagirone, la capital de la cerámica. La inmersión histórica la haremos en puntos tan significativos como Segesta, Agrigento y en Siracusa, en concreto en el Parque Arqueológico de Neapolis, lugares que nos permitirán viajar al pasado gracias a las ruinas que todavía a día de hoy permiten a uno imaginarse cómo debían ser estas antiguas ciudades en el momento de su máximo esplendor. En el Monte Etna recordaremos la fuerza que tiene la naturaleza y disfrutaremos del espléndido paisaje de esta isla bañada por el mar Mediterráneo, el mar Jónico y el mar Tirreno.

Itinerario

Día 1: Castilla y León – Palermo – Cefalú. Palermo. Rumbo a Sicilia

RÉGIMEN Cena.
Transporte Vuelo
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Salimos de casa con unas ganas tremendas de llegar a nuestro destino. Sicilia será el enclave en el que pasaremos los próximos siete días. Esta hermosa isla de Italia nos regalará momentos inolvidables ya sea por los maravillosos paisajes que podremos contemplar o por la riqueza arquitectónica que inunda este emplazamiento.

Estamos en el aeropuerto dos horas antes del vuelo, ya que así evitaremos cualquier contratiempo que nos pueda surgir a la hora de realizar los trámites burocráticos. Una vez que el avión despegue, podemos acomodarnos y repasar la guía turística que tenemos de nuestro destino.

Aterrizaremos en Palermo, pero inmediatamente nos subiremos al vehículo que nos llevará hasta Cefalú, antigua ciudad situada en la costa siciliana septentrional. El paisaje de pequeño pueblo pesquero con largas playas de arena dorada será un auténtico regalo para la vista.

Esta localidad también es conocida como la Ciudadela Normanda, por los vestigios que aún conserva de la dominación normanda. Tendremos tiempo libre para explorar este precioso enclave a nuestro aire. Una buena opción es pasear por su costa, donde todavía a día de hoy se conservan murallas defensivas del período helenístico-romano.

A través del Corso Ruggero, calle principal del casco antiguo, llegaremos a la Catedral Normanda, el monumento más significativo de la ciudad. Este imponente edificio religioso data del siglo XII, en concreto del año 1131, y se dice que fue el Rey Rogelio II quien la mandó a construir después de que desembarcar milagrosamente en el puerto de Cefalú un día de tormenta. Dos enormes torres confieren a esta iglesia un aire más de fortaleza que de templo religioso.

Su interior en forma de cruz cuenta con un gran mosaico de Jesucristo de estilo normando–bizantino que parece dar la bienvenida a todos los fieles y curiosos que se adentran en ella. El Lavatoio Medievale es otro de los atractivos de esta ciudad y nada más entrar tendremos la sensación de haber retrocedido en el tiempo, y nos resultará fácil imaginarnos a las mujeres que se desplazaban a este punto para lavar la ropa.

Tras conocer este bello emplazamiento de la costa siciliana pondremos rumbo a Palermo. El camino nos permitirá empezar a tomarle el pulso a la capital de esta región. Su historia milenaria le ha dotado un considerable patrimonio artístico y arquitectónico que seduce desde el primer momento. Sus calles estrechas deparan muchísimas sorpresas en cada esquina y nosotros tendremos la oportunidad de descubrirlas. Hoy dormiremos en esta joya cubierta de historia.

Día 2: Palermo – Monreale – Palermo. Atractivos de Sicilia

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Catedral de Monreale
ALOJAMIENTO Hotel

Al despertarnos en Palermo nos sentimos afortunados por poder formar parte de la gran aventura que nos espera en Sicilia. De buena mañana haremos un recorrido panorámico por las calles de esta hermosa ciudad que nos descubrirán puntos tan significativos como la Capilla Palatina. Se trata del oratorio de la Familia Real de los reyes normandos de Sicilia construido para sustituir a la anterior capilla del siglo XI y levantado en estilo bizantino. Fue el Rey Roger II quien encargó levantar esta obra de arte en el año 1132, pero tanto sus muros como su techo tardaron aproximadamente 30 años más en terminarse. Uno de sus mayores atractivos son sus mosaicos que representan escenas bíblicas.

La Catedral de Palermo es otro de los monumentos que nos esperan en esta visita. En ella se aprecia la influencia arquitectónica de las diferentes culturas que han pasado por Sicilia, aunque predomina la oriental. Desde el año 2015 este majestuoso edificio forma parte del Circuito Árabe – Normando de Sicilia con el que la UNESCO ha reconocido un conjunto de monumentos repartidos entre las ciudades de Palermo, Monreale y Cefalú.

Muy cerca de la capital de Sicilia está Monreale, localidad que debe su fama a su célebre Catedral, obra maestra de la arquitectura de estilo árabe-normando y erigida en el año 1174 por el Rey Guillermo II. No hay palabras que definan la espectacularidad de su claustro, compuesto por unas 228 columnas rematadas por arcos de clara influencia árabe. Es más, su interior es sorprendente por no contar con ningún rincón sin decorar. Los maravillosos mosaicos dominan cada una de las paredes y recrean distintos episodios tanto del antiguo como del nuevo testamento.

Tras conocer estos monumentos tan característicos de Sicilia regresaremos a Palermo para seguir callejeando por sus calles y seguir descubriendo sus rincones. Será en la capital de esta hermosa isla donde pasaremos la noche y deleitaremos a nuestros paladares con una exquisita cena.

Día 3: Palermo – Segesta- Agrigento. Tesoros sicilianos

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Valle de los Templos
ALOJAMIENTO Hotel

¿Preparados para hacer un recorrido por la historia de Sicilia? Hoy visitaremos dos yacimientos arqueológicos que nos dejarán atónitos, así que conviene que tengamos la cámara fotográfica a mano para plasmar la majestuosidad de estas bellezas arquitectónicas.

Segesta será nuestra primera parada. Se trata de uno de los centros arquitectónicos más interesantes de la isla. La historia cuenta que antes de pasar a manos griegas este enclave fue el asentamiento de los étimos, pueblo indígena de Sicilia durante la Edad de Bronce. De lo que no hay duda es de que esta antigua ciudad está repleta de ruinas imponentes, siendo una de las principales el Templo, que se alza solitario rodeado de una tupida vegetación y que data del siglo V a. C.

Su estructura de 36 columnas dóricas se conserva en buen estado, por lo que los viajeros podrán imaginarse cómo debía ser este monumento siglos atrás. El Teatro de Segesta es otro de los tesoros de este territorio. Justo en la cima de la colina, este monumento parece mirar nostálgico a la antigua ciudad al mismo tiempo que goza de unas vistas privilegiadas.

Continuaremos rumbo a Agrigento para visitar el Valle de los Templos, yacimiento que posee uno de los conjuntos de edificaciones griegas mejor conservados del planeta. De hecho, este enclave declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1997, fue descrito por el poeta Píndaro como “la más hermosa de las ciudades mortales”. Todavía a día de hoy se pueden admirar los templos dóricos que se erigen en el valle, siendo el Templo de la Concordia el mejor conservado de todos y cuya construcción se remonta al siglo V a.C. Además de este espectacular recinto, el Valle de los Templos conserva otros recintos de especial interés como el Templo de Zeus Olímpico (también llamado Templo B o Templo de los Gigantes) cuya construcción empezó en torno al año 480 a.C.

Seguro que este conjunto arquitectónico dejará huella en más de un viajero. Por eso, los que quieran seguir contemplándolo podrán hacerlo por la noche, momento en que las ruinas están iluminadas y se muestran solemnes, nostálgicas y solitarias.

Día 4: Agrigento – Piazza Armerina – Catania – Reg. Catania. La vibrante Catania

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Catania
ALOJAMIENTO Hotel

Seguimos de ruta por Sicilia. Nos despediremos de Agrigento para continuar descubriendo los maravillosos rincones que impregnan este bello territorio. Nos pondremos rumbo a la encantadora localidad Piazza Armerina, para conocer la Villa Romana, lujosa residencia del emperador Maximiano, gobernador del imperio entre el año 286 d.C y 305 d.C.

La mayor parte de las dependencias de esta extensa villa están en ruinas y abarca unos 4000 metros cuadrados, cuenta con maravillosos mosaicos que trasladan a todo viajero al momento de gloria de la antigua Roma. Se cree que estos frescos son de origen norteafricano y destacan el mural de la caza, que escenifica la captura de animales terrestres y acuáticos, así como los de la Escena Erótica que muestran a dos jóvenes besándose.

Tras deleitarnos con este fascinante arte del que se dice que fue obra de los maestros musivarios, continuaremos con nuestra ruta hasta llegar a Catania, ciudad portuaria situada en las faldas del monte Etna, en la costa oriental de Sicilia.

En este precioso enclave podremos reponer fuerzas y llenar nuestro estómago con un exquisito almuerzo que nos dará la energía suficiente para afrontar el resto del día. Nos espera una visita panorámica por esta joya barroca llena de construcciones emblemáticas, muchas de ellas alzadas con piedra volcánica.

Una de las más destacadas es la Catedral, conocida como la Basílica de Santa Águeda. Este recinto religioso ha sido víctima de varios terremotos y de las erupciones del volcán Etna, por lo que se ha tenido que reconstruir en numerosas ocasiones. Este solemne recinto se alzó entre los años 1078 y 1093 sobre las ruinas de los antiguos baños termales y por orden del conde siciliano Roger I de Sicilia. Su interior es deslumbrante y guarda los restos de la santa a la que venera.

La fuente del elefante, también conocida como Liotru, es otro de los monumentos que contemplaremos. Se erige imponente en el centro de la Piazza del Duomo. El animal sostiene un obelisco egipcio decorado con numerosos jeroglíficos. Su fuente representa tres civilizaciones diferentes: púnica, cristiana y egipcia.

Otro de los puntos significativos que conoceremos será el Teatro Romano, situado en pleno centro de la ciudad y que data del siglo II d.C. No obstante, este anfiteatro se erigió sobre una anterior construcción del siglo I d.C.

Tras esta jornada emocionante e intensa será el momento de dirigirnos hacia el hotel, donde pasaremos la noche y repondremos fuerzas con una exquisita cena tradicional.

Día 5: Reg. Catania – Caltagirone – Ragusa – Noto – Reg. Catania. Patrimonio Mundial siciliano

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Hemos disfrutado de un sueño reponedor. Nos levantamos llenos de energía y con ganas de seguir descubriendo los maravillosos tesoros sicilianos. Salimos hacia Caltagirone, conocida como la capital de la cerámica por su tradición ceramista cuyos orígenes se remontan en las épocas musulmana y normanda. Al llegar a este enclave tendremos tiempo libre para conocer su entramado de calles medievales reconstruido tras el terremoto del año 1963 manteniendo la esencia del lugar.

Cada una de estas coquetas vías adoquinadas conducen hasta rincones maravillosos que guardan grandes perlas, como por ejemplo la famosa escalinata de Santa María del Monte, una auténtica obra de arte de los ceramistas locales. Está formada por 142 peldaños decorados con baldosas de colores verde, azul y amarillo y representan escenas de la historia y cultura siciliana. El Museo de la Cerámica es otro de los puntos de interés de esta comuna italiana, pues reúne piezas de cerámica que abarcan desde la prehistoria hasta nuestros días.

Tras descubrir la multitud de iglesias, palacios y sitios de interés de Caltagirone nos trasladaremos hasta Ragusa, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2002. Construida entre las laderas y barrancos de los Montes Ibli, esta preciosa urbe representa la culminación del periodo barroco floreciente en Europa.

Al igual que Caltagirone, esta urbe fue saqueada por el terremoto del año 1963 por lo que se tuvieron que reconstruir muchos de sus edificios barrocos. Volveremos a tener tiempo libre para disfrutar de esta ciudad a nuestro aire, aunque debemos tener en cuenta que entre sus imprescindibles se encuentra la Catedral de San Giovanni Battista, construida entre los años 1718 y 1778, así como la Catedral de San Giorgio erigida en el 1738 por el arquitecto Rosario Gagliardi y coronado por una gran bóveda neoclásica, o el Palacio Zacco, una de las edificaciones barrocas más bellas de esta metrópoli, con columnas corintias y balcones de hierro forjado.

Noto será la última parada de la jornada. Al igual que las dos anteriores, esta preciosa ciudad, también declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2002, fue reconstruida tras el terremoto del año 1698 que la dejó totalmente en ruinas. Actualmente esta ciudad reluce y resulta muy agradable pasear por sus encantadoras calles adornadas con casas de balcones de hierro y que conducen hasta rincones de lo más especiales.

Podremos pasear sin rumbo fijo por ellas, y sorprendernos con la espléndida arquitectura barroca que la conforma. Entre sus atractivos está la Catedral de San Nicolò di Mira, que nos deslumbrará con su imponente cúpula blanca y sus dos torres. Su interior también es un gozo para la vista, con soberbios frescos que son auténticas obras de arte.

Después de conocer estas espectaculares localidades regresaremos a nuestro hotel para disfrutar de un sueño reponedor y llenar nuestro estómago con una sabrosa cena tradicional.

Día 6: Reg. Catania – Etna – Taormina - Reg.Catania. El intimidante Monte Etna

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

La primera excursión del día la haremos en el Monte Etna, uno de los volcanes más altos de Europa. Con sus aproximadamente 3345 metros de altura, este enclave natural se presenta majestuoso e imponente ante todo aquel viajero que quiera ser testigo de su belleza, aunque conviene mantenerse alerta ya que todavía sigue en activo con constantes erupciones. Un hecho que demuestra el poder que tiene la naturaleza.

Nuestro autobús nos dejará en el Refugio Sapienza, situado a unos 1800 metros de altura. Justo en el momento en que nuestros pies toquen las paredes del volcán podremos perdernos por ellas y contemplar de cerca los cráteres apagados.

Seguro que con esta visita nos entra el hambre, así que tranquilos, ya que podremos saciar nuestro apetito con un delicioso almuerzo de vinos y productos típicos en una casa rural. Tras recargar pilas nos dirigiremos hacia Taormina, una preciosa localidad situada en la costa este de la isla, en concreto en la cumbre de la pintoresca roca del Monte Tauro, de 204 metros de alto.

Al llegar tendremos tiempo libre para explorar esta coqueta urbe y descubrir sus encantos por nuestra cuenta. Este enclave es uno de los lugares predilectos para ir de compras, ya que en sus escaparates siempre están las últimas tendencias, por lo que una buena opción es aprovechar para ir de shopping y comprarnos algún bonito y exclusivo recuerdo.

Además de esta actividad, también podemos visitar puntos de especial interés, como por ejemplo el famoso Teatro Antico di Taormina, antiguo teatro grecorromano que todavía se utiliza para festejar numerosas celebraciones, siendo la más conocida el Festival de Cine de Taormina. La ubicación de este anfiteatro, que antiguamente tenía capacidad para unos 5000 espectadores, es un auténtico privilegio, pues cuenta con una hermosa panorámica del Monte Etna y del Mar Jónico.

Día 7: Reg. Catania – Siracusa – Reg. Catania. Descubriendo el pasado siciliano

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Zona arqueológica de Siracussa
ALOJAMIENTO Hotel

La última jornada completa por Sicilia será memorable. Para empezar, nos dirigiremos hacia Siracusa, ciudad conocida por sus antiguas ruinas y que cuenta con un rico patrimonio arqueológico. Se dice que este enclave se fundó en el año 734 a.C y uno de sus mayores tesoros es el Santuario della Madonna delle Lacrime. Se trata de un recinto que se construyó con la intención de preservar y venerar a la imagen de la Virgen de las Lágrimas. Cuenta la leyenda que este recinto se levantó porque entre día 29 de agosto y 1 de septiembre de 1953 una imagen de la Virgen María empezó a llorar y el episcopado siciliano declaró este episodio un hecho milagroso. De ahí que se creara este espectacular monumento para rendir homenaje a esta figura religiosa.

El Parque Arqueológico de Neápolis es otra de las interesantes visitas que haremos hoy. Se trata de un yacimiento en ruinas cuyas restos nos permitirán retroceder en el tiempo. Neapolis fue uno de los cinco distritos de la antigua ciudad de Siracusa y se desarrolló aproximadamente en el siglo III a.C. Su máximo exponente es el Teatro griego, modificado por los romanos y que cuenta con 67 filas. El anfiteatro romano es otra de las joyas de este enclave y data de la época imperial. Uno de los hechos que posiblemente nos impacte más serán las Latomias, canteras de donde se extraía la piedra, pero también cuevas que en su momento se utilizaban como prisiones. La más espectacular de ellas la Orecchio di Dionisio que, con 23 metros de alto esconde una curiosa leyenda. Según cuentan, Dionisio usó esta cueva para retener a las personas que no estaban de acuerdo con las normas establecidas en la sociedad y, gracias a la perfecta acústica de esta gruta, podía escuchar los planes y secretos de los cautivos.

El resto del día lo pasaremos en la isla de Ortigia, unida a tierra firme por un puente y que ofrece al visitante los restos de su glorioso pasado. Uno de ellos es el Templo de Apolo, el más antiguo de Sicilia compuesto por columnas y estructuras que se remontan al siglo VI a.C. La Fuente de Aretusa es uno de los mayores reclamos turísticos. Este monumento no solo es precioso, sino que también cuenta con una leyenda de lo más atractiva. Se dice que la diosa Artemisa convirtió a Aretusa en fuente para que escaparse del Alfeo, hijo del dios Océano que la estaba acosando. No obstante, el loco enamorado se convirtió en río para fundirse con las aguas de su amada. Sin duda alguna este emplazamiento está lleno de atractivos que no nos dejarán indiferentes. Lo mejor que podemos hacer es poner la mente en blanco y dejarnos llevar por su entramado de calles.

Día 8: Región de Catania – Catania – Apto de Castilla y León. Vuelta a casa

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Sicilia nos ha dejado huella. Esta maravillosa isla bañada por el mar Mediterráneo, el mar Jónico y el mar Tirreno tiene el privilegio de contar con joyas arquitectónicas que cuentan su pasado y curiosas leyendas. La belleza que desprende este lugar nos ha fascinado y seguro que cada vez que la recordemos se nos dibujará una cálida sonrisa en la cara.

Por suerte, antes de partir hacia el aeropuerto, tendremos tiempo libre para despedirnos de este enclave a nuestro aire. Una buena opción es pasear por su seductor entramado de calles y comprar los últimos recuerdos.

Eso sí, a la hora indicada deberemos tenerlo todo a punto para partir hacia el aeropuerto y subirnos al avión que nos llevará directos a casa. Volvemos a nuestros hogares con una maleta cargada de vivencias únicas. Seguro que en un futuro nos reencontraremos con la atractiva Sicilia.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Categoría Estándar

Villa Del Bosco & Vdbnext
Catania, Italia

Villa Del Bosco & Vdbnext

Colleverde Country House
Urbino, Italia

Colleverde Country House