Viaje a India: Circuito India Fascinante y Amritsar

Duración 10 día/s, 7 noche/s
Desde 1.407 €
Ver disponibilidad
Gran Viaje: India Fascinante y Amritsar
DURACIÓN: 10 día/s, 7 noche/s
Desde 1.407 €
Ver disponibilidad
Un recorrido vibrante por el Triángulo Dorado y otros enclaves mágicos

Para absorber la esencia de la India, el viajero debe recorrer sus ciudades y detenerse en aquellos lugares con historia que relatan el pasado del segundo país más poblado del planeta. Y es exactamente eso lo que propone este viaje por el Triángulo Dorado que, para mayor disfrute, incorpora una parada en la fascinante Amritsar. Delhi será nuestro punto de partida. Allí visitaremos el patrimonio cultural de la Vieja y Nueva Delhi antes de dirigirnos a Agra para dejarnos cautivar por el sublime Taj Mahal. ¡Cuántas veces lo habremos visto en fotos! Ese mismo día visitaremos la ciudad fantasma de Fatehpur Sikri y nos desplazaremos hasta Jaipur, que nos dará la bienvenida con sus características fachadas rosas. Abordaremos un avión para llegar a nuestra siguiente parada, Amritsar, que nos deleitará con el Templo Dorado y otras maravillas arquitectónicas.

Itinerario

Día 1: España - Delhi. Que empiece el festival

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

Todo aquel que ha viajado a la India sostiene que su vida ha cambiado tras su paso por este fascinante país. Nosotros no esperamos menos. Llevamos muchos días planificando este viaje y nos hemos preparado mentalmente para lo que está por venir.

Sabemos que es un territorio muy poblado, de grandes contrastes (no solo geográficos, también sociales), y que parte de la cordillera más alta del mundo, el Himalaya, se extiende a lo largo de su frontera norte. Hemos leído y nos hemos documentado lo suficiente para entender la esencia de la cultura india, muy diferente a la nuestra pero igual de apasionante. Eso nos permitirá dejarnos llevar durante el viaje y disfrutar de la experiencia en todas sus dimensiones.

Con la misma curiosidad con la que exploramos el mundo cuando apenas tenemos unos años, estamos a punto de comenzar una aventura que va a despertar nuevamente nuestra capacidad de observación y, sobre todo, va a enriquecer nuestra alma. Porque – admitámoslo – la India siempre se presta a un viaje interior.

Es hora de subir al avión que nos transportará al país de los mil colores. ¿Maletas a punto? ¿Documentación preparada? Abróchense los cinturones, la emoción está en camino.

Día 2: Delhi. Primeras impresiones

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Al aterrizar en el Aeropuerto Internacional Indira Gandhi es muy probable que sintamos la tentación de coger apresuradamente nuestras pertenencias para salir a descubrir cuanto antes Delhi, un territorio del norte del país en el que ya viven casi 20 millones de habitantes. Nada nos lo impide pero antes deberemos llegar al hotel para deshacernos de nuestro equipaje. Así, tras bajar del avión, saldremos al encuentro de un representante que nos dará todas las instrucciones para los traslados y el check-in en el hotel.

Es probable que las primeras impresiones de Delhi nos dejen sorprendidos. El ruido, la muchedumbre por las calles, los colores, olores, etc. El choque cultural es muy grande pero no hay de qué preocuparse: muy pronto vamos a sucumbir a sus encantos. Si disponemos de tiempo suficiente, podremos reservar alguna actividad (opcional) para vivir una primera experiencia en este maravilloso país de contrastes.

Delhi es, sin duda, una caja de sorpresas. En la zona norte se levanta la Vieja Delhi, un lugar donde reina la tranquilidad hasta que salen los primeros rayos de sol y los vendedores y comerciantes y trabajadores de los más diversos oficios abarrotan sus estrechas calles, en la que conviven bazares, tiendas de saris, chatarrerías y algunos edificios emblemáticos como el Jama Masjid. El ambiente más auténtico de la India se respira en la Vieja Delhi pero su cara más moderna, Nueva Delhi, nada tiene que envidiarle. Capital de la India desde 1947, Nueva Delhi es apertura y modernidad, pero también tradición. En sus calles prevalece el mismo ritmo frenético de la Vieja Delhi, si bien posee zonas arboladas y más relajadas donde es posible tomarse un respiro.

Día 3: Delhi. Presente y pasado

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Nueva Delhi Viejo Delhi Paseo en Rickshaw
ALOJAMIENTO Hotel

Hemos pasado la primera noche en Delhi y el sonido del despertador nos recuerda que lo mejor está por llegar. Procrastinar no está entre nuestros planes así que no hay tiempo que perder. Después de desayunar en el hotel, nos dispondremos a visitar la zona más antigua de la ciudad: la Vieja Delhi. Aquí nos encontraremos con un intrincado laberinto de calles que rezuman historia. En cada una de ellas abundan los puestos comerciales, donde es posible comprar casi cualquier producto o alimento.

La primera parada del día la haremos en la mezquita Jama Masjid, una de las más grandes del país. En su construcción, ordenada por el emperador Sha Jahan en el año 1644, se involucraron más de cinco mil trabajadores. Jama Masjid es centro de culto para los musulmanes de la capital y llama la atención de cualquier viajero por su fascinante arquitectura. Posee tres puertas de grandes dimensiones precedidas por decenas de escalones, cuatro torres angulares y dos minaretes de 40 metros de altura que nos harán contener la respiración. El acceso a la mezquita está permitido pero deberemos respetar el código de vestimenta y descalzarnos antes de adentrarnos en sus salas.

Continuaremos el recorrido matinal con un plan que promete emociones fuertes: un paseo en rickshaw por Chandni Chowk, en el corazón de la Vieja Delhi. Subidos a este vehículo ligero, nos cruzaremos con decenas de motos, bicicletas y peatones, y podremos apreciar la vida de los locales, con los que también podremos interactuar sin contagiarnos de su premura. En Chandni Chowk, un mercado tradicional con una actividad vertiginosa, veremos puestos de especias, joyas, frutos secos, aceites, tapices, alfombras, etc.

Con un tour por los exteriores del Fuerte Rojo, llamado así por el color de la piedra arenisca con la que se levantaron sus muros, pondremos fin a una ajetreada mañana. Este imponente complejo de más de 49 hectáreas fue palacio de Sha Jahan y tardó más de diez años en construirse.

En este lugar tendremos también una parada para tener una experiencia de un té (chai) local.

De Jama Masjid pondremos rumbo al gran mausoleo de Mahatma Gandhi: Raj Ghat. Bajo una imponente losa de mármol negro, que recoge sus últimas palabras (“Hey Ram”; en español, “Oh Señor”), descansan los restos del líder hindú, que fue incinerado en 1948 exactamente en ese mismo lugar. En Raj Ghat se respira emotividad y mucho respeto por el que se ha considerado el padre de la India moderna. A este lugar, rodeado de una agradable zona ajardinada, acuden peregrinos de todos los rincones de la India para rendir homenaje al gran icono de la paz mundial.

Tras de la visita de la vieja Delhi procedemos a la Nueva Delhi que refleja el legado que los británicos dejaron atrás. Exploraremos Puerta de la India, que conmemora a los soldados muertos en la Primera Guerra Mundial y en las Guerras Afganas de 1919, o la actual residencia del presidente, Rashtrapati Bhavan, entre otros edificios gubernamentales.

A continuación nos dirigiremos a Qutab Minar. Desde lo lejos, seremos capaces de distinguir el monumento islámico más antiguo de Delhi ya que alcanza nada más y nada menos que una altura de 72,5 metros. 378 escalones separan la base de la cima, desde la que se puede disfrutar de vistas impresionantes de la ciudad. Allí descubriremos uno de los rincones más desconocidos, el Agrasen ki Baori: un pozo tradicional del siglo XIV que se construyó durante el periodo Tughalq del sultanato de Delhi. Una auténtica maravilla arquitectónica que seguro nos sorprenderá.

Luego tendremos el resto de la tarde libre para explorar el mercado de Connaught place, el centro neurálgico de la capital con un contínuo movimiento.

Para finalizar este maravilloso día, visitaremos el templo sikh Gurudwara Singh Sabha Palma, del que sobresale su llamativa cúpula, pondrá el broche final a una jornada muy fructífera.

Día 4: Delhi - Agra. Una ventana a los monumentos mogoles

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Fuerte de Agra
ALOJAMIENTO Hotel

Nos despertamos un día más en Nueva Delhi con la inquietud y exaltación de quien sabe que le esperan muchas sorpresas. Ayer ya gozamos de algunas de las estampas más típicas del país y hoy vamos a mudarnos de estado para hacer lo mismo: acumular recuerdos imborrables. Pero no sin antes recargar las pilas con un desayuno completo en nuestro hotel.

Poco después de desayunar, nos embarcaremos en un viaje por carretera en dirección al sur que nos llevará alrededor de cinco horas. 204 kilómetros separan Nueva Delhi de Agra, hogar del mundialmente famoso Taj Mahal y una de las ciudades más pobladas del estado de Uttar Pradesh. Así que vamos a relajarnos y aprovechar el trayecto para listar los imprescindibles de nuestro nuevo destino.

Nada más llegar a Agra, efectuaremos el check-in en el hotel y nos reuniremos después de comer para una primera toma de contacto con las construcciones más históricas, de entre las que destaca el Fuerte Rojo, que no deberemos confundir con el monumento homónimo ya visitado en Nueva Delhi. El plato fuerte, el Taj Mahal, lo dejaremos para el siguiente día. No queremos que el posible cansancio de los trayectos haga mella en nuestra visita a una de las siete maravillas del mundo. No nos lo perdonaríamos.

Será el curso del río Yamuna el que nos conduzca hasta el Fuerte Rojo, una muestra del legado del imperio mogol construido por el emperador Akbar entre 1565 y 1573. En su interior alberga palacios señoriales y edificios de diferentes estilos arquitectónicos que no nos dejarán indiferentes. Desde cualquiera de sus ventanas, es posible divisar la silueta del Taj Mahal pero no nos apresuremos; lo bueno siempre se hace esperar.

También disfrutaremos de un paseo en la vieja Agra, explorando sus bellos callejones. Cuando uno se adentra aquí, mira dentro de las tiendas y la vida de las personas para conocer su cultura más en profundidad y la actualidad de una ciudad que tiene una historia duradera que precede y va más allá de la gloriosa era del Taj Mahal; una ciudad mercantil próspera durante finales de la era Mogola y los días del Raj británico.

Regresaremos al hotel para cenar y descansar lo que necesitemos para afrontar el siguiente día con la mejor de nuestras sonrisas.

Día 5: Agra – Fatehpur Sikri – Jaipur. Completando el Triángulo Dorado

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Fatehpur Sikri Taj Mahal
ALOJAMIENTO Hotel

Con la salida del sol nos dirigiremos por fin al Taj Mahal, un edificio faraónico que está en la lista de las siete maravillas del mundo. Y no es una casualidad. El monumento más icónico de la India es un despliegue inusitado de belleza y simetría, y también un canto al amor. Este impresionante mausoleo, construido en el s. XVII, encierra una historia de amor tan bonita como trágica. Shah Jahan, emperador mogol, se casó con Arjumand Banu Begum, quien pasaría a ser conocida como Mumtaz Mahal (“La elegida del palacio”) después de la ceremonia de la boda.

Tras años de dulce convivencia, nada hacía presagiar que en el parto del decimocuarto hijo de los dos enamorados, Mumtaz fallecería. Dicho acontecimiento sumió a Shah Jahan en una profunda depresión que le llevaría a ordenar construir el mausoleo más espectacular del planeta. Fue precisamente la tristeza del emperador mogol lo que motivó el levantamiento del Taj Mahal en 1632.

Sus impecables paredes de mármol, con incrustaciones de diferentes tipos de piedras preciosas, no solo son un regalo para la vista sino que también transmiten la sensibilidad y el romanticismo de una relación amorosa que se vio truncada por el infortunio. Además del conmovedor exterior del Taj Mahal, llaman mucho la atención sus cuidados jardines, con el agua como elemento central.

Después de visitar esta maravilla, subiremos al mismo autobús eléctrico que nos ha llevado del aparcamiento a la entrada del edificio para regresar al mismo. Allí nos estará esperando el vehículo que nos conducirá a Fatehpur Sikri, el siguiente alto en nuestro camino. Aún conmovidos por la sublimidad del Taj Mahal, recorreremos cerca de 40 km antes de alcanzar la ciudad fantasma de Fatehpur Sikri.

Su estado actual difiere enormemente de su glorioso pasado. Construido entre 1571 y 1585 por el emperador Akbar, este complejo palaciego fue en su día un sueño. Pero duró muy poco. Después de catorce años de ocupación, durante los cuales se construyeron edificios gubernamentales y religiosos de gran belleza, la ciudad fue abandonada. Se cree que la falta de agua por la ausencia de pozos motivó su despoblación. Pasear por Fatehpur Sikri es enfrascarse en un viaje en el tiempo. ¡Vamos a disfrutarlo!

Terminada la visita, nos incorporaremos nuevamente a la carretera con rumbo a Jaipur, el último destino del Triángulo Dorado que nos queda por explorar. El color rosado de las fachadas de la capital de Rajastán explica por qué muchos se refieren a ella como la ciudad rosa. No obstante, no existe consenso a la hora de esclarecer por qué este color predomina en la arquitectura.

Hay quien sostiene que el maharajá Sawai Jai Singh, fundador de la ciudad, quiso reproducir el color de los edificios de arenisca roja característicos del imperio mogol. Otras voces consideran que este sobrenombre se debe a la visita del Príncipe de Gales a principios del s.XX. Según esta versión, el color rosa representa la hospitalidad de los lugareños que, para dar una calurosa bienvenida al príncipe, habrían teñido los principales edificios de la ciudad de rosa. Fuere como fuere, Jaipur nos conquistará con sus múltiples atractivos.


NOTA: El Taj Mahal está cerrado los viernes.

Día 6: Jaipur. Un día en la ciudad rosa

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Jaipur Fuerte Amber
ALOJAMIENTO Hotel

Buenos días, Jaipur. La “ciudad rosa” de la India enamora a primera vista gracias a su arquitectura perfecta y bella. Asimismo, empezarás el día con un desayuno delicioso en el hotel. A continuación, realizaremos una visita por la urbe que incluye lugares increíbles. En primer lugar, el City Palace, un complejo abrumador de exquisitos palacios, jardines, patios, arte decorativo y puertas talladas. Fue construido en el siglo XVIII y es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

A continuación, el Jantar Mantar, el observatorio más grande del país, el mejor conservado y aún en funcionamiento. Construido en el siglo XVIII cuenta con una colección de 19 instrumentos arquitectónicos astronómicos. Además, posee el reloj de sol de piedra más grande del mundo.

Más tarde, llegaremos al templo de Baldev ji, donde se puede encontrar la tradición y cultura local, y el templo de Galta ji, construido en piedra rosa. Este último cuenta con una serie de pabellones con techos redondeados, pilares tallados y paredes pintadas. Se trata de un complejo situado alrededor de un manantial natural y cascadas que crean dos piscinas escalonadas, utilizadas para bañarse por los peregrinos.

Luego, subiremos a las colinas de Araveli, donde se encuentra el impresionante Fuerte Nahargarh situado en la cima, un punto desde el que tendremos unas privilegiadas vistas panorámicas de la ciudad. Por la tarde, nos moveremos en jeep hasta alcanzar el Fuerte Amber, construido bajo las órdenes de Raja Man Singh I en el siglo XVI y acabado en el siglo XVIII. Posee grandes murallas y puertas y senderos empedrados. Además, el fuerte tiene al frente el lago Maota. Es sencillamente espectacular. Una vez acabado el día, regresaremos al hotel, donde nos espera la cena.

Día 7: Jaipur – Amritsar. Espiritualidad en cada rincón

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Ya llevamos varias jornadas en un país intenso y singular, del cual nos sentimos cada día un poco más enamorados. Hemos aprendido que cuando los indios mueven la cabeza de izquierda a derecha, nos quieren decir “sí”, y puede que nos hayamos cruzado con algún monje nómada sadhu acostumbrado a vivir en la austeridad. Poco a poco el país nos va atrapando; algo nos dice que va a significar un punto y aparte en nuestro diario de viajes.

Seguimos la aventura, entonces. Hoy nos olvidaremos de las programaciones del resto de días y disfrutaremos de un día a nuestro aire. ¡Seguro que nos sienta genial! Pero antes, al terminar de desayunar, deberemos dirigirnos al aeropuerto de Jaipur para tomar un vuelo a Amritsar. Volvemos al norte, aunque esta vez Delhi no está en nuestros planes. Durante el vuelo tendremos tiempo de planificar qué vamos a hacer al aterrizar en la ciudad más importante del estado de Punyab y, a su vez, lugar de culto de los sijs.

Al bajar del avión, nos acompañarán hasta el hotel para realizar el check-in. Una vez hayamos completado este trámite, tendremos libertad total para movernos a nuestro antojo. ¿Que nos apetece seguir descubriendo aromas y sabores de la gastronomía india? Es momento de recorrer los puestos callejeros en busca de exquisiteces. Fijarnos en dónde comen los locales nos dará pistas sobre dónde hallar las mejores empanadas picantes o dabeli (un bocadillo típico).

Con el apetito saciado, tal vez nos apetezca vagar por el casco antiguo, lugar donde se fraguó la historia de esta icónica ciudad. Cada calle, cada recoveco, tiene algo que contar sobre los habitantes de Amritsar, que tuvieron un papel muy relevante en la lucha por la libertad de la India. Recordemos el episodio del «carnicero de Amritsar», una masacre en la que murieron miles de personas a manos del Ejército Indio Británico.

Puede que hoy hayamos tenido suficiente con esta lección de historia y nos apetezca relajarnos con unas compras. Telas, alfombras, bordados, zapatos… En los bazares de la ciudad antigua podremos poner en práctica nuestras habilidades de regateo para llevarnos un producto artesanal de calidad a muy buen precio.

Día 8: Amritsar

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Ceremonia Palki Sahib en el templo de Oro Templo de Oro de los Sijs
ALOJAMIENTO Hotel

Llevamos unas horas en Amritsar y hemos percibido que todas las miradas confluyen en el mismo punto: el Templo Dorado. Con más apariencia de palacio que de templo, este resplandeciente complejo es visitado por la mayoría de sijs, al menos una vez en la vida, y suele coincidir con fechas especiales: cumpleaños, matrimonios o nacimientos.

Una pasarela elevada, que atraviesa el lago artificial que rodea el templo donde se bañan los devotos, nos conducirá hasta una de las puertas de entrada del Templo Dorado, situado en pleno corazón de la ciudad y gestionado por voluntarios que se toman muy en serio uno de los preceptos de su religión: hacer el bien. Muchos de ellos sirven platos a los visitantes que se acercan hasta allí sin exigir nada a cambio.

En su interior, que alberga el libro sagrado de los sijs (Guru Granth Sahib), y donde es frecuente escuchar cánticos religiosos, apreciaremos el buen gusto con el que están adornadas las capillas, en términos de arte y arquitectura. Pero lo que realmente sobrecoge es el exterior, adornado con 750 kilos de oro. La mayoría de visitantes aprovechan este escenario para hacerse fotos con las que capturar esta experiencia mágica.

Durante la mañana, también visitaremos Jallianwala Bagh, el lugar donde el general británico Reginal Dyer abrió fuego el 13 de abril 1919 contra centenares de manifestantes que protestaban contra el colonialismo. Murieron miles de personas ese día, y en su memoria se levantó un conmovedor monumento que tendremos la ocasión de contemplar.

De Jallianwala Bagh nos desplazaremos hasta los jardines de Ram Bagh, que significa “jardín del descanso”. Es un buen momento para relajarse con el sonido del agua y dar un paseo por los caminos que dirigen a los dos pabellones donde es posible refrescarse en verano.

Al llegar la tarde disfrutaremos de tiempo libre que podremos dedicar a descansar, si la vorágine ha hecho mella en nuestro cuerpo, o a seguir explorando los encantos de Amritsar. En la frontera con Pakistán, en el pueblo de Wagah, se celebra cada día una ceremonia de cambio de guardia que atrae a miles de personas. Se trata de un espectáculo patriótico en el que no faltan bailes, gritos y cánticos de todo tipo. Puede ser un plan a contemplar (opcional) si todavía conservamos fuerzas. Muchos turistas optan por el taxi compartido para llegar hasta allí.

Por último, antes de enfundarnos en el pijama, volveremos al Templo Dorado con una misión: observar esta joya iluminada de noche y asistir a la ceremonia Palki Sahib, mediante la cual se guarda el libro sagrado Guru Granth Sahib en un palanquín dorado. Suficiente por hoy, ¿no? Nos vamos a descansar.

Día 9: Amristar - Delhi - España

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Vuelo

Ha llegado el día de decir adiós a Amritsar, que nos ha deleitado con su patrimonio religioso-cultural y la hospitalidad de sus gentes. Con las emociones a flor de piel, hacemos las maletas para trasladarnos al aeropuerto. Allí tomaremos el avión que nos llevará de vuelta a Delhi. El viaje está llegando a su fin pero todavía nos quedan algunas horas para hacernos a la idea.

Vamos a ponernos cómodos para afrontar nuestro último vuelo nacional. Aunque hemos cumplido una semana fuera de casa, nos parece que fue ayer cuando despegamos rumbo a la India. Tenemos claro que es un país vibrante que hay que visitar por lo menos una vez en la vida. Y los recuerdos que nos vienen a la memoria refuerzan este planteamiento.

Al aterrizar en Delhi, exprimiremos al máximo los últimos instantes. En los traslados al hotel o al restaurante cercano al aeropuerto donde se nos servirá la cena, tendremos la oportunidad de rememorar nuestra excitante estancia aquí los primeros días, cuando todavía no nos habíamos perdido entre el caos ni nos habíamos fotografiado con los locales.

A la hora acordada, pondremos rumbo al aeropuerto internacional Indira Gandhi, el mismo que fue testigo de nuestra cara de entusiasmo al poner un pie en la India. Allí cogeremos el vuelo de regreso a España. En poco tiempo, el trajín de los vendedores, el ruido de los cláxones y los animales en libertad campando por las calles van a ser cosa del pasado.


NOTA: El vuelo internacional de regreso debe ser a partir de 00:00 horas

Día 10: ¡Hasta la próxima!

RÉGIMEN Según itinerario
Transporte Vuelo

¡Acabas de volver y ya tienes ganas de viajar otra vez! Normal, has disfrutado mucho y vivido experiencias increíbles. Ahora toca contar anécdotas e historias y mostrar las fotografías… Y, sobre todo, pensar en el próximo viaje.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Circuito en hoteles categoría Estándar

Mansingh Palace, Agra
Agra, India

Mansingh Palace, Agra

Circuito en hoteles categoría Superior

The Suryaa Delhi
New Delhi, India

The Suryaa Delhi

The Leela Ambience Convention Hotel Delhi
New Delhi, India

The Leela Ambience Convention Hotel Delhi

DoubleTree by Hilton Agra
Agra, India

DoubleTree by Hilton Agra

Golden Tulip Jaipur
Jaipur, India

Golden Tulip Jaipur

Four Points By Sheraton Jaipur, City Square
Jaipur, India

Four Points By Sheraton Jaipur, City Square

Holiday Inn Amritsar Ranjit Avenue
Amritsar, India

Holiday Inn Amritsar Ranjit Avenue

Circuito en hoteles categoría A

Le Meridien New Delhi
New Delhi, India

Le Meridien New Delhi

Taj Hotel & Convention Centre
Agra, India

Taj Hotel & Convention Centre

Crowne Plaza Jaipur Tonk Road
Jaipur, India

Crowne Plaza Jaipur Tonk Road

Hyatt Regency Amritsar
Amritsar, India

Hyatt Regency Amritsar