Viaje a China: Circuito China clásica y Guilin

Duración 11 día/s, 9 noche/s
Desde 2.098 €
Ver disponibilidad
Gran Viaje: China clásica y Guilin
DURACIÓN: 11 día/s, 9 noche/s
Desde 2.098 €
Ver disponibilidad
Un país increíble al alcance de tu mano

China es tan grande en todos los sentidos que cuando regreses de este maravilloso viaje no sabrás por dónde empezar a contarle tus vivencias a tus seres queridos… Verás cosas increíbles, visitarás lugares apasionantes, probarás la auténtica gastronomía china y vivirás experiencias inolvidables que te acompañarán para siempre en el recuerdo.

Itinerario

Día 1: España – Beijing. La primera jornada de un viaje inolvidable

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

Todo gran viaje comienza días antes de empezar, y así será en este caso, cuando los viajeros se imaginan llegando al destino soñado, conociendo lugares increíbles… Más aún cuando llega el día de preparar la partida, de dejar listo el equipaje y de emprender camino hacia el aeropuerto. Facturar, pasar los controles de seguridad, esperar al embarque… en menos tiempo del que pensamos ya estaremos sentados en nuestro sitio dentro del gran avión que volará, dirección este, hacia China, conscientes de que pronto empezaremos a atesorar recuerdos inolvidables.

Y llega otro de los destacados momentos de cada viaje, cuando suenan los motores del avión para comenzar a pedir pista para el despegue y empezamos a entretener la espera: nos relajamos, leemos un libro, vemos alguna serie o una película de las propuestas a bordo, dormimos… En todo caso, cada vez quedará menos tiempo para que, en el tránsito en el día y la noche, lleguemos a China.

Día 2: Beijing. ¡Por fin! Ya podemos respirar el aire de China

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Si nos hemos dormido durante el vuelo, puede ser que nos encontremos con la agradable sorpresa de despertar cerca del destino, con tiempo para desayunar y prepararnos para empezar nuestra ansiada aventura personal en China. Las voces del comandante y de la tripulación nos anticipan la llegada a la pista del aeropuerto internacional de Beijing, la sede de nuestras primeras experiencias en el país asiático. ¡Empezamos!

Solo queda recoger el equipaje para, después, encontrarnos con el personal que nos llevará hasta nuestro hotel en Beijing, donde nos registraremos y podremos emplear unas horas de tiempo libre para descansar, dar una vuelta por los alrededores, etc. Será el prólogo a uno de los días más fascinantes de todo el viaje.

Día 3: Beijing. Recorriendo los puntos clave de la ciudad

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Beijing
ALOJAMIENTO Hotel

Debemos aprovechar a fondo el suculento desayuno del hotel para cargar energía, ya que disfrutaremos de una intensa e inolvidable jornada. Empezaremos por la Ciudad Prohibida, icono de la capital de la República Popular China y exclusivo reducto de lujo para las familias imperiales, sus respectivas cortes palaciegas y pocos, muy pocos, privilegiados de la ciudad: nadie más que ellos podía vivir o entra en ella, cuyo verdadero nombre es el de Museo del Palacio Imperial (o Palacio Imperial).

Los no agraciados (al menos, en la actualidad se puede visitar) no podían asombrarse ante un espectacular despliegue que se empezó a construir en 1406 por mandato del emperador Yong Le: 980 edificios, más de 9.000 habitaciones, una superficie total de 72 hectáreas… Este superlativo ejemplo de poder imperial mantuvo su condición de residencia oficial imperial hasta 1911, con espacios tan distinguidos como el Salón de la Armonía Central, el Salón de la Armonía Suprema y el Salón de la Armonía Conservada.

El día continúa de manera excepcional con la llegada a la Plaza de Tiananmen, centro histórico y político de Beijing y de toda China en el que se mantiene la pauta de construcciones superlativas, en este caso con una colosal explanada de 44 hectáreas. De gran poder simbólico, su nombre significa “Plaza de la Puerta de la Paz Celestial” por la puerta ubicada en la plaza que comunica Tiananmen con el imponente Palacio Imperial, que es uno de los impresionantes edificios de la zona, en la que también se encuentran el Museo Nacional de Historia y de la Revolución, la Torre de Tiananmen, el Gran Palacio del Pueblo, el Monumento a los Héroes del Pueblo y el Mausoleo de Mao Zedong. Conocida en todo el mundo por eventos como las revueltas populares en 1989, la trascendencia de esta plaza se impulsó al máximo cuando Mao decidió proclamar en este lugar, el 1 de octubre de 1949, la República Popular China.

Las emociones siguen en todo lo alto con la visita al Palacio de Verano (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), una espectacular y bellísima agrupación de jardines, pabellones, edificios, teatros y puentes que se usó, durante años y años, como lugar de descanso y ocio para la Familia Imperial. Toda una experiencia, igual que asistir, si así lo desea, a un espectáculo de acrobacias chinas.

Día 4: Beijing. Con la boca abierta ante la imponente Gran Muralla China

RÉGIMEN Desayuno. Comida. Cena de pato laqueado.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas La Gran Muralla
ALOJAMIENTO Hotel

¡Llegó el día de visitar la Gran Muralla China! Después de desayunar en el hotel nos prepararemos para ir al encuentro de la extraordinaria construcción que ha superado los dos milenios de antigüedad, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987 y que es una de las Siete Maravillas del Mundo junto a Chichén Itzá, en México; de Petra, en Jordania; el Taj Mahal; el Coliseo de Roma; Machu Picchu en Perú, y la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro. Un lugar excepcional como pocos, conocido en todo el mundo y por el que podremos emprender todo un evocador paseo por la historia.

Esta imponente construcción se levantó, en origen, para proteger al pueblo chino de las invasiones, procedentes del norte, de los mongoles y los manchúes, con el impresionante resultado de 21.196 kilómetros de los que, en la actualidad se conservan 10.000. De ellos, la parte más visitada y popular, bien conservada, está a solo 70 kilómetros de Beijing, y será la parte que visitemos de esta ancestral maravilla.

El siguiente recorrido nos mostrará otras grandes construcciones, en estos casos de tiempos modernos, ya que podremos ver in situ algunos de los estadios que asombraron al mundo con motivo de los Juegos Olímpicos de 2018, celebrados en Beijing, y que supusieron todo un éxito de organización, un colosal evento que promocionó la ciudad en todo el mundo. Como el imponente Estadio Nacional, diseñado por el prestigioso estudio de arquitectura Herzog & de Meurony que sorprendía por su gigantesco enrejado de acero que simula ser un “Nido de Pájaro”, como se conoce popularmente. O el “Cubo de Agua”, la denominación coloquial para el Centro Acuático Nacional, cuyo exterior presenta multitud de gotas de agua, proyectado en su caso por el estudio PTW Architects.

Un gran día lo es aún más si termina con una gran cena, como la de bienvenida, en la que el pato laqueado, crujiente por fuera, tierno por dentro, será el plato estelar, uno de los bocados orientales más populares en todo el mundo.

Día 5: Beijing – Xi’An. Rumbo a Xi’an a bordo de un tren de alta velocidad

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Templo del Cielo
ALOJAMIENTO Hotel

Un sabroso y completo desayuno buffet en el hotel servirá para coger energías de cara a una nueva y fascinante etapa del viaje, cuando conoceremos el Templo del Cielo, un excepcional santuario que, como otros destacados enclaves chinos, fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en su caso, en 1998.

Construido en 1420, destaca por ser uno de los más grandes del país, todo un mérito en un territorio con cientos de espectaculares edificios de todo tipo, y por ser un legado del glorioso pasado imperial de la ciudad, en la que gobernaron legendarias dinastías. Todo un despliegue de distinción, en el que destaca el sorprendente Pabellón de la Oración por la Buena Cosecha, un edificio de planta circular de gran belleza, tanto en su cuidado exterior como en la extraordinaria decoración del interior.

El Templo del Cielo marcará la despedida de Beijing, desde cuya enorme estación partiremos, en un tren de alta velocidad, al encuentro de Xi´an, ciudad que cuenta con, nada más y nada menos, que 3.000 años de historia. Situada en la provincia de Shaanxi, en el centro de China, cuenta con un extraordinario pasado, uno de los más destacados de todo el continente asiático, al ser capital del imperio chino y punto de partida de la mítica Ruta de la Seda. Y acoge en sus tierras, el asombroso yacimiento que se ha convertido en el Museo de Guerreros y Corceles de Terracota, donde reposan más de 7.000 estatuas de guerreros.

Todo sucederá al día siguiente de nuestra llegada a Xi´an, donde nos registraremos en nuestro nuevo hotel para disfrutar de una noche de reparador sueño.

Día 6: Xi’An. El ejército de piedra más famoso del planeta

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Museo de Guerreros y Corceles de terracota Panorámica de Xi'an
ALOJAMIENTO Hotel

El excelente desayuno buffet del hotel será un gran prólogo a uno de los días más destacados de este gran viaje por China, ya que la primera parada será en el Museo de Guerreros y Corceles de Terracota ( a solo 35 kilómetros de Xi´an) que es, en realidad, el mausoleo en el que el emperador Qinshihuang quiso preparar su “sueño eterno” a lo grande.

Hace más de dos milenios, ordenó crear 7.000 guerreros… de terracota a tamaño natural (arcilla o barro trabajados en el horno) para que le acompañaran, bajo el suelo, una vez fallecido y que, a la vez, fuesen testimonio de su poder terrenal. Los guerreros, con armaduras, armas, caballos y hasta carros de guerra incluidos, terminaron, increíblemente, en el anonimato, hasta que, en 1974, los trabajadores de unas obras hidroeléctricas se quedaron con la boca abierta al descubrir semejante hallazgo. El gobierno chino aprovechó a fondo este descubrimiento, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, convirtiendo el emplazamiento en uno de los lugares más visitados de todo el continente.

Un reparador almuerzo nos dará energías para continuar nuestro recorrido por Xi´an, con dos destacados enclaves urbanos que también quedarán grabados en nuestro recuerdo, como en los casos del Templo Jianfu, sede de la Gran Pagoda de la Oca (también llamada del Ganso o de la Oca Salvaje), y la Gran Mezquita del Barrio Musulmán.

La pagoda, budista, sorprende, además de por su belleza, por la impresionante torre de 64 metros, mientras que la Gran Mezquita hace honor a su nombre con sus cerca de 13.000 metros cuadrados, todo un prodigio construido en el siglo VIII que ha conseguido la meritoria condición de ser una de las más grandes de todo el país. Una nueva y gran jornada que remataremos con unas horas de sueño reparador en el hotel.

Día 7: Xi’an – Guilin. Rumbo al sur para conocer Guilin

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Las sorpresas nos seguirán esperando en este excepcional viaje, ya que pasaremos, en un día, de disfrutar con los guerreros de terracota y las excepcionales construcciones de Xi´an a contemplar los impresionantes parajes naturales de Guilin, destacados por ser unos de lo más bellos de todo este gran país. Después de desayunar, nos prepararemos para viajar en avión a este sugestivo destino.

Situada en la región autónoma de Guanxi Zhuang, al sur de China, Guilin ofrece un extraordinario surtido de paisajes de postal a sus habitantes y visitantes. Escenarios naturales de gran belleza en una tierra de contrastes, en las que podremos ver una gama de colores comprendida entre el verde de sus colinas, el gris de las rocas, el verde esmeralda de las aguas… como legado de millones de años de evolución geológica y de enorme respeto al entorno natural. Entre los lugares a visitar, disfrutaremos de la colina llamada Trompa de Elefante, una elevación del terreno que simula ser un paquidermo que refresca su trompa en el río, y del espectacular rio Li.

Una vez en Guilin, viajaremos hasta nuestro nuevo hotel para descansar y aprovechar un poco de tiempo libre antes de descansar de cara a la fascinante nueva jornada que nos espera. Ya queda menos para disfrutar de otro día inolvidable.

Día 8: Guilin. Surcamos las aguas del río Li

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Crucero por el río Li Gruta de Flautas de Caña
ALOJAMIENTO Hotel

Con el cielo de Guilin como impresionante techo, comienza una jornada que volverá a ser, seguro, inolvidable y con muchas posibilidades de poder disfrutar de buen clima, predominante en esta parte de China, idóneo para disfrutar en condiciones del contacto con la impresionante naturaleza del lugar. Al terminar nuestro desayuno en el hotel nos llevarán al embarcadero para subir en el barco que surcará las claras y tranquilas aguas del río Li.

Toda una mañana para disfrutar de entorno natural, con una gran diversidad de formaciones kársticas (relieve en las rocas calcáreas) presentes en la zona. Veremos acantilados, pintorescos pueblos agrícolas, verdes colinas, bosques de bambú… todo un despliegue natural de gran belleza que contribuirán a una placentera y gratificante experiencia. Una travesía que nos sorprenderá minuto a minuto, a añadir a las sensaciones ya vividas desde que comenzó este gran viaje.

Una vez terminado el crucero, que incluye un sabroso almuerzo representativo de la gastronomía local, nos dirigiremos, ya por la tarde, a la Cueva de las Flautas de Caña, situada en las afueras de Guilin. Se llama así por los cientos de cañas que crecen fuera de la gruta y que muchos habitantes del lugar emplean para crear flautas. Una vez dentro, el espectáculo de estalactitas, estalagmitas y diversas y muy curiosas formaciones rocosas nos sorprenderá según avanzamos en el recorrido, en el que podremos comprobar cómo varias inscripciones hechas a mano, son testimonio de los viajes, leyendas y poemas de la legendaria dinastía Tang. ¡Vaya día! Llega el turno de volver al hotel para disfrutar de una sabrosa cena previa a una noche de sueño reparador.

Día 9: Guilin - Shanghái. Nos dirigimos a la cosmopolita Shanghái

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

La experiencia en Guilin, tanto en la ciudad como en sus alrededores naturales de gran belleza, han mantenido el listón en todo lo alto. Y así seguirá, ya que Shanghai nos espera para abrumarnos agradablemente con todo tipo de descubrimientos, como una ciudad destacad en todo el mundo por sus increíbles contrastes, por su combinación de tradición y modernidad, por sus jardines y sus rascacielos, por la hospitalidad de sus habitantes, la tranquilidad de sus templos y el bullicio de sus zonas comerciales.

Ya alojados en el hotel, merece la pena descansar para aprovechar al máximo la jornada que nos espera en una de las ciudades más especiales no solo del continente asiático, sino de todo el mundo, como podremos comprobar en primera persona. Casi 20 millones de habitantes, en un enorme núcleo urbano que depende directamente del gobierno central de la República Popular China… un lugar único para una experiencia irrepetible… ¡Ya queda menos para comprobarlo!

Día 10: Shanghai. Recorriendo la fascinante ciudad de Shanghai

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Shanghai
ALOJAMIENTO Hotel

Un completo desayuno nos dejará listos para empezar un recorrido por la impresionante y sorprendente Shanghai, comenzando por los Jardines Yuyuan, al norte de la ciudad y cercanos a la antigua muralla, uno de los lugares de más belleza e historia de todo el núcleo urbano. Construidos en el siglo XVI, durante el reinado de la célebre Dinastía Ming y por iniciativa de un funcionario imperial, supone un increíble oasis natural en medio de todo el bullicio urbano, con varias zonas verdes, estanques y pabellones que, además, cuentan en sus cercanías con el barrio de casas tradicionales Xintiandi.

Otra esperada etapa de esta recta final del viaje será el Templo del Buda de Jade, levantado en 1882, un espectacular santuario budista que destaca por contener en su interior dos grandes esculturas de Buda (procedentes, en su momento, de Birmania, la actual Myanmar), una sentada y otra yacente. Y otra pasará por el malecón de la ciudad, el Bund, que muestra un paseo de increíbles contrastes (a orillas del río Huangpu), entre la tradición y la modernidad propia de los siglos XX y XXI, como muestran los extraordinarios rascacielos del skyline del distrito de Pudong… Una digna jornada para rematar once días para el recuerdo.

Día 11: Shanghai – España. Llegó la hora de partir

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Cuando un viaje cumple (incluso supera) las expectativas, los recuerdos mantienen esta experiencia viva a lo largo de los años. La compartiremos con la familia, con los amigos, en el trabajo… en todo caso, se ha convertido en mucho más que en una aventura personal. Ha sido un viaje muy especial. Unos días recordaremos unas vivencias, otros días otras… hemos tenido la suerte de, en primera instancia, escoger China para un gran viaje y, en segundo lugar, haber disfrutado a fondo de estos once días.

Disfrutaremos de nuestro último desayuno en China para, después, llegar al aeropuerto de la impresionante Shanghai, donde un avión enfilará el Oeste para devolvernos a nuestra vida cotidiana, la misma que volverá a interrumpirse gratamente con el próximo viaje que planifiquemos y que, por mucho que lo preparemos y preveamos, nos sorprenderá día a día. Como sucede con cada gran viaje. Como ha sucedido en China. ¡Gracias por acompañarnos!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Grand Mercure Shanghai Century Park
Shanghai, China

Grand Mercure Shanghai Century Park

Grand Mercure Hongqiao
Shanghai, China

Grand Mercure Hongqiao

Prime Hotel Beijing
Beijing, China

Prime Hotel Beijing

Wanda Realm Beijing
Shijingshan, China

Wanda Realm Beijing

V-continent Beijing Parkview Wuzhou
Beijing, China

V-continent Beijing Parkview Wuzhou

Swisstouches Hotel Xi An
Xi An, China

Swisstouches Hotel Xi An