Viaje a China: Circuito Lo mejor de China

Duración 14 día/s, 12 noche/s
Desde 2.383 €
Ver disponibilidad
Gran Viaje: Lo mejor de China
DURACIÓN: 14 día/s, 12 noche/s
Desde 2.383 €
Ver disponibilidad
El gran viaje que nunca olvidarás

Decir que China es un país de contrastes es quedarse corto. Muy, muy corto. Este increíble país es como una figura geométrica salida de la imaginación de un matemático loco: miles de caras, miles de aristas y miles de facetas. Eso es lo que nos ofrece China, y eso es lo que podremos disfrutar en este circuito único: las más variadas experiencias y los más variopintos escenarios.

Itinerario

Día 1: España - Beijing. Comienza el gran viaje

RÉGIMEN Sin comidas
Transporte Vuelo

Algo diferente se nota en el ambiente, ¿no es así? La luz del sol tiene un brillo distinto, y una extraña sensación de euforia parece brotar dentro de nosotros… ¡Claro! Hoy es el día en que comienza nuestra gran aventura al otro lado del mundo. ¡Hoy nos vamos a China! Aunque, eso sí, todavía tendremos que ser pacientes y esperar unas cuantas horas antes de poder poner los pies sobre suelo chino.

Primero hay que terminar el equipaje, cerrar las maletas, ir al aeropuerto, facturar, pasar el control de pasaportes, embarcar en el avión… Un proceso que nos encantaría saltarnos, sin duda, para pasar directamente al emocionante momento de “abróchense los cinturones”. Pero sabemos que no es posible, así que lo mejor es tratar de saborear cada momento e incluirlo en la lista de experiencias del viaje.

Una vez estemos a bordo de la aeronave, podremos relajarnos, quitarnos los zapatos y dedicar el tiempo que tenemos por delante a pensar en las maravillas que podremos contemplar durante los próximos días. Pasaremos la noche en el avión, y cuando salga el sol…

Día 2: Beijing. Aterrizamos en Beijing

RÉGIMEN Sin comidas
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Siempre resulta curioso despertarse a bordo de un avión; tras unos primeros instantes de desconcierto acuden a nuestra mente las imágenes del día anterior, y recordamos a la perfección qué hacemos ahí y por qué estamos sobrevolando el continente asiático.

El olor a café recién hecho termina de ayudarnos a despertar, y el aviso del piloto de que nos acercamos al aeropuerto de destino consigue que todos nuestros sentidos se pongan alerta. Mucho antes de lo que esperábamos, las ruedas del avión hacen contacto con la pista de aterrizaje del aeropuerto internacional de Beijing. ¡Ya estamos en la capital de la República Popular China!

Una vez hayamos desembarcado y recuperado nuestro equipaje, nos trasladarán al hotel de Beijing, donde, tras hacer el check in correspondiente, tendremos el resto del día libre para hacer lo que prefiramos: descansar un poco para combatir el jet lag, curiosear por las instalaciones del hotel, salir a dar una vuelta por sus inmediaciones…

Día 3: Beijing. Los imprescindibles de la capital china

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Beijing
ALOJAMIENTO Hotel

Con el equipaje a salvo en la habitación, el estómago lleno después de un estupendo desayuno y con un par de zapatos bien cómodos, saldremos a recorrer las calles de Beijing para conocer algunos de los lugares más representativos de esta gran ciudad, capital de la República Popular China y una de sus urbes más pobladas.

Tras abandonar el hotel, nuestra primera parada será la celebérrima Ciudad Prohibida. Aunque su nombre real es Museo del Palacio Imperial, o Palacio Imperial a secas, se la conoce como Ciudad Prohibida porque antiguamente solo los miembros de la corte y de la familia real podían acceder a ella. Este complejo palaciego fue mandado construir por el emperador Yong Le en 1406, cuenta con una superficie de alrededor de 72 hectáreas, y entre todos los edificios que lo componen suman más de 9.000 habitaciones. La Ciudad Prohibida fue la residencia oficial de los emperadores chinos desde su construcción hasta 1911, está rodeada por un gran foso, y algunos de sus espacios más representativos son el Salón de la Armonía Suprema, el Salón de la Armonía Central y el Salón de la Armonía Conservada.

La siguiente parada en nuestro recorrido por los lugares más importantes de Beijing será en la Plaza de Tiananmen, una inmensa superficie de 44 hectáreas que resume bastante bien la esencia de la capital de China. Su nombre significa, literalmente, Plaza de la Puerta de la Paz Celestial, ya que así se llama la puerta que comunica Tiananmen con el Palacio Imperial.

Algunos de los edificios más insignes que se pueden contemplar en esta enorme plaza, una de las más grandes del mundo, son el Gran Palacio del Pueblo, el Museo Nacional de Historia y de la Revolución, la Torre de Tiananmen, el Monumento a los Héroes del Pueblo, o el Mausoleo de Mao Zedong. Precisamente fue este líder quien terminó de elevar la Plaza de Tiananmen a lo más alto en cuanto a importancia histórica y simbolismo, dado que fue aquí donde Mao Zedong proclamó, el 1 de octubre de 1949, la República Popular China. A continuación, nos acercaremos al Palacio de Verano, un precioso conjunto de edificios, pabellones, jardines, teatros y puentes que fue el lugar de descanso de la Familia Imperial durante muchos años y que, hoy en día, goza del estatus de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Día 4: Beijing. ¡La Gran Muralla!

RÉGIMEN Desayuno, almuerzo y cena de pato laqueado
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas La Gran Muralla
ALOJAMIENTO Hotel

¡Buenos días! Lo que tenemos por delante a lo largo de la jornada de hoy es un conjunto de visitas, experiencias y vivencias que no olvidaremos fácilmente. Por ello, lo mejor será disfrutar de un sabroso y nutritivo desayuno en el hotel antes de empezar.

Una vez que hayamos terminado, dará comienzo la excursión más esperada para muchos viajeros: ¡la Gran Muralla China! Con más de 2.000 años de historia, esta asombrosa construcción fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987, y actualmente forma parte de las Siete Maravillas del Mundo, junto con el Taj Mahal, Machu Picchu, el Coliseo de Roma, Chichén Itzá, la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro y la ciudad de Petra, en Jordania. Fue levantada para proteger el imperio chino de las belicosas incursiones de los mongoles y de los manchúes, y se estima que hoy en día se mantienen en pie algo menos de 10.000 kilómetros de muralla de los 21.196 que medía antiguamente. El punto más célebre y visitado de la Gran Muralla China es el que se encuentra a unos 70 kilómetros al noroeste de Beijing, que es precisamente el que iremos a conocer hoy. Sin duda, una visita inolvidable.

Después de comer, volveremos a la ciudad, no sin antes detenernos a contemplar la grandeza de algunos de los edificios construidos expresamente para los Juegos Olímpicos de 2008, celebrados en Beijing. Tendremos la oportunidad de admirar el exterior del Estadio Nacional, centro neurálgico de la actividad deportiva durante aquellos días. Recibe el sobrenombre de “Nido de Pájaro” a causa de su aspecto, con un gigantesco enrejado de acero rodeándolo. Es obra del prestigioso estudio de arquitectura Herzog & de Meuron. También veremos el Centro Acuático Nacional, conocido como “Cubo del Agua”, que fue proyectado por el estudio PTW Architects, y que debe su apodo a su apariencia exterior, que parece estar formada por miles de burbujas de agua.

Para terminar el día, nada mejor que disfrutar de una suculenta cena de bienvenida, en la que el pato laqueado, uno de los platos más representativos del recetario tradicional chino, será la estrella.

Día 5: Beijing - Xi'an. Dejamos atrás la gran capital

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Templo del Cielo
ALOJAMIENTO Hotel

Arranca un nuevo día en nuestro gran viaje a China, y el hotel de Beijing será el escenario donde transcurrirán las primeras horas de la jornada. Cuando terminemos de disfrutar del desayuno estilo buffet que tenemos a nuestra disposición, pondremos rumbo al Templo del Cielo, un impresionante santuario que nos dejará sin palabras.

Para empezar, este templo es el más grande de todo el país, y además fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. Construido en 1420 y situado al sur de la Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo constituye un buen ejemplo del pasado imperial de Beijing, y del poder con que las diferentes dinastías gobernaron China desde esta ciudad. De todos los edificios que forman este insólito santuario, el más destacado es el Pabellón por la Oración de la Buena Cosecha. Tiene planta circular, y su interior está exquisitamente decorado.

Tras la visita al Templo del Cielo, será el momento de disfrutar de un delicioso almuerzo, que en este caso será el último que tomemos en Beijing. A continuación, nos dirigiremos a la estación de ferrocarril, donde tomaremos un tren de alta velocidad que nos llevará a nuestro siguiente destino, Xi’an, capital de la provincia de Shanxi y ubicada en la región central del país. Esta ciudad cuenta con más de 3.000 años de historia, y en el pasado fue la gloriosa capital del imperio chino, además del punto de partida de la legendaria Ruta de la Seda.

Allí nos espera otro de los grandes momentos de nuestro gran viaje: el apabullante ejército de guerreros y corceles de terracota. Pero eso tendrá que esperar hasta mañana… Cuando lleguemos a Xi’an, nos trasladarán a nuestro nuevo hotel, donde podremos descansar y pasar la noche soñando con las maravillas que contemplaremos al despertar.

Día 6: Xi'an. Contemplando los legendarios Guerreros de Terracota

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Museo de Guerreros y Corceles de terracota Panorámica de Xi'an
ALOJAMIENTO Hotel

Las experiencias que tenemos hoy por delante se encuentran entre las más emocionantes y memorables de todo nuestro gran viaje a China, así que aprovechemos bien el buffet de desayuno que pone a nuestra disposición el hotel de Xi’an y salgamos a la calle con energías renovadas. Nos harán falta, porque la primera visita del día, que ocupará buena parte de la mañana, será al Museo de Guerreros y Corceles de Terracota.

Este inolvidable lugar se halla a unos 35 kilómetros al noreste de la ciudad, y forma parte del impresionante mausoleo del emperador Qinshihuang. ¿Qué nos espera en tan ilustre enclave? Nada menos que 7.000 guerreros tallados en terracota a tamaño natural, con sus respectivos corceles y carros de guerra. En el siglo III antes de Cristo, el emperador Qinshihuang mandó construir una tumba subterránea, custodiada por este singular y asombroso ejército de piedra. Poco tiempo después, el recinto funerario quedó en el olvido, y su ubicación bajo tierra hizo que permaneciera oculto durante más de 2.000 años, hasta que fue descubierto por casualidad en 1974. Actualmente, no solo tiene el estatus de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sino que es uno de los lugares más sobrecogedores, increíbles y llenos de historia de toda China.

Un buen almuerzo nos permitirá reponer fuerzas después de tan memorable visita, y así podremos retomar nuestro recorrido por los lugares más emblemáticos de la inolvidable ciudad de Xi’an. Continuaremos por el Templo Jianfu, en el que se encuentra la Gran Pagoda de la Oca, un precioso santuario budista de 64 metros de altura y, antes de regresar al hotel para cenar y dormir, pasaremos a conocer la Gran Mezquita del Barrio Musulmán. La construcción religiosa del siglo VIII cuenta con 13.000 metros cuadrados de superficie convirtiéndola en una de las mezquitas más grandes de todo el país.

Día 7: Xi'an - Guilin. Rumbo al sur para conocer Guilin

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Ha llegado el momento de decir adiós a la apasionante Xi'an y a sus siglos de historia, y poner rumbo al sur, para llegar a nuestro siguiente destino, Guilin. Así que, después de disfrutar del estupendo desayuno estilo buffet del hotel, nos trasladarán al aeropuerto de Xi'an para tomar un vuelo hacia esa bonita ciudad, famosa en todo el país por la belleza de sus paisajes.

Guilin se encuentra en la región autónoma de Guanxi Zhuang, al sur de China y, como decíamos, es el ejemplo perfecto de la maravillosa belleza natural que puede exhibir este país sin igual. Sus colinas siempre verdes, las aguas de color esmeralda de los ríos que la recorren y las caprichosas formaciones rocosas de sus paisajes, producto de millones de años de erosión, convierten a Guilin en un lugar precioso. Uno de los elementos más característicos de la ciudad es la colina de la Trompa de Elefante, una elevación del terreno que presenta una curiosa singularidad: su forma recuerda claramente la silueta de un gran elefante que parece estar metiendo su trompa en el río. Una postal inolvidable, sin duda.

Al llegar a Guilin, nos trasladarán al nuevo hotel, y podremos dedicar lo que quede de día a descansar y coger fuerzas para las experiencias de mañana, marcadas por la belleza del lugar y por las mágicas aguas del río Li.

Día 8: Guilin. Surcamos las aguas del río Li

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Crucero por el río Li Gruta de Flautas de Caña
ALOJAMIENTO Hotel

Un brillante sol se alza, majestuoso, sobre el cielo de Guilin, iluminando la incomparable belleza de la ciudad y de sus alrededores. Como no podía ser de otra forma, aprovecharemos el buen tiempo que predomina en esta región para llevar a cabo una divertida actividad en plena naturaleza.

En cuanto terminemos de desayunar en el hotel, nos dirigiremos al muelle de la ciudad para embarcar en un navío sobre el que haremos un crucero por las plácidas y cristalinas aguas del río Li. Dedicaremos toda la mañana y parte de la tarde a surcar este río, a admirar las formaciones kársticas que lo rodean y a deleitarnos con los paisajes de la zona. El recorrido que separa Gulin del distrito de Yangshuo será el escenario de nuestro paseo en barco, y las verdes colinas, los bosques de bambú, los acantilados llenos de maravillosas grutas y los pueblos agrícolas que salpican el paisaje serán las imágenes que podremos contemplar, y que se convertirán en recuerdos imborrables de nuestro paso por Guilin.

Disfrutaremos del almuerzo a bordo del barco y, ya por la tarde, visitaremos la Cueva de las Flautas de Caña, a las afueras de la ciudad. Tan exótico y sugerente nombre tiene su origen en la gran cantidad de cañas que crecen en el exterior de la gruta, y que muchas personas del lugar emplean para fabricar flautas de verdad. Por dentro, la cueva está llena de estalactitas, estalagmitas y todo tipo de caprichosas formaciones rocosas, así como con un buen número de inscripciones hechas a mano, que relatan los viajes, leyendas y poemas de la dinastía Tang. Una vez concluidas las actividades del día, volveremos al hotel para disfrutar de la cena y de una noche de sueño reparador.

Día 9: Guilin – Hangzhou. Un nuevo vuelo, esta vez con destino a Hangzhou

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Durante la noche, las experiencias vividas a lo largo de la jornada de ayer se han fijado en nuestra memoria, y ya se han convertido en recuerdos imborrables. Podemos, por lo tanto, comenzar un nuevo día en nuestro gran viaje con la tranquilidad de saber que esas imágenes nos acompañarán para siempre. Después del desayuno, nos pondremos en marcha hacia el aeropuerto de Guilin, donde nos estará esperando un avión para llevarnos a nuestro siguiente destino: Hangzhou.

La belleza de esta ciudad es tal, que durante muchos siglos ha recibido el sobrenombre de Paraíso en la Tierra. Se encuentra situada en el extremo oriental del país, junto a la desembocadura del río Qiantang y el Gran Canal de China, y muy cerca de las ciudades de Suzhou y Shanghai. El mercader, aventurero y cronista veneciano Marco Polo, ya en el siglo XIII, se refirió a Hangzhou como “la ciudad más suntuosa y elegante de las que había conocido”. La mala noticia para los viajeros impacientes es que no queda más remedio que esperar a la jornada de mañana para poder internarse en las maravillas de Hangzhou. Descansemos, pues, lo mejor que podamos, para que la noche pase lo más rápido posible.

Día 10: Hangzhou. Inolvidables templos y un lago espectacular

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Hangzhou
ALOJAMIENTO Hotel

Sin prisa pero sin pausa, daremos buena cuenta del desayuno estilo buffet del hotel y saldremos a recorrer las calles de Hangzhou, para contemplar sus bonitos edificios y sus bellos paisajes, y para comprobar por qué ha sido históricamente conocida como el “Paraíso en la Tierra”. Empezaremos por el Lago Oeste, un lugar precioso rodeado de colinas por tres de sus lados, y del centro histórico de Hangzhou por el cuarto.

El lago está salpicado de un sinfín de islotes y de islas artificiales, que constituyen un mosaico de pequeños pedacitos de tierra llenos de pabellones, pagodas, pasarelas de madera, parques, monasterios, museos, puentes, villas y bulevares… En conjunto, resulta un escenario de belleza incomparable, tan bonito y pintoresco que obtuvo la categoría de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011. No es extraño que, al caer la noche, se organicen impresionantes espectáculos de luces y sonido para los visitantes en el centro del Lago Oeste.

Aunque Hangzhou es una ciudad grande y moderna, y sus calles están repletas de edificios de acero y de cristal, y de enormes rascacielos, lo que más nos interesa de este lugar es otra cosa… La visita a la ciudad se centrará en los puntos de interés cultural, aquellos que nos hablan de la rica y apasionante historia de Hangzhou. Por ejemplo, la Pagoda de las Seis Armonías, el Templo Yue Fei o el Templo de las Almas Escondidas. Este último es uno de los lugares de culto budista más grandes de China, y en su interior hay una serie de bellísimas pagodas, así como miles de esculturas de Buda excavadas en la roca y en las grutas.

Día 11: Hangzhou – Suzhou. El Jardín del Pescador y la Colina del Tigre

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Tren
Visitas Panorámica de Suzhou
ALOJAMIENTO Hotel

La distancia que separa las ciudades de Hangzhou y Suzhou es muy corta, por lo que, dependiendo de la ubicación del hotel concreto donde hayamos pasado la noche, iremos hasta nuestro siguiente destino en tren o en autobús. Así que, nada más terminemos de desayunar, nos pondremos en marcha, ya que los encantos de Suzhou, apodada “La Venecia de Oriente”, nos aguardan a solo unos pocos kilómetros.

Por cierto, el sobrenombre de la ciudad tiene su origen en la gran cantidad de su superficie que está cubierta por agua. Entre el lago Tai y el Gran Canal de China, más de la mitad del territorio de Suzhou está constituido por agua.

Al llegar a Suzhou, iremos a visitar, en primer lugar, el Jardín del Pescador. Uno de los rasgos de identidad de esta ciudad son sus preciosos jardines, que se cuentan por cientos. Y, sin duda, uno de los más bonitos y populares es el del pescador. A pesar de su reducido tamaño (tiene solo media hectárea de superficie), resulta todo un espectáculo para los sentidos. Los artistas que lo proyectaron, en tiempos de la dinastía Song, hicieron el esfuerzo de intentar recrear varios paisajes naturales en miniatura. El equilibrio y la belleza del jardín son, como consecuencia, realmente apabullantes.

También iremos a conocer la Colina del Tigre, en el centro de la ciudad. Se trata de uno de los lugares más bonitos y pintorescos de Suzhou gracias, entre otras cosas, a la Pagoda de Yunyan, que se encuentra allí mismo. Fue construida en el siglo X, y los 47 metros de altura que medía al principio han ido disminuyendo poco a poco, ya que el edificio se ha ido inclinando con el paso de los años, como la italiana Torre de Pisa.

Una vez hayamos completado todas las actividades y visitas de la jornada, será el momento de ir a pasar la noche al hotel de Suzhou.

Día 12: Suzhou – Shanghai. La increíble ciudad de Shanghai nos espera

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Tren
Visitas Panorámica de Shanghai
ALOJAMIENTO Hotel

Igual que ocurría con el desplazamiento desde Hangzhou a Suzhou, la distancia entre esta última y Shanghai es muy corta, por lo que viajaremos de una a otra en tren o en autobús, dependiendo de la situación concreta de nuestro hotel. Cuando lleguemos a nuestro nuevo destino, dará comienzo la visita a los puntos más interesantes de esta urbe sin igual.

Iremos a conocer, en primer lugar, los Jardines Yuyuan, uno de los lugares más bellos y con más historia de la ciudad. Se encuentran situados al norte de Shanghai, fueron construidos en el siglo XVI, durante el reinado de la Dinastía Ming, y constituyen un precioso y pintoresco conjunto de zonas verdes, estanques y pabellones. Igualmente pintoresco resulta el barrio de casas tradicionales Xintiandi, por el que daremos un entretenido paseo después de visitar los Jardines Yuyuan.

El recorrido por Shanghái continuará en el Templo del Buda de Jade, un espectacular santuario budista que alberga dos esculturas de Siddhartha Gautama de gran tamaño, una en posición sentada y otra yacente. Antes de ir al hotel para pasar la noche, nos detendremos en el malecón de la ciudad, denominado Bund, todo un ejemplo del pasado histórico de Shanghái. Este paseo de algo menos de dos kilómetros a orillas del río Huangpu resulta una auténtica delicia, ya que combina los bellos edificios de estilo colonial con las vistas del distrito de Pudong, al otro lado del río, en el que se concentran la mayoría de los imponentes rascacielos de la ciudad.

Día 13: Shanghai. Un día libre en la ciudad más moderna de China

RÉGIMEN Desayuno
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

Desde la hora del desayuno y hasta el final del día, dispondremos de toda una jornada de tiempo libre para hacer lo que más nos apetezca, en una de las ciudades más apasionantes y llenas de atractivos de China, del continente asiático y, seguramente, del mundo entero.

Shanghai es una gigantesca urbe de casi 20 millones de habitantes que depende directamente del gobierno central de la República Popular China y que, sobre todo, está repleta de actividades que hacer y de experiencias que vivir. Además de los enclaves más conocidos, como los Jardines Yuyuan, el Templo del Buda de Jade o el Malecón, otros planes interesantes que se pueden llevar a cabo a lo largo de esta jornada son visitar alguno de los museos de la ciudad, como el Museo de Shanghai, el Centro de Exposiciones de Urbanismo o el Museo de Arte de Shanghai. Ir a conocer la Plaza del Pueblo, el barrio francés o el Gran Teatro de Shanghai son alternativas igualmente apetecibles.

Y también, por supuesto, está la opción de ir de compras a cualquiera de los cientos de centros comerciales de la zona, quedarse descansando en el hotel o ir a dar un paseo por el encantador barrio de casas tradicionales Xintiandi. ¡La única condición es disfrutar del día al máximo!

Día 14: Shanghai - España. Todo lo bueno se acaba…

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Cuando pusimos los pies por primera vez sobre suelo chino, teníamos por delante una larga travesía por el país, llena de actividades y experiencias memorables. Ahora, todo lo vivido ha pasado a convertirse en una larga lista de imágenes que nos acompañarán para siempre en forma de recuerdos imborrables.

Aunque parezca mentira, ha llegado la última jornada de nuestro gran viaje a China, así que, después de disfrutar de un magnífico desayuno estilo buffet en el hotel, y cuando llegue la hora convenida, vendrán a recogernos y nos trasladarán al aeropuerto de Shanghái. Allí nos estará esperando un avión con el morro orientado hacia el oeste: será el encargado de llevarnos sanos y salvos de vuelta a casa.

Las experiencias que hemos tenido, las imágenes que hemos capturado y las emociones que hemos sentido pasarán a formar parte de nuestra memoria viajera y harán de esta una de las más grandes y mejores aventuras que jamás hayamos vivido. ¡Hasta siempre, China!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Prime Hotel Beijing
Beijing, China

Prime Hotel Beijing

Wanda Realm Beijing
Shijingshan, China

Wanda Realm Beijing

V-continent Beijing Parkview Wuzhou
Beijing, China

V-continent Beijing Parkview Wuzhou

Swisstouches Hotel Xi An
Xi An, China

Swisstouches Hotel Xi An

Grand Mercure Shanghai Century Park
Shanghai, China

Grand Mercure Shanghai Century Park

Grand Mercure Hongqiao
Shanghai, China

Grand Mercure Hongqiao

Zhejiang International Hangzhou
Hangzhou, China

Zhejiang International Hangzhou