Myanmar: Myanmar esencial

Ruta imprescindible por la fascinación birmana

explore Conoce el viaje

Myanmar: Myanmar esencial

Duración Duración
9 días
Tipo de circuito Tipo de circuito
Gran Viaje
Descubre los rincones imprescindibles de un país que se ha abierto recientemente al mundo
Una ruta por la esencia de un país que mantuvo casi en secreto durante muchos años todos sus encantos. Un viaje para conocer los rincones más especiales de Myanmar. La antigua Birmania ofrece al viajero un recorrido por sus bellezas naturales y por su impresionante legado cultural, acompañados siempre por la sonrisa y la calidez de los birmanos.
Un recorrido por las mayores joyas de la exótica Myanmar

Nos adentramos en la esencia de un país con un riquísimo patrimonio histórico y natural que rinde a sus pies a todo aquel que lo visita. Una rica cultura, una gran mezcla étnica, una deliciosa gastronomía y unos paisajes inigualables que hacen de toda visita a Myanmar una experiencia única. Y todo ello bajo la cálida mirada de un pueblo, el birmano, deseoso de compartir su forma de vida con todos los viajeros que se acercan a ellos.

Ciudades, lagos y montañas muestran su cara más exótica en este periplo por la antigua Birmana

Este periplo imprescindible comienza por la hasta hace poco capital de Myanmar, una ciudad llena de historia e historias que tienen como marco algunas de las joyas arquitectónicas del país como la Pagoda Shwedagon. Una ciudad llena de vida pero sin un elemento fundamental en las ciudades del sudeste asiático, las motos, que fueron prohibidas por las autoridades locales. Su reciente apertura al exterior hace de ella uno de los lugares menos explorados del subcontinente y, justo por ello, uno de los más atractivos. Y del paisaje urbano a la tranquilidad del Lago Inle, donde los viajeros podrán contemplar algunas de las costumbres más ancestrales de los birmanos como las curiosas técnicas de pesca de la etnia Intha. Después un viaje al exuberante pasado del país, con los 2.000 templos de Bagan como escenario, así como con las antiguas capitales imperiales de Mandalay, Amarapura, Ava y Sagaing. En resumen, un viaje imprescindible por uno de los rincones más amables y acogedores de Asia.

Emociones nuevas en tu viaje

El plan de viaje a tu alcance

Plan de ruta
1 España – Yangon. La aventura birmana
incluye
  • Sin comidas
Ciudades visitadas
  • Yangon
Myanmar, el país que ya espera a los viajeros que decidan vivir con Iberojet una aventura única, es todavía un desconocido para la mayoría. Tras haber estado aislado del resto del mundo durante décadas por el severo régimen impuesto por la Junta Militar, hace aún pocos años que decidió abrirse al mundo y dejar entrar a todos los viajeros que deseen disfrutar de su rico legado histórico y de sus costumbres. Pero la mayor joya de este país es sin duda su gente. Amable, acogedor y siempre sonriente, el pueblo birmano recibe de manera inigualable a los viajeros que quieren aprender más de sus vidas y sus costumbres. Algo que resultará llamativo a los viajeros es el gran peso que tiene el budismo en el día a día de los birmanos. De hecho, no sólo tendrán que despojarse de sus zapatos cuando entren en algún recinto religioso, sino que tampoco podrán usar calcetines, tal como sí ocurre en otros países del sudeste asiático, ya que en estos lugares es necesario caminar descalzo. También será difícil despojarse de algunos hábitos que los viajeros traen de fuera, como es llamar Birmania al país o Rangún a su antigua capital. Y es que un buen número de topónimos fueron cambiados por la Junta Militar en 1989 para volver a denominaciones que, a su juicio, mostraban mejor el carácter del país. Los militares intentaron también que la ciudad que prácticamente crearon de la nada para convertirla en capital, Naipyidó, recibiera a varios millones de habitantes, pero no fue así y hoy por hoy vive cerca de un millón de personas en una ciudad pensada para varios millones, como demuestra el hecho de que construyeran grandes avenidas con 20 carriles para vehículos.
2 Llegada a Yangon. Bienvenidos a Yangón
incluye
  • Sin comidas
Ciudades visitadas
  • Yangon
Tras el largo vuelo, llega la recompensa. Los viajeros están ya en Yangón, donde en este primer día completo de viaje dispondrán de varias horas para vivir a su aire sus primeras experiencias en Myanmar. Es sin duda la mejor forma de tomar contacto con una realidad muy diferente, pero que seguramente enamorará a los visitantes. Opciones hay muchas, y seguro que la mayoría de viajeros llegan ya con las ideas claras sobre qué lugares visitar en Yangón, pero por si no es así, ahí van algunas sugerencias. Un lugar ineludible es la Pagoda Ngahtatgyi, en cuyo interior reina una estatua de Buda sentado de unos 6 metros de alto que impresiona a todos los visitantes. Pero si se prefiere una experiencia más cotidiana, no hay nada como mezclarse con los birmanos en el mercado de Bogyoke Aung San y conocer muy de cerca las costumbre culinarias del pueblo, o también en el People’s Park, cuya extensión permite dar un agradable paseo junto a los habitantes de esta urbe. La altísima Torre Sakura ofrece unas magníficas vistas de la ciudad desde su piso 20, ideal para los que gustan de disfrutar de las ciudades desde las alturas. Pero también se obtienen unas estupendas panorámicas, si bien a ras de suelo, con el tren circular que en 3 horas recorre buena parte de los barrios de Yangón y sus alrededores a un precio muy económico. La historia de uno de los personajes más queridos de este país puede encontrarse en el Museo Bogyoke Aung San, dedicado al gran fundador de la Myanmar actual, más conocido en occidente por ser el progenitor de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, que ocupa actualmente un cargo muy elevado, pero no el de presidenta, ya que su condición de esposa de un ciudadano extranjero, británico en concreto, se lo impide. Tras varias horas conociendo lugares y monumentos, seguro que los viajeros tienen hambre no sólo de la comida típica birmana, sino de conocer el lado más divertido de Yangón, su ocio nocturno. Se concentra en buena parte en el barrio chino o Chinatown, donde hay un mercado nocturno con numerosos puestos en los que degustar algunas delicias del país. Y también es buena idea entrar en contacto con unas ‘instituciones’ que bien podrían asemejarse a los tradicionales bares españoles, las teterías birmanas.
3 Yangón - Heho - Lago Inle. De monasterios y vinos
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Heho
  • Lago Inle
Visitas
  • Visita templos y/o pagodas
  • Paseo en barca
El día comienza en Yangón pero en seguida nos iremos a tomar el vuelo hacia Heho para iniciar la visita a uno de los lugares más interesantes para conocer la vida cotidiana de los birmanos, el Lago Inle, un lugar lleno de tradiciones y costumbres en el que no faltan algunos de los más bellos edificios del país. Tras llegar por carretera a Nyaung Shwe, una localidad muy cercana al lago, iniciaremos la visita a esta zona con el monasterio de madera de Shwe Yan Pyay, que llama la atención por el color rojo con el que fue pintada la madera de teka en la que está hecha. Construido en el siglo XIX, destaca por sus originales ventanas ovaladas y por la gran cantidad de estatuas de Buda, que se encuentran colocadas en otros tantos pequeños nichos de las paredes. Es además un monasterio con mucha vida, ya que en él habitan decenas de jóvenes monjes. Seguidamente visitaremos una bodega para conocer el vino Red Mountain, un proyecto pionero ya que es una apuesta por un nuevo producto en una zona en la que las tradiciones tienen gran peso. Allí no solamente podremos degustar los caldos que elaboran, sino también disfrutar de unas estupendas vistas del lago. El lago será precisamente la siguiente parada, con un paseo en barca para ir conociéndolo, tras lo que nos desplazaremos hasta la Pagoda Phaung Daw Oo, la que mayor número de fieles atrae. En ella se sigue la costumbre de frotar las estatuas de Buda con láminas de pan de oro a modo de ofrenda, por lo que estas figuras están ya lejos de su forma original. Por cierto, que esta costumbre solo puede realizarse por los hombres, ya que las mujeres no pueden acercarse a estas estatuas de Buda.
4 Lago Inle - In Thein - Lago Inle. Sonidos del pasado
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Lago Inle
Visitas
  • Paseo en barca
  • Visita templos y/o pagodas
El lago Inle desprende tranquilidad por la gran masa de agua que contiene, pero sus orillas están llenas de vida y de reliquias del pasado. Este es el caso del bosque de estupas que hoy visitaremos en In Thein (también conocido como Indein). Se trata de cientos, casi 1.000, esbeltas construcciones que en su mayoría fueron levantadas en los siglos XVII y XVIII, que mayoritariamente conservan su aspecto exterior de ladrillo, si bien algunas han sido restauradas y encaladas, ofreciendo un gran contraste con las que conservan la presentación antigua. Y si hay un elemento que añade espectacularidad al lugar son los tintineos de los cientos de campanitas que pueblan la parte superior de las estupas. Merece la pena pararse un rato y escuchar cómo son mecidas por el viento. Después de esta experiencia del pasado es también un bello contraste vivir el presente en una de las aldeas a orillas del lago. Concretamente la de Inpawkhon, cuyos habitantes residen en casas elevadas por palafitos unos metros sobre el agua. La razón no es solo el agua, sino también evitar que entren en sus casas los animales que viven en este lugar. Su principal industria local es la elaboración de tejidos de vistosos colores partiendo del hilado de las fibras de los tallos de la flor de loto, con los que fabrican también complementos como bolsos y pañuelos muy apreciados por los visitantes por su calidad y suavidad. Tras un almuerzo en un restaurante local, los viajeros podrán disfrutar del resto del día a su aire, pudiendo así elegir la forma de disfrutar de la última tarde en este precioso lago.
5 Lago Inle - Heho - Bagan. Llegando a Bagan
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Heho
  • Bagan
Visitas
  • Mercado Local
Amanece de nuevo en el Lago Inle, donde estaremos ya pocas horas, aunque las aprovecharemos bien para conocer un curioso mercado que cada día cambia de lugar hasta completar ciclos de 5 días. Es el lugar perfecto para poder conocer muy de cerca las tradiciones alimentarias de esta zona, ya que allí se vende todo tipo de frutas y verduras, además, por supuesto, de un gran número de artesanías. El entorno ideal además para mezclarse con la población local y, por supuesto, para adquirir algún recuerdo que llevar a casa desde la fascinante Myanmar. Después tomaremos un vuelo a Bagan para iniciar una de las etapas más fascinantes del viaje, que nos permitirá conocer el antiguo Reino de Pagan (siglos XI a XIII), origen de la actual Myanmar. En esta zona se encuentran actualmente unos 2.000 templos, si bien llegó a albergar unos 4.000, que daban buena muestra del poder económico que disfrutaba esta zona del país. Desde la terraza de uno de los templos veremos una de las preciosas puestas de sol que se pueden disfrutar en esta zona.
6 Bagan. Entre templos milenarios
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Bagan
Visitas
  • Paseo en coche de caballos
  • Mercado Local
  • Visita templos y/o pagodas
Tras disfrutar del primer desayuno en Bagan nos desplazaremos al mercado local de Nyaung Oo, la localidad más grande de esta zona. En este lugar de colores y aromas podrás ver la base alimentaria de los birmanos, sus principales verduras, carnes y pescados. Y por supuesto, es un buen momento para mantener con ellos una conversación en la que averiguar cómo preparan sus principales platos, que suelen ser más sencillos que los de la mayoría de sus países vecinos, pero increíblemente sabrosos y con una presencia destacada del pescado. Tras entrar en el recinto de los templos de Bagan disfrutaremos primero de unas vistas panorámicas para que el viajero pueda hacerse mejor una idea de lo que supone este lugar. Después visitaremos el templo Gubyaukgyi, de principios del siglo XII, conocido sobre todo por los frescos que alberga en su interior muy bien conservados y que fueron los primeros en ser encontrados en Bagan. En una pagoda junto a él se encontró la considerada como la ‘piedra Rosetta de Birmania’, una losa con inscripciones en cuatro lenguas asiáticas (Pali, Pyu, Mon antiguo y Birmano antiguo) que ha resultado fundamental para conocer el origen de estas lenguas. Seguidamente nos desplazaremos al templo de Htilominlo, del siglo XIII, uno de los mejor conservados de todo el complejo construido por el rey homónimo en honor de la diosa fortuna y a cuyo alrededor suele colocarse un mercado de artesanía. Tras el almuerzo le toca el turno a otra de las mayores joyas de Bagan, el Templo Ananda (o Ananda Paya, ya que ‘paya’ en birmano significa ‘templo’), que concentra una muestra única de la destreza de los artesanos locales en piedra, madera, forja, estuco o vidrio. Es considerado como una obra maestra de la arquitectura de los Mon, una etnia con un papel muy importante en este país, ya que otorgó a Myanmar su escritura (Pali, emparentada con el sánscrito) y su religión budista. El templo está dedicado a Ananda, primo de Buda y cuyo nombre significa ‘felicidad suprema’ en sánscrito. De aquí pasaremos a conocer otro arte, el lacado birmano, llamado Pan Yun en birmano. El barniz con el que se realiza el acabado de las piezas procede de una planta que crece en los bosques birmanos, la Melanorrhoea usitata. Inicialmente es de color claro, pero se oscurece rápidamente al entrar en contacto con el aire. Después tomaremos un coche de caballos para visitar otros templos de Bagan, como el de Thatbyinnyu, el más alto del complejo con 62 metros de altura y formado por 7 terrazas, o el Templo Sulamani Pahto, del siglo XII, a cuyas puertas se coloca un mercadillo local. Terminaremos con el Templo Dhammayangyi, el más grande de todos los de Bagan, que fue construido en el siglo XII en piedra de color rojizo y con estructura piramidal. Este templo es conocido por sus intrincados pasillos interiores y por su cruel historia, ya que, según la leyenda, fue mandado construir por el rey Narathu para expiar sus pecados después de haber asfixiado hasta la muerte a su padre y su hermano para obtener el trono, y haber mandado ejecutar a una de sus esposas, una princesa india, por practicar rituales hindúes. Una curiosidad del templo es que es el único de Bagan que tiene en una de sus entradas, la más occidental, dos imágenes de dos budas diferentes sentados uno junto al otro, ya que en el resto solo aparecen budas en solitario.
7 Bagan - Mandalay. Mandalay, capital cultural birmana
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Mandalay
Visitas
  • Mercado Local
  • Visita templos y/o pagodas
Amaneceremos en Bagan, pero tras el desayuno tomaremos un vuelo con destino a Mandalay, la capital cultural del país y cuna de algunas de las maravillas de este bello país. Así, nada más llegar podremos admirar el Buda Mahamuni, una de las figuras religiosas más veneradas del país con cerca de 4 metros de altura y que se encuentra recubierto por más de una tonelada de oro y con numerosas piedras preciosas en su corona, a lo que hay que añadirle las láminas de oro que los fieles van adosando al cuerpo. El mito dice que es la única estatua de buda original, es decir, que se construyó en algún momento de su vida (siglos VI y V a.c.), pero las investigaciones arqueológicas lo sitúan en el siglo II de nuestra era, si bien su origen sigue siendo incierto. Después podremos visitar algunos talleres de artesanías tradicionales y disfrutar de un rico almuerzo para reponer fuerzas y prepararnos para lo que viene a continuación. Así, por la tarde podremos ‘hojear’ el libro más grande del mundo en la Pagoda Kuthodaw. El brillante dorado de esta alta pagoda contrasta con el blanco de los cientos de estupas que la rodean. Cada una de ellas, hasta un total de 729, alberga una página del Canon Pali, que contiene las enseñanzas del budismo Theravada. Una vez terminada esta visita podremos contemplar desde lo alto de Mandalay Hill las vistas a esta zona tan rica en belleza e historia. La siguiente parada es el monasterio de madera de Shwenandaw de Mandalay, construido en el siglo XIX enteramente en madera de teka, de ahí que fuera posible su gran riqueza ornamental y la construcción de su tejado a 4 niveles. Es lo único que queda del Palacio Dorado de Mandalay original, ya que las bombas japonesas de la II Guerra Mundial castigaron duramente este lugar. De hecho, si hoy en día se puede contemplar es porque fue desmontado pieza a pieza y trasladado durante un tiempo a otro lugar, para ser vuelto a montar en su lugar original una vez terminó la contienda. Se cuenta que el rey Thibaw Min, hijo de Mindon, quiso construir allí mismo este monasterio para honrar a su padre, cuyo espíritu creía que vagaba por ese mismo lugar. Tras una jornada intensa disfrutaremos del atardecer desde Mandalay Hill, la colina de Mandalay, desde donde, según las creencias locales, Buda profetizó la construcción en ese mismo lugar de una gran ciudad budista en el año 2400 de la era budista. Así, el rey Mingon decidió iniciar el levantamiento de una ciudad bajo la colina, que quedó lista en 1859 (precisamente el año 2400 de la era budista) y se convirtió en 1861 capital del país, una posición que entonces ocupaba Amarapura. Mandalay perdió ese título en 1885 bajo la dominación británica, que duraría hasta 1948 y trasladó la capital a Rangún, además de cambiar el nombre de Myanmar a Birmania. Hoy por hoy muestra un aspecto bastante moderno, ya que durante la II Guerra Mundial sufrió cuantiosos daños por los bombardeos.
8 Mandalay - Amarapura - Ava - Sagaing - Mandalay. Capitales imperiales
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Ava
  • Amarapura
  • Mandalay
Visitas
  • Paseo en coche de caballos
  • Visita templos y/o pagodas
  • Mercado Local
Comienza el último día completo del viaje a Myanmar, que aprovecharemos al máximo, ya que visitaremos varias ciudades que fueron capitales de la Myanmar imperial. La primera de ellas será la ciudad de Sagaing, cuyas colinas albergan cientos de pagodas y monasterios del siglo XIV llenos de color y serenidad. Allí podremos admirar las pagodas de Soon Oo Pon Nya Shin, una de las más antiguas de la zona con un gran Buda sentado, y la de U Min Thon Sae, o de las ‘30 cuevas’, de las más conocidas de estas colinas por su columnata con 30 arcos que se asemejan a cuevas y dentro de las cuales hay 45 estatuas de Buda sentado. Seguidamente visitaremos un mercado local y un pueblo en el que se elaboran artesanías en cerámica. Nos trasladaremos entonces a la localidad de Ava, llamada antiguamente Inwa o Ratanapura, donde tomaremos carruajes tirados por caballos para visitar varios lugares, como el monasterio de Bagaya, construido íntegramente en madera de teka a finales del siglo XVI, si bien un incendio lo destruyó en 1821 y fue vuelto a construir muchos años después en un emplazamiento diferente, el actual, pero igualmente sobre 267 postes de teka, algunos de los cuales llegan a alcanzar los 18 metros de altura. Su uso actual es el de museo y escuela de los niños que viven en aldeas vecinas. También allí nos desplazaremos hasta las ruinas de lo que en tiempos fueron el Palacio Real y el Fuerte, que quedaron prácticamente destruidos por el paso del tiempo y los diversos terremotos que registró la zona en el pasado. Tras disfrutar del último almuerzo en Myanmar nos desplazaremos a otra antigua capital imperial, Amarapura, donde visitaremos algunos talleres artesanales y lugares tan especiales como el Monasterio de Mahagandayon, fundado en 1942, y donde viven cientos de monjes y monjas (viven en el mismo edificio pero en zonas separadas y llevan túnicas de colores diferentes -rojas y rosas, respectivamente-). Terminaremos el día disfrutando de una puesta de sol única desde el puente de teka de U Bein, construido sobre el lago Taungthaman en 1851 y que sigue siendo el más largo del mundo realizado en madera de teka con sus 1.200 metros de longitud. Precisamente, para levantarlo se utilizó la madera que se desechó durante la construcción de palacios y templos de Amarapura y que también sirvió para la construcción de las vías del tren en este país. En total está formado por 1.089 pilares y sigue siendo un lugar de paso habitual para los habitantes de la zona, ya que une las dos orillas del lago. El broche de oro perfecto para un viaje inolvidable.
9 Mandalay - España. Termina la aventura
incluye
  • Desayuno
Ciudades visitadas
  • Mandalay
El viaje ha llegado a su fin, pero solo el viaje exterior, porque el viaje interior que ha supuesto visitar este país permanecerá para siempre en los viajeros. El último desayuno en Myanmar es el momento ideal para revisar con los demás viajeros todo lo vivido en estos días. Comienza ahora otra etapa apasionante como es la de ordenar recuerdos y fotos para poder transmitir a otras personas el entusiasmo por este bello, exótico y cálido país asiático. Y, por supuesto, para los amantes de los viajes es el momento de empezar a planificar la próxima aventura.

¿Quieres saber más de Myanmar?

Indispensables para tu viaje
DOCUMENTACIÓN NECESARIA
Para entrar en Myanmar es necesario tener el pasaporte en vigor, y con al menos seis meses de validez desde la entrada en el país. Si no tienes pasaporte o no cumple esos requisitos, puedes pedir cita para obtenerlo o renovarlo llamando al 060 o en la web www.citapreviadnie.es. También necesario obtener un visado, que se conceden con una validez de 3 meses.
Moneda
La moneda es el kyat (pronunciado ‘chat’) y el cambio está en torno a los 1.600 kyats por cada euro, si bien conviene consultar el cambio antes de iniciar el viaje en alguno de los conversores de divisas que se pueden encontrar en Internet. Para las transacciones que hagan los viajeros en Myanmar lo mejor es hacerlo con la moneda local, ya que aunque aceptan dólares y euros, especialmente si hablamos de cantidades en el entorno de los 100 euros, las autoridades están fomentando el uso de la moneda local. Si se opta por pagar con dólares, deben estar en buen estado, ya que de lo contrario puede que no los acepten. El aeropuerto es un lugar muy aconsejable para efectuar el cambio de moneda, ya que el tipo de cambio es bueno, así como en los bancos que puedas encontrar durante el viaje. Por el contrario, conviene evitar hacer cambios en el mercado negro, muy habitual, pero que suele hacerse en peores condiciones para el viajero. Y salvo las monedas o billetes que se quieran llevar los viajeros como recuerdo, lo mejor es salir del país sin kyats ya que fuera de Myanmar es muy difícil cambiarlos.
Tarjetas de crédito
En este país el uso de tarjetas de crédito y débito está aún limitado a las grandes ciudades y a algunos establecimientos como centros comerciales y algunos restaurantes y hoteles, así que es mejor optar por el dinero en metálico. La presencia de cajeros automáticos se limita también a algunos puntos de las principales ciudades.
Divisas
No existen restricciones en cuanto a la cantidad de dinero con la que se puede entrar en el país siempre que sea moneda no nacional, pero las cantidades que excedan los 10.000 dólares (unos 8.100 euros) deben ser declaradas a la entrada al país.
Salud
Para viajar a Myanmar no es obligatorio ninguna vacuna, especialmente si se van a visitar las zonas que incluyen los circuitos de Iberojet, aunque como en todos los viajes a lugares lejanos las autoridades españolas suelen recomendar algunas vacunas. Se puede consultar más información sobre este país en el siguiente link: http://msc.es/profesionales/saludPaises.do?metodo= Es en todo caso aconsejable llevar un repelente de mosquitos, que proliferan en los climas húmedos como el de Myanmar. También es conveniente tomar las precauciones habituales cuando se viaja a destinos lejanos, como consumir únicamente agua embotellada, apostar por los alimentos bien cocinados y beber abundante agua para evitar la deshidratación por el calor.
Información general
Idioma
El idioma oficial es el birmano, hablado aproximadamente por dos tercios de la población, pero en este país conviven otras 100 lenguas, aunque no son oficiales. El inglés se enseña como segundo idioma, así que no es difícil comunicarse con ellos. La lengua escrita es prácticamente ilegible para un no birmano, ya que a nuestros ojos es una sucesión de círculos y semicírculos, pero es habitual que en los lugares turísticos se romanicen las palabras para que puedan ser parcialmente entendidas por los viajeros.
Corriente eléctrica
El voltaje en Myanmar es de 220 V, por lo que los aparatos eléctricos españoles pueden utilizarse sin problemas en esos países. Eso sí, aunque las clavijas de enchufes son mayormente como las de España, hay algunos lugares donde son cuadradas, así que lo mejor es llevar un adaptador por si acaso.
WiFi
En lo relativo a la WiFi se nota que Myanmar está aún en fase de desarrollo, por lo que se puede encontrar en hoteles y restaurantes, pero cuanto más pequeña sea la población menos probabilidades de encontrar hay. Si se desea disfrutar de WiFi en lugares apartados siempre está la opción de comprar una tarjeta SIM con Internet consultando siempre antes las tarifas.
Hora local
La diferencia horaria entre España y Myanmar es de 5 horas y media durante todo el año.
Clima
Myanmar es un país de clima tropical por lo que a lo largo de todo el año las temperaturas son cálidas, salvo en las zonas más montañosas, donde pueden descender sensiblemente. Tiene además tres estaciones claramente diferenciables: la lluviosa, de junio a septiembre, con precipitaciones abundantes pero que no impiden visitar el país; la de temperaturas más suaves con entre 20 y 25 grados, que se extiende entre octubre y enero; y la más calurosa, entre febrero y mayo, cuando las temperaturas pueden superar fácilmente los 30 grados.
right2
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Pulsando Acepto consideramos que aceptas su uso.