Viaje a Noruega: Circuito Todo Fiordos y Perlas del Báltico

Duración 13 día/s, 12 noche/s
Desde 2.141 €
Ver disponibilidad
Circuito: Todo Fiordos y Perlas del Báltico
DURACIÓN: 13 día/s, 12 noche/s
Desde 2.141 €
Ver disponibilidad
El viaje definitivo a los fiordos

La naturaleza, caprichosa y deslumbrante, a veces nos regala imágenes espectaculares, que nosotros solo podemos contemplar sin apenas ser capaces de articular palabra, y los fiordos noruegos son el ejemplo perfecto de ello. Este circuito único te permitirá disfrutar de este increíble despliegue de hielo, y además recorrer algunas de las ciudades más bonitas e interesantes de toda Escandinavia.

Itinerario

Día 1: España - Oslo. Donde se combinan naturaleza y cultura

RÉGIMEN Alojamiento.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Con toda la ilusión del mundo, saldremos de casa camino del aeropuerto para llegar, al menos, dos horas antes de la hora prevista para la salida de nuestro vuelo a Oslo. Una vez a bordo del avión, podremos repasar nuestros apuntes y todo lo que hayamos leído sobre las actividades que nos esperan en los próximos días.

Al aterrizar en la capital noruega, nos llevarán al hotel, en el que nos registraremos y podremos dejar nuestras cosas en la habitación que nos designen. A partir de este momento, tendremos lo que queda de día completamente libre para tomar un primer contacto con la capital, en la que veremos, claramente, como se combina la naturaleza y la cultura. Al final del día, nos reuniremos con nuestro guía en la recepción del hotel y nos retiraremos a pasar la noche.

Día 2: Oslo - Alesund. Viajando hacia la ciudad del Art Nouveau

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Después de desayunar, dejaremos Oslo para ir hacia la costa. Bordearemos, en primer lugar, el lago Mjøsa, uno de los más profundos de Europa y el mayor de Noruega. Continuaremos, por el Valle de Gudbransdal, el valle más largo de Noruega, surcado por el río Lågen. Este lago traza un profundo surco en el corazón de esta región montañosa abriendo, de esta manera, una vía de acceso hacia el norte, entre Oslo y Trondheim. Los caminos de comercio que, durante siglos, dieron forma al valle han sido sustituidos por la carretera y el ferrocarril. A pesar del tráfico, la región sigue siendo eminentemente rural.

Llegaremos a la hermosa ciudad de Alesund, un conjunto de siete islas, que recibió la categoría de ciudad en 1848. Es el centro administrativo, además de un importante nudo de transportes, del distrito de Sunnmøre. Durante las décadas de 1950 y 1960 fue uno de los principales puertos pesqueros de arenque.

La noche del 23 de enero de 1904, Ålesund sufrió uno de los peores incendios ocurridos en Noruega, hasta el punto de que casi toda la parte central de la ciudad fue destruida y su población tuvo que abandonarla en apenas unos cuantos minutos. Aunque sólo una persona murió en el incendio, más de diez mil quedaron sin casa en el duro invierno noruego.

Después del incendio, el emperador Guillermo II de Alemania, que estaba descansando por las cercanías, envió cuatro barcos con materiales para construir albergues temporales y barracones. La ciudad fue reconstruida entre 1904 y 1907 en piedra y ladrillo siguiendo el estilo del Art Nouveau, el estilo arquitectónico de la época y que es famoso por sus torrecillas, agujas y especial decoración. Una buena idea es subir a su mirador, desde donde se puede admirar una bella panorámica de la capital de la región de Sunnmore. Al finalizar el día, iremos al hotel donde cenaremos y pasaremos la noche.

Día 3: Alesund – Crucero por el Geiranger – Región de los fiordos. Donde el mar penetra en la tierra

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Ferry
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Minicrucero Storfjord Glaciar de Briksdal Crucero por el Fiordo de Geiranger
ALOJAMIENTO Hotel

En cuanto terminemos de desayunar, cruzaremos el fiordo Storfjord, (el fiordo grande según la traducción de su nombre noruego). Tiene 110 Kilómetros de longitud y es el quinto fiordo más largo de Noruega y el principal accidente topográfico en la región de Sunnmøre, a la que divide en dos partes, que solo están conectadas mediante un ferry. El paisaje alrededor de Storfjorden es el típico de la Noruega occidental. En su desembocadura, el fiordo está rodeado por islas con montañas que alcanzan entre quinientos y ochocientos metros de altura.

Daremos un paseo en barco por el Geiranger, el fiordo más espectacular de todos, hasta el punto de que la UNESCO lo incluyó entre los lugares Patrimonio de la Humanidad. Sus escarpadas montañas, que alcanzan los mil metros de altura y de las que se desploman hermosas cascadas con nombres propios, como, por ejemplo, las del Velo Nupcial y las de las Siete Hermanas, nos dejarán totalmente impresionados.

Cuando desembarquemos, continuaremos hacia el glaciar de Briksdal, en el Parque Nacional de Jostedalsbreen y a mitad de camino entre el Fiordo Geiranger y el Fiordo de los Sueños, dos de los fiordos más importantes de Noruega.

Después de almorzar, llevaremos a cabo una bellísima caminata por senderos rodeados de montañas, cascadas y una riquísima vegetación hasta llegar a la lengua del glaciar. Será una experiencia que durará solo unas horas, pero que conservaremos en nuestra memoria para siempre. Es muy importante que llevemos un calzado adecuado. Cenaremos y pasaremos la noche en la Región de los Fiordos.

Día 4: Región de los Fiordos - Sognefiord – Bergen. Sintamos como nos abraza la Naturaleza

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Ferry
Visitas Panorámica de Bergen Subida en funicular a la colina Floyfjellet Crucero por el Fiordo de los Sueños
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando hayamos terminado de desayunar, daremos un bonito paseo en barco por el Fiordo de los Sueños, el Sognefjord, que es, no solo el más largo de Noruega, con más de 200 kilómetros, sino también el más profundo, ya que llega, en algunos lugares, hasta mil trescientos metros de profundidad. Uno de sus brazos, el Naerøyfjord, fue declarado por la UNESCO, en 2005, Patrimonio de la Humanidad.

Después del almuerzo, pasando por el Valle de Voss, donde nos darán la bienvenida cimas de montañas, cubiertas por un manto de nieve, valles, bosques, ríos, cascadas y lagos, llegaremos a Bergen, una ciudad grande, según los criterios de Noruega, pero que ofrece el ambiente y el encanto de una ciudad pequeña. Sus habitantes, apasionadamente patrióticos, están orgullosos de la historia y las tradiciones culturales de su ciudad.

Muchos lugareños están encantados de dirigir a los visitantes a su atracción turística, cafetería o restaurante favoritos. Alrededor del 10% de la población de Bergen está formada por estudiantes, lo que le añade un aire fresco y juvenil. Si sumamos a su oferta de museos, galerías de arte, eventos culturales y opciones gastronómicas, las oportunidades que ofrecen el mar y las montañas cercanas, Bergen se posiciona, hoy en día, como una ciudad especialmente vibrante y animada.

La ciudad fue fundada hace 900 años y sus orígenes están vinculados a los vikingos. Bergen, como una de las principales sedes de la Liga Hanseática, fue durante cientos de años un próspero centro de comercio entre Noruega y el resto de Europa.

Bryggen (El muelle hanseático) es el resto más claro de esa época y alberga, hoy en día, muchos de los restaurantes, bares, tiendas de artesanía y museos históricos de la ciudad. Bergen, además, es famosa por las siete montañas que rodean su centro, y por uno de los mayores eventos culturales de Noruega, el Festival Internacional de Bergen, que se celebra cada año.

En esta ciudad, realizaremos una visita panorámica en la que conoceremos, entre otros lugares, el Viejo Puerto hanseático de Bryggen; el antiguo barrio de los comerciantes de la Liga Hanseática y sus construcciones en madera y subiremos, en funicular, a la colina Floyfjellet, desde la que podremos admirar una magnífica vista de la ciudad y de su precioso fiordo. Después, iremos al hotel, cenaremos y nos dispondremos a pasar la noche.

Día 5: Bergen – Stavanger. Subiendo al mirador más impresionante del mundo

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Ferry
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando desayunemos, dispondremos de toda la mañana para organizarnos a nuestro antojo y seguir descubriendo hermosos lugares a lo largo de la ciudad de Bergen. Si preferimos otra opción, tendremos la oportunidad de contratar una excursión, fuera del programa, para visitar la casa de Edvard Grieg, una imponente casa de madera pintada de blanco en la que vivió el compositor entre 1843 y 1907.

La casa se asoma por encima del lago Nordås y contiene cantidad de recuerdos. Es uno de los lugares más visitados de Noruega. Grieg cosechó un gran éxito entre el público y sus contemporáneos. La cabaña que se mandó hacer para componer alberga su mesa de trabajo, su piano de pared y su mecedora.

Visitaremos la Gamla Bergen, una especie de museo al aire libre, en el que podemos ver unas cuarenta casas tradicionales de los siglos XVIII y XIX traídas desde todo el país.

Por la tarde, después de almorzar, saldremos por la Ruta Atlántica, atravesando los Fiordos de Bjöna y Bokna en un ferry, las islas verdes del archipiélago del Rennesoyislas, en las que hay muy poca población y en las que encontraremos, sobre todo, granjas, ovejas en total libertad y segundas residencias, pero en las que, sobre todo, sentiremos el silencio.

Pasaremos por los túneles submarinos del Rennfast, túneles hechos para cruzar los fiordos de Noruega y, de esta manera, acortar las distancias entre unos puntos y otros del país. En la actualidad están en servicio diez túneles de estas características, que representan 28,5 km de carreteras perforadas bajo el mar.

Llegaremos a Stravanger, una ciudad situada en un entorno impresionante con fiordos, montañas, largas playas de arena, barrios de edificios construidos en madera blanca y ese encanto que confieren las ciudades marineras, pero la ciudad también ofrece una impresionante variedad de museos y eventos culturales, lo que, en el año 2008, le valió ser designada Capital Europea de la Cultura.

Actualmente, Stavanger es la capital europea del petróleo y la energía, siendo el petróleo la principal fuente de ingresos de los habitantes de la ciudad. Una vez en esta ciudad, nos dirigiremos a nuestro hotel para cenar y pasar la noche.

Día 6: Stavanger - Fiordo de Lyse y Prekestolen (Opcional). Rodeados de Naturaleza

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos de desayunar, tendremos todo el día libre para conocer la ciudad, pasear por sus calles y descubrir primorosos rincones o, quizás, podremos acercarnos a ver el Sverd i fjell, un monumento conmemorativo en el fiordo Hafrsfjord, a las afueras de la ciudad. El monumento fue inaugurado por el rey Olaf V de Noruega en 1983.

También podremos emplear nuestro tiempo libre visitando el Museo del Petróleo, en el puerto, o ir a conocer la Catedral, la más antigua de Noruega, situada en el centro de la ciudad y cuya construcción se llevó a cabo entre los años 1100 y 1125. Quizás nos apetezca visitar el Palacio de Ledaal, residencia oficial del rey de Noruega, etc.

Pero si lo preferimos, podremos contratar, fuera de programa, una de las excursiones más famosas que pueden hacerse por los fiordos noruegos: un paseo en barco por el fiordo de Lyse para, a continuación, dar un interesante, pero duro, paseo de montaña (es imprescindible llevar calzado adecuado, estar en buena forma física y, en cualquier caso, que las condiciones climáticas sean buenas) hacia el Prekestolen (o Púlpito), el escenario más característico de todos los fiordos.

Se trata de un saliente que se asoma sobre el Lysefjord, con una caída vertical de más de seiscientos metros. La meseta superior mide 25 x 25 metros, aproximadamente. Cada año se mide la saliente y, hasta ahora, no presenta grandes variaciones con el paso de los años. Sin embargo, desde el punto de vista geológico, algún día el púlpito cederá y caerá al fiordo. La caída del fiordo ocurrirá, según la leyenda, cuando cinco hermanos se casen con cinco hermanas.

Regresaremos a Stavanger y tendremos el resto de la tarde libre. Cenaremos y nos retiraremos a nuestras habitaciones a gozar de una tranquila y reparadora noche de descanso.

Día 7: Stavanger – Oslo. Cultura, arquitectura, bosques y fiordo

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Oslo
ALOJAMIENTO Hotel

Acabado nuestro desayuno, saldremos de Stavanger, cruzaremos el sur de Noruega, disfrutando de los hermosos paisajes que nos sorprenderán por el camino y almorzaremos en ruta antes de llegar a la capital del país. Oslo es una ciudad en la que, hoy en día, se combina la naturaleza, representada por su fiordo y los espacios verdes que la rodean, y la cultura presente en sus numerosos museos, que nos introducirán en las costumbres y tradiciones de país.

Lugares de enorme interés como el Opera House y el museo Astrup Fearnley, entre otros, están cambiando el aspecto de la ciudad, pero, al mismo tiempo, Oslo mantiene una refrescante cercanía con la Naturaleza. Situada entre el fiordo Oslofjord y varias colinas cubiertas de bosques, Oslo fue nombrada Capital Verde de Europa en 2019.

Oslo es la capital de Noruega desde 1814 y aquí se encuentran las sedes de algunas de las instituciones más prestigiosas de la cultura noruega. Durante todo el año, se representan óperas, ballets y teatro de primer nivel, y los amantes del arte pueden ver obras famosas en el Museo Nacional o el Museo Munch, o recorrer las numerosas galerías de arte de la ciudad.

La música en vivo es una parte esencial de la identidad de esta capital y, cada año, los clubes y escenarios acogen miles de conciertos, ya sean bandas locales o superestrellas internacionales. En verano, los grandes festivales al aire libre atraen a mucha gente, y se celebran anualmente eventos musicales de géneros tan diversos como la música de cámara y el heavy metal.

Cuando lleguemos a la capital noruega, haremos una visita panorámica para conocer lugares tan interesantes, como el Parque Frogner, con las esculturas en bronce y granito realizadas por Gustav Vigeland durante la primera mitad del siglo XX, entre las que destaca el Monolito, un impresionante bloque de granito de 17 metros de altura en el que aparecen esculpidas más de 100 figuras humanas entrelazadas.

Veremos la calle Karl-Johäns, la principal de la ciudad, que se llamó así en honor de Carlos III, rey de Suecia y Noruega. Nos acercaremos al Ayuntamiento, sede política y administrativa de la ciudad, inaugurado en 1950 y decorado con motivos de la historia, la cultura y la vida laboral noruega. Conoceremos el Castillo de Akershus, un complejo de edificaciones militares situado, estratégicamente, junto al fiordo de Oslo y que se edificó en la Edad Media como un castillo real, sirviendo también de sede para los representantes del rey.

También conoceremos el Palacio Real, residencia de la familia real, un edificio construido a mediados del siglo XIX de aspecto austero y sencillo. Una de las cosas que más nos sorprenderá es que es posible llegar hasta la misma puerta sin ningún problema, ya que el paso no está restringido, como muestra de la cercanía entre el pueblo y la monarquía.

Rodeado de un impresionante bosque y situado en la cima de una colina, ofrece impresionantes vistas de la calle Karl Johans, y del Parlamento. El palacio está rodeado de unos bonitos jardines, llenos de altos árboles y grandes extensiones de césped que pueden recorrerse libremente.

Antes de retirarnos al hotel para cenar y pasar la noche, visitaremos el edificio del Parlamento, en el que llama la atención su color amarillento y su impactante estructura. Conecta, a través de una avenida, con el Palacio real. Su construcción se terminó en 1866. Está dividido en dos áreas, la Cámara Baja y la Cámara Alta y en el Parlamento se escoge, cada año, al ganador del prestigioso Premio Nobel de la Paz.

Día 8: Oslo - Karlstad – Estocolmo. Hacia la ciudad de los Nobel

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos de desayunar en el hotel, saldremos camino de la ciudad industrial de Karlstad, a orillas del lago Vanern, donde tendremos tiempo libre para conocerla. Karlstad, o Tingvalla, como se llamó en un principio, ha sido un importante centro comercial desde tiempo de los vikingos.

Esta localidad obtuvo el título de ciudad, en 1584, de manos del rey Carlos IX, así como su nombre actual (ciudad de Carlos). Karlstad está en el delta formado por el río Klara antes de desembocar en el lago Vänern. La ciudad tiene fama de ser soleada, por lo que uno de sus símbolos es un sol sonriente.

Continuaremos a Estocolmo y, cuando lleguemos, iremos a registrarnos al hotel y a dejar nuestras cosas. Luego, tendremos el resto del día libre para empezar a conocer la capital sueca.

Estocolmo es la mayor ciudad de Suecia, llena de parques, jardines y canales. La primera noticia que se tiene de a capital se remonta al año 1252. Se trata de una ciudad construida sobre catorce islas y que cuenta con cincuenta y siete puentes que permiten la comunicación entre unos barrios y otros, por eso, se la llama “Venecia del Norte”. Al final del día, volveremos al hotel, cenaremos y nos dispondremos a pasar la noche.

Día 9: Estocolmo. La Venecia sueca

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Estocolmo
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos nuestro desayuno en el hotel, iniciaremos una visita panorámica de Estocolmo, recorriendo, en autobús, los lugares más importantes de la ciudad y pasearemos por la Gamla Stan o Ciudad Vieja, también llamada “la ciudad entre los puentes”. La ciudad vieja está formada, esencialmente, por unas islas unidas entre sí por puentes y sobre las que se edificó la ciudad, hace setecientos años.

Conoceremos la Gran Plaza, un sitio donde podemos encontrar cafeterías para todos los gustos, bares y estupendos restaurantes. Veremos la Catedral, o Iglesia de San Nicolás, y que es, con toda seguridad, uno de los atractivos de Estocolmo.

Situada en la Ciudad Vieja, se construyó hace más de 700 años, aunque de su época original sólo se conservan algunos muros. El edificio fue, en principio, de estilo gótico, pero, en 1740, se remodeló en estilo barroco y, curiosamente, tiene una sola torre.

Nos acercaremos a ver la residencia oficial de los reyes suecos, el Palacio Real, de estilo barroco italiano. El rey Adolfo Federico y la reina Lovisa Ulrika lo usaron, en 1754, por primera vez, como residencia. Conoceremos la isla de los Nobles, desde la que se puede admirar el Ayuntamiento.

Almorzaremos y, más tarde, tendremos la posibilidad de hacer una visita opcional que nos permitirá conocer el Museo Vasa, en el que se exhibe un galeón real que se hundió durante el acto de su botadura y que fue recuperado más de trescientos años después.

En esta excursión opcional, también visitaremos el interior del Ayuntamiento, de 1911, sin duda, la mejor muestra de estilo romántico sueco. Construido con ladrillos y rematado, en la torre, con tres coronas doradas representa todo un símbolo de la ciudad.

Conoceremos, entre otras estancias, el Salón Dorado, donde se celebra, cada año, el baile posterior a la cena de los Nobel y cuyas paredes están cubiertas con 18 millones de mosaicos, hechos a mano y revestidos de oro. También podremos admirar el Salón Azul (que en realidad es de color rojo), reconocido a nivel internacional por ser el lugar donde, cada año, tiene lugar la cena de los Premio Nobel.

Después, tendremos el resto del día libre para pasear en barco por los canales o conocer la torre de la televisión, desde la que hay unas estupendas vistas de la ciudad. Al final del día, será hora de volver al hotel a pasar la noche.

Día 10: Estocolmo - Helsinki. Navegando por el Báltico

RÉGIMEN Desayuno. Cena buffet.
Transporte Ferry
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos nuestro desayuno en el hotel, tendremos el día libre para emplearlo como prefiramos: tal vez pasear por Estocolmo para continuar descubriendo sus rincones, o visitar Skansen, el museo popular al aire libre más antiguo del mundo en el que podremos conocer el modo de vida de los habitantes de la ciudad durante los últimos cientos de años, o quizás nos apetezca visitar el museo de arte contemporáneo, un edificio diseñado por Rafael Moneo, donde admiraremos una magnífica colección de arte de los siglos XX y XXI con obras de artistas de la talla de Picasso, Dalí, o Matisse.

Hagamos lo que hagamos, a la hora que nos hayan indicado, estaremos listos para trasladarnos al puerto y embarcar en un ferry que nos llevará, a través del mar Báltico, a Helsinki, reconocida, a nivel mundial, por el estilo de sus edificios, sus tiendas, sus comidas y, por supuesto, sus calles.

Toda su arquitectura se ve claramente influenciada por el pasado de la ciudad cuando estaba bajo el dominio de suecos y de rusos. Helsinki, incluida por la UNESCO, en 2014, en la lista de ciudades creativas es una de las ciudades más significativas del norte de Europa y una gran cantidad de empresas extranjeras tienen su sede en la zona de Helsinki.

Degustaremos una estupenda cena buffet escandinava a bordo y pasaremos la noche en camarotes.

Día 11: Helsinki. Las influencias del Este y el Oeste presentes en la vida diaria de la ciudad

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Helsinki
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy desayunaremos a bordo del ferry y, cuando desembarquemos, conoceremos la capital de Finlandia mediante un recorrido panorámico en el que veremos los lugares más emblemáticos de la ciudad.


Conoceremos la Iglesia ortodoxa de la Trinidad, construida entre 1862 y 1868, en ladrillo rojo con trece cúpulas que representan a Jesucristo y los doce Apóstoles. Veremos la Plaza del Senado, un conjunto neoclásico en el que podremos admirar el Palacio del Consejo del Estado, el edificio principal de la Universidad de Helsinki, la Catedral de San Nicolás, el edificio principal del Museo de la Ciudad y la estatua del emperador Alejandro II. En la plaza se organizan distintas competiciones deportivas, actividades culturales e, incluso, unos impresionantes concursos de esculturas hechas con nieve.

A continuación, iremos al Puerto y a su Plaza del Mercado, que, desde la primavera hasta el otoño, se llena de vendedores de artículos de recuerdos y puestos en los que se puede degustar comida finlandesa. Nuestro camino nos llevará a conocer la Catedral luterana de San Nicolás, la “Catedral blanca”, que es, posiblemente, la imagen más emblemática de la capital de Finlandia.

Se terminó de construir en el año 1852 y fue edificada en honor al zar Nicolás I. Otra Catedral interesante, que también veremos, es la Catedral ruso-bizantina de Uspenski, de 1868, que no tiene, ni mucho menos, la fama que la de San Nicolás, pero que, sin embargo, es también muy hermosa.

Después, iremos hacia la Esplanadi, un hermoso parque en pleno centro de la ciudad, rodeado de tiendas de todo tipo, con una vegetación muy cuidada y el lugar perfecto para tomarse un respiro. Veremos una iglesia excavada en la roca, el Tempeliaukio, una iglesia para todas las religiones y para ninguna en especial.

Admiraremos el Monumento a Sibelius, nacido en 1865 y muerto en 1957, uno de los lugares que mayor número de visitas de turistas recibe. En la actualidad, es un auténtico símbolo del país. Al parque en que está el monumento, se le dio el nombre del músico en 1945, con motivo del ochenta aniversario de su nacimiento.

Conoceremos la Mannerheinmintie, la calle más larga y una de las más conocidas de la ciudad, en torno a la que se encuentran muchos edificios famosos. Terminada la visita de la capital, iremos al hotel y, después de registrarnos y tomar posesión de nuestras habitaciones, tendremos tiempo libre para seguir recorriendo esta hermosa ciudad hasta la hora de volver al hotel a pasar la noche.

Día 12: Helsinki. (Opción A Tallin). Una ciudad medieval en Estonia

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Después del desayuno, tendremos dos opciones: una será pasar el día, completamente libres, para seguir conociendo la capital de Finlandia y la otra, contratar, fuera de programa, una excursión, que durará todo el día, para ir, en ferry, a Tallin (la Pequeña Praga).

Tallin es la capital de una pequeña república a orillas del Báltico, Estonia, que conserva un casco antiguo de trazado medieval Patrimonio de la Humanidad. Es una ciudad que parece sacada de un cuento de hadas y que, sin duda, es la perla del país.

Una vez en Tallin, realizaremos una visita panorámica que nos permitirá conocer sus lugares y monumentos más representativos: el Ayuntamiento, un majestuoso edificio gótico, sin duda, el símbolo de la ciudad. Se habla de él, por primera vez, en un documento de 1322. En un principio, era de piedra caliza de un solo piso que fue ampliado, en el siglo XIV; la Iglesia de San Olaf, en la que destaca su torre de 124 metros, terminada en un tejado puntiagudo. Su altura original era de 159 metros, pero varios incendios provocados, en gran parte, por los rayos fueron, poco a poco, restando metros a la torre. No obstante, este edificio siempre podrá presumir de haber sido el más alto del mundo, entre los años 1549 y 1625.

Continuaremos nuestra visita de Tallin, viendo el Castillo de Toompea, un edificio que destaca de forma especial. Se construyó durante los siglos XIII y XIV y, en la actualidad, es la sede del Parlamento de Estonia.

El palacio de Kadriorg, llamado originalmente Catherinethal, fue construido a principios del siglo XVIII en honor a la emperatriz Catalina de Rusia; la Catedral ortodoxa de Domsky; y el Monasterio cisterciense de San Miguel, uno de los dos complejos monásticos dentro de las murallas, junto con el dominico de Santa Catalina.

Nuestra visita nos llevará, ahora, a la Farmacia Municipal (Raeapteek), una de las más antiguas de Europa, que ha sido siempre farmacia y, además, ha estado situada, desde el siglo XV, en el mismo sitio donde está ahora, frente al Ayuntamiento.

Terminada nuestra interesante visita de la ciudad de Tallin y, a la hora que nos indiquen, iremos al puerto para, de nuevo, embarcar de vuelta a Helsinki. Cuando lleguemos a la capital finlandesa, nos trasladarán al hotel para gozar de una buena noche de descanso.

Día 13: Helsinki – España. Diciendo adiós al misterioso Norte

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Ha llegado el día en que tendremos que dejar atrás ciudades y lugares que nos han entusiasmado. Con una cierta nostalgia, tomaremos nuestro último desayuno en Helsinki y recogeremos nuestras cosas. Aún nos quedará algo de tiempo libre hasta la hora en que nos recojan para llevarnos al aeropuerto, así que, en vez de quedarnos en el hotel esperando, vamos a aprovechar el tiempo saliendo a dar un paseo, hacer esas compras que siempre dejamos para el último momento, o hacernos las últimas fotografías frente a algún edificio o algún monumento que nos haya llamado especialmente la atención.

Sabemos que hemos sido muy afortunados por haber podido conocer unas ciudades magníficas y haber podido contemplar unos paisajes que parecen irreales por su belleza. Todo ello nos lo llevamos con nosotros y permanecerá, para siempre, en nuestros recuerdos. Cuando el avión despegue, camino de casa, será el momento de empezar a soñar con el lugar donde iremos la próxima vez. El mundo está lleno de lugares maravillosos. En cualquiera de ellos, seguro que nos volveremos a encontrar.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Park Inn by Radisson Stockholm Hammarby Sjostad
Estocolmo, Suecia

Park Inn by Radisson Stockholm Hammarby Sjostad

Scandic Meilahti
Helsinki, Finlandia

Scandic Meilahti

Scandic Sjofartshotellet Stockholm
Estocolmo, Suecia

Scandic Sjofartshotellet Stockholm

Scandic Stavanger City
Stavanger, Noruega

Scandic Stavanger City

Scandic Bergen City
Bergen, Noruega

Scandic Bergen City

Original Sokos Albert
Helsinki, Finlandia

Original Sokos Albert

Scandic Hakaniemi
Helsinki, Finlandia

Scandic Hakaniemi