Camboya: Camboya y Myanmar

Ruta indispensable por dos bellezas asiáticas

explore Conoce el viaje

Camboya: Camboya y Myanmar

Duración Duración
12 días
Tipo de circuito Tipo de circuito
Gran Viaje
Descubre todos los secretos de dos joyas del sudeste asiático
Recorre con Iberojet los lugares esenciales de dos de los países más fascinantes del sudeste asiático. Ambos tardaron en abrirse al turismo internacional, lo que les hace destinos poco explorados en un subcontinente marcado por bellos paisajes, un legado histórico inigualable, una sabrosa gastronomía muy diferente a nuestros paladares y, sobre todo, la amabilidad de sus gentes, siempre dispuestas a acoger con los brazos abiertos a sus visitantes.
Tradiciones, colores y aromas aguardan a los viajeros en este viaje

Ponemos rumbo a dos países, Camboya y Myanmar, en los que el viajero podrá disfrutar de un gran número de experiencias únicas basadas en la cultura local. Monumentos milenarios que guardan las más antiguas tradiciones. Costumbres diferentes basadas en el gran peso de la religión en este rincón del mundo. Gastronomía variada y sabrosa que se ha convertido en un destino por sí misma. Calidez y sonrisas de dos pueblos deseosos de mostrar al mundo sus ricas culturas milenarias.

"Pagodas, montañas, lagos y pueblos se unen en el viaje perfecto por el sudeste asiático"

El viaje comienza en Camboya, cuna de uno de los secretos mejor guardados por la jungla durante siglos: los Templos de Angkor. Un legado de belleza inigualable de la poderosa dinastía Khmer bajo la forma de un enorme complejo de templos y otras construcciones que ocupan cientos de kilómetros cuadrados, entre las que destacan Angkor Wat, considerada como la mayor estructura religiosa jamás construida, y Angkor Thom. El paisaje de la piedra gris mezclada con el verde de la jungla resulta sobrecogedor, sobre todo si se piensa que llevan en pie casi un milenio. Y después pasaremos a Myanmar, un país que hace pocos años comenzó a abrirse al exterior tras décadas de aislamiento, dejando al descubierto un rico patrimonio histórico y toda una serie de paisajes dignos de disfrutar al menos una vez en la vida. La vibrante Yangón con la Pagoda Shwedagon, las antiguas capitales Mandalay y Ava, los miles de templos de Bagan o el apacible Lago Inle conforman un recorrido único para conocer lo esencial de la antigua Birmania.

Emociones nuevas en tu viaje

El plan de viaje a tu alcance

Plan de ruta
1 España - Siem Reap. El viaje más esperado
incluye
  • Sin comidas.
Ciudades visitadas
  • Siem Reap
Iberojet ha preparado para los viajeros más aventureros un gran viaje por dos países exóticos y poco conocidos del sudeste asiático. Myanmar y Camboya harán las delicias de sus visitantes con la calidez de sus habitantes y con todos los secretos que tiene para enseñarles. Desde los templos de Angkor hasta el Lago Inle, pasando por Yangón o las capitales imperiales birmanas. El viaje en avión es el momento perfecto para revisar toda la información acumulada sobre estos países, aunque seguro que hay muchas sorpresas a lo largo del recorrido, porque la belleza de estos países hay que vivirla para creerla. Un viaje por lo esencial de dos ricas culturas que quedarán para siempre en la memoria de los viajeros.
2 Siem Reap. Tomando el pulso a Angkor
incluye
  • Sin comidas.
Ciudades visitadas
  • Siem Reap
Visitas
  • Visita a los templos
  • Paseo en barca
Tras aterrizar en Siem Reap, nos prepararemos para comenzar la visita a una de las zonas más fascinantes del mundo, la de los Templos de Angkor. Empezaremos por Prasat Kravan, del siglo X, el único que fue mandado construir por un alto sacerdote en lugar de por un rey como los demás. Está coronado por cinco torres de ladrillo alineadas que van de la más alta en el centro a las más bajas en los laterales. Uno de los elementos más admirados de este templo son las figuras labradas directamente en el ladrillo que representan personajes sagrados como el dios Vishnú, al que está dedicado este santuario. Seguidamente visitaremos Preah Khan, un templo del siglo XII cuyo nombre significa ‘espada sagrada’ y en el que se puede apreciar cómo la naturaleza se fue abriendo camino con el paso de los años sobre algunos de los edificios de Angkor. Fue construido por el rey Jayavarman VII en honor a su padre tras haber conseguido librar a los khmers de la invasión de los Cham. Pero como ocurre en todo este lugar, los templos son mucho más que un edificio. Así, Preah Khan llegó a albergar un importante centro universitario por el que pudieron pasar casi 100.000 personas. También entraremos en el templo Pre Rup, que sigue el diseño de pirámides a distintos niveles que puede encontrarse en otros templos del recinto de Angkor. Parece que en él se veneraba a varios dioses y se desarrollaban diferentes ritos funerarios, pero este punto no ha sido comprobado científicamente, así que es un secreto que los khmers se llevaron a la tumba. En esta primera jornada en Camboya nos acercaremos también al lago Tonle Sap, gran reserva de pescado de agua dulce de toda la región. En esta gigantesca extensión de agua, la mayor del sudeste asiático, se produce un curioso fenómeno: durante la época de lluvias (entre junio y octubre, aproximadamente) multiplica aproximadamente por diez su tamaño ya que el mar ‘rechaza’ las aguas y los ríos Sap y Mekong se ven obligados a embalsar sus aguas en el Tonle Sap. Uno de sus grandes atractivos son sus aldeas flotantes, cuya ubicación va cambiando en función de la crecida de las aguas y en las que la vida transcurre enteramente sobre el agua, sobre la que están construidas, entre otros, casas, escuelas, templos y restaurantes. Tras un primer día emocionante regresaremos a Siem Reap para retomar fuerzas y seguir al día siguiente con los Templos de Angkor.
3 Siem Reap. Visitando el Angkor Wat
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Siem Reap
Visitas
  • Visita a los templos
Tras amanecer por primera vez junto a los Templos de Angkor, iniciaremos este día un periplo por algunos de los más relevantes, como Ta Keo, del siglo X, uno de los más sencillos dado que quedó inacabado tras la muerte del uno de los reyes que ordenaron su construcción, Jayaviravarman, aunque de gran belleza ya que parece surgir de un lago artificial. Continuaremos con Ta Prohm, del siglo XII y que sirvió como monasterio budista, llegando a albergar más de 12.000 personas en su interior. Es el único que no ha sido ‘rescatado’ de la selva, por lo que ofrece algunas de las imágenes más impresionantes del lugar, con árboles creciendo por encima de los edificios y prácticamente tomando posesión de ellos. Toca ahora el turno a Banteay Kdei, construido entre los siglos XII y XIII, que incluye varias esculturas femeninas y que con el paso del tiempo dejó de ser un espacio para sacerdotes hinduistas hasta quedar en manos de monjes budistas. Después pasaremos a Mebon Oriental, del siglo X y dedicado a Shiva, que forma un gran complejo de 7 kilómetros de largo por 2 de ancho y que en tiempos estaba mayormente cubierto de agua, por lo que solo se podía acceder a él en barca. Y para terminar la mañana visitaremos Srah Srang, un embalse de 800 x 400 metros construido en el siglo X y que probablemente servía para realizar rituales religiosos en el agua, que cuenta con una pequeña isla también artificial en el centro que en tiempos debió sostener un templo. Ya por la tarde visitaremos uno de los enclaves más famosos de Angkor, el templo de Angkor Wat, construido en el siglo XII y el mejor conservado de todos. Un total de 30 años tardó en construirse la que es considerada como la mayor construcción religiosa del mundo y cuya situación junto a un lago la hace aún más imponente, por no hablar de su extensión, de unos dos kilómetros cuadrados. Su torre central, llamada Torre Bakan, con una altura de 213 metros, es una de las imágenes más conocidas de este asentamiento, que es una réplica en miniatura del universo budista, con, por ejemplo, la mítica montaña Meru y sus cinco picos situados en el centro del complejo, como representación de su situación en el centro de ese universo. A tener muy en cuenta: durante la visita a la Torre Bakan de este templo no está permitido ni pantalones cortos ni faldas cortas, así como mostrar los hombros. Además, los niños menores de 12 años no pueden visitarla y el lugar permanece cerrado en los días sagrados budistas, es decir, cuatro veces al mes de acuerdo con el calendario lunar.
4 Siem Reap. Templos de la Puerta Sur
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Siem Reap
Visitas
  • Visita a los templos
Tras desayunar en Siem Reap, nos trasladaremos a la Puerta Sur de los Templos de Angkor para iniciar otra intensa jornada en medio de este histórico lugar. Empezaremos por el Angkor Thom, construido en el siglo XII con una extensión de unos 9 kilómetros cuadrados, la última capital del Imperio khmer y que podría traducirse como Gran Ciudad. Allí visitaremos dos de sus templos, el de Bayón (conocido por sus torres con la cara de Buda por los cuatro lados) y el de Phimeanakas, así como las Terrazas del Rey Leproso y la de los Elefantes (donde aparentemente se desarrollaban las ceremonias tras una victoria militar) o las cámaras reales. Tras este impresionante lugar y después de un sabroso almuerzo camboyano, visitaremos dos joyas de un aspecto diferente a los demás templos, Banteay Srei y Banteay Samre, del siglo XI. El primer templo es una maravilla y fue la única construcción realizada exclusivamente por mujeres en todo el complejo. Su belleza y sus detalles cuidados lo han convertido en una visita imprescindible. Por su parte, el Banteay Samre es del mismo estilo arquitectónico que Angkor Wat, pero presenta ciertas curiosidades como el foso que lo rodea, su santuario central y las cuatro alas comunicadas mediante puentes con esculturas.
5 Siem Reap - Yangón. La bella Myanmar
incluye
  • Desayuno. Cena.
Ciudades visitadas
  • Yangon
Visitas
  • Visita templos y/o pagodas
Siempre da pena decir adiós a Camboya, pero en este caso el motivo es muy bueno: iniciar la visita a Myanmar. Comenzaremos por la ciudad en la que aterrizamos, Yangón, capital del país hasta el año 2005 cuando esta condición pasó a la ciudad de Naipyidó. Esta ciudad que puede ofrecer una imagen algo destartalada en un primer contacto, esconde grandes tesoros que hoy visitaremos. En primer lugar visitaremos la pagoda Chauk Htat Gyi, de seis pisos de altura y una de las más conocidas de la ciudad por albergar una impresionante estatua de más de 60 metros de un Buda reclinado. Aunque la estatua original fue construida en 1907, la que se puede ver actualmente es de 1966 ya que las autoridades locales decidieron demolerla por su mal estado de conservación y erigir una nueva. Y es que algo que los viajeros podrán comprobar en su viaje es que en Myanmar en lo que a monumentos religiosos se refiere, se opta antes por derruir y volver a construir que por rehabilitar la pieza en cuestión, tanto por cuestiones presupuestarias como porque se considera irrespetuoso mantener una estatua de Buda en mal estado. Y como broche dorado a este primer día en Myanmar conoceremos uno de los patrimonios más valiosos de Yangón: la Pagoda Shwedagon. Se trata de una de las más grandes de Asia. Algunos de hecho la consideran como el templo budista más bello del mundo. En todo caso lo que sí es seguro es que se trata de uno de los lugares emblemáticos de la ciudad gracias a su inmensa estupa central, de unos 100 metros de alto y bañada totalmente en dorado. Pero sobre todo por su significado religioso ya que este templo, cuya antigüedad no está clara aunque se cree que puede tener 2.500 años, es el más sagrado del país por contener varias reliquias de Buda, como 8 de sus cabellos o un trozo de tela. Esta visita nos dará también la oportunidad de observar de cerca las costumbres budistas en el momento de la oración, como las ofrendas con aguas y flores. Después de esta increíble visión podremos comprobar de primera mano la famosa amabilidad birmana con una cena de bienvenida en un restaurante local.
6 Yangón - Mandalay. Un día pleno de experiencias
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Mandalay
  • Amarapura
  • Ava
  • Mandalay
Visitas
  • Visita templos y/o pagodas
  • Paseo en coche de caballos
Tras llegar a Mandalay procedentes de Yangón nos trasladaremos a otra de las joyas birmanas, Amarapura, donde visitaremos el monasterio de Mahagandayon, fundado en 1942, y donde viven cientos de monjes y monjas (viven en el mismo edificio pero en zonas separadas y llevan túnicas de colores diferentes --rojas y rosas, respectivamente--). Todos ellos salen cada mañana de este lugar totalmente descalzos para recoger las sencillas donaciones en forma de comida que les hacen los habitantes del lugar, ya que los monjes budistas no pueden cocinarse su propia comida. Muy cerca de allí se encuentra el puente de U-Bein, construido sobre el lago Taungthaman en 1851 y que sigue siendo el más largo del mundo realizado en madera de teka con sus 1.200 metros de longitud. Precisamente, para levantarlo se utilizó la madera que se desechó durante la construcción de palacios y templos de Amarapura y que también sirvió para la construcción de las vías del tren en este país. En total está formado por 1.089 pilares y sigue siendo un lugar de paso habitual para los habitantes de la zona ya que une las dos orillas del lago. Tras almorzar será el momento de visitar otro lugar tan especial de esta zona de Myanmar como es Ava, la que fuera capital del imperio birmano entre los siglos XIV a XIX y cuyo nombre original fue Ratanapura. En un coche de caballos nos desplazaremos primero al monasterio de Me Nu Oak Kyaung (que también aparece en algunos lugares como Maha Aung Mye Bonzan), una imponente construcción de ladrillo y piedra decorada con mosaicos de cristal levantada en 1822 con siete alturas que está dedicado a la reina Me Nu, quien reinó en el país entre 1819 y 1837 haciéndose de hecho con el poder dada la pasividad de su marido, el rey Bagyidaw, y siendo muy temida por su crueldad. Desde las terrazas de este monasterio se pueden ver los numerosos templos y estupas que se encuentran a su alrededor. Después admiraremos el monasterio de Bagaya, construido íntegramente en madera de teka, que data originalmente de finales del XVI, si bien un incendio lo destruyó en 1821 y fue vuelto a construir muchos años después en un emplazamiento diferente, el actual, pero igualmente sobre 267 postes de teka algunos de los cuales llegan a alcanzar los 18 metros de altura. Su uso actual es el de museo y escuela de los niños que viven en aldeas vecinas. Seguidamente regresaremos a Mandalay para ver el considerado como libro más grande del mundo en la Pagoda Kuthodaw. El brillante dorado de esta alta pagoda contrasta con el blanco de los cientos de estupas que la rodean. Cada una de ellas, hasta un total de 729, alberga una página del Canon Pali, que contiene las enseñanzas del budismo Theravada. Una vez terminada esta visita podremos contemplar desde lo alto de Mandalay Hill las vistas a esta zona tan rica en belleza e historia. Por último visitaremos otra maravilla local, el monasterio de madera de Shwenandaw de Mandalay, construido en el siglo XIX enteramente en madera de teka, de ahí que fuera posible su gran riqueza ornamental y la construcción de su tejado a 4 niveles. Es lo único que queda del Palacio Dorado de Mandalay original ya que las bombas japonesas de la II Guerra Mundial castigaron duramente este lugar. De hecho, si hoy en día se puede contemplar es porque fue desmontado pieza a pieza y trasladado durante un tiempo a otro lugar, para ser vuelto a montar en su lugar original una vez terminó la contienda. Se cuenta que el rey Thibaw Min, hijo de Mindon, quiso construir allí mismo este monasterio para honrar a su padre, cuyo espíritu creía que vagaba por ese mismo lugar. Un broche de oro para una jornada tras la que podremos reposar y digerir todo lo visto en Mandalay.
7 Mandalay - Bagan. Crucero hacia Mingun
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Bagan
Visitas
  • Paseo en barca
  • Visita templos y/o pagodas
Comienza en Mandalay otro día para sumergirse en la vida y costumbres de los birmanos. En esta jornada los viajeros iniciarán un crucero por el río Irawadi (o Ayeyarwady), en cuyas orillas se desarrolla la vida de comerciantes y pescadores con los que podrán compartir algunos momentos aprendiendo sobre su forma de vida. Otro momento inigualable para aprender un poco más de la calma y tranquilidad que se respira en este lugar. Una vez en Mingun visitaremos el conjunto de restos arqueológicos que se encuentran en esta localidad, encabezados por la pagoda inacabada de Pahtodawgyi, que comenzó a construirse en 1790 con la idea de que llegara a rivalizar en tamaño incluso con las pirámides de Egipto y nunca llegó a terminarse por motivos que no están muy claros, pero se apunta a que o bien fue por una superstición, o bien porque para su construcción era necesaria mucha mano de obra por lo que generó un gran descontento popular. Sea como fuere, el proyecto se abandonó en 1819 y nunca se retomó. El paso del tiempo y los terremotos han hecho que hoy por hoy solo se pueda visitar por fuera. En la zona también se encuentran la campana de Mingun, probablemente la más grande del mundo en funcionamiento con una altura de 3,7 metros y un peso de 90 toneladas; la Pagoda Myatheindan, de 1816, totalmente blanca y con terrazas en forma de ola, así como las Estatuas Chinthes, dos gigantescas estatuas de 29 metros de alto que aunque han perdido su forma original por la erosión representaban a dos guardianes Chinthes (mitad león, mitad dragón). Tras almorzar en Mandalay, nos desplazaremos al aeropuerto para dirigirnos a nuestra próxima etapa: el histórico Bagan.
8 Bagan. Por fin, Bagan
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Bagan
Visitas
  • Visita templos y/o pagodas
  • Mercado Local
La jornada se presenta emocionante. En Bagan los viajeros podrán familiarizarse con una parte relevante de su pasado, la del Imperio Pagan, que empezó a dar forma a lo que hoy en día es Myanmar. Pero antes de rodearse de piedras y pasado, los viajeros podrán codearse una vez más con los birmanos en uno de sus entornos más cotidianos. Se trata del mercado de Nyaung Oo, en el que podrán contemplar sus alimentos básicos, artesanía o sencillamente pasar un rato charlando con los habitantes de este rincón del país. El primer templo que visitaremos será la Pagoda Shwezigon, una de las mayores joyas de este lugar edificada en el siglo XI y cuya estupa dorada en visible desde muchos puntos de todo el complejo. Después vendrá un templo algo posterior, del siglo XIII, el de Htilominlo, llamado así en honor del rey que ordenó su construcción para adorar a la diosa Fortuna. Y seguidamente nos trasladaremos al monasterio de Nat Taung Kyaung, realizado enteramente con madera de teca y con unas preciosas imágenes talladas. Llega otro de los templos más conocidos del lugar, el Ananda Paya (la palabra paya puede traducirse como ‘templo’ en birmano). No sólo es famosa su belleza, sino la destreza de los artesanos de la etnia Mon encargados de su construcción en madera, piedra, vidrio y estuco. Por cierto, que este grupo étnico es el ‘responsable’ de dos cuestiones fundamentales de Myanmar, como la religión mayoritaria, el budismo, y la escritura, denominada pali y perteneciente a la familia del sánscrito. Alberga 4 estatuas de Buda muy veneradas, cada una de las cuales mira a un punto cardinal y con una postura diferente. Y por último, los templos de Sulamani Pahto, levantado en el siglo XII, y el de Dhammayangyi, muy reconocible por su color rojizo y su forma de pirámide. La construcción de este templo fue ordenada por el rey Narathu, conocido por ser especialmente sanguinario y cruel. Tanto es así, que se dice que los escombros que tiene en su interior, que no quedó totalmente acabado, fueron colocados por los trabajadores que levantaron el templo como venganza por los maltratos que sufrieron por parte del monarca. Aún en la zona de Bagan conoceremos otro tipo de arte birmano, el lacado, conocido también como Pan Yun, cuyas raíces pueden encontrarse en una región de Tailandia, Chiang Mai. Hecho con fondo negro y adornado con colores vivos, está recubierto de un barniz natural que en contacto con el aire adquiere un color más oscuro. El final del día aguarda una sorpresa para los viajeros: una bella puesta de sol desde lo alto de uno de los templos de Bagan.
9 Bagan - Lago Inle. Inle, el gran lago birmano
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Heho
  • Lago Inle
Visitas
  • Panorámica de Lago Inle
En esta jornada llegaremos al Lago Inle tras tomar un vuelo entre Bagan y Heho. Esta gran masa de agua de unos 115 kilómetros cuadrados se encuentra en pleno corazón de Myanmar y también en todos los corazones de quienes la han visitado. Resulta especialmente llamativa la forma en que los pescadores de la etnia Intha desarrollan su labor. Apoyados sobre una única pierna, haciendo auténticos equilibrios, manejan sus redes en forma cónica admirablemente mientras reman con la otra pierna. Otro de los grandes espectáculos visuales de esta zona son las casas conocidas como ‘flotantes’ de las cerca de 200 aldeas que se han instalado en las orillas del lago. No flotan sobre el agua sino más bien sobre el aire, ya que han sido levantadas sobre palafitos para huir tanto del agua como de los numerosos animales que viven en esta región. La pesca no es la única actividad de sus habitantes ya que los viajeros podrán observar cómo elaboran mezclando madera y tabaco una especie de puros a los que llaman cheroots, o cómo tejen las fibras de los tallos de flor de loto para hacer unas coloridas telas que se venden como diversos complementos, desde pañuelos hasta bolsos. También podrán observar la recolección en barcas de frutas y hortalizas de sus ‘huertos flotantes’, que construyen enlazando algas hasta formar pequeñas estructuras que sujetan con largas cañas al fondo del lago. Después de las escenas más cotidianas pasaremos a conocer el monasterio que más fieles recibe de la región, el de Ngaphechaung, en el que hasta hace no muchos años los monjes que lo habitan ofrecían a los visitantes un espectáculo en el que algunos felinos amaestrados saltaban a través de un aro o otro tipo de curiosas acrobacias. Pero lo que sí queda allí es una nutrida colección de figuras de Buda que los fieles han ido depositando en el monasterio de procedencias y épocas muy diferentes. Y antes de disfrutar de otra rica cena birmana llega el momento de conocer una curiosa costumbre religiosa en este país dentro de la Pagoda Phaung Daw Oo: la colocación sobre las estatuas de buda de finas hojas de pan de oro. Tanto es así que las figuras de Buda que se encuentran dentro de esta pagoda han perdido por completo su forma original. Pero este ritual no puede ser realizado por mujeres ya que solo los hombres pueden acercarse tanto a las imágenes de Buda.
10 Lago Inle - In Thein - Lago Inle. Miles de estupas
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Lago Inle
Visitas
  • Visita templos y/o pagodas
  • Paseo en barca
Amanece en el Lago Inle y los viajeros podrán disfrutar en esta jornada de uno de esos espectáculos que sólo pueden verse en un país de gran tradición religiosa como Myanmar. Se trata de un conjunto de cerca de un millar de estupas que fueron levantadas unas pegadas a otras a lo largo de varios siglos, pero sobre todo en el XVII y el XVIII. Están realizadas en ladrillo, si bien los viajeros podrán comprobar que muchas de ellas han sido totalmente restauradas y ofrecen ahora un aspecto encalado y mucho más moderno. Seguro que los viajeros encuentran un momento para pararse a escuchar los cientos de campanitas que adornan la parte superior de las estupas. Un memorable concierto. Una vez terminada la visita al bosque de estupas nos trasladaremos al pueblo de Inpawkhon, donde los habitantes elaboran diversas artesanías, siendo los más destacados los tejidos con fibras de flor de loto, de gran suavidad y cada vez más utilizado por firmas de alto nivel en los países occidentales, que ellos mismos emplean para crear complementos varios, como bolsos o pañuelos. Tras un sabroso almuerzo birmano, los viajeros dispondrán de varias horas para elegir la forma en que quieren disfrutar de la última tarde en el Lago Inle.
11 Lago Inle - Heho - Yangón. La vibrante Yangón
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Heho
  • Yangon
Tras amanecer en el Lago Inle, los viajeros se desplazarán al aeropuerto de Heho para regresar a Yangón, donde pasarán a su aire estas últimas horas en Myanmar. Una buena manera de despedirse de este precioso país es visitar la Pagoda de Ngahtatgyi, que alberga una estatua de buda de más de 6 metros de alto. O también dar un paseo por alguno de los lugares de paso habitual de los residentes de esta ciudad, como el mercado de Bogyoke o el People’s Park. Y si se quiere saber algo más sobre la historia del país se puede visitar el Museo Nacional, situado junto al centro histórico de la ciudad. Para obtener una visión general de la ciudad se puede ascender al piso 20 de la Torre Sakura, o bien se puede tomar el tren circular que recorre la ciudad y sus alrededores, en el que se puede hacer el recorrido completo de 3 horas o parar en alguna de sus estaciones y regresar a la ciudad en taxi, un medio de transporte económico y muy habitual. Si lo que quiere el viajero es conocer algo más de la historia reciente del país, el Museo Bogyoke Aung San le mostrará la casa en la que vivió el general Aung San, considerado como padre de la actual Birmania y padre biológico de Aung San Suu Kyi, la actual líder birmana y premio Nobel de la Paz. Ella permaneció en arresto domiciliario durante cerca de 20 años y ostenta el cargo de consejera de Estado al no poder ser presidenta dado que sus hijos, británicos, no tienen la nacionalidad birmana. Otra posible visita es precisamente la casa en la que sufrió el arresto domiciliario, si bien solo puede verse desde fuera. Una vez llegada la noche y para despedirse de la mejor manera de Yangón, hay varias opciones como por ejemplo conocer el mercadillo nocturno que se abre en Chinatown o bien otros mercadillos que se instalan en la ciudad. También puede ser el momento de entrar por última vez en las teterías birmanas para socializar con los amables birmanos y degustar nuevas delicias para el paladar.
12 Yangón - España. Adiós Myanmar
incluye
  • Desayuno.
Ciudades visitadas
  • Yangon
Ha llegado el día de despedirse de Camboya y Myanmar. Pero seguro que es un hasta luego porque estos dos países se quedan para siempre en los corazones de quienes los visitan. Aunque el desayuno pueda ser algo triste, seguro que los viajeros aprovecharán para recordar los momentos más divertidos y las mayores sorpresas del viaje, que habrán sido muchas. En el camino de vuelta será el momento de revisar todas las fotos hechas y de quedar para volver a verse en breve con los amigos hechos durante el viaje.

¿Quieres saber más de Camboya y Myanmar?

Indispensables para tu viaje
DOCUMENTACIÓN NECESARIA

Para viajar a Camboya los españoles necesitamos visado y su extensión máxima es de un mes desde la entrada en el país. Se puede tramitar en los aeropuertos internacionales de Siem Reap y Phnom Penh, aportando la documentación necesaria: pasaporte, fotografías y una tasa que solo se puede pagar en dólares. También se puede obtener por internet, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de Camboya: https://www.evisa.gov.kh/ Además, también necesitamos tener el pasaporte en vigor y con al menos seis meses de validez desde la fecha de entrada en el país. En caso de no tenerlo de que esté caducado, se debe pedir cita cuanto antes para obtenerlo o renovarlo en el teléfono 060 o en la web www.citapreviadnie.es.

Para entrar en Myanmar es necesario tener el pasaporte en vigor, y con al menos seis meses de validez desde la entrada en el país. Si no tienes pasaporte o no cumple esos requisitos, puedes pedir cita para obtenerlo o renovarlo llamando al 060 o en la web www.citapreviadnie.es. También necesario obtener un visado, que se conceden con una validez de 3 meses.

Moneda

La moneda de Camboya es el riel, pero lo cierto es que resulta más cómodo y eficaz disponer de dólares estadounidenses, que aceptan en todas partes. El cambio suele estar entorno a los 4.700 rieles por un euro, aunque es conveniente consultar el cambio antes del viaje. La moneda local está tan devaluada que lo habitual es viajar con dólares, mucho más apreciado incluso por los camboyanos que su propia moneda, así que no es necesario molestarse en cambiar dinero para conseguir moneda local. Además, Camboya es de esos pocos países en los que prácticamente no circulan monedas que fraccionen su divisa, ya que la inflación es tan elevada que el Banco Central del país dejó de emitir monedas en 1994. El origen de esta curiosa situación del riel hay que encontrarlo en la decisión de los sangrientos Khmers Rojos de Pol Pot de suprimir la moneda como sistema de pago en 1975 y la ineficaz reintroducción del riel realizada tras el fin de su régimen.

La moneda oficial de Myanmar es el kyat (pronunciado ‘chat’) y el cambio está en torno a los 1.600 kyats por cada euro, si bien conviene consultar el cambio antes de iniciar el viaje en alguno de los conversores de divisas que se pueden encontrar en Internet. Para las transacciones que hagan los viajeros en Myanmar lo mejor es hacerlo con la moneda local, ya que aunque aceptan dólares y euros, especialmente si hablamos de cantidades en el entorno de los 100 euros, las autoridades están fomentando el uso de la moneda local. Si se opta por pagar con dólares, deben estar en buen estado, ya que de lo contrario puede que no los acepten. El aeropuerto es un lugar muy aconsejable para efectuar el cambio de moneda, ya que el tipo de cambio es bueno, así como en los bancos que puedas encontrar durante el viaje. Por el contrario, conviene evitar hacer cambios en el mercado negro, muy habitual, pero que suele hacerse en peores condiciones para el viajero. Y salvo las monedas o billetes que se quieran llevar los viajeros como recuerdo, lo mejor es salir del país sin kyats ya que fuera de Myanmar es muy difícil cambiarlos.

Tarjetas de crédito
En estos países, el uso de tarjetas de crédito y débito está aún limitado a las grandes ciudades y a algunos establecimientos como centros comerciales y algunos restaurantes y hoteles, así que es mejor optar por el dinero en metálico. La presencia de cajeros automáticos se limita también a algunos puntos de las principales ciudades.
Divisas

Está prohibido entrar o salir de Camboya con rieles porque los rieles no son convertibles. Lo que sí se puede cambiar son dólares a rieles, aunque lo más habitual es pagar en dólar y con billetes de baja denominación. A la hora de recibir el cambio se debe ser extremadamente cuidadoso ya que por este país circulan un gran número de dólares falsos de todo tipo.

No existen restricciones en cuanto a la cantidad de dinero con la que se puede entrar a Myanmar siempre que sea moneda no nacional, pero las cantidades que excedan los 10.000 dólares (unos 8.100 euros) deben ser declaradas a la entrada al país.

Salud
Para viajar a Myanmar y Camboya no es obligatorio ninguna vacuna, especialmente si se van a visitar las zonas que incluyen los circuitos de Iberojet, aunque como en todos los viajes a lugares lejanos las autoridades españolas suelen recomendar algunas vacunas. En el caso de Camboya, si el último mes se ha visitado países en los que sí existe riesgo de transmisión de la fiebre amarilla debe informarse en el siguiente link: http://msc.es/profesionales/saludPaises.do) y se recomienda la vacuna del tétanos, encefalitis japonesa, hepatitis A y B, tifus y rabia.

Es en todo caso aconsejable llevar un repelente de mosquitos, que proliferan en los climas húmedos como el de Myanmar. También es conveniente tomar las precauciones habituales cuando se viaja a destinos lejanos, como consumir únicamente agua embotellada, apostar por los alimentos bien cocinados y beber abundante agua para evitar la deshidratación por el calor.

Información general
Idioma

El idioma oficial de Camboya es el khmer o camboyano. No obstante, el inglés es de uso común en las zonas turísticas, incluso se puede encontrar algún guía que hable algo de castellano.

El idioma oficial de Myanmar es el birmano, hablado aproximadamente por dos tercios de la población, pero en este país conviven otras 100 lenguas, aunque no son oficiales. El inglés se enseña como segundo idioma, así que no es difícil comunicarse con ellos. La lengua escrita es prácticamente ilegible para un no birmano, ya que a nuestros ojos es una sucesión de círculos y semicírculos, pero es habitual que en los lugares turísticos se romanicen las palabras para que puedan ser parcialmente entendidas por los viajeros.
Corriente eléctrica
El voltaje de estos países es de 220V, por lo que los aparatos electrónicos procedentes de España no tienen problemas en este país. Aunque los enchufes suelen ser como los nuestros, también puede darse el caso de encontrarse alguno con dos clavijas cuadradas o con tres, por eso es recomendable llevarse un adaptador.
WiFi
En Camboya se puede encontrar Wifi en la mayoría de hoteles y restaurantes, además la conexión en general suele ser bastante buena. No obstante, en ocasiones la red puede estar saturada y caerse, por lo que se recomienda hacerse con un modem USB 3G si se quiere estar conectado en todo momento.

En lo relativo a la WiFi se nota que Myanmar está aún en fase de desarrollo, por lo que se puede encontrar en hoteles y restaurantes, pero cuanto más pequeña sea la población menos probabilidades de encontrar hay. Si se desea disfrutar de WiFi en lugares apartados siempre está la opción de comprar una tarjeta SIM con Internet consultando siempre antes las tarifas.

Hora local
La diferencia horaria de Camboya es de seis horas más que en España y en Myanmar, la diferencia es de cinco horas y media.
Clima

Camboya es un país de clima tropical y subtropical. El mes más caluroso es abril, en el que pueden alcanzarse los 40 grados con una importante humedad, y el más ‘frío’ es enero, con unos 28 grados. Cada época tiene sus encantos, ya que, al contrario de lo que pueda pensarse, la época de lluvias, que coincide con nuestro verano, es buena para visitar los Templos de Angkor porque la lluvia les otorga una belleza especial.

Myanmar es un país de clima tropical por lo que a lo largo de todo el año las temperaturas son cálidas, salvo en las zonas más montañosas, donde pueden descender sensiblemente. Tiene además tres estaciones claramente diferenciables: la lluviosa, de junio a septiembre, con precipitaciones abundantes pero que no impiden visitar el país; la de temperaturas más suaves con entre 20 y 25 grados, que se extiende entre octubre y enero; y la más calurosa, entre febrero y mayo, cuando las temperaturas pueden superar fácilmente los 30 grados.

right2
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Pulsando Acepto consideramos que aceptas su uso.