Compartir:

Luna de miel en Maldivas

Pocos lugares en el mundo cumplen con tanta exactitud los requisitos que millones de parejas enamoradas de todo el planeta le ponen al viaje romántico de sus sueños. Maldivas ofrece un abanico amplísimo de experiencias para dos, tanto si esos dos son unos recién casados de luna de miel, unos novios que desean hacer el gran viaje de sus vidas, o un matrimonio con ganas de renovar su amor en un destino exótico y lleno de encantos naturales. Además del extenso catálogo de actividades románticas que vuestro hotel o resort pondrá a vuestra disposición, estas son algunas ideas que pueden convertir vuestro viaje a Maldivas en una experiencia totalmente inolvidable:

Una isla solo para vosotros dos

¿Qué os parecería pasar un día y, por qué no, también una noche, en una isla completamente deshabitada? De las cerca de 1.200 islas con que cuenta Maldivas, solo en unas doscientas vive gente todo el año; el resto, están vacías, desiertas, esperando a que dos enamorados como vosotros den el paso de ir a conocerlas, explorarlas, y convertirlas durante unas horas en vuestro edén particular. Esta experiencia se puede contratar fácilmente en el hotel, y garantiza una jornada de ensueño en un escenario como nunca habéis imaginado. Os llevarán en hidroavión, en lancha o en dhoni, uno de esos veleros tradicionales del archipiélago y, una vez allí, os dejarán disfrutar de la isla, de sus paisajes y de sus playas a vuestro libre albedrío. Si lo preferís, por supuesto, también existe la opción de realizar una visita a una de las islas habitadas de la geografía maldiva. El encanto de esta actividad reside en contemplar cómo desarrollan su día a día los nativos, en conocer más de cerca sus costumbres y tradiciones, y en tener acceso a los preciosos objetos de artesanía que fabrican con sus propias manos.

¡Esto sí que es un crucero!

Si un crucero para conocer las islas más bonitas de Maldivas os suena a auténtico planazo, ¿qué os parecería de hacer un tour aéreo por los atolones, a bordo de un hidroavión que va sobrevolando el archipiélago de norte a sur y de sur a norte? Esta es una de las experiencias que podréis contratar en vuestro hotel o resort, y que os ayudarán a convertir vuestro viaje a Maldivas en la gran aventura de vuestras vidas. Los paisajes que podréis contemplar desde las alturas lograrán dejaros sin palabras, ya que parecen, en muchos casos, cuadros impresionistas pintados con colores nunca vistos. En esta mágica paleta predominan las distintas tonalidades del azul del mar: el más claro, de las aguas poco profundas que se encuentran junto a las orillas; el añil del océano, lejos de las costas, y el azul de las lagunas interiores de los atolones, a veces verdoso, a veces turquesa, pero siempre cautivador. Pero en esa paleta también aparecen los verdes intensos de la vegetación que cubre muchas de las islas, el blanco de la arena de sus paradisiacas playas y los rojos, ocres, beiges, dorados y anaranjados de las casas, hoteles y resorts que salpican la geografía de este país único.

Dejad que sea el sol quien marque el camino

¿A quién le importa la hora cuando se está en un lugar tan maravilloso como Maldivas? Olvidaos por un día del reloj y del móvil, y dejad que sea el sol quien os diga cuándo es la hora de levantarse, el hambre quien os indique cuándo es la hora de comer, y la luna la que os avise de que la mágica jornada toca a su fin. Como seguramente ya sabréis, Maldivas es un singular conjunto de islas que se extiende a lo largo de casi mil kilómetros en medio del Océano Índico. Por lo tanto, en todas y cada una de ellas encontraréis una playa paradisiaca en la que contemplar cómo sale el sol, despegándose poco a poco de las aguas de color turquesa, e iluminándolo todo con su brillo sin igual. Y, del mismo modo, siempre hallaréis un lugar desde el que admirar el atardecer, por un lado similar al anterior y, por otro, totalmente irrepetible. Las puestas de sol en Maldivas conseguirán elevar vuestro viaje, vuestro romance y vuestra vida entera a un nivel superior, sin duda.

Anterior Un país envuelto y mimado por el azul del mar
Siguiente Las sorpresas de Mauricio

Categorías

Artículos relacionados