Viaje a Dubái: Circuito Dubái y Abu Dhabi

Duración 8 día/s, 7 noche/s
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
Completo
Gran Viaje: Dubái y Abu Dhabi
DURACIÓN: 8 día/s, 7 noche/s
Completo
Emiratos Árabes Unidos, la perla de Arabia

Visitar Emiratos Árabes Unidos es adentrarnos en un viaje lleno de contrastes. Un viaje que nos sumergirá en la auténtica esencia de la herencia árabe a la vez que nos conducirá por impresionantes rascacielos, islas de lujo, locales de ocio, centros comerciales… Y un desierto inacabable. Aterrizar en Emiratos Árabes Unidos significa recorrer las callejuelas aromáticas de los zocos, llegar hasta el Burj Khalifa, el rascacielos más alto del mundo, explorar Abu Dhabi, su capital considerada como el Manhattan de Medio Oriente, mezclarse entre sus simpáticas gentes, degustar un delicioso tabbouleh y dejarse llevar, en definitiva, por un país que enamora al viajero.

Itinerario

Día 1: España – Dubái. ¡Hola Emiratos!

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Por fin. Por fin ha llegado el día que tanto hemos esperado. Por fin todas las veces que nos hemos imaginado explorando el mundo árabe van a hacerse realidad. ¡Vamos a los Emiratos Árabes! Y no podíamos estar más contentos. Llevamos tiempo planeando este viaje y estamos deseando comenzarlo. Así que cerramos la maleta, comprobamos que llevamos toda nuestra documentación y ponemos rumbo hacia esta maravillosa aventura.

Llegamos al aeropuerto con suficiente antelación para pasar el control tranquilamente y relajarnos tomando algo en alguna de las cafeterías de nuestra terminal. Mientras hacemos tiempo, revisamos todos los detalles de nuestro viaje. Dubái, Abu Dhabi, el desierto, Sharjah, Ajman, Fujairah… ¡Qué emoción! Subimos al avión y nos preparamos para el despegue. En unas horas habremos cambiado el paisaje europeo por un escenario lleno de contrastes, aromas, matices y exotismo. Llegaremos a nuestro destino de madrugada y nos trasladaremos al hotel para descansar. ¡La ciudad nos espera!

Día 2: Dubái. Ciudad inabarcable

RÉGIMEN Desayuno. Comida. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Crucero en dhow tradicional con cena por Dubai Creek Medio día Dubái clásico
ALOJAMIENTO Hotel

Nos despertamos con esa sensación de tener el mundo a nuestros pies. Nos despertamos en Dubái y aunque aún no somos muy conscientes de todas las maravillas que nos esperan en esta jornada, lo cierto es que lo único que queremos hacer es saltar de la cama, prepararnos, desayunar en el hotel y salir a la aventura. En el exterior se comienza a escuchar el ritmo de una ciudad impresionante: coches, conversaciones, regateos, comercios… Dubái se despereza con nosotros.

Hoy nos espera una propuesta muy especial que nos ayudará a introducirnos de lleno en la auténtica esencia del mundo árabe. Aunque Dubái es famosa por sus grandes rascacielos y construcciones, también alberga una zona antigua donde se ha conservado el estilo típico de los países de Medio Oriente. Comenzaremos visitando el emblemático barrio de Al Bastakiya. Traducido como “lugar iraní” esta zona de la urbe acogió en sus inicios a muchos migrantes iraníes que llegaban a la ciudad por cuestiones comerciales cuando el petróleo aún no se había convertido en la primera fuente económica del país.

Los Emiratos Árabes Unidos eran conocidos por su gran comercio de perlas y por las rutas comerciales que habían diseñado en torno a ellas. Mantenían buenas relaciones con sus países vecinos, llegando incluso a comerciar con China y, a pesar de los amagos de los países occidentales de hacerse con el control económico del país lo cierto es que siempre han mantenido una cierta independencia. La llegada del petróleo revolucionó la economía de los Emiratos y los convirtió en la gran muestra de modernidad y vanguardia que son hoy en día.

La zona de Al Bastakiya conserva aún el espíritu de los años anteriores al petróleo y podremos comprobarlo en un agradable paseo a través de sus encantadoras casitas construidas en el siglo XIX, las cafeterías y las teterías donde podremos probar un contundente café con dátiles, una de las bebidas estrella del país.

En esta parte de Dubái también encontramos el Museo de Dubái, flanqueado por una gran muralla del siglo XVIII y en el que podremos profundizar más acerca de la historia de la ciudad y de los modos de vida de sus habitantes. Otra de las joyas que se alzan en Al Bastakiya es la hermosa Mezquita Jumeirah, la mezquita más importante de Dubái y el único templo que permite la entrada a turistas no practicantes del Islam. Cuando nos acerquemos a ella nos sorprenderá su cúpula impresionante y la belleza de sus paredes interiores. Una estampa única que se descubre ante nuestra mirada.

Con la sensación de haber visto un edificio mágico, tomaremos un taxi fluvial para desplazarnos hasta dos de los zocos con más encanto de Dubái. El primero nos embargará con el aroma inconfundible de la gastronomía árabe. El Zoco de las Especias es uno de los más representativos de Dubái por ser un auténtico museo gastronómico en el que las especias son las claras protagonistas del lugar. Las callejuelas estrechas y serpenteantes propias de este mercado nos conducirán a través de intensas fragancias que se quedarán para siempre con nosotros. El segundo zoco, es aún más exclusivo: el Zoco del Oro se presenta como un gran emblema nacional en el que se dan cita los bazares de oro más conocidos del mundo con infinidad de productos, precios y regateos. Perfecto para conseguir un suvenir a buen precio.

Probamos las delicias gastronómicas en un restaurante local y, con la energía a flor de piel, dedicaremos la tarde a visitar el Dubái Frame, un espectáculo en sí mismo. Este grandioso edificio en forma de marco ha sido descrito por el periódico británico The Guardian como el marco de fotos más grande del planeta, y no es para menos. Desde esta parte de la ciudad las fotografías son impresionantes. Para la noche nos espera una exclusiva cena típica a bordo de un dhow, una embarcación tradicional en la que degustaremos una deliciosa cena mientras navegamos por la Creek, la ensenada de Dubái. Un hermoso escenario en el que contemplaremos las luces de la ciudad y sus enormes rascacielos. Nada mal para nuestro primer día en una ciudad impresionante.

Día 3: Dubái. Bienvenido al desierto

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Vehículo 4x4
Visitas Safari 4x4 en el desierto
ALOJAMIENTO Hotel

La luz se cuela por las ventanas mientras comenzamos a sentir cómo la ciudad empieza a llenarse de vida. Las mañanas en Dubái son ajetreadas. Son bulliciosas. Casi parece que todo el mundo tiene algo que decirse al mismo tiempo. Después de desperezarnos y de saborear un exquisito desayuno en el hotel, nos calzamos las zapatillas y salimos a recorrer las calles de una ciudad que ayer ya nos robó el corazón.

Hoy vamos a introducirnos en la parte moderna de la ciudad. La parte de la que casi siempre hemos oído hablar, y que nos morimos de ganas de conocer. Nos dirigimos a nuestra primera parada: el impresionante Hotel Burj Al Arab, considerado como uno de los mejores y más lujosos del mundo al ser uno de los únicos con 7 estrellas. Para llegar hasta él tendremos que desplazarnos hasta una isla artificial ubicada junto a 280 metros de la ciudad. Un imponente edificio con el que nos empezaremos a sumergir en la increíble muestra de lujo árabe que posee el país. Otro de estos ejemplos es la exclusiva Palm Jumeirah, otra isla artificial en forma de palmera a la que se accede en monorraíl y que contiene una gran selección de tiendas de lujo, boutiques y actividades de riesgo como la caída libre.

Casi parece irreal, pero lo cierto es que esta isla solo es una pequeña muestra del estilo y diseño de la ciudad. Quizás nos sentimos un poco abrumados por todo el lujo que estamos viendo, pero no debemos olvidar que, precisamente, el encanto de Dubái deriva de la fusión que las instituciones árabes han sabido crear entre su parte más tradicional y la gran modernidad de la que disfruta la urbe. Finalizaremos nuestro recorrido en el Mall of the Emirates, el segundo centro comercial más grande en el que su interior es digno de una postal. Enormes cristaleras, boutiques y una decoración exquisita que atrapa al turista.

Después de una completa mañana recorriendo las animadas calles de Dubái, nos dirigimos hacia una parada que marcará un antes y un después en nuestro viaje. Una parada que supondrá un maravilloso respiro. Una parada en la que conoceremos la magia del Desierto de Arabia. Un increíble gigante de más de 2 millones de km2 que nos da la bienvenida con una tranquilidad que contrasta por completo con la ajetreada vida en Dubái.

Dunas, paisajes que no se acaban, colores anaranjados… Y una brisa que nos acompaña desde nuestra entrada. Recorrer el desierto en vehículo 4x4 es una de esas experiencias que nos conducen a través de una gran aventura. Una aventura en la que atravesamos granjas de camellos, impresionantes dunas en las que los más valientes practican el sandsurfing –parecido al snowboard pero en la arena-. Un hermoso trayecto que finaliza en uno de los campamentos que se extienden en este atípico escenario. Allí disfrutaremos de una cena tradicional mientras asistimos a un espectáculo de danza del vientre excepto si realizamos nuestra visita en la época del Ramadán, la temporada del año más conservadora. El final perfecto para un día lleno de contrastes.

Día 4: Dubái – Abu Dhabi – Dubái. Bienvenido al Manhattan de Medio Oriente

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Abu Dhabi
ALOJAMIENTO Hotel

Nos levantamos con la ilusión propia de quien tiene un gran día por delante. Sí, hoy va a ser un día repleto de emociones, arte y, sobre todo, mucho lujo. Hoy nos vamos a Abu Dhabi, la impresionante capital de los Emiratos Árabes Unidos. Conocida como el Manhattan de Medio Oriente, esta fascinante ciudad es la más clara muestra de la vanguardia que recubre al país. En ella confluyen grandes edificios, joyas arquitectónicas de gran renombre, tiendas, boutiques e impresionantes monumentos.

Con una economía basada en la cría de camellos, producción de dátiles y comercio de perlas, esta ciudad experimentó un cambio muy significativo con la aparición del petróleo. El modo de vida y la economía social evolucionó a pasos agigantados al escenario que nos encontramos a nuestra llegada. Una ciudad que mantiene una fuerte unión con el Islam y que, al mismo tiempo, ha evolucionado a nivel cultural y de infraestructura. Durante la ruta pasaremos por Jebel Ali, una ciudad portuaria que contiene el puerto artificial más grande del mundo y el puerto más grande de Oriente Medio.

Nuestra llegada a Abu Dhabi será inolvidable. La impresionante estampa de la Mezquita Sheikh Zayed nos dejará extasiados. Considerada como una de las 7 maravillas del mundo moderno, es uno de los grandes tesoros de Abu Dhabi. Está construida en mármol blanco y posee cuatro minaretes de más de 100 metros de altura. Una auténtica belleza arquitectónica en cuyo interior caben 40.000 personas y se extiende un enorme patio repleto de mosaicos, una alfombra enorme hecha a mano y lámparas de oro con elementos decorativos fabricados con cristales de Swarovski. El lujo hecho realidad. La visita está abierta a turistas que cumplan con el requisito de llevar pantalones largos y pañuelo para la cabeza en el caso de los hombres y ropa holgada que cubra piernas y brazos para las mujeres. El Oasis of Dignity desde el que se refleja este enorme emplazamiento es, simplemente, mágico.

Continuamos nuestro trayecto por la moderna zona de Al Bateen, localización para el antiguo comercio de perlas y hogar de los Palacios Reales. Hermosas construcciones rodeadas de belleza que forman un escenario lleno de encanto rodeado por el paseo marítimo. Conocido popularmente como Corniche, este paseo alberga una playa pública perfecta para bañarse y pasear a la orilla del mar.

En el camino nos detendremos en el Rompeolas, un mirador lleno de encanto desde el que se puede contemplar la isla artificial Al Lulu, con un gran número de cafeterías y tiendas. Uno de los iconos estrella de Abu Dhabi que no podemos perdernos durante nuestra visita es el imponente Heritage Village. Un auténtico viaje en el tiempo en el que conoceremos cómo era la ciudad antes de la llegada del petróleo, los modos de vida de sus habitantes, su condición económica y su arquitectura tradicional.

Muy cerca de este punto se encuentra el majestuoso Hotel Emirates Palace, uno de los hoteles más lujosos del mundo con 7 estrellas que se ubica a orillas del Golfo Pérsico. Su construcción costó más de 3 billones de dólares, y una noche en él oscila entre los 300 hasta los 12.000 dólares. Por último, visitaremos el impresionante palacio presidencial Qasr Al Watan, utilizado para eventos oficiales y que supone todo un tributo al esmero arquitectónico propio del país. En su interior podremos conocer iconos tan importantes como el Corán de Birmingham, el primer mapa moderno de Arabia, mientras exploramos un imponente edificio compuesto por jardines, una gran cúpula, salones y una decoración exquisita.

Nos despedimos de Abu Dhabi sabiendo que se ha ganado un lugar muy especial en nuestra memoria.

Día 5: Dubái. Un día en la ciudad

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

Es curioso cómo vamos sintiendo cada vez más nuestro este destino. Aunque solo llevemos 5 días en territorio árabe lo cierto es que ha sido tanta la intensidad con la que estamos conociendo el país que parece que llevemos más tiempo. Así que, para reducir la marcha, hoy vamos a tomarnos todo el relax del mundo. Para empezar, disfrutaremos de un completo desayuno en el hotel mientras pensamos a dónde nos apetecería ir. ¿Por qué no volvemos a los encantadores zocos?

Nos ponemos ropa cómoda, nos calzamos y salimos rumbo a esos bulliciosos mercaditos. Además del Zoco de las Especias y del Zoco del Oro, en Dubái también se extienden otros emplazamientos como el zoco de los perfumes, cuyo propio nombre ya indica todas las deliciosas fragancias que vamos a encontrarnos a nuestro paso. Aceites esenciales, inciensos, frasquitos de diseño… En este zoco tienen el perfume ideal para cada tipo de piel. Otro mercado para visitar es el Zoco de las Telas, un lugar muy colorido donde se vende una amplia selección de telas entre los que destaca la seda, los algodones vaporosos y hojas de palmera. Muchos sastres acuden a este zoco en busca de tela y potenciales clientes. Por último, también podremos visitar el Zoco Madinat, un auténtico laberinto de compras en el que aunque el regateo no se utiliza tanto como en los demás, mantiene toda la esencia árabe.

También podemos volver sobre la parte moderna de esta gran urbe y pasear por su paseo marítimo mientras observamos los imponentes rascacielos y compramos algún suvenir en el Mall of the Emirates. Este gran centro comercial alberga todo tipo de productos que podremos llevarnos a casa como un bonito recuerdo. Alfombras, artesanía típica, ropa e, incluso, productos más exclusivos y de diseño.

La noche la reservamos para una cena muy especial frente a las fuentes musicales de la ciudad. Un impresionante espectáculo de luz y música que nos sorprenderá. Las fuentes están ubicadas en el lago Burj Lake, en el puerto de Dubái y están perfectamente sincronizadas con la música que suena, convirtiéndose en un auténtico atractivo en el que se escuchan piezas musicales clásicas y contemporáneas. Una maravilla para contemplar mientras saboreamos una deliciosa cena tradicional.

Día 6: Dubái – Sharjah – Ajman - Dubái. Conociendo la Capital Cultural

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Emiratos de Sharjah y Ajman
ALOJAMIENTO Hotel

Abrimos los ojos y sonreímos. Nos encantan los Emiratos Árabes. Cada vez más. El día libre de ayer nos ha cargado las pilas de nuevo y solo tenemos ganas de saltar de la cama y lanzarnos de lleno a recorrer este país que ya se ha llevado un trocito de nosotros. Nos vestimos con calma, desayunamos y nos preparamos para trasladarnos a Sharjah y Ajman, dos emiratos con un encanto especial.

Durante el trayecto veremos cómo la ciudad de Dubái cada vez se hace más pequeña. El paisaje árido va ganando protagonismo. Casi parece que volvemos al desierto, pero Sharjah ya se atisba en la lejanía. Considerada como una de las ciudades más importantes del país hasta el auge de Dubái, Sharjah ha sido declarada Capital Cultural del Mundo Árabe por la UNESCO gracias a los 17 museos con los que cuenta la ciudad.

Pasear por las calles de Sharjah es conocer la magia y el encanto de cada uno de sus edificios. Desde casas tradicionales hasta edificios gubernamentales, lo cierto es que este territorio brilla con luz propia. En él visitaremos su Zoco Azul, un establecimiento cubierto por mosaicos azules con más de 600 puestos en el que podremos encontrar todo tipo de productos tradicionales y artesanía típica. Si queremos comprar tendremos que regatear mucho, en Sharjah son auténticos profesionales del regateo. Otro zoco que también nos cautivará es el Zoco Al Arsah, muy popular por ser el primer mercado de la ciudad y cuyos suelos y paredes están decorados al detalle.

Después de ser testigos de innumerables colores, luces, aromas y objetos nos dirigiremos a la hermosa Mezquita Faisal, uno de los emblemas de Sharjah que enamoran a todo aquel que la visita. Regalo del Rey de Arabia Saudí al Jeque de Sharjah, esta maravilla arquitectónica cuenta con capacidad para 17.000 personas y presume de una belleza tan exótica como artística. Otro de los emblemas de este impresionante emirato es el Museo de la Civilización Islámica. Su imponente fachada y su gran cúpula albergan espaciosas galerías que contienen obras y objetos tradicionales del mundo árabe que muestran al visitante todos los hitos culturales y científicos de la civilización islámica. El museo se ubica a orillas de la ensenada de Sharjah, en el antiguo bazar de Al Majarrah.

Nos quedamos con los labios impregnados de una ciudad que nos ha cautivado y ponemos rumbo a Ajman, el emirato más pequeño del país. Esta encantadora urbe tiene un ritmo de vida tranquilo y sus calles y carreteras están impregnadas en un entorno natural que supone un descanso del lujo y modernidad de las grandes ciudades. En un agradable recorrido accederemos al museo de Ajman, donde aprenderemos cómo era el modo de vida de sus habitantes, las herramientas típicas que se utilizaban en el trabajo y las representaciones artísticas antiguas. Este museo también alberga una amplia colección de joyas y piedras preciosas.

Durante el viaje de vuelta a Dubái recorremos mentalmente los bellos paisajes de estos dos emiratos que han supuesto una visión alternativa del país y de la sociedad árabe.

Día 7: Dubái – Fujairah - Dubái. A orillas del Océano Índico

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Fujairah
ALOJAMIENTO Hotel

Empezamos a sentir cómo la nostalgia va apoderándose de nosotros… ¡El tiempo pasa volando! Es nuestro último día en Emiratos Árabes y vamos a aprovecharlo al máximo. Desayunamos y nos ponemos rumbo a Fujairah, la capital del emirato, ubicada en el golfo de Omán. Considerada como la ciudad más bonita del país, Fujairah combina el encanto del mar y la naturaleza con majestuosas mezquitas, mercados y casitas típicas.

Los colores cambiantes del trayecto nos introducirán en un paisaje montañoso habitado por las impresionantes montañas Al Hajar, una cordillera que bordea las fronteras de Emiratos Árabes Unidos y Omán y cuyo punto más alto de es 2.500 metros. En este árido escenario se organiza el popular “Mercado del Viernes”, un mercadito tradicional donde se ofertan utensilios de cerámica y alfombras entre otros productos típicos. Cerca de este enclave se encuentra Masafi, una ciudad oasis que supone un respiro visual en el camino por sus emblemáticas fuentes naturales de agua termal. Una excusa perfecta para hacer un pequeño descanso mientras nos hipnotizamos con el sonido del agua y disfrutamos de unas vistas espectaculares.

Nuestra llegada a Fujairah es tranquila. Calmada. Después de un recorrido donde las cálidas temperaturas han apretado, lo mejor que podemos hacer es detenernos en la playa de la ciudad y regalarnos un merecido premio sumergiéndonos en las refrescantes aguas del Océano Índico. El bienestar se apodera de nosotros mientras cerramos los ojos y flotamos con el ligero bamboleo de las olas. Después de una deliciosa comida en la playa, y de estirarnos bajo el sol, iniciamos nuestra vuelta a Dubái deteniéndonos en dos de los iconos culturales más importantes de este emirato: la Mezquita Bidaya y el Fuerte Fujairah.

Custodiada por dos torres, la Mezquita Bidaya es la más antigua de los Emiratos Árabes con más de 500 años de antigüedad. Su cuidada arquitectura nos enseña un gran número de cúpulas, que acaban en pico y paredes de adobe. Su interior es muy pequeño, albergando algunas estanterías, una escalera de piedra y una alfombra roja. El Fuerte de Fujairah, por su parte, también comparte antigüedad con la mezquita. Durante siglos fue el edificio de defensa más importante de las costas del país y ha cumplido la función de alojamiento de políticos y mandatarios.

Relajados por este hermoso paisaje, decimos adiós a nuestra última parada del viaje. Han sido un gran número experiencias inolvidables que no podemos evitar recordar con una gran sonrisa.

Día 8: Dubái - España. La aventura se acaba

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

Decimos adiós a Emiratos Árabes Unidos con ese sabor de boca que dejan las despedidas más sentidas. Han sido unos días inolvidables en un destino que nos ha enamorado por completo. Sus ciudades, sus gentes, sus mercados, los aromas, la comida… Un universo lleno de exotismo que se ha llevado parte de nosotros.

Revisamos nuestro equipaje, cogemos la documentación y nos trasladamos al aeropuerto para coger nuestro avión de vuelta a casa. Desde la ventanilla vemos cómo el país cada vez se va haciendo más y más pequeño hasta convertirse en un punto minúsculo en el mapa. No sentimos que esta despedida sea un adiós para siempre, porque volveremos. Con una media sonrisa cerramos los ojos mientras revivimos un viaje que se quedará para siempre en nuestros recuerdos.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Millennium Central Downtown
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Millennium Central Downtown

Metropolitan Dubai
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Metropolitan Dubai

Gulf Court Hotel Business Bay
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Gulf Court Hotel Business Bay

Courtyard by Marriott Al Barsha, Dubai
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Courtyard by Marriott Al Barsha, Dubai

La categoría de los hoteles es turista y turista superior.

Citymax Al Barsha at the Mall
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Citymax Al Barsha at the Mall

Ibis Styles Dubai Jumeira
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Ibis Styles Dubai Jumeira

Citymax Al Barsha
Jumeira, Emiratos Árabes Unidos

Citymax Al Barsha

Hampton by Hilton Dubai Al Barsha
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Hampton by Hilton Dubai Al Barsha