Viaje a Lituania: Circuito Repúblicas Bálticas

Duración 7 día/s, 6 noche/s
Desde 1.089 €
Ver disponibilidad
Circuito: Repúblicas Bálticas
DURACIÓN: 7 día/s, 6 noche/s
Desde 1.089 €
Ver disponibilidad

La opinión de nuestro guía

Eduardo Pérez
En ocasiones, cuando familiares y amigos me cuentan que ya han viajado mucho por Europa y que empiezan a plantearse viajar a destinos más lejanos porque “aquí ya está todo visto”, instintivamente les lanzo una pregunta “¿has hecho un tour por Repúblicas Bálticas?”. Muchas veces la respuesta es la misma, me miran fijamente a los ojos y tras una pausa dramática me dicen “¿eso donde queda?”. Deja que yo te lo explique.
Leer más
Eduardo Pérez Guía especializado en Circuitos por Escandinavia
Lituania, Letonia y Estonia: el respeto al pasado con la mirada fija en el futuro. Descubrir sus diferencias es uno de los principales alicientes para disfrutarlas.

A Lituania, Letonia y Estonia se las conoce genéricamente como las Repúblicas Bálticas. A pesar de tratarse de países independientes, esta denominación sugiere que han compartido una buena parte de su devenir, sin embargo más allá de las evidentes similitudes, existen notorias diferencias cuyo descubrimiento es uno de los principales alicientes de viajar a esta zona de la Europa nororiental. ¡Vamos a descubrirlas! De enorme potencial, sus tres capitales, Vilnius, Riga y Tallín, poseen casos históricos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco que no te defraudarán. Son las reinas del Barroco, Art Nouveau y Medievo. Convertidas en algo más que el destino de moda, las Repúblicas Bálticas desprenden una energía contagiosa a todo aquel que se lance a conocerlas.

Itinerario

Día 1: España - Vilnius. ¡El Báltico nos espera!

RÉGIMEN Cena
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Antes de ponernos en camino hacia al aeropuerto, al que tendremos que llegar al menos dos horas antes de la hora de salida de nuestro vuelo a Vilna, la capital de Lituania, daremos un último repaso a nuestro equipaje: documentación, dinero, tarjetas de crédito, quizás una buena guía…sin olvidarnos de ropa de abrigo, ya que nos dirigimos al norte de Europa, calzado cómodo y cámara de fotos.

Durante el vuelo, podemos imaginar o repasar en nuestra guía, todas las maravillas que vamos a ver y las experiencias que vamos a vivir. De esta forma, antes de darnos cuenta, estaremos aterrizando en nuestro destino. Una vez allí, recogeremos nuestro equipaje y nos encontraremos con una persona que nos dará la bienvenida amablemente y nos acompañará a nuestro hotel. Una vez debidamente registrados podremos tomar contacto con Vilna y, más tarde, degustar una buena cena en el hotel y pasar nuestra primera noche en Lituania.

Día 2: Vilnius. Preciosos monumentos, edificios e iglesias

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Vilnius
ALOJAMIENTO Hotel

Empezaremos este nuevo día tomando un buen desayuno en nuestro hotel y, a continuación, saldremos para realizar una interesante visita panorámica de la capital lituana, una de las ciudades más bellas del Báltico, y cuyo casco antiguo barroco es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1994. A lo largo de nuestro tour, conoceremos los lugares y monumentos más emblemáticos de la capital, tales como: la Torre de Gediminas, en lo alto de la colina del mismo nombre, donde se puede subir en un funicular y desde donde hay unas vistas inigualables; la catedral, en la que nos detendremos para admirar la fachada neoclásica, del siglo XVIII, obra del arquitecto Laurynas Gucevičius, y que contiene, en su interior, lápidas funerarias, esculturas y pinturas de mucho valor. El origen de la catedral actual está en una primera iglesia cristiana del siglo XIII; la iglesia barroca de San Pedro y San Pablo, otro de los emblemas de Vilna, erigida donde antes se adoraba a Milda, diosa pagana del amor.

Llegada la hora de comer, haremos un descanso para almorzar y, después, tendremos la posibilidad de elegir entre dos actividades: por una parte, podremos disponer de la tarde a nuestro antojo para seguir descubriendo rincones de la hermosa Vilna o recorrer, tranquilamente, su casco antiguo y por otra, tendremos la posibilidad de contratar una excursión opcional para conocer Trakai, antigua capital del Gran Ducado de Lituania, una pintoresca ciudad, al oeste de Vilna, “la Ciudad sobre el Agua”, llamada así por estar situada en una zona en la que hay muchos lagos y donde visitaremos la fortaleza medieval más hermosa de Lituania, que se alza entre lagos y árboles y que se refleja en las aguas de uno de ellos.

Terminada esta inolvidable visita, regresaremos a Vilna, iremos al hotel para ponernos cómodos y, más tarde, podremos disfrutar de una estupenda cena antes de retirarnos a nuestras habitaciones para gozar de una merecida noche de descanso.

Día 3: Vilnius - Colina de las Cruces - Rundale - Riga. Cruces, palacios, iglesias, edificios modernistas, museos y mercados

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Palacio de Rundale
ALOJAMIENTO Hotel

Empezaremos esta nueva jornada, como siempre, tomando un buen desayuno en el hotel. Después, nos despediremos de Vilna y saldremos camino de la Colina de las Cruces, un lugar curioso e insólito que adquirió fama, no sólo como lugar de culto católico, sino como símbolo de la resistencia contra los soviéticos por parte de los lituanos que colocaban cruces en la colina pese a las prohibiciones y los numerosos derrumbes que provocaron las autoridades comunistas. Se calcula que llegó a haber más de cuatrocientas mil cruces, de las que, actualmente, quedan, todavía, más de doscientas mil.

Después, pasaremos a Letonia y llegaremos a Rundale, donde, después de visitar su palacio, del siglo XVIII, obra de Francesco Bartolomeo Rastrelli, famoso por ser el arquitecto de impresionantes edificios como el Palacio de Invierno de San Petersburgo, almorzaremos. Después de comer, visitaremos el interior del palacio, un auténtico museo en el que podremos palpar el lujo y la riqueza de los Duques de Curlandia, por cuyas órdenes se construyó. Pasearemos por sus salas, cada una de ellas con colores y ambientes distintos, como, por ejemplo, el Salón Dorado, que hacía las veces de sala del trono del duque, con impresionantes ornamentos de estuco dorado y frescos que adornan el techo, o la Sala Holandesa, que cuenta con impresionantes lienzos de importantes artistas neerlandeses, entre los que destaca Rembrandt.

Por supuesto, otro de los lugares de interés en el Palacio de Rundale son los jardines, diseñados según el estilo de Versalles. Paseando por los jardines, podremos admirar la imponente fachada del palacio, el parterre simétrico, rematado con una fuente central, el jardín de las rosas, con centenares de ellas o, incluso, un teatro hecho con pequeñas terrazas de hierba, donde el duque disfrutaba de representaciones teatrales.

Después de nuestra inolvidable vivita del palacio de Rundale, continuaremos nuestro camino hasta llegar a Riga, capital de Letonia. Una vez allí, nos dirigiremos a nuestro hotel, donde cenaremos y gozaremos de una buena noche de descanso.

Día 4: Riga. Arquitectura art nouveau y construcciones de madera

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Riga
ALOJAMIENTO Hotel

Un buen desayuno en el hotel para coger fuerzas y estar listos para hacer un interesante paseo a pie por Riga, la ciudad europea que cuenta con más edificios modernistas del mundo. Riga se extiende a ambas orillas del rio Daugava, junto al golfo de Riga y tiene más de 800 años de historia. Riga está ligada al Art Nouveau, estilo de muchos de sus edificios y al Eclecticismo de algunas edificaciones de madera del siglo XIX. El casco histórico de Riga fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997. En nuestro paseo, que comenzaremos por la plaza del Ayuntamiento, conoceremos el edificio más espectacular de la plaza, la casa de los Cabezas Negras, de 1334, aunque reconstruida en 2001. Se trata del lugar de reunión del gremio de los comerciantes solteros alemanes.

También visitaremos la catedral, cuya primera piedra se puso a principios del siglo XIII. Entre 1547 y 1595, varias modificaciones le dieron su forma definitiva y aún conserva muchos elementos de aquella época, aunque su apariencia actual corresponde a una restauración de 1914.

Conoceremos la iglesia de San Pedro, junto a la Plaza del Ayuntamiento, del siglo XIII, pero de la construcción gótica original no se conserva demasiado. Su mayor atractivo es el campanario, desde el que se tienen unas magníficas vistas del centro histórico y del río Daugava. También tendremos oportunidad de ver la Puerta Sueca, única que se conserva de la muralla, heredada de la época sueca y que fue construida en 1698 y el Monumento a la Libertad, un obelisco de cuarenta y dos metros de alto, levantado en homenaje a la libertad y que es un verdadero símbolo de la independencia de la República de Letonia.

Después de comer, no tendremos más obligaciones que las que nos queramos imponer, como, por ejemplo, visitar el Museo Etnográfico de Riga, uno de los museos al aire libre más antiguos de Europa y en el que, mediante 118 edificios originales, procedentes de todas las regiones del país y los objetos contenidos en ellos, se puede conocer cómo era la vida cotidiana de los campesinos, artesanos y pescadores letones. Otra opción para la tarde puede ser perdernos por las calles de Riga, paseando con calma y descubriendo rincones que nos maravillarán.

Cualquier opción que elijamos es buena antes de volver al hotel para relajarnos y pasar la noche.

Día 5: Riga - Tallin. Mucho, pero que mucho que ver

RÉGIMEN Desayuno. Cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Tallin
ALOJAMIENTO Hotel

Después de desayunar en el hotel, abandonaremos Riga y nos dirigiremos a Tallin, también conocida como “La Pequeña Praga”, donde realizaremos una interesantísima visita al llegar. La ciudad vieja de Tallín es uno de los cascos históricos mejor conservados de Europa, contiene un gran número de edificios medievales y góticos y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

Accederemos al casco antiguo por la Puerta Viru y, en seguida encontraremos un laberinto de callejuelas estrechas. Continuando por la calle Viru, llegaremos al ayuntamiento, centro neurálgico de la ciudad. El edificio del ayuntamiento, está coronado por una veleta, que representa la figura de Vana Toomas, un soldado medieval, que se ha convertido en el símbolo de la ciudad. Podremos subir a la torre, un mirador con unas vistas extraordinarias. También podremos visitar la Farmacia de Raeapteek –Farmacia del ayuntamiento- que funciona desde 1422, lo que hace de ella la farmacia en uso más antigua del mundo.

Otro de los edificios notables que encontraremos en nuestro recorrido es la catedral ortodoxa de Alexander Nevski. El Templo fue consagrado el 30 de abril de 1900, durante una época en la que Estonia formaba parte del imperio ruso. La catedral era considerada por los estonios como un monumento a la ocupación rusa, por lo que las autoridades ordenaron su demolición en 1924; No obstante, esta decisión nunca se llevó a cabo. Una vez que Estonia recuperó su independencia de la Unión Soviética en 1991, la catedral fue restaurada.

Continuando con nuestro recorrido subiremos a la colina de Toompea, desde donde disfrutaremos de las mejores vistas de la ciudad. Aquí, en la parte alta, se encuentra el Castillo que, en la actualidad, es la sede del parlamento estonio. El edificio lo comenzó a construir la Orden Teutónica en 1222 y, posteriormente fue ampliado por los daneses en 1238. La torre Pikk Hermann, que forma parte del Castillo de Toompea, es el símbolo nacional estonio. Durante el recorrido, también podremos conocer, la Iglesia de San Olaf, de 1267; el Palacio de Kadriorg, con el Museo Estatal de Arte, el Monasterio de San Miguel, etc.

Después del recorrido, al final de la jornada, volveremos al hotel, donde cenaremos y disfrutaremos de una noche de sueño reparador.

Día 6: Tallin. Una mirada al pasado

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

En primer lugar, tomaremos el desayuno en el Hotel y, a continuación, disfrutaremos del día libre. Podremos continuar conociendo el maravilloso casco antiguo de la ciudad, visitando en profundidad alguno de los monumentos que conocimos ayer, o realizando algunas compras. Si lo deseamos, también podremos visitar el Museo Etnográfico Rocca al Mare, donde podremos profundizar en la vida y las costumbres de Estonia. El museo es un espacio natural en el que se reviven las costumbres y tradiciones de un pueblo rural y pesquero estonio. Este maravilloso museo cercano a Tallin (8 Km), nos ofrece la visión de una aldea integrada en un bosque con encanto, en la que podremos conocer cómo vivían los habitantes de un pueblecito de Estonia en los siglos XVIII al XX, en un entorno natural con vistas al Mar. Esta visita es una estupenda opción para las familias con niños. Al final del día volveremos al hotel para pasar la noche.

Día 7: Tallín - España. ¡Hasta pronto! ¡Nos volveremos a ver en otro viaje, en otro país!

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Nuestro recorrido por las repúblicas bálticas ha llegado a su fin. En nuestra memoria y en nuestra cámara fotográfica se amontonan imágenes del esplendor histórico de estos países. Han sido unos días maravillosos, hemos contemplado unos paisajes extraordinarios, hemos visto unas ciudades medievales muy bien conservadas, hemos tenido acceso a monumentos históricos y museos únicos y hemos sido testigos de los esfuerzos de estos pueblos por ocupar el lugar que les corresponde en Europa.

Pero todo lo bueno se acaba… Sin embargo, hasta que llegue la hora de trasladarnos al aeropuerto aún podemos disfrutar de alguno de los rincones de Tallín o comprar los últimos recuerdos, siempre y cuando la hora de regreso de nuestro vuelo lo permita Cuando llegue ese momento, nos trasladaremos al aeropuerto para tomar el vuelo que nos devolverá a casa. Al llegar al aeropuerto, nos despediremos con el deseo de volvernos a encontrar en otro viaje, en otro país.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Comfort LT - Rock n Roll Vilnius
Vilna, Lituania

Comfort LT - Rock n Roll Vilnius

Ibis Vilnius Centre
Vilna, Lituania

Ibis Vilnius Centre

Tallink Spa & Conference Hotel
Tallin, Estonia

Tallink Spa & Conference Hotel

Park Inn by Radisson Meriton Conference & Spa Hotel Tallinn
Tallin, Estonia

Park Inn by Radisson Meriton Conference & Spa Hotel Tallinn

ibis Tallinn Center
Tallin, Estonia

ibis Tallinn Center

Mercure Riga Centre
Riga, Letonia

Mercure Riga Centre

Opiniones de nuestro guía
Eduardo Pérez
- Eduardo Pérez -
Guía especializado en Circuitos por Escandinavia

Las Repúblicas Bálticas son en realidad tres pequeños países independientes, Lituania, Letonia y Estonia, que comparten un pasado común, habiendo formado parte de la antigua Unión Soviética, pero que además de eso, cada uno de ellos tiene una fuerte identidad propia cargada de tradiciones y elementos culturales únicos. Ubicados junto al mar báltico, al norte de europa, estos tres países parecen pasar el invierno hibernando, cogiendo fuerzas, para después, llegada la primavera estallar en un mundo de luz y color. Dada su localización, en primavera y verano, los días tienen ¡más de 20 horas de luz!, y las flores abundan por todos los rincones. Nunca nos faltará una terracita donde poder tomarnos una buena cerveza local a precios muy moderados.

Realizando este tour, conocerán la capital de cada uno de estos países, además de visitar otros lugares muy interesantes y disfrutar del paisaje que nos ofrecen estos países de amplias llanuras donde los campos de colza brillan bajo el sol y las cigüeñas pasan sus vacaciones de verano. Además, a pesar de recorrer tres países, las distancias entre una capital y otra, distan solamente unos 300 kilometros, por lo que será un viaje relajado y sin prisas.

Comenzarán el viaje por Vilnius, la capital de Lituania, donde el estilo barroco es predominante, así como el catolicismo. Una ciudad solemne y reluciente bajo los rayos del sol. Aunque no se dejen engañar con tanta solemnidad, junto al centro, se encuentra el barrio de Uzupis, un divertido barrio de la ciudad donde residen artistas y donde se puede tomar una de las anteriormente citadas cervezas en una bonita terraza junto al río.

La siguiente capital será Riga, la capital de Letonia, donde quedarán maravillados por su centro histórico, repleto de “art nouveau”, y lleno de vida tanto de día como de noche, con gran cantidad de lugares ofreciendo musica en vivo en sus terrazas. Aunque antes de acudir a una de estas terrazas es imprescindible visitar uno de los restaurantes locales y comer un buen “shashlik”, un tipo de brocheta local de carne de cerdo que hará las delicias de los paladares más exigentes, sobre todo, si lo riegan con una buena cerveza artesanal del propio restaurante.

Por último, conocerán Tallin, la capital de Estonia, un lugar mágico que parece sacado de un cuento de hadas, que conserva una maravillosa arquitectura medieval y unas laberínticas calles empedradas por las que pasear y disfrutar del ambiente local. Viendo la ciudad desde alguno de los miradores de la “ciudad alta”, verán que las casas parecen cajitas de bombones, lo que me recuerda que ¡no deben olvidar probar el chocolate local!.

Estas ciudades, son auténticas perlas aun por descubrir. Ciudades con un gran pasado, pero con un presente formidable, haciendo que sea una delicia el conocerlas. Ahora sí, es el momento de ubicarlas en el mapa, porque debería ser el próximo destino en su ruta de viajes.