Myanmar: Objetivo Myanmar

El viaje perfecto por las mil caras de Myanmar

explore Conoce el viaje

Myanmar: Objetivo Myanmar

Duración Duración
11 días
Tipo de circuito Tipo de circuito
Gran Viaje
Descubre todos los paisajes que puede ofrecerte uno de los países más desconocidos del sudeste asiático
Vibrantes ciudades, paisajes de ensueño, bellos monasterios, deliciosa gastronomía. Myanmar es un país con muchas caras y este es un viaje perfecto para disfrutar de todas ellas. Uno de los países más desconocidos del sudeste asiático que desea mostrar al mundo todos sus encantos, entre los que destaca la infinita amabilidad de sus gentes.
Un cálido país de tradiciones y sonrisas

Nos disponemos a conocer las múltiples caras de un país que durante años estuvo aislado del mundo y que poco a poco va asomando para mostrar al mundo su valiosísimo patrimonio. Pagodas, templos y estupas se alían con el verde intenso de la naturaleza creando intensas experiencias para los viajeros dispuestos a disfrutar como nunca del sudeste asiático.

La gastronomía birmana es especialmente sabrosa a pesar de ser menos conocida que la de sus vecinos

El viaje comienza en la hasta hace poco capital del país, Yangón, una vibrante ciudad llena de vida y de joyas arquitectónicas como la Pagoda Shwedagon. Y de ahí a la actual capital del país, Naipyidó, una curiosa ciudad de grandes avenidas pero pocos habitantes en la que visitaremos la antiquísima Pagoda Shwemawdaw, del siglo X y la más alta del país. Después visitaremos algunos de los lugares más emblemáticos del país, como el idílico Lago Inle, un lugar en el que la vida se desarrolla sobre el agua y junto a ella se encuentra un auténtico bosque de estupas. Y finalmente el Monte Popa y un auténtico viaje al pasado junto a los templos de Bagan. Un recorrido único por un fascinante rincón del sudeste asiático aislado del mundo durante mucho tiempo y que ahora nos muestra todo su esplendor.

Emociones nuevas en tu viaje

El plan de viaje a tu alcance

Plan de ruta
1 España - Yangón. Myanmar en la maleta
incluye
  • Sin comidas.
Ciudades visitadas
  • Yangon
Con la maleta hecha, los viajeros se desplazarán al aeropuerto para comenzar un viaje único por un país menos desarrollado que sus vecinos del sudeste asiático debido al aislamiento impuesto por la Junta Militar que dirigió el país durante décadas. La fuerte implantación del budismo en la vida cotidiana es una de las características que más notarán los viajeros durante su estancia en Myanmar, donde, por ejemplo, no podrán entrar en un recinto religioso si no es con los pies totalmente descalzos, como muestra de respeto. Y aunque ya no es una sorpresa, el cambio de topónimos que impusieron los militares en este país sigue resultando algo chocante a sus visitantes. Por ejemplo, la mayoría seguro que tienen dificultades para decir Myanmar en lugar de Birmania, ya que esa fue su denominación durante largos años. Y es probable que sigan utilizando el nombre de Rangún para la antigua capital ahora llamada Yangón. Por no decir la dificultad de mantener en la memoria el nombre de la actual capital, Naipyidó, que fue impuesta como sede gubernamental por la Junta en 2005 para sorpresa de propios y extraños. Lo que se mantiene intacta es la capacidad de los birmanos de transmitir una sensación de calma y serenidad a sus visitantes, a los que acogen con los brazos abiertos y siempre con una gran sonrisa, que permanecerá en el corazón de los viajeros aun cuando ya no se encuentren en Myanmar.
2 Yangón. Primeras impresiones
incluye
  • Comida.
Ciudades visitadas
  • Yangon
Visitas
  • Panorámica de Yangón
La capital de Myanmar hasta 2005, Yangón, será la primera etapa en un apasionante viaje que acaba de comenzar. La primera visita será a la Pagoda Sule, muy especial por la forma octogonal de su cúpula y visible desde buena parte de la ciudad. Está además rodeada de calles concurridas, mercados y algunos de los edificios coloniales más conocidos de la ciudad, como el Ayuntamiento o el Tribunal Supremo. Su origen es casi un misterio, de hecho algunos dicen que tiene unos 2.500 años, por lo que sería anterior a uno de los templos budistas más impresionantes del mundo que está en esta misma ciudad, la Pagoda Shwedagon. La altura de la Pagoda Sule es de unos 44 metros y es una de las más veneradas, ya que contiene una reliquia de Buda: uno de sus cabellos, por lo que el flujo de fieles que llevan reliquias es constante. Cerca de este monumento religioso se encuentra el parque de Maha Bandoola, que toma su actual nombre de un general que luchó contra los británicos en la primera guerra anglo-birmana (1824-1826), en el que dando un paseo descubriremos el Monumento a la Independencia, un obelisco con el que los birmanos recuerdan el momento en que terminó la época de colonialismo británico en 1948. Es el lugar perfecto para observar la vida cotidiana de esta ciudad. Después nos dirigiremos hacia la Oficina de Correos, un bello edificio colonial construido en 1908, para recorrer a pie la calle Strand, una de las más populares y populosas de la ciudad, para llegar al puerto situado en las orillas del río Yangón, que nace a su vez de la unión de dos ríos, el Myitmaka y el Pegu. Estas instalaciones suponen el puerto fluvial más grande del país y uno de los epicentros económicos de Myanmar, ya que por él pasan buena parte de las importaciones y exportaciones birmanas. Tras almorzar en un restaurante local los viajeros tendrán tiempo libre hasta que nos volvamos a juntar para visitar una de las mayores joyas de esta ciudad y de todo el país, la Pagoda Shwedagon. Se trata de una de las más grandes de Asia y uno de los lugares emblemáticos de la ciudad gracias a su inmensa estupa central, de unos 100 metros de alta y bañada totalmente en dorado. Pero sobre todo por su significado religioso, ya que este templo, cuya antigüedad no está clara aunque se cree que puede tener 2.500 años, es el más sagrado del país por contener varias reliquias de Buda, como 8 pelos o un trozo de tela.
3 Yangón - Bago - Nay Pyi Taw. Camino a la capital
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Naypyidaw
Visitas
  • Mercado Local
  • Visita templos y/o pagodas
Tras amanecer en Yangón nos desplazaremos por carretera hasta la capital del país desde 2005, Nay Pyi Taw. Pero antes de llegar pararemos en el mercado de la bulliciosa localidad de Bago, conocida antiguamente como Pegu, donde los viajeros podrán mezclarse con la población local, que adquiere allí todo tipo de productos, sobre todo aquellos con los que elaborar las sabrosas recetas de la gastronomía birmana. Seguidamente conoceremos la impresionante Pagoda Shwemawdaw, conocida también como ‘el templo del dios dorado’, con una cúpula dorada que puede verse desde . Es la más alta del país, con sus 114 metros, y fue construida en torno al siglo X con dos reliquias de Buda, dos de sus cabellos, que fueron entregados por el propio Buda a dos mercaderes de la etnia Mon durante un viaje a la India. Originalmente no era tan alta, pero las posteriores rehabilitaciones, debidas sobre todo a los daños causados por el paso del tiempo y por dos importantes terremotos, fueron elevando su altura hasta llegar a la actual. Y después nos trasladaremos a la Pagoda Shwethalyaung, donde se encuentra una de las mayores estatuas de Buda reclinado, con 55 metros de largo y 16 de alto. Se calcula que tiene una antigüedad de unos 1.000 años y, como todas las de este tipo, representa a Buda justo antes de morir y entrar en el Nirvana. Tras el almuerzo los viajeros tendrán la tarde libre para disfrutar a su aire de Naipyidó. Una buena opción es visitar la Pagoda Uppatasanti, también llamada Pagoda de la Paz, que alberga una reliquia de un diente de Buda de China. Aunque es muy parecida a la Pagoda Shwedagon de Yangón, que según la leyenda tiene unos 2.500 años de antigüedad, lo cierto es que ésta de Nay Pyi Taw es muy moderna ya que terminó de construirse en 2009. Otra posibilidad es visitar algunos de los museos de la ciudad, como el de las Gemas o el Museo Nacional, así como pasearse por un buen ejemplo de la extraña concepción de esta moderna ciudad por las autoridades birmanas, que construyeron esta ciudad casi de la nada hace pocos años con una extensión que podría ser unas seis veces la ciudad de Nueva York pero en la que hoy por hoy viven un número indeterminado de personas pero que se calcula en cerca de 1 millón de habitantes. Se trata de la avenida que pasa junto a edificios tan importantes como el del Parlamento y que dispone de 20 carriles en total, que permanecen prácticamente vacíos durante todo el día, debido a la baja densidad de población y al hecho de que no hay transportes públicos. Precisamente por esto, para visitar Nay Pyi Taw lo mejor es contratar los servicios de algún medio de transporte para toda la visita, ya que los puntos de interés se encuentran a kilómetros unos de otros y no es fácil improvisar la contratación de transportes en cualquier momento.
4 Nay Pyi Taw - Lago Inle. El pacífico Lago Inle
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Lago Inle
Los viajeros despiertan en la curiosa capital de Myanmar, Nay Pyi Taw, pero acto seguido se trasladarán por carretera hasta el Lago Inle. Disfrutamos del almuerzo en ruta y llegamos por la tarde a este curioso lugar donde pasaremos la noche.
5 Lago Inle. De costumbres y tradiciones en Inle
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Lago Inle
Visitas
  • Mercado Local
  • Paseo en barca
  • Visita templos y/o pagodas
Es el segundo día en el Lago Inle: En primer lugar tomaremos una barca para visitar el pueblo de In Thein (o Indein), uno de los que se encuentran en las orillas del lago y junto al que se encuentra uno de los mayores espectáculos de esta zona: un conjunto de más de un millar de estupas hechas sobre una base de ladrillo que acompañan a la pagoda Shwe Inn Thein Paya. La mayoría datan de los siglos XVII y XVIII, aunque algunas de ellas se encuentran totalmente reconstruidas y encaladas, ofreciendo un aspecto mucho más moderno. Pasear por este lugar junto a los tintineos de las campanitas que se encuentran en la parte superior de las estupas es una de las experiencias más memorables de este viaje. Luego toca continuar con uno de los mayores espectáculos visuales de la zona: la habilidosa forma que tienen de desarrollar su labor los pescadores de la etnia Intha, la mayoritaria de la zona. Así, los hombres Intha mantienen el equilibrio en uno de los extremos de su alargada barca mientras reman con una de sus piernas, pudiendo así utilizar las dos manos para la pesca, que realizan con unas curiosas redes cónicas. Un espectáculo propio de los mejores artistas circenses. Seguidamente nos trasladaremos a la Pagoda Phaung Daw Oo, la que mayor número de fieles atrae. En ella se sigue la costumbre de frotar las estatuas de Buda con láminas de pan de oro a modo de ofrenda, por lo que estas figuras están ya lejos de su forma original. Por cierto, que esta costumbre sólo puede realizarse por los hombres, ya que las mujeres no pueden acercarse a estas estatuas de Buda. Después nos acercaremos al monasterio Nga Phe Chaung, conocido fundamentalmente por haber desarrollado durante muchos años una curiosa atracción: los monjes habían amaestrado algunos de los gatos que viven en este lugar para que realizaran algunos ejercicios como saltar a través de un aro, una actividad que ya no realizan. Pero además de este pequeño espectáculo, el monasterio es famoso por ser flotante, es decir, por estar construido sobre pilares de madera y albergar una amplia colección de figuras de Buda de diversas épocas y estilos. Y para terminar las visitas nos acercaremos a uno de los pueblos de la zona, Inpawkhon, para conocer las magníficas telas artesanas que allí elaboran. Sobre sus casas de palafitos, con las que alejan el agua y los animales que viven en la zona, las mujeres de este pueblo extraen manualmente las fibras que se encuentran dentro de los tallos de la flor de loto para dejarlos secar durante un tiempo y elaborar con ellos toda una serie de exquisitas telas que, tras ser teñidas de vistosos colores, se convierten en pañuelos, bolsos, etc… Se trata de un tejido que se asemeja a la seda o el lino y que ha empezado hace poco a ser conocido por algunas marcas de lujo occidentales. Una vez hecho todo esto, los viajeros dispondrán de la tarde libre para disfrutar a su aire de este idílico y tranquilo lugar, pudiendo así disfrutar de algunas de las 200 aldeas que se encuentran en las orillas del lago o de la visita a lugares donde se realizan artesanías de todo tipo. Y, desde luego, es un buen sitio para seguir conociendo más de cerca la amabilidad de los birmanos y algunos detalles sobre su forma de vida y sus costumbres.
6 Lago Inle - Nyaung Shwe - Pindaya - Lago Inle. Las cuevas de los 8.000 budas
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Lago Inle
Visitas
  • Mercado Local
  • Paseo en barca
  • Cuevas sagradas de Buda
Seguimos en el Lago Inle, aunque en esta jornada nos desplazaremos en barco hasta la localidad de Nyaung Shwe para ir después por carretera hasta Pindaya. Allí podremos observar un conjunto de cuevas calizas llamadas Shwe Oo Min que fueron excavadas en la roca. En la entrada de las mismas se encuentran dos curiosas imágenes de gran tamaño, una de una araña (que según la leyenda es un espíritu que raptó a siete princesas que entraron en la cueva para protegerse de una tormenta) y otra de un arquero (en este caso sería el príncipe que mató a la araña con su arco y consiguió liberar a las princesas). La subida desde allí es una buena ocasión para disfrutar de una inigualable panorámica de la zona. Ya en el interior de esta cueva-pagoda se encuentran unas 8.000 figuras de Buda de diversos tamaños, la mayoría de las cuales son doradas aunque también las hay de mármol y otros materiales. Todas ellas han sido donadas por los fieles a lo largo del tiempo. Se calcula que comenzaron a colocarse allí en el siglo XVIII, pero aún hoy en día siguen llegando nuevas estatuas. Toca ahora volver a bajar del lugar en que se encuentran las cuevas para conocer un arte mucho más cercano, como es la fabricación artesanal de papel. Visitaremos una de estas fábricas en las que se elaboran diversos productos con este papel, como los típicos paraguas asiáticos para taparse del sol. Además, algún viajero podrá incluso participar en la elaboración de este papel, todo un regalo que llevarse a casa. Tras el almuerzo regresaremos por carretera a Nyaung Shwe y de ahí en barca hasta el Lago Inle, donde los viajeros podrán pasar unas horas a su aire.
7 Lago Inle - Nyaung Shwe - Kalaw - Monte Popa. Recuerdos coloniales británicos en la montaña
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Monte Popa
Visitas
  • Visita templos y/o pagodas
Ha llegado el momento de despedirnos del Lago Inle para visitar otras zonas más montañosas pero igualmente apacibles, en línea con la tranquilidad que se suele respirar en este país. Nos dirigimos por carretera a Kalaw, uno de los mejores lugares en este país para iniciar una ruta de trekking por sus caminos y montes, así como para conocer la vida rural de Myanmar. Este pueblo nació inicialmente como una estación de montaña construida por los británicos durante la época colonial para huir del rigor del calor que se vive en este país, al que no estaban acostumbrados. Hoy por hoy presenta varios atractivos para los visitantes, además del trekking, como por ejemplo la Pagoda Hnee, que alberga una estatua de Buda de más de 500 años de antigüedad elaborada en bambú lacado cubierto con láminas de oro. La parada en este pueblo es también una oportunidad para conocer mejor algunas de las costumbres de esta zona del país, que está marcada por la multiculturalidad ya que además de birmanos y amantes del trekking, en ella los viajeros podrán ver un gran número de hindúes, nepalíes, sijs y musulmanes. Después de disfrutar de un sabroso almuerzo birmano iniciaremos camino por carretera hacia el Monte Popa, una auténtica maravilla que merece la pena ver en todo viaje por Myanmar y en la que pasaremos la noche.
8 Monte Popa - Bagan. Una jornada increíble por el Monte Popa
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Bagan
Visitas
  • Monte Popa
  • Mercado Local
Los viajeros amanecerán ya junto al Monte Popa, al que subirán tras un rico desayuno. Se trata de una visita muy especial a una pagoda construida en lo alto de un volcán latente cuya última erupción conocida fue en el año 442. Pero según las creencias populares, no solo alberga esa construcción sino que es el lugar en el que viven los 37 Nats o espíritus guardianes que están asociados a la vida y la naturaleza. Para llegar a este lugar de peregrinación es necesario subir una larguísima escalera con 777 escalones, un periplo que se suele hacer acompañado de las decenas de monos que pueblan este lugar y que es obligatorio hacerlo descalzo, ya que incluso los calcetines están mal vistos en los lugares de culto. A este lugar no se puede acceder tampoco con los hombros o las piernas totalmente descubiertas. La pagoda que hay en la parte superior del monte no es de las más llamativas de Myanmar, pero sin duda las vistas que se aprecian desde ella sí que lo son. Con el paisaje desde el Monte Popa aún en la retina iniciaremos el camino a Bagan, una de las etapas más apasionantes del circuito por el riquísimo patrimonio histórico de que disfruta. Durante el desplazamiento podremos visitar varios pueblos y aprender algo más de la vida cotidiana de Myanmar, un país eminentemente agrícola. Una vez en Bagan dedicaremos las primeras horas a aprender algo más sobre la riqueza de las artesanías birmanas. Así, nos acercaremos a un arte ancestral, el lacado birmano, llamado Pan Yun en birmano y cuyo origen podría estar en la región tailandesa de Chiang Mai. El barniz con el que se realiza el acabado de las piezas procede de una planta que crece en los bosques birmanos, la Melanorrhoea usitata. Inicialmente es de color claro, pero se oscurece rápidamente al entrar en contacto con el aire. Los colores más habituales de esta artesanía son el rojo, el verde y el amarillo sobre un fondo negro. Una maravilla que merece la pena llevarse a casa.
9 Bagan. Templos milenarios
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Bagan
Visitas
  • Visita templos y/o pagodas
Comienza la visita a Bagan, uno de los complejos religiosos más grandes del mundo. Empezaremos con la Pagoda Shwezigon y su estupa dorada, una auténtica belleza construida en el siglo XI rodeada de pequeños templos y santuarios. Comenzó a edificarse durante el reinado de Anawrahta, el fundador de la dinastía Pagán, y se terminó años después ya en el reinado de su hijo Kyansittha. A lo largo de la historia ha sido restaurado varias veces, debido sobre todo a los terremotos que sufrió la zona en el pasado, si bien las terrazas inferiores se conservan en su forma original. Después pasaremos al templo Gubyaukgyi, de principios del siglo XII, conocido sobre todo por los frescos que alberga en su interior muy bien conservados y que fueron los primeros en ser encontrados en Bagan. En una pagoda junto a él se encontró la considerada como la ‘piedra Rosetta de Birmania’, una losa con inscripciones en cuatro lenguas asiáticas (Pali, Pyu, Mon antiguo y Birmano antiguo) que ha resultado fundamental para conocer el origen de estas lenguas. Y seguiremos con la pagoda Bu Lei Thee, muy bien conservada y desde la que se pueden obtener unas impresionantes vistas a todo el conjunto de templos de Bagan ya que es una de las más altas, por lo que es recomendable visitarla en el amanecer o el atardecer. Seguiremos por el Templo de Ananda (o Ananda Paya, ya que ‘paya’ en birmano significa ‘templo’), uno de los más bellos de Bagan, que concentra una muestra única de la destreza de los artesanos locales en piedra, madera, forja, estuco o vidrio. Es considerado como una obra maestra de la arquitectura de los Mon, una etnia con un papel muy importante en este país, ya que otorgó a Myanmar su escritura (Pali, emparentada con el sánscrito) y su religión budista. Es además uno de los más sagrados del lugar debido a las 4 grandes estatuas doradas de Buda que alberga, cada una de ellas de casi 10 metros de altura, orientadas a cada uno de los 4 puntos cardinales y con una postura diferente al representar diferentes enseñanzas de Buda a sus discípulos. Por cierto, que el templo está dedicado a Ananda, primo de Buda y cuyo nombre significa ‘felicidad suprema’ en sánscrito. Después de ver tanta belleza en un mismo lugar, disfrutaremos de un delicioso almuerzo birmano y los viajeros dispondrán a partir de ese momento de una tarde libre para vivir a su aire este día en Bagan. Una opción puede hacer un pequeño viaje en globo sobre los templos o también visitar alguna de las aldeas que rodean este recinto, sin descartar un recorrido en barco por el río Irawadi que pasa por este lugar.
10 Bagan - Yangón. La vibrante Yangón
incluye
  • Desayuno. Comida.
Ciudades visitadas
  • Yangon
Comienza un día de contrastes. Tras un tranquilo desayuno en Bagan, los viajeros se trasladarán al aeropuerto para regresar a la hasta hace poco capital del país, Yangón. Una vez allí, y tras un rico almuerzo, podrán disfrutar a su aire de las últimas horas del viaje a Myanmar. Cada viajero podrá decidir qué visitar en esa jornada, pero para los indecisos, una buena opción puede ser visitar una de las pagodas más emblemáticas de la ciudad, la de Ngahtatgyi, con su estatua de Buda sentado de más de 6 metros de alto. Mezclarse una vez más entre la vida cotidiana de los birmanos es un también un gran plan y esto puede hacerse con facilidad en el People’s Park, un lugar de encuentro y paseo para los habitantes de esta ciudad, o en el mercado de Bogyoke Aung San, cuyo nombre honra la memoria de una de las figuras más queridas en el país. Precisamente a él está dedicado el Museo Bogyoke Aung San, en el que podrán aprender algo más sobre la vida del militar y político al que se debe la actual configuración de Myanmar, pero que es más conocido en occidente por ser el padre de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, actual líder del país si bien no puede ejercer de presidenta al estar casada con un ciudadano británico, es decir, no birmano. Los amantes de las alturas tienen una cita ineludible con la Torre Sakura, un alto edificio desde el que se obtienen unas inigualables vistas de toda la ciudad, tras lo que se puede tener una visión general de la ciudad desde el tren que realiza un recorrido circular de 3 horas por Yangón y sus alrededores, una buena forma de visitar un gran número de lugares sin necesidad de tomar varios medios de transporte. Y con la puesta de sol llega la posibilidad de disfrutar en primera persona del ocio nocturno en Yangón. Existen numerosas posibilidades, pero tal vez Chinatown es uno de los lugares que más opciones presenta gracias a su mercadillo nocturno de comida y artesanía, sin dejar de barajar la posibilidad de volver a entrar en una tetería para compartir en estos simpáticos lugares las últimas horas en Myanmar.
11 Yangón - España. Objetivo, volver a Birmania
incluye
  • Desayuno.
Ciudades visitadas
  • Yangon
Tras el desayuno, llega el momento de tomar las maletas y desplazarse hasta el aeropuerto de Yangón para regresar a casa. Pero no sin antes tomar unas últimas fotos, sobre todo con el grupo que nos ha acompañado en esta maravillosa experiencia. La espera en el aeropuerto y el vuelo es un buen momento para recordar con todos ellos los buenos ratos pasados en este país, que quedará para siempre en la memoria de sus visitantes. Tal vez es también el momento de empezar a preparar la próxima aventura.

¿Quieres saber más de Myanmar?

Indispensables para tu viaje
DOCUMENTACIÓN NECESARIA
Para entrar en Myanmar es necesario tener el pasaporte en vigor, y con al menos seis meses de validez desde la entrada en el país. Si no tienes pasaporte o no cumple esos requisitos, puedes pedir cita para obtenerlo o renovarlo llamando al 060 o en la web www.citapreviadnie.es. También necesario obtener un visado, que se conceden con una validez de 3 meses.
Moneda
La moneda es el kyat (pronunciado ‘chat’) y el cambio está en torno a los 1.600 kyats por cada euro, si bien conviene consultar el cambio antes de iniciar el viaje en alguno de los conversores de divisas que se pueden encontrar en Internet. Para las transacciones que hagan los viajeros en Myanmar lo mejor es hacerlo con la moneda local, ya que aunque aceptan dólares y euros, especialmente si hablamos de cantidades en el entorno de los 100 euros, las autoridades están fomentando el uso de la moneda local. Si se opta por pagar con dólares, deben estar en buen estado, ya que de lo contrario puede que no los acepten. El aeropuerto es un lugar muy aconsejable para efectuar el cambio de moneda, ya que el tipo de cambio es bueno, así como en los bancos que puedas encontrar durante el viaje. Por el contrario, conviene evitar hacer cambios en el mercado negro, muy habitual, pero que suele hacerse en peores condiciones para el viajero. Y salvo las monedas o billetes que se quieran llevar los viajeros como recuerdo, lo mejor es salir del país sin kyats ya que fuera de Myanmar es muy difícil cambiarlos.
Tarjetas de crédito
En este país el uso de tarjetas de crédito y débito está aún limitado a las grandes ciudades y a algunos establecimientos como centros comerciales y algunos restaurantes y hoteles, así que es mejor optar por el dinero en metálico. La presencia de cajeros automáticos se limita también a algunos puntos de las principales ciudades.
Divisas
No existen restricciones en cuanto a la cantidad de dinero con la que se puede entrar en el país siempre que sea moneda no nacional, pero las cantidades que excedan los 10.000 dólares (unos 8.100 euros) deben ser declaradas a la entrada al país.
Salud
Para viajar a Myanmar no es obligatorio ninguna vacuna, especialmente si se van a visitar las zonas que incluyen los circuitos de Iberojet, aunque como en todos los viajes a lugares lejanos las autoridades españolas suelen recomendar algunas vacunas. Se puede consultar más información sobre este país en el siguiente link: http://msc.es/profesionales/saludPaises.do?metodo= Es en todo caso aconsejable llevar un repelente de mosquitos, que proliferan en los climas húmedos como el de Myanmar. También es conveniente tomar las precauciones habituales cuando se viaja a destinos lejanos, como consumir únicamente agua embotellada, apostar por los alimentos bien cocinados y beber abundante agua para evitar la deshidratación por el calor.
Información general
Idioma
El idioma oficial es el birmano, hablado aproximadamente por dos tercios de la población, pero en este país conviven otras 100 lenguas, aunque no son oficiales. El inglés se enseña como segundo idioma, así que no es difícil comunicarse con ellos. La lengua escrita es prácticamente ilegible para un no birmano, ya que a nuestros ojos es una sucesión de círculos y semicírculos, pero es habitual que en los lugares turísticos se romanicen las palabras para que puedan ser parcialmente entendidas por los viajeros.
Corriente eléctrica
El voltaje en Myanmar es de 220 V, por lo que los aparatos eléctricos españoles pueden utilizarse sin problemas en esos países. Eso sí, aunque las clavijas de enchufes son mayormente como las de España, hay algunos lugares donde son cuadradas, así que lo mejor es llevar un adaptador por si acaso.
WiFi
En lo relativo a la WiFi se nota que Myanmar está aún en fase de desarrollo, por lo que se puede encontrar en hoteles y restaurantes, pero cuanto más pequeña sea la población menos probabilidades de encontrar hay. Si se desea disfrutar de WiFi en lugares apartados siempre está la opción de comprar una tarjeta SIM con Internet consultando siempre antes las tarifas.
Hora local
La diferencia horaria entre España y Myanmar es de 5 horas y media durante todo el año.
Clima
Myanmar es un país de clima tropical por lo que a lo largo de todo el año las temperaturas son cálidas, salvo en las zonas más montañosas, donde pueden descender sensiblemente. Tiene además tres estaciones claramente diferenciables: la lluviosa, de junio a septiembre, con precipitaciones abundantes pero que no impiden visitar el país; la de temperaturas más suaves con entre 20 y 25 grados, que se extiende entre octubre y enero; y la más calurosa, entre febrero y mayo, cuando las temperaturas pueden superar fácilmente los 30 grados.
right2
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Pulsando Acepto consideramos que aceptas su uso.