Myanmar: Paraíso escondido

Cultura, paisajes y tradiciones de Myanmar

explore Conoce el viaje

Myanmar: Paraíso escondido

Duración Duración
14 días
Tipo de circuito Tipo de circuito
Gran Viaje
El viaje perfecto para conocer las tradiciones de la antigua Birmania
Este viaje está pensado para los viajeros más interesados en disfrutar del día a día en los destinos, pero que no quieran perderse los monumentos indispensables de Myanmar. Una mezcla de cultura y diversión en un país en el que abunda la belleza natural y la belleza del patrimonio creado por la mano del hombre. Un país sencillo y amable en el que disfrutar de un viaje único cargado de experiencias.
Una visión amplia de un país fascinante del Sudeste Asiático

Cualquier viajero que va a Myanmar vuelve enamorado de este país. Un pequeño tesoro que durante muchos años estuvo aislado del resto del mundo y que se encuentra desde hace poco tiempo en el punto de mira de los más aventureros. Una mezcla de un rico patrimonio cultural, una naturaleza exuberante, una gastronomía sencilla pero deliciosa y una gente cálida y acogedora como pocas. El destino ideal para conocer el Sudeste Asiático.

La amabilidad de los birmanos y su exquisita comida enamorarán a todos los viajeros

El viaje comienza en Yangón, pero sólo para iniciar un recorrido por algunos de los lugares de visita obligada en este país. La impresionante naturaleza y los bellos templos de Loikaw darán paso a imágenes de Buda y las ruinas de estupas en Sagar, donde los viajeros quedarán impactados por la belleza de las colinas del estado Shan, un lugar conocido por su mezcla étnica donde entrar en contacto con el lado más personal de Myanmar. La cotidianidad junto al agua será la experiencia principal en el Lago Inle, donde admirar las ancestrales técnicas de pesca y los huertos flotantes de sus habitantes, que viven rodeados de auténticos bosques de estupas. La capital cultural del país, Mandalay, y sus joyas cercanas de Amarapura, Sagaing y Ava serán un aperitivo antes de visitar un auténtico complejo de templos centenarios en Bagan y el mágico Monte Popa. Y de ahí a la vibrante Yangón, con maravillas como la Pagoda Shwedagon, antes de regresar a casa cargados de experiencias gracias a un viaje inigualable por el Sudeste Asiático.

Emociones nuevas en tu viaje

El plan de viaje a tu alcance

Plan de ruta
1 España - Yangón. Comienza el viaje soñado
incluye
  • Sin comidas
Ciudades visitadas
  • Yangon
Myanmar ha empezado hace poco tiempo a abrirse al exterior, así que es un destino ideal para todos los viajeros que deseen vivir experiencias nuevas en un país conocido no sólo por su belleza, sino también por la calidez de sus habitantes, gente sonriente que transmite felicidad sólo con mirarla y mucho más si se comparten momentos con ella. Uno de los aspectos más llamativos de Myanmar es el gran peso que tiene la religión en la vida diaria de sus habitantes y que se traduce en que, por ejemplo, nadie puede entrar en un recinto religioso si no es con los pies descalzos, ni zapatos ni calcetines, una costumbre a la que deben adaptarse todos los viajeros. Y aunque haya ocurrido hace ya años, el cambio en los topónimos del país resulta aún sorprendente para muchos de sus visitantes. Lo que durante muchos años fue Birmania pasó a ser en 1989 Myanmar, y su entonces capital, Rangún, se convirtió en Yangón, aunque le dio el testigo de la capitalidad en 2005 a Naipyidó, un intento de la Junta Militar en el poder durante décadas por crear una nueva gran ciudad en el país que ha dejado un lugar digno de visitar, pero no ha conseguido atraer a tantos habitantes como pretendía. De hecho, llegó a construir 20 carriles para vehículos en algunas de sus avenidas, que están muy lejos de recibir tal cantidad de coches como querían.
2 Yangón. Conociendo Yangón
incluye
  • Sin comidas
Ciudades visitadas
  • Yangon
Los viajeros empezarán a disfrutar de Myanmar nada más bajar del avión gracias a la amabilidad de las personas encargadas de recibirles. Y no hay mejor manera de empezar con buen pie en un país que poder dejarse llevar por todo aquello que llame la atención a los viajeros. Por ello, esta primera jornada será de tiempo libre para que cada uno o cada grupo deambule libremente por Yangón. Probablemente, en esta primera jornada los viajeros querrán visitar alguna de las maravillosas pagodas que pueblan Myanmar y de sus grandes estatuas de Buda, famosas en todo el mundo, y una buena muestra de ello es la Pagoda de Ngahtatgyi, con su impresionante Buda de 6 metros. O tal vez prefieran mezclarse con los ciudadanos de Yangón en alguno de esos lugares en los que la vida cotidiana toma las riendas como un mercado, el de Bogyoke por ejemplo, o en un parque, como el People’s Park. Otra buena opción es tomar diversas perspectivas globales de la ciudad por varias vías. Para ello puede ser aconsejable subir a la Torre Sakura y contemplar desde su piso 20 toda la ciudad de un sólo vistazo. Y una manera de conocer la vida a ras de suelo es coger el tren que parte de la estación central de Yangón y realiza un recorrido circular de unas 3 horas de duración por la urbe y sus alrededores, pudiendo además parar en la estación que más llamativa resulte, si bien esta posibilidad no permite volver a subir el tren, por lo que para regresar al centro de Yangón habría que tomar un taxi, una alternativa siempre económica en este país. Y después de una larga jornada de visitas por Yangón nada mejor que descansar disfrutando de la vida nocturna de esta ciudad, ya sea en el mercado que se instala por las noches en Chinatown o en alguna de las numerosas teterías que pueblan la ciudad, un tipo de establecimiento que supone toda una institución en este país y cuyo ambiente cercano y familiar podría compararse a los bares españoles de toda la vida.
3 Yangón - Loikaw. Riqueza étnica
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Heho
  • Loikaw
Visitas
  • Panorámica de Loikaw
Abandonamos Yangón, ciudad a la que volveremos en unos días, para desplazarnos a Loikaw, la bonita capital del estado de Kayah, al que las autoridades birmanas mantuvieron alejado del turismo hasta muy recientemente. Esto hace de esta zona una de las más auténticas de Myanmar en la que conocer el lado más cotidiano del país. Tras llegar a Loikaw, disfrutaremos de la sabrosa gastronomía birmana para después iniciar un paseo por la ciudad que nos permita descubrir los puntos más interesantes de la misma. Seguro que en este paseo no falta la Pagoda Taung Kwe, una auténtica belleza formada por un conjunto de 9 pequeñas pagodas construidas entre finales del XIX y principios del XX sobre otras tantas colinas pedregosas. Ofrecen un espectáculo visual, tanto desde sus pies, especialmente tras el atardecer por su acertada iluminación, como desde lo más alto, ya que ofrece una panorámica única de la ciudad y sus alrededores. Otra buena opción es visitar alguno de los mercados de esta localidad, el lugar perfecto para apreciar todas las etnias que conviven en esta zona, como el de Thiri Mingalar, el que se sitúa junto al río o el más grande de todos, el que se instala cada jueves cerca de la estación de autobuses de la localidad. También se puede visitar el tranquilo lago que se encuentra en medio de Loikaw, sobre el que cruza un bonito puente por el que pasan cada día los monjes cuando se dirigen a recoger sus ofrendas de comida, así como la gran estatua de Buda reclinado que se encuentra en una de las pagodas de esta ciudad. Y para los viajeros deseosos de conocer en profundidad una de las características de esta localidad, su variedad étnica, el Museo Cultural del Estado de Kayah será sin duda una visita ineludible en este primer día en Loikaw. Al término de las visitas de este día, el mejor plan es probablemente tomar una de sus ricas cervezas locales en las terrazas junto al río.
4 Loikaw. Un viaje antropológico
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Loikaw
Visitas
  • Mujeres Jirafa
Si toda Birmania disfruta de una gran variedad étnica, el estado de Kayah es el máximo representante de esta multiculturalidad. Sólo en torno a su capital, Loikaw, los viajeros podrán encontrar numerosas tribus pertenecientes a etnias diferentes. Hoy es la jornada en la que el viajero podrá aprender a diferenciar la vestimenta y costumbres de estas etnias, sobre todo la de las mujeres de la tribu Padaung, perteneciente a la etnia Karen, conocidas por los numerosos aros dorados que van colocando en torno a su cuello y que les ha llevado a recibir el sobrenombre de ‘mujeres jirafa’, algo que no parece entusiasmarles. Durante la época más dura de la dictadura militar de Birmania, buena parte de esta tribu huyó a Tailandia, donde todavía se encuentran muchos de sus miembros, aunque malviviendo en campos de refugiados, una situación muy alejada a la que se encontrarán los viajeros durante esta etapa en Kayah. Dado que la costumbre de los anillos en torno al cuello es ancestral no se conoce bien su origen, por lo que en alguna ocasión se ha asegurado que se los ponían en cuello y brazos para intentar resistir a un eventual ataque de grandes animales, como un tigre, si bien es más habitual considerar que se trata de una muestra de riqueza, estatus social y belleza. Además de este viaje antropológico, en el estado de Kayah se puede visitar también una presa que, aunque no sea natural sino hecha por el hombre, ofrece un bello espectáculo paisajístico, así como dos lagos, uno formado a su vez por siete pequeños lagos unidos por canales, y otro en el que se produce un curioso efecto natural de origen volcánico: el calor procedente de las entrañas de la tierra hace que el barro que se encuentra en el lecho del lago suba intermitentemente hacia la superficie con una forma parecida a un paraguas, que es precisamente la palabra con la que se traduce el nombre del lago, Htwe Pwin Kan. Según las creencias locales, si se pide un deseo a la vez que esta especie de gran burbuja de barro sube hacia la superficie, el deseo se cumplirá.
5 Loikaw - Lago Inle. Rumbo al lago
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Lago Inle
Visitas
  • Paseo en barca
Este es el día para disfrutar de uno de los elementos que marcan la vida de muchos birmanos: el agua. Tras desayunar en Loikaw nos desplazaremos a Phe Khone para tomar allí una barca y disfrutar sobre el agua de uno de los paisajes más bellos de Myanmar, con las montañas como telón de fondo a las escenas cotidianas que se viven en la orilla sur del lago Inle. Pero además de bellos, son lugares a los que no ha llegado el turismo masivo, por lo que pueden ofrecer la cara auténtica de un país en el que aproximadamente el 80 por ciento de la población vive en el ámbito rural. Poder ver de cerca la vida en las orillas que disfrutan diversas etnias como los Intha, los Shan o los Pa-O es todo un lujo. Una de las actividades que los viajeros podrán contemplar es cómo elaboran artesanalmente el vino de arroz que les ha hecho famosos en todo el país. Tras este recorrido llegaremos a Sagar, que también se puede ver escrito como Samkar. Allí nos aguarda un paisaje único: un grupo de más de 100 estupas construidas entre los siglos XVI y XVII parte de las cuales quedan sumergidas durante varios meses debido a la crecida de las aguas, a la vez que la vegetación se ha ido abriendo paso entre ellas, mezclando su verde con el rojo de los ladrillos con que están hechas. Y entre esas pagodas se encuentran numerosas imágenes de Buda, de diversas formas y colores. Y de ahí nos desplazaremos a través de las hermosas colinas del estado de Shan hasta el lago Inle, uno de los lugares más interesantes de Myanmar, situado en el corazón del país y en torno al cual la vida gira en todas sus facetas. En él se puede observar una de las técnicas de pesca más antiguas de Asia, las de los pescadores de la etnia Intha, que mantienen el equilibrio en uno de los extremos de su alargada barca mientras reman con una de sus piernas, pudiendo así utilizar las dos manos para la pesca, que realizan con unas curiosas redes cónicas. También hay unas 200 aldeas de casas ‘flotantes’ levantadas sobre palafitos, en las que los canales sirven de calles y donde se elaboran numerosas actividades artesanales, como como puros hechos con una mezcla de tabaco y madera picada (llamados cheroots) o tejidos tradicionales hechos con flor de loto. Además, en algunos de los canales pueden verse ‘jardines flotantes’ de forma estrecha y alargada, donde se cultivan verduras y hortalizas de todo tipo, con un cierto protagonismo del tomate. Estos huertos flotantes tienen en su base un lecho de algas y se aferran al suelo del lago mediante cañas de bambú, por lo que para acceder a ellos es necesario hacerlo en barca.
6 Lago Inle – In Thein – Lago Inle. Sonidos del pasado
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Lago Inle
Visitas
  • Visita templos y/o pagodas
  • Paseo en barca
Los viajeros despiertan por primera vez en el Lago Inle, un amanecer que les permitirá disfrutar de una de las zonas más tradicionales y a la par vibrantes del país, donde toda la vida transcurre sobre las aguas y en sus orillas. Tras un delicioso desayuno nos trasladaremos a In Thein para visitar uno de los lugares más impactantes de esta zona como es el bosque de estupas junto a la pagoda Shwe Inn Thein, consistente en miles de espigadas construcciones en ladrillo que fueron levantadas mayormente entre los siglos XVII y XVIII, y todas ellas coronadas por pequeñas campanitas que tintinean constantemente mecidas por el viento. Después pasarán a uno de los pueblos en las orillas del lago, el de Inpawkhon, donde podrán asistir a la elaboración de una de las maravillas artesanas de esta zona como son los tejidos hechos con las fibras de la planta del loto. Con ellos se fabrican también diversos complementos como bolsos o pañuelos, todos ellos de llamativos colores. Después de un sabroso almuerzo birmano, los viajeros podrán alojarse en su hotel y descansar allí ó seguir visitando esta zona a su aire.
7 Lago Inle - Heho - Mandalay. Camino al corazón cultural birmano
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Heho
  • Mandalay
Tras vivir unas últimas horas en el lago Inle, almorzaremos en un delicioso restaurante local como aperitivo para otra de las etapas más interesantes del viaje, Mandalay, una de las antiguas capitales del país. Esta ciudad fue construida en 1859 por el rey Mingon y le tomó el relevo como capital del país a Amarapura en 1861 para cumplir una profecía hecha por Buda. Según sus creencias, Buda subió a Mandalay Hill (la colina de Mandalay) y profetizó que en el año 2400 de la era budista (precisamente en 1859 según nuestro calendario) se construiría una gran ciudad budista, por lo que el citado monarca, muy devoto, decidió levantar la ciudad y convertirla en capital. Pero Mandalay perdió ese título en 1885 bajo la dominación británica, que duraría hasta 1948 y trasladó la capital a Rangún, además de cambiar el nombre de Myanmar a Birmania. Hoy por hoy muestra un aspecto bastante moderno, ya que durante la II Guerra Mundial sufrió cuantiosos daños por los bombardeos.
8 Mandalay - Mingun - Mandalay. Las bellezas de Mandalay y Mingun
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Mandalay
Visitas
  • Mercado Local
  • Paseo en barca
  • Visita templos y/o pagodas
Comienza en Mandalay otro día para sumergirse en la vida y costumbres de los birmanos. En esta jornada los viajeros iniciarán un crucero por el río Irawadi (o Ayeyarwady), en cuyas orillas se desarrolla la vida de comerciantes y pescadores con los que podrán compartir algunos momentos aprendiendo sobre su forma de vida. Otro momento inigualable para aprender un poco más de la calma y tranquilidad que se respira en este lugar. Una vez en Mingun, visitaremos el conjunto de restos arqueológicos que se encuentran en esta localidad, encabezados por la pagoda inacabada de Pahtodawgyi, que comenzó a construirse en 1790 con la idea de que llegara a rivalizar en tamaño incluso con las pirámides de Egipto y nunca llegó a terminarse por motivos que no están muy claros, pero se apunta a que o bien fue por una superstición, o bien porque para su construcción era necesaria mucha mano de obra, lo que generó un gran descontento popular. Sea como fuere, el proyecto se abandonó en 1819 y nunca se retomó. El paso del tiempo y los terremotos han hecho que hoy por hoy sólo se pueda visitar por fuera. En la zona también se encuentran la campana de Mingun, probablemente la más grande del mundo en funcionamiento con una altura de 3,7 metros y un peso de 90 toneladas; la Pagoda Myatheindan, de 1816, totalmente blanca y con terrazas en forma de ola, así como las Estatuas Chinthes, dos gigantescas estatuas de 29 metros de alto que aunque han perdido su forma original por la erosión representaban a dos guardianes Chinthes (mitad león, mitad dragón). Con tanta belleza en la retina regresaremos a Mandalay, donde tras un rico almuerzo visitaremos talleres de artesanos locales como por ejemplo los que elaboran el pan de oro con el que se adornan las figuras budistas, para conocer después el considerado como libro más grande del mundo en la Pagoda Kuthodaw. El brillante dorado de esta alta pagoda contrasta con el blanco de los cientos de estupas que la rodean. Cada una de ellas, hasta un total de 729, alberga una página del Canon Pali, que contiene las enseñanzas del budismo Theravada. Seguidamente toca entrar en otra maravilla local, el monasterio de madera de Shwenandaw de Mandalay, construido en el siglo XIX enteramente en madera de teka, de ahí que fuera posible su gran riqueza ornamental y la construcción de su tejado a 4 niveles. Es lo único que queda del Palacio Dorado de Mandalay original, ya que las bombas japonesas de la II Guerra Mundial castigaron duramente este lugar. De hecho, si hoy en día se puede contemplar es porque fue desmontado pieza a pieza y trasladado durante un tiempo a otro lugar, para ser vuelto a montar en su lugar original una vez terminó la contienda. Se cuenta que el rey Thibaw Min, hijo de Mindon, quiso construir allí mismo este monasterio para honrar a su padre, cuyo espíritu creía que vagaba por ese mismo lugar. Una vez terminada esta visita podremos contemplar desde lo alto de Mandalay Hill las vistas a esta zona tan rica en belleza e historia.
9 Mandalay - Amarapura - Sagaing - Ava - Mandalay. Un día lleno de belleza
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Amarapura
  • Ava
  • Mandalay
Visitas
  • Visita templos y/o pagodas
  • Paseo en coche de caballos
Esta nueva jornada en Mandalay la comenzaremos admirando el Buda Mahamuni, una de las figuras religiosas más veneradas del país con cerca de 4 metros de altura y que se encuentra recubierto por más de una tonelada de oro y con numerosas piedras preciosas en su corona, a lo que hay que añadirle las láminas de oro que los fieles van adosando al cuerpo. El mito dice que es la única estatua de buda original, es decir, que es una de las pocas que se hizo durante su vida (siglos VI y V a.c.), pero las investigaciones arqueológicas lo sitúan en el siglo II de nuestra era, si bien su origen sigue siendo incierto. De ahí pasaremos a otra de las joyas de la zona, Amarapura, donde visitaremos el Monasterio de Mahagandayon, fundado en 1942, y donde viven cientos de monjes y monjas (viven en el mismo edificio pero en zonas separadas y llevan túnicas de colores diferentes (rojas y rosas, respectivamente). Todos ellos salen cada mañana de este lugar totalmente descalzos para recoger las sencillas donaciones en forma de comida que les hacen los habitantes del lugar, ya que los monjes budistas no pueden cocinarse su propia comida. A continuación nos trasladaremos a las colinas de la ciudad de Sagaing que albergan cientos de pagodas y monasterios del siglo XIV, donde podremos admirar su bella arquitectura y los colores y elementos dorados que incluyen. Seguidamente podremos admirar algunas de las artesanías de los birmanos que viven en la zona, para acabar esta primera mitad de la jornada con un delicioso almuerzo birmano. Y llega el momento de otro lugar tan especial de esta comarca de Myanmar como es Ava, la que fuera capital del imperio birmano entre los siglos XIV a XIX y cuyo nombre original fue Ratanapura. En un coche de caballos nos desplazaremos primero al monasterio de Me Nu Oak Kyaung (que también aparece en algunos lugares como Maha Aung Mye Bonzan), una imponente construcción de ladrillo y piedra decorada con mosaicos de cristal levantada en 1822 con 7 alturas que está dedicado a la reina Me Nu, quien reinó en el país entre 1819 y 1837 haciéndose de hecho con el poder dada la pasividad de su marido, el rey Bagyidaw, y siendo muy temida por su crueldad. Desde las terrazas de este monasterio se pueden ver los numerosos templos y estupas que se encuentran a su alrededor. Después admiraremos el monasterio de Bagaya, construido íntegramente en madera de teka, que data originalmente de finales del XVI, si bien un incendio lo destruyó en 1821 y fue vuelto a construir muchos años después en un emplazamiento diferente, el actual, pero igualmente sobre 267 postes de teka, algunos de los cuales llegan a alcanzar los 18 metros de altura. Su uso actual es el de museo y escuela de los niños que viven en aldeas vecinas. Finalmente, de regreso a Mandalay veremos el atardecer desde el puente de U-Bein, construido sobre el lago Taungthaman en 1851 y que sigue siendo el más largo del mundo realizado en madera de teka con sus 1.200 metros de longitud. Precisamente, para levantarlo se utilizó la madera que se desechó durante la construcción de palacios y templos de Amarapura, y que también sirvió para la construcción de las vías del tren en este país. En total está formado por 1.089 pilares y sigue siendo un lugar de paso habitual para los habitantes de la zona, ya que une las dos orillas del lago. Un broche de oro para una jornada tras la que podremos descansar de nuevo en Mandalay.
10 Mandalay - Bagan. La antigua capital del reino birmano
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Bagan
Comienza en Mandalay un día de descanso en el que poder asimilar lo que hemos visto en lo que va de viaje. Será también un día de transición para trasladarnos a Bagan, donde conoceremos los orígenes de la actual Myanmar de la mano de los alrededor de 2.000 templos que continúan en pie, si bien en la época de esplendor del Reino de Pagán, entre los siglos XI y XIII, podían contarse más de 4.000 templos.
11 Bagan. Un día cargado de historia
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Bagan
Visitas
  • Visita templos y/o pagodas
  • Mercado Local
Un día digno de recordar toda la vida. Ese podría ser el título para esta undécima jornada del viaje a Myanmar. El día comenzará con un rico desayuno en Bagan y continuará con la visión de más escenas cotidianas, esta vez en el mercado de Nyaung U, la mayor ciudad de este área. Los viajeros tienen allí una nueva oportunidad para mezclarse con los birmanos y con sus hábitos de vida y alimentación, así como para conversar directamente con ellos en este lugar y pedirles, por ejemplo, una receta de su deliciosa gastronomía. Y de escenas cotidianas a recuerdos del glorioso pasado de Bagan, comenzando por la Pagoda Shwezigon, del siglo XI, probablemente la más conocida de este lugar y que destaca por su bella estupa dorada. De ahí al Templo de Htilominlo, cuyo estado de conservación es uno de los mejores del lugar a pesar de haber sido construido en el siglo XIII. Debe su nombre al rey que ordenó su construcción y cuya intención era venerar a la diosa fortuna. Los amantes de las compras podrán adquirir también algún recuerdo en el mercadillo que suele situarse a su alrededor. Después nos trasladaremos a un bello monasterio levantado en madera de teca, el de Nat Taung Kyaung, para visitar seguidamente el Templo de Ananda, uno de los más preciados del lugar y que fue construido en estuco, forja, vidrio y piedra por parte de la etnia Mon, una de las más destacadas del país gracias a sus aportaciones al mismo, como la religión budista o la escritura de los birmanos, llamada Pali y muy cercana al sánscrito. Está dedicado al primo de Buda, Ananda, una palabra en sánscrito que puede traducirse como “felicidad suprema”. En su interior se encuentran 4 estatuas de Buda, cada una de 10 metros de altura y dirigida hacia un punto cardinal. Los últimos templos a visitar serán los de Sulamani Pahto, construido en el siglo XII, de Dhammayangyi, el de mayor tamaño de todo el complejo, construido con una base piramidal y en color rojizo. Fue construido bajo las órdenes del rey Narathu, conocido por su gran crueldad, y tiene en su interior escombros que, de acuerdo a la leyenda popular, fueron colocados por los obreros del templo como forma de protesta contra el monarca. Como curiosidad, es el único en disponer de dos budas sentados juntos en la entrada, en contraste con los demás que sólo tienen una de estas figuras. Antes de poder disfrutar de la puesta de sol en la parte superior de uno de los templos, conoceremos un tipo de arte muy diferente, el Pan Yun o lacado birmano, con el que se elaboran preciosas piezas de una artesanía que mezcla varios y llamativos colores sobre un fondo negro.
12 Bagan - Salay - Monte Popa - Bagan. En un lugar sagrado
incluye
  • Desayuno y almuerzo
Ciudades visitadas
  • Bagan
Visitas
  • Monte Popa
  • Visita templos y/o pagodas
Tras haber repuesto fuerzas en un día de transición, nos preparamos ahora para dirigirnos a Salay, una ciudad de indudable aire colonial y que alberga maravillas arquitectónicas de la época de Bagan, así como otras más modernas como el monasterio de Yoke Sone Kyaung, del siglo XIX, con unas impresionantes tallas en la madera con la que está construido y en el que está también el museo dedicado al escritor U Pon Nya, una de las grandes figuras literarias de Myanmar. También visitaremos la pagoda Shin Bin Sar Gyo, antes de dirigirnos a uno de los mayores espectáculos de la región, el Monte Popa. Se trata de una pagoda construida en lo alto de un volcán latente cuya última erupción conocida fue en el año 442. Pero, según las creencias populares, no sólo alberga esa construcción sino que es el lugar en el que viven los 37 Nats o espíritus guardianes que están asociados a la vida y la naturaleza. Para llegar a este lugar de peregrinación es necesario subir una larguísima escalera con 777 escalones, un periplo que se suele hacer acompañado de las decenas de monos que pueblan este lugar y que es obligatorio hacerlo descalzo, ya que incluso los calcetines están mal vistos en los lugares de culto. A este lugar no se puede acceder tampoco con los hombros o las piernas totalmente descubiertas. La pagoda que hay en la parte superior del monte no es de las más llamativas de Myanmar, pero sin duda las vistas que se aprecian desde ella sí que lo son. Con el paisaje desde el Monte Popa en la retina regresaremos a Bagan para prepararnos para el penúltimo día de viaje en Yangón.
13 Bagan – Yangón. La vida en Yangón
incluye
  • Desayuno, almuerzo y cena
Ciudades visitadas
  • Yangon
Visitas
  • Mercado Local
  • Visita templos y/o pagodas
Tras un rico desayuno en el hotel de Bagan, llega el momento de despedirse de un lugar en el que reina la tranquilidad para saludar a una ciudad vibrante y en desarrollo como es Yangón, que fue capital del país hasta 1989, razón por la cual dispone de grandes joyas que merece la pena admirar. Empezaremos por el mercado local más conocido, el de Bogyoke Aung San, que lleva el nombre de una de las figuras más conocidas de la historia reciente del país y que se encuentra en un edificio que data de la época del colonialismo británico, que le dio el nombre original de Scott Market. Luego le tocará el turno a la pagoda Chaukhtatgyi, que acoge una estatua de 60 metros de un Buda reclinado, construida originalmente en 1907 pero que fue reconstruida en 1966 ya que las arraigadas tradiciones religiosas birmanas consideran una falta de respeto que las estatuas religiosas estén dañadas, por lo que en ocasiones prefieren derribar y volver a construir en lugar de restaurar. Pero el plato fuerte de la jornada será la Pagoda Shwedagon, una de las de mayor tamaño de todo el continente asiático y que es visible desde buena parte de la ciudad debido a la elevada altura de su estupa central, unos 100 metros, que es además de color dorado. Se desconoce el origen exacto de esta pagoda, pero la cultura popular le concede unos 2.500 años de antigüedad. En su interior hay además varias reliquias de Buda, entre ellas un trozo de tela y 8 de sus cabellos.
14 Yangón - España. Hasta pronto Myanmar
incluye
  • Desayuno
Ciudades visitadas
  • Yangon
Empieza la cuenta atrás para el fin del viaje. Hoy toca desplazarse al aeropuerto de Yangón para tomar el vuelo de regreso al hogar. Pero antes, los viajeros que han compartido experiencias en este viaje podrán aprovechar el desayuno para hacer un sentido repaso a todo lo vivido en estos 14 días, que es mucho y de gran intensidad. Ahora es el momento de ir pensando en las próximas aventuras, tal vez incluso con algunos de los amigos hechos a lo largo de este viaje.

¿Quieres saber más de Myanmar?

Indispensables para tu viaje
DOCUMENTACIÓN NECESARIA
Para entrar en Myanmar es necesario tener el pasaporte en vigor, y con al menos seis meses de validez desde la entrada en el país. Si no tienes pasaporte o no cumple esos requisitos, puedes pedir cita para obtenerlo o renovarlo llamando al 060 o en la web www.citapreviadnie.es. También necesario obtener un visado, que se conceden con una validez de 3 meses.
Moneda
La moneda es el kyat (pronunciado ‘chat’) y el cambio está en torno a los 1.600 kyats por cada euro, si bien conviene consultar el cambio antes de iniciar el viaje en alguno de los conversores de divisas que se pueden encontrar en Internet. Para las transacciones que hagan los viajeros en Myanmar lo mejor es hacerlo con la moneda local, ya que aunque aceptan dólares y euros, especialmente si hablamos de cantidades en el entorno de los 100 euros, las autoridades están fomentando el uso de la moneda local. Si se opta por pagar con dólares, deben estar en buen estado, ya que de lo contrario puede que no los acepten. El aeropuerto es un lugar muy aconsejable para efectuar el cambio de moneda, ya que el tipo de cambio es bueno, así como en los bancos que puedas encontrar durante el viaje. Por el contrario, conviene evitar hacer cambios en el mercado negro, muy habitual, pero que suele hacerse en peores condiciones para el viajero. Y salvo las monedas o billetes que se quieran llevar los viajeros como recuerdo, lo mejor es salir del país sin kyats ya que fuera de Myanmar es muy difícil cambiarlos.
Tarjetas de crédito
En este país el uso de tarjetas de crédito y débito está aún limitado a las grandes ciudades y a algunos establecimientos como centros comerciales y algunos restaurantes y hoteles, así que es mejor optar por el dinero en metálico. La presencia de cajeros automáticos se limita también a algunos puntos de las principales ciudades.
Divisas
No existen restricciones en cuanto a la cantidad de dinero con la que se puede entrar en el país siempre que sea moneda no nacional, pero las cantidades que excedan los 10.000 dólares (unos 8.100 euros) deben ser declaradas a la entrada al país.
Salud
Para viajar a Myanmar no es obligatorio ninguna vacuna, especialmente si se van a visitar las zonas que incluyen los circuitos de Iberojet, aunque como en todos los viajes a lugares lejanos las autoridades españolas suelen recomendar algunas vacunas. Se puede consultar más información sobre este país en el siguiente link: http://msc.es/profesionales/saludPaises.do?metodo= Es en todo caso aconsejable llevar un repelente de mosquitos, que proliferan en los climas húmedos como el de Myanmar. También es conveniente tomar las precauciones habituales cuando se viaja a destinos lejanos, como consumir únicamente agua embotellada, apostar por los alimentos bien cocinados y beber abundante agua para evitar la deshidratación por el calor.
Información general
Idioma
El idioma oficial es el birmano, hablado aproximadamente por dos tercios de la población, pero en este país conviven otras 100 lenguas, aunque no son oficiales. El inglés se enseña como segundo idioma, así que no es difícil comunicarse con ellos. La lengua escrita es prácticamente ilegible para un no birmano, ya que a nuestros ojos es una sucesión de círculos y semicírculos, pero es habitual que en los lugares turísticos se romanicen las palabras para que puedan ser parcialmente entendidas por los viajeros.
Corriente eléctrica
El voltaje en Myanmar es de 220 V, por lo que los aparatos eléctricos españoles pueden utilizarse sin problemas en esos países. Eso sí, aunque las clavijas de enchufes son mayormente como las de España, hay algunos lugares donde son cuadradas, así que lo mejor es llevar un adaptador por si acaso.
WiFi
En lo relativo a la WiFi se nota que Myanmar está aún en fase de desarrollo, por lo que se puede encontrar en hoteles y restaurantes, pero cuanto más pequeña sea la población menos probabilidades de encontrar hay. Si se desea disfrutar de WiFi en lugares apartados siempre está la opción de comprar una tarjeta SIM con Internet consultando siempre antes las tarifas.
Hora local
La diferencia horaria entre España y Myanmar es de 5 horas y media durante todo el año.
Clima
Myanmar es un país de clima tropical por lo que a lo largo de todo el año las temperaturas son cálidas, salvo en las zonas más montañosas, donde pueden descender sensiblemente. Tiene además tres estaciones claramente diferenciables: la lluviosa, de junio a septiembre, con precipitaciones abundantes pero que no impiden visitar el país; la de temperaturas más suaves con entre 20 y 25 grados, que se extiende entre octubre y enero; y la más calurosa, entre febrero y mayo, cuando las temperaturas pueden superar fácilmente los 30 grados.
right2
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Pulsando Acepto consideramos que aceptas su uso.