Viaje a República Checa: Circuito Berlín y Praga

Duración 8 día/s, 7 noche/s
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
Completo
Circuito: Berlín y Praga
DURACIÓN: 8 día/s, 7 noche/s
Completo
Dos ciudades únicas, un viaje inolvidable

Hay algunos rasgos comunes que hacen similares a Berlín y Praga, como el patrimonio histórico y cultural, un ambiente inmejorable y una arquitectura asombrosa. Pero hay muchos más que las hacen diferentes, únicas, incomparables… La mejor forma de conocerlas en profundidad y acabar enamorándose de ellas es explorar sus calles, admirar sus monumentos y visitar sus puntos clave. Y eso es precisamente lo que tienes por delante en este maravilloso viaje que está a punto de empezar.

Itinerario

Día 1: España — Berlín. Hacia el elegante corazón de Europa.

RÉGIMEN Cena
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Cultura, arte e historia inigualables. Esto, y mucho más, vamos a encontrarnos en nuestro recorrido por cinco de las ciudades más hermosas de centroeuropa.

Un viaje imprescindible para conocer el corazón del Viejo Continente. Berlín es la primera de ellas. La capital alemana es una ciudad vibrante que ha sabido fusionar a la perfección su legado histórico y la modernidad más rabiosa, y tras la caída del Muro de Berlín supo reinventarse y convertirse en una de las locomotoras de Europa.

Antes de viajar hasta allí, debemos tener en cuenta que hay que estar en el aeropuerto con, al menos, dos horas de antelación con respecto a la salida de nuestro vuelo. Luego, en cuanto aterricemos en la capital alemana, iremos directamente al hotel para instalarnos y dejar las maletas. Después, contaremos con el resto del día libre para tomar el pulso de la ciudad.


Después de cenar podremos descubrirla desde un punto de vista diferente gracias a una actividad opcional llamada Berlín de Noche. Pasaremos por el Barrio Judío, que en su momento fue una de las comunidades hebreas más numerosas e influyentes de Europa. En sus piedras aún resuenan los ecos de su trágico pasado, ya que fueron testigos mudos de la Noche de los Cristales Rotos, un acontecimiento en el que los nazis hostigaron a la comunidad judía durante la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938. Los dos centros neurálgicos del barrio son el Centro Judío de Berlín y la Sinagoga Nueva. Este templo se levantó sobre las ruinas de la Sinagoga Vieja, que quedó arrasada durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, es posible que los llamados patios de Hackesche Höfe, erigidos en los primeros años del siglo XX y declarados Monumentos Históricos, sean los rincones más extraordinarios del barrio.

El denominado barrio gubernamental, que también conoceremos en nuestra visita nocturna por Berlín, marcó la historia de Europa durante décadas. Va desde la Estación Central (Hauptbahnhof) al parlamento o Reichstag. Este último edificio fue erigido tras la Segunda Guerra Mundial, ya que el original quedó destruido, y el nuevo proyecto incluyó una espectacular cúpula firmada por el arquitecto Norman Foster. A un tiro de piedra encontramos el principal icono de Berlín, la Puerta de Brandenburgo; el sobrecogedor Monumento al Holocausto y la vanguardista Potsdamer Platz, antiguo corazón de la ciudad.
Después de este fabuloso paseo nocturno por Berlín, volveremos al hotel para retirarnos a descansar.

Día 2: Berlín. Entre los ecos de la historia y la apuesta por la vanguardia.

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Berlín
ALOJAMIENTO Hotel

Berlín ha sabido integrar como ninguna otra ciudad europea su pasado, su presente y su futuro. Ha sido una de las mecas de la vanguardia artística y cultural del siglo XX y ha conseguido resurgir de sus cenizas para convertirse en uno de los destinos más vibrantes del continente europeo. Nosotros vamos a descubrir hoy la esencia de su devenir histórico a través de una visita panorámica en la que recorreremos algunos de sus lugares emblemáticos. Comenzaremos en cuanto terminemos de desayunar y, en primer lugar, nuestros pasos nos encaminarán a la Puerta de Brandenburgo. Esta gran portada con columnas de estilo neoclásico es, sin lugar a dudas, el emblema de Berlín, su monumento más conocido. También es el escenario de los grandes acontecimientos de la ciudad y es el punto de partida de la avenida Unter den Linden, una de las principales arterias de la ciudad y su calle más elegante. En ella veremos pasar edificios como la Biblioteca Nacional, la Universidad o el Museo de Historia.

Sin embargo, la gran mayoría de los museos de Berlín están concentrados en un solo lugar: la Isla de los Museos, rodeada por el río Spree y un canal. El lugar concentra cinco museos, la Catedral o Berliner Dom y los hermosos jardines de Lutsgarten. Uno de los iconos del skyline berlinés es la Torre de la Televisión de Alexanderplatz. Este gran espacio público es el que mejor simboliza el pasado comunista de Berlín, y ha sido protagonista de una novela, una serie de televisión y una película. Si los edificios de Alexanderplatz son grises y cuadriculados, tan del gusto soviético, los del Barrio de San Nicolás reflejan el pasado medieval de Berlín, que quedó arrasado tras la Segunda Guerra Mundial. El lugar fue restaurado durante los años 80 tomando como ejemplo la única casa que se salvó de la devastación y hoy es uno de los barrios más bellos de Berlín.

La Gendarmenmarkt o Plaza de la Gendarmería está considerada la plaza más hermosa de la ciudad. Fue construida en el siglo XVII. Pasaremos por ella mientras nos acercamos hasta los restos que quedan en pie del Muro de Berlín, esa gran cicatriz de hormigón que dividió la ciudad, y el mundo, durante décadas. En la actualidad es una galería de arte al aire libre y simboliza la renovación de Berlín.

Después de tomar el almuerzo tendremos dos opciones. Podemos quedarnos en Berlín y disfrutar de su dinámica vida callejera o hacer una interesante visita a Potsdam, una ciudad de la periferia de la capital con muchísimo encanto. En esta localidad pasaba los veranos el rey Federico el Grande de Prusia, y en los alrededores encontramos suntuosos palacios como el de la Orangerie, de estilo modernista, rodeado de fuentes y jardines. Pero Potsdam cuenta con más palacios como este repartidos en sus inmediaciones, lo que le ha valido la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tampoco debemos perdernos el Barrio Holandés. Sus construcciones de ladrillo rojo, similares a las de Ámsterdam, hacía sentirse a los trabajadores holandeses del siglo XVIII como en casa.

Pero Potsdam también fue un lugar emblemático en la historia del siglo XX. En esta ciudad firmaron Truman, Stalin y Atlee los tratados de paz tras la Segunda Guerra Mundial, marcando el destino de Alemania y de Europa. En concreto, las reuniones tuvieron lugar en el Palacio de Cecilienhof.

El día ha dado mucho de sí, pero ya está anocheciendo y es el momento de regresar a nuestro alojamiento de Berlín para poder descansar.

Día 3: Berlín. Testigos de la historia en la capital teutona

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Tras el desayuno en el hotel de Berlín tendremos diferentes opciones para elegir. La primera es pasar todo un día libre en la ciudad y seguir conociéndola como prefiramos, a nuestro ritmo. ¿Alguna idea? Pues podemos recorrer varios de sus fascinantes museos o salir de compras por la exclusiva avenida Kufürsterdamm. Nosotros elegimos. Sin embargo, otra opción es hacer una visita al campo de concentración de Sachsenhausen, testigo de algunos de los sucesos más cruentos del siglo XX. Levantado en 1936 por los nazis, en sus instalaciones murieron más de 30.000 seres humanos víctimas del odio ciego del III Reich. Más tarde, con la ocupación soviética de Berlín, se convirtió en un campo de prisioneros políticos.

Una tercera opción es hacer un tour por el Berlín Nazi del III Reich. Durante el recorrido se visitan lugares como el andén 17, el punto exacto donde se ubicaba el búnker de Adolf Hitler; o los Restos de la Gestapo, situados frente al museo “Topografía del terror”. En su interior hay organizada una exposición sobre lo que queda de las oficinas de la policía nazi. Además, veremos varios letreros que sitúan la ubicación exacta de cada cosa. Sin embargo, el polvo de la historia ha borrado gran parte de estos restos y solo quedan en pie algunas celdas y paredes. En cuanto terminemos las actividades que cada uno hayamos elegido, volveremos al alojamiento para poder irnos a descansar.

Día 4: Berlín — Dresde — Praga. Un alto en el camino con sabor a arte.

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

En cuanto terminemos el desayuno que podremos disfrutar en el hotel dejaremos Berlín para seguir nuestro viaje a otra de las capitales europeas más bellas: Praga. Sin embargo, haremos un alto en el camino para visitar la hermosa ciudad de Dresde, la capital del estado de Sajonia.

Conocida por su dinámica vida cultural y sus museos, Dresde es también una de las ciudades europeas más hermosas gracias a su maravillosa arquitectura barroca. Nosotros tendremos tiempo libre suficiente como para visitarla sin agobios. Entre las construcciones más célebres de Dresde están la Frauenkirche, muy conocida por su cúpula, y el versallesco Palacio Zwinger, que atesora una impresionante colección de arte.

Después volveremos a ponernos en marcha y, ya sí, nos marcharemos directamente a Praga, la capital de la República Checa. Una vez en el hotel podremos ir a nuestra habitación a pasar la noche. Eso sí, los viajeros que hayan contratado la opción de ‘TI’ tendrán la cena incluida.

Día 5: Praga. Seducidos por el encanto de la capital checa.

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Praga
ALOJAMIENTO Hotel

Praga es un lujo para los sentidos. Bella y misteriosa, la capital de la República Checa es una de las ciudades más impresionantes del Viejo Continente. Podremos descubrir por qué enseguida, en cuanto terminemos de desayunar, ya que vamos a realizar un tour panorámico por los lugares imperdibles de su patrimonio cultural y artístico. Por ejemplo, el Barrio Judío, un dédalo de calles lleno de templos y bellos cementerios; o la Plaza de la Ciudad Vieja, donde nos quedaremos boquiabiertos con el reloj astronómico medieval del Ayuntamiento y la iglesia de San Nicolás. También pasaremos por la iglesia de Santa María de Tyn, de estilo gótico; el famosísimo Puente de Carlos IV o la Plaza Wenceslao, centro neurálgico de la ciudad.

Después del almuerzo podremos disfrutar de tiempo libre durante el resto del día. Podemos emplearlo, por ejemplo, en visitar alguna de las numerosas sinagogas de la ciudad, en una tarde de compras, relajándonos ante una jarra de cerveza o acudiendo a un teatro de marionetas. Todas son opciones muy apetecibles.
Culminaremos el día regresando al hotel, donde podremos descansar en nuestra habitación. Eso sí, aquellos que hayan contratado el ‘Todo Incluido’ podrán saciar su apetito con una rica cena.

Día 6: Praga. Un día libre lleno de mágicas propuestas

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Antigua, hermosa, misteriosa, llena de tradiciones y arte… Así es Praga, la impresionante capital de la República Checa. Después del desayuno no tenemos programada ninguna actividad, así que podremos disfrutar de la ciudad como mejor queramos.

Eso sí, quien prefiera descubrir sus secretos con una visita guiada se puede unir a la de Praga Santa, un tour lleno de encanto que nos permitirá visitar el Castillo, un conjunto de palacios y edificios conectados por callejuelas. El de Praga es el castillo más grande del mundo: en su interior se encuentra la emblemática Catedral de San Vito, el Antiguo Palacio Real o el Callejón del Oro, un pasaje de cuento de hadas con casas de colores donde habitaron los orfebres y que hoy alberga un buen número de talleres de artesanos.

Los viajeros que hayan contratado el ‘Todo Incluido’ tienen incluida esta excursión y, también, el almuerzo y cena. Después, el resto de la tarde será libre para poder recorrer Praga a nuestro ritmo. Ya de noche, volveremos a nuestro alojamiento para pasar la noche.

Día 7: Praga (opcional a Karlovy Vary). Al reclamo de los manantiales.

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

El sol sale sobre Praga y hoy, también, tenemos la suerte de no tener programada ninguna actividad, así que podremos disfrutar de todos los atractivos que nos ofrece la capital checa a nuestro ritmo. Pero todos los viajeros que quieran descubrir algo más de los alrededores de la ciudad tendrán disponible una actividad opcional que les permitirá acercarse hasta Karlovy Vary. Situada a un tiro de piedra de Praga, se trata de un balneario que sirvió de refugio a la aristocracia durante el siglo XIX. En cuanto lleguemos entenderemos por qué: su bonita arquitectura rococó de colores pastel está rodeada de maravillosos bosques. Esta actividad está disponible para todos los viajeros que cuenten con un ‘Todo Inluido’.

Fue el emperador Carlos IV el que fundó esta localidad allá por el siglo XIV. Su gran tesoro son las aguas termales: posee hasta 80 manantiales. A partir del siglo XIX, con la llegada del ferrocarril, Karlovy Vary se convirtió en lugar de encuentro de aristócratas y artistas como Strauss o Beethoven, que llegaban hasta aquí para tratarse con sus aguas. Hoy en día, sus habitantes las beben directamente con jarras. Pero Karlovy Vary cuenta también con otro lugar emblemático: la columnata del Mercado junto al río Teplá. Fue construida para proteger a sus vecinos y visitantes de la lluvia y la nieve y es maravillosa.

Nosotros tendremos el tiempo libre suficiente como para disfrutar de Karlovy Vary sin prisas, a nuestro ritmo. Después, volveremos a Praga para descansar. Los viajeros que hayan contratado el ‘Todo Incluido’ tienen el almuerzo y la cena incluidos.

Día 8: Praga – España. ¡Hasta pronto, Praga!

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Empezamos por la vibrante Berlín y terminamos por la maravillosa Praga. Nuestro periplo por Alemania y la República Checa nos ha llevado a lugares increíbles; atesoramos mil imágenes y anécdotas que no podremos olvidar fácilmente. Pero nuestro tiempo en centroeuropa ha llegado a su fin: es el último día de nuestro viaje y tenemos que volver a casa. Después del último desayuno en Praga tendremos que hacer el equipaje y, a la hora convenida, pondremos rumbo al aeropuerto para tomar un vuelo con destino a España. Adiós, Praga. O, mejor… ¡Hasta pronto!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Vienna House Andel´s Berlin
Berlín, Alemania

Vienna House Andel´s Berlin

Catalonia Berlin Mitte
Berlín, Alemania

Catalonia Berlin Mitte

Holiday Inn Berlin City East Side
Berlín, Alemania

Holiday Inn Berlin City East Side

Clarion Congress Prague
Praga, República Checa

Clarion Congress Prague

International Prague
Praga, República Checa

International Prague

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S. Se incluyen todas o la mayoría de las comidas (no incluye bebidas). Por razones operativas y para que descubras a tu aire la cocina autóctona, en algún caso hemos dejado las comidas libres. Se incluyen las visitas y excursiones más interesantes

Vienna House Andel´s Berlin
Berlín, Alemania

Vienna House Andel´s Berlin

Catalonia Berlin Mitte
Berlín, Alemania

Catalonia Berlin Mitte

Holiday Inn Berlin City East Side
Berlín, Alemania

Holiday Inn Berlin City East Side

Clarion Congress Prague
Praga, República Checa

Clarion Congress Prague

International Prague
Praga, República Checa

International Prague